Archivo mensual: noviembre 2017

CINEMA PARADISO – Begin again

Hoy os traigo una película muy musical, de la mano del director de Once (una de mis películas favoritas, por cierto), John Carney. La película se llama Begin again, que podíamos traducir como empezar de nuevo, y sí, se puede decir que es una película de segundas oportunidades.

Os cuento un poco de qué va la cosa: Gretta (Keira Knightley) y Dave (Adam Levine), son una pareja enamorada a la par que compañeros compositores, que llegan a Nueva York cuando él firma un acuerdo con un importante sello discográfico. Pero su recién adquirida fama pronto tienta a Dave y deja de lado a Gretta, cuyo mundo se viene abajo. Cuando Dan (Mark Ruffalo), un ejecutivo discográfico en horas bajas, descubre a Gretta durante una actuación en los escenarios del East Village, queda cautivado al instante por su talento y le propone empezar a trabajar juntos. Una colaboración que les transformará a ambos, a la vez que compondrá la banda sonora de un maravilloso verano neoyorkino.

Bueno, os suena la historia ¿verdad? Otro tipo al que se le ha subido la fama a la cabeza y deja «tirada» a su preciosa novia. Pues sí, un poco de esto tiene, pero aunque ya nos sepamos un poco de qué va, la película funciona, y funciona por dos motivos: por un lado, por su magnífica banda sonora, y por otro, por el elenco de actores. Decir que el papel de Dave está interpretado por el cantante de la banda Maroon 5, así que el chaval prácticamente sólo tuvo que interpretarse a sí mismo. Pero si hay que destacar a algunos de los personajes, estos son los que interpretan Keira Knightley y Mark Ruffalo, Gretta y Dan en la película (quiero hacer un apunte para decir que Keira pone su voz a las canciones, y por cierto, no lo hace nada mal). La química que existe entre ellos es evidente y sobre sus actuaciones recae el peso de la película, ya que realmente podríamos decir que el argumento se centra sobre todo en la amistad que surge entre ambos, en cómo esta amistad hace de amortiguador para los duros momentos que está pasando Gretta, y al mismo tiempo es un reconstituyente para Dan, personaje en el que vemos una evolución espectacular en la película, tanto en lo profesional como en lo familiar. El camino que recorren ambos a lo largo del metraje, les hace madurar. Maravillosas también las actrices secundarias Hailee Steinfeld y Caherine Keener, que interpretan a la hija y la «ex-mujer» de Dan, respectivamente.

Como dije antes, uno de sus fuertes es la banda sonora (fue nominada a mejor canción tanto en los Oscars de 2014 como en los Critics Choice Awards). Danielle Brisebois, Nick Lashley, Rick Nowels y Nick Southwood trabajaron juntos en la elaboración de la misma, además de contar con la participación de artistas como John Carney, director de la cinta, y Glen Hansard, actor/cantautor protagonista de la celebrada Once.  La película podríamos decir que es muy similar a Once: dos apasionados de la música, chica joven y hombre maduro, que arrastran heridas, y cuyo encuentro será beneficioso para ambos, con la diferencia de que aquí los actores protagonistas son estrellas mediáticas, al contrario que en Once, dos desconocidos que prácticamente se interpretaban a ellos mismos, y el escenario pasa de Dublín a Nueva York. Observen el cartel de ambas, muy similares ¿no?

 

Es cierto que se pueden parecer, pero yo me sigo quedando con Once. Supongo que no me la esperaba, quizás nadie se la esperaba, por el enorme éxito que cosechó. Tal vez, por ser actores anónimos, la sentimos más real, más nuestra, y por supuesto, por esa banda sonora brutal (si queréis saber más sobre Once podéis pinchar aquí y leer la reseña que ya le hice  en su día).  Aunque sienta cierta debilidad por Once, esta película también me gustó mucho, rezuma frescura y naturalidad, y tiene un cierto grado de optimismo muy reconfortante (a todos nos gustan las historias que acaban bien). A esto tengo que añadir que me gustan todos los actores (bueno el cantante de Maroon 5 por el papel que tiene que interpretar, un poco menos), y todos están maravillosos. Una película muy indie, de esas que te dejan un buen sabor de boca, y que te gusta volver a ver (yo de hecho creo que la voy a ver esta noche). Así que ya sabes, una magnífica elección para estos días de lluvia.

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – La liebre con ojos de ámbar


Hoy vamos a viajar por Europa y Japón desde finales del siglo XIX y durante el siglo XX, de la mano de unas miniaturas japonesas, los netsuke. Pero… ¿Qué son los netsuke? Los netsuke son esculturas en miniatura cuyo origen se remonta al Japón del siglo XVI. Aparecieron para satisfacer una necesidad práctica -como pasadores para sujetar el injo, la caja plana donde se llevaban implementos de la vida cotidiana, a la faja del kimono -, y al comienzo eran de bambú o de madera, pero durante el siglo XVIII su elaboración con materiales diversos, como el marfil, evolucionó hasta hacerse exquisita en manos de ciertos maestros artesanos, cada uno de los cuales les imprimía su sello particular.  La liebre con ojos de ámbar es uno de estos netsuke, de ahí el título del libro.

Con la excusa de seguir los pasos a estas pequeñas piezas de coleccionista, el autor, Edmund de Waal, hace un recorrido por la historia de su familia, los Ephrussi, desde su lugar de origen, en Odessa, hasta Tokio.

La historia comienza en la ciudad nipona, donde Edmund viaja con una beca de una fundación japonesa para perfeccionar su profesión (en este caso, ceramista) y contribuir a los contactos con Inglaterra. En Tokio vive su tío abuelo Iggie, al que visita con frecuencia, y que es el último portador de los netsuke (264 en total). A la muerte de Iggie, Edmund será el nuevo propietario de la colección y con él viajarán de nuevo a Londres. Este es el origen del libro que hoy reseñamos: «Poseer estos netsuke, significa que me han hecho responsable de ellos y de aquellos a quiénes pertenecieron […]. Sé que en la década de 1870 un primo de mi bisabuelo, Charles Ephrussi, compró los netsuke en París. Sé que se los regaló a mi bisabuelo Viktor von Ephrussi para su boda en Viena, hacia finales de siglo. Conozco muy bien la historia de Anna, la criada de mi bisabuela. Y sé que los netsuke llegaron a Tokio con Iggie y fueron parte de su vida con Jiro». «No quiero hacer un relato nostálgico de mi familia, judía y pasmosamente rica. No quiero un puñado de anécdotas bien cosidas. Una más sobre el Orient Express o la Belle Époque […]. Quiero saber qué relación hay entre el objeto de madera que ahora hago rodar entre los dedos y los sitios donde ha estado. Quiero entrar en todas las habitaciones donde este objeto haya vivido, sentir el volumen del espacio, saber qué cuadros había en las paredes, cómo caía la luz en las ventanas. Y quiero saber en manos de quiénes estuvo, y qué pensaron de él si es que pensaron algo. Quiero saber qué ha presenciado».

París – Viena – Tokio – Londres,

estos son los destinos de los netsuke, por donde vamos a viajar de la mano de Edmund de Wall. ¿Me acompañas?

Aunque Edmund no quiera escribir una historia de la familia y se quiera centrar en los netsuke, el hecho es que estamos ante una biografía sobre la famila Ephrussi. Naturales de Odessa (actualmente ciudad ucraniana), los Ephrussi gestaron su fortuna con el grano, del que se convirtieron en el primer productor a nivel mundial, de ahí pasaron a las finanzas, la banca, y sus vástagos se fueron extendiendo por las principales ciudades europeas del siglo XIX: París, Viena.

Primera parada:  París. Charles, amante del arte, en París lo conocen como el esteta, empieza a coleccionar junto a su amante Louise estas pequeñas figuritas tan de moda en aquellos tiempos: «Todo el mundo tenía que hacerse con algo de aquellas japonaiseries».  El japonisme se ha convertido en una especie de religión y ellos son japonistes: coleccionistas pioneros. Además de su gusto por lo japonés, Charles crea una de las más grandes colecciones de los impresionistas, es mecenas y amigo de Renoir y Degas. También es muy amigo de Marcel Proust, y su personaje principal en su magna obra: En busca del tiempo perdido, Swann, está inspirado en su mayor parte en él. Su relación con el mundo del arte hace que lo nombren director de La Gazette. Poco a poco, Charles va dejando su pasión por lo japonés en pos del estilo imperio, más francés, por lo que decide regalarle a su primo hermano Viktor su colección de netsuke como regalo de boda.

Segunda parada: Viena. Los netsuke se instalan en el Palacio Ephrussi a finales del siglo XIX (en la actualidad la sede central de Casinos Austria). En concreto se instalan en el vestidor de Emmy, por donde los niños de la familia pasan con frecuencia y juegan con ellos. Es época de esplendor, cuando se crea el Anillo vienés y la familia crece al unísono que crece la ciudad, pero en este periodo también vamos a asistir a la caída de los Habsburgo, tras el final de la Primera Guerra Mundial y al auge del antisemitismo, que llega a su culmen con la llegada de Hitler al poder y la creación del Tercer Reich. Tras el Anschluss (anexión de Austria a la Alemania nazi en 1938), vemos como los Ephrussi son despojados de todas sus posesiones y fortuna, y finalmente tienen que emigrar si no quieren terminar en un campo de concentración.

Tercera parada: Londres. En diciembre de 1945, tras la muerte de Viktor en el exilio, Anna, la sirvienta de la familia, le entrega a su hija Elizabeth las 264 figuritas que logró rescatar del expolio. Es prácticamente lo único que quedó de la familia, gracias a que Anna los iba sacando poco a poco de vestidor, escondidos en el bolsillo del delantal, para posteriormente guardarlos en el colchón. Este quizás fue el destino menos glamouroso de los netsuke, que estaban acostumbrados a vivir en espectaculares vitrinas de terciopelo verde, pero gracias a ello lograron seguir en manos de la familia. Elizabeth, que había regresado a Viena tras la Segunda Guerra Mundial para intentar recuperar los bienes familiares, vuelve a Londres con esta maravillosa colección.

Cuarta parada: Tokio. Cuando Iggie, hermano de Elizabeth, se reúne con ella en Londres, deciden que el mejor lugar para los netsuke es su lugar de origen, Japón, donde Iggie, perteneciente al ejército norteamericano, está destinado para contribuir a la reparación del país tras la Segunda Guerra Mundial: «Los netsuke están en el centro de la casa, en el centro de la vida de Iggie […]. No sólo han vuelto a su país; están de nuevo expuestos en un salón». Con Iggie permanecerán hasta su muerte: «De la casa de Charles y Louise en París, la vitrina de la radiante habitación amarilla llena de cuadros impresionistas, al vestidor de Viena donde Emmy y sus hijos entretejían ropa e historias, infancia e ilusionismo, y luego a ese extraño descanso en la cama de Anna, para terminar en su país de origen, en Tokio».

Hasta aquí hemos disfrutado de un maravilloso viaje: un viaje lleno de arte, de aventuras, de amor y traición, de odios y vilezas. Hemos asistido de nuevo al horror nazi, al desprecio y envidias que despierta el pueblo judío, así como su aniquilación, a pesar de ser judíos asimilados; pero también hemos conocido el esplendor y derrumbe de ciudades maravillosas como Viena, y nos hemos adentrado en la cultura y vida japonesa desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta 1994. Una monumental y sorprendente obra que no deja indiferente a nadie.

Ahora los netsuke descansan en Londres. ¿Seguirán mucho tiempo allí? ¿Será Londres su último destino, o solo una parada más en su vagabundeo? Porque como bien dice Edmund:

«Los netsuke son pequeños y duros. Difíciles de astillar: difíciles de romper: están hechos para andar por el mundo a golpes».

 

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

PIRULETRAS – Color verde ladrón

¿Os gustó Drácula?

Pues mirad qué coincidencia: esta semana el libro que os recomiendo también está escrito a partir de los diarios de sus protagonistas (si me propongo encontrar dos libros así para edades tan diferentes, seguro que no los encuentro).

Son los diarios de Manu, Erika, Carol y Álex, los detectives de la Pandilla de la Lupa. Los mismos amigos que a sus ocho años se reúnen en un banco con olor a salchichón a resolver misterios. Y no se les da nada mal.

Éste es su primer libro, en el que sabremos cómo es la personalidad de cada uno y un poco de sus vidas y sus familias. Creo que los cuatro os caerán muy bien, aunque claro, seguro que congeniáis mejor con alguno en concreto. Me encantaría saber con cuál.

Pues bien, resulta que a estos amigos la semana se les presenta complicada, pues alguien ha robado un regalo de la fiesta de cumpleaños Erika y claro, siente la imperiosa necesidad de solucionar el misterio. Para ello cuentan con los siguientes datos:

-un cumpleaños

-un regalo robado

-unos testigos que no han visto nada

-una tarta que no es de nata

-un ladrón que no deja pistas

-un zumo que parece radiactivo

-un collar que no le gusta a nadie

Detrás de esta aventura está la mano de Patricia García-Rojo, quien, como nos cuenta al final del libro, ha escrito diarios desde pequeña y a veces se pone verde, amarilla o roja cuando lee sus viejas aventuras y a la que también le gustan las plantas y los zumos y la tortilla de patatas. Y que a lo mejor, por eso de ser maestra, nos presenta a un profe enrollado con didácticas divertidas (yo tuve una vez uno así cuando era pequeña y fue el mejor de todos, al menos, el que mejor recuerdo me dejó). Y a la sombra de la aventura nos habla también de familias y las fiestas de cumpleaños sin parques de bolas (¡sí, es posible!).

Y no nos olvidemos de la ilustradora: Lucía Serrano, quién tiene una pandilla con sus primos, de pequeños vivían aventuras que guardan bajo siete llaves en su memoria y su corazón (esto también lo cuenta en el libro).

Un libro muy divertido que os recomiendo a todos. Lo encontraréis en las Bibliotecas Cervantes y Lope de Vega, con la signatura I-3 GAR col.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

RECOLECTURAS – ROSA MONTERO, Premio Nacional de las Letras 2017

Este año el Premio Nacional de las Letras, concedido por el Ministerio de Cultura, y que reconoce el conjunto de una obra de un escritor español, ha recaído en la periodista y escritora Rosa Montero (Madrid, 1951).  El jurado ha reconocido a la escritora madrileña por “su larga trayectoria novelística, periodística y ensayística, en la que ha demostrado brillantes actitudes literarias, y por la creación de un universo personal, cuya temática refleja sus compromisos vitales y existenciales, que ha sido calificado como la ética de la esperanza”.

Repasemos su trayectoria y su obra:

Periodista de formación, desde 1970 ha colaborado con diversos medios informativos (Fotogramas, Pueblo, Posible, Hermano Lobo) y desde 1977 trabaja para el diario El País, en el que fue redactora-jefa del suplemento dominical en 1980-1981. Sus textos periodísticos aparecen de forma habitual en diversos periódicos latinoamericanos. Ha escrito con regularidad para diarios como Clarín (Argentina) o El Mercurio (Chile), y ha colaborado en medios como Stern (Alemania), Libération (Francia), La Montagne (Francia) o The Guardian (Reino Unido). A lo largo de su vida ha hecho más de 2000 entrevistas (al Ayatolá Jomeini, Yassir Arafat, Olof Palme, Indira Gandhi, Richard Nixon, Julio Cortázar o Malala, entre muchos otros) y su técnica como entrevistadora es estudiada en las universidades de periodismo tanto en España como en Latinoamérica. Sus artículos se utilizan regularmente desde hace décadas en la enseñanza secundaria y aparecen en las pruebas de selectividad. También son usados en el extranjero, como lo demuestra el premio de la AFDE (Association pour la Diffusion de L´Espagnol) que recibió en 2012 en Francia por la utilización de su obra en la enseñanza del español en el país vecino. En 1978 ganó el Premio Mundo de Entrevistas, en 1980 el Premio Nacional de Periodismo Literario y en 2005 el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid a toda una vida profesional, entre otros galardones profesionales.

Ha sido profesora visitante en Wellesley College, Boston (EEUU) y en la Universidad de Virginia (EEUU). Ha impartido minicursos de escritura creativa en la Universidad de Bingham Young, Utah, (EEUU) y en el Miami Dade College, Miami, (EEUU) y recibió una beca para dar conferencias de la Queen’s University de Belfast (Reino Unido). Ha enseñado literatura y periodismo en la Escuela de Letras y en la Escuela Contemporánea de Humanidades, ambas de Madrid.

Como escritora (la faceta que más nos compete), ha publicado las novelas: Crónica del desamor (1979), La función Delta (1981), Te trataré como a una reina (1983), Amado Amo (1988), Temblor (1990), Bella y Oscura (1993), La hija del caníbal ( Premio Primavera de Novela en 1997 y premio Círculo de Críticos de Chile 1997), El corazón del Tártaro (2001), La Loca de la casa (2003), Premio Qué Leer 2004 al mejor libro del año, Premio Grinzane Cavour al mejor libro extranjero publicado en Italia en el 2005, Premio “Roman Primeur”  de Saint-Emilion, Francia (2006); Historia del rey transparente (2005), Premio Qué Leer 2005 al mejor libro del año, y Premio Mandarache 2007; Instrucciones para salvar el mundo (2008), Premio de los Lectores del Festival de Literaturas Europeas de Cognac (Francia, 2011); Lágrimas en la lluvia (marzo 2011), Lágrimas en la lluvia. Cómic (octubre 2011), Premio al Mejor Cómic 2011 por votación popular (Salón Internacional del Cómic de Barcelona), La ridícula idea de no volver a verte (marzo 2013), Premio de la Crítica de Madrid (2014) y Prix du Livre Robinsonnais 2016 de la Bibliothèque du Plessis Robinson, Francia; El peso del corazón (2015) y La carne (2016). También ha publicado el libro de relatos Amantes y enemigos, Premio Círculo de Críticos de Chile (1999), y dos ensayos biográficos, Historias de mujeres y Pasiones, así como cuentos para niños y recopilaciones de entrevistas y artículos. Escribió  los guiones de una serie de televisión, Media Naranja, que obtuvo el premio Martín Fierro a la mejor producción extranjera en Argentina en 1988 y trabajó como coguionista, presentadora y entrevistadora en la serie documental argentina Dictadoras (2015).

Debo decir que sólo he leído dos de sus libros: La ridícula idea de no volver a verte, reseñado aquí, e Historia del rey transparente. Ambos me encantaron, si bien no tienen nada que ver el uno con el otro: el primero se podría considerar  una biografía novelada (sobre Marie Curie), y el segundo es una novela de aventuras en la época medieval, en palabras de la propia escritora, su novela más ambiciosa. Como vemos en su obra, en la que también hay thrillers de ciencia ficción, no se encasilla y toca varios géneros.

La repercusión de la obra de Rosa Montero en el mundo del hispanismo internacional es ingente. Se han publicado diez  libros centrados en la autora y unos sesenta libros colectivos que incluyen estudios sobre ella. Una treintena de tesis doctorales y más de 120 trabajos académicos publicados en revistas críticas o actas de congresos han analizado sus obras (ver bibliografía adjunta).

Sus libros están traducidos a más de veinte lenguas y es Doctora Honoris Causa por la Universidad de Puerto Rico.

Además del Premio Nacional de las Letras, este año también recibió el Premio a la Trayectoria Profesional, concedido por el Club Internacional de Prensa y el Premio Internacional de Periodismo Manuel Alcántara, Universidad de Málaga.

(Fuente: http://www.rosamontero.es/)

A continuación puedes ver los libros que de Rosa Montero tenemos en la biblioteca, y que podéis encontrar en un expositor especial que hemos hecho para celebrar el premio:

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Premios de literatura

PIRULETRAS – Drácula

Casi siempre mis reseñas son para los más pequeños, raras veces puedo llevarme a casa un libro juvenil. Por otra parte, hace tiempo que quiero leerme algún clásico de los que tengo pendientes.

Así que mezclé las dos cosas y voilà: me topé con Drácula. Y sí, lo he leído, entero, y casi siempre de noche, pero es que con este miedo sí que puedo. Un miedo tan bien construido que se disfruta.

La historia de Drácula ya la conocéis todos,  se inspira en supersticiones populares de la región de los Cárpatos, supersticiones con casi cuatrocientos años de antigüedad.  Su autor, Bram Stoker, consiguió que la figura del vampiro fuese conocida más allá de esas tierras.

¿Cuánto se ha escrito y filmado sobre Drácula o sobre vampiros desde entonces? Pues mucho, pero no vamos a hacer una historia de las películas y libros sobre vampiros.  Lo que sí podemos hacer es concentrarnos en esta novela.

Cosas que os pueden sorprender:

  • Que Drácula es el personaje con menos diálogos en esta novela
  • También es el personaje con menos presencia física (la psicológica ya es otra cosa).
  • No existe una única voz narrativa, si no seis. Y ninguna de ellas es la de Drácula.
  • Que nadie te va a decir lo que Drácula hace en cada momento, y sin embargo tú como lector no tendrás ninguna duda de lo que está pasando.
  • Habrá momentos de la narración en los que sepas más cosas de las actividades de Drácula que el resto de los personajes.

¿Y esto cómo es posible? Ajá, ése es uno de los puntos fuertes de la novela, se trata de lo que se conoce como novela epistolar.  Toda la información nos llegará a través de las cartas y los diarios de los personajes, que se entremezclan para darnos una línea temporal ordenada de los acontecimientos.

Esto nos permite, además de saber lo mismo que saben ellos,  participar nosotros mismos en la construcción de la historia, deduciendo cosas que pueden estar ocurriendo sin que lo sepan los protagonistas. Esta parte de intriga será mayor mientras más te impliques con la novela.

Así que esta es mi recomendación: ven a por este libro y date el gusto de leerlo en soledad, sin distracciones, mejor con una lamparita pequeña que con todas las luces encendidas, sumérgete en la niebla de la historia, en las calles nocturnas de Londres, en los bosques nevados ¿oyes los lobos? ¿Ves sus ojos brillar? ¿Notas un aliento caliente en tu garganta?

Ojalá que sí, y que esta obra te absorba el alma.

Drácula te espera en cualquiera de nuestras Bibliotecas.

Deja un comentario

Archivado bajo Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Una pastelería en Tokio

Esta semana le toca el turno al cine japonés, concretamente a una de las últimas películas de la reputada cineasta Naomi Kawase. Desde su comienzo, la película ya va desvelando las señas de identidad que presentará a lo largo de sus 113 minutos de duración: un ritmo pausado, una profunda caracterización de los personajes, un estilo narrativo casi sacado de un cuento y, sobre todo, una atmósfera muy íntima en la que es muy difícil no verse atrapado.

Mediante lo que no deja de ser una historia pequeña y simple sobre las tribulaciones de un pastelero malencarado, una sabia anciana especialista en la elaboración de pasta de alubias de la que van rellenos los Dorayaki, y una estudiante taciturna, la cineasta ha hecho con uno de los dulces más populares de la gastronomía japonesa lo que mejor se le da: señalar la profunda importancia de los aspectos más sencillos y cotidianos de la existencia; algo que conecta perfectamente con su faceta como narradora de extraordinaria sensibilidad y delicadeza  para las historias humanas.

Los Dorayaki funcionan como el elemento común que une a estos personajes de tres generaciones en una tragicomedia de cocción lenta y sabor dulzón con su puntito de amargura (esto último, una vez llegado el momento de revelar la misteriosa procedencia de la anciana,  que desde su primera aparición ya se intuye “impactante”). No obstante, pese a distraerse con imágenes recurrentes de cerezos en flor y cigarrillos en la azotea, Kawase sabe modular las dosis para no empalagar; al contrario, deja con ganas de un bocado más.

 

Esta facilidad que tiene “Una pastelería de Tokio” para hacernos entrar en su dinámica argumental tiene su razón en el respeto con el que Kawase se dirige al relato que está  basado en la novela original de Durian Sukegawa. No es demasiado lacrimógena aunque tampoco leve ni superficial. La historia está estructurada de una manera clara, sin demasiados alardes formales, algo clásica en su desarrollo pero muy lejos de resultar previsible, ya que cada escena siempre aporta algo diferente al conjunto.

Cada personaje está muy bien definido;  nada sobra y poco se echa en falta. Kawase huye de los tópicos para realzar el  oscuro pasado de los personajes y la triste realidad que les acecha; no quiere dar nada por sabido pero tampoco pretende abrumarnos con flash-backs o explicaciones innecesarias. La cineasta pretende sensibilizar a través de lo que no se ve en lugar de explicitar demasiado las reacciones de sus protagonistas, lo cual redunda en un completo éxito a la hora de que la  película sepa transmitir un torrente de emociones.

Quizás el aspecto menos satisfactorio gira en torno a Wakana, cuyo papel promete ser muy relevante conforme avanza la primera mitad de la película pero que finalmente no termina de despegar. Aunque su personalidad está trazada de un modo más que correcto, ciertos detalles que Kawase nos enseña acerca de la relación con su ¿madre? y compañeras de clase, terminan por alejarse del terreno del suave misterio para caer en un pozo, ya que da la sensación de que el carácter de la chica en las escenas finales es demasiado similar al que contemplamos en un principio. En cualquier caso, no deja de ser una cuestión menor dentro de una acertada obra.

Más deliciosa incluso que los Dorayaki, sobre los que gira la película, “ Una pastelería en Tokio” permite ser saboreada al estilo de un dulce que debe comerse muy despacio; algo necesario para saber degustar cada detalle que Kawase nos ofrece  con esta obra. Quizá aquellos que tengan un particular interés por la cultura japonesa y, en general por la vida en Japón, puedan apreciar las virtudes de la película por encima  de lo que realmente se merecería, pero como el cine muchas veces no entiende tanto de cuestiones racionales sino de la transmisión de puros sentimientos, no hay motivos de peso para rechazarlos, sobre todo cuando estamos hablando de una cineasta que sabe transmitir tantas cosas a través de su obra. Es, por tanto, una de esas películas que te hacen levantarte del asiento con una sonrisa de oreja a oreja.

Y ya sabéis, como siempre, dónde podéis encontrarla. No tenéis más que pasar por la biblioteca. DVD PE 4415

 (Fuentes: www.cinemaldito.comcinemania.elmundo.es)

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – El amor que te mereces

Hoy en nuestra sección otra novela italiana, El amor que te mereces de Daria Bignardi, pero nada que ver con la que trajimos a nuestra sección la semana pasada, aunque también tuviera un poco de misterio.

Veamos lo que dice la sinopsis del libro: Antonia es una escritora de novela negra. Tiene treinta años, está casada con un comisario de policía, de quien espera su primer hijo, y vive en Bolonia. Cuando descubre un secreto por mucho tiempo ocultado en el seno familiar por parte de su propia madre, emprende un inesperado viaje a Ferrara, una ciudad envuelta en misterios y silencios. Cree que allí hay una historia que contar. Sin embargo, pronto emergen las preguntas que se esconden no sólo detrás de esos secretos, sino también tras un sendero más íntimo, un camino de emociones cruzadas. ¿Cómo puede ser el amor la fuerza más creativa y a la vez la más destructiva? ¿Qué estamos dispuestos a jugarnos? ¿El amor se merece?

Por lo que ya habéis podido deducir estamos ante un thriller, o una novela de intriga y suspense. Alma, la madre de Antonia, decide contarle a su hija, ahora que va a ser madre, la desaparición de su hermano Marco (Maio para la familia), hace unos treinta años. El shock que esta noticia produce en Antonia es grande, ya que creía que su tío había muerto de enfermedad. Como si de su propio personaje de ficción se tratara, la inspectora Emma Alberici, Antonia se traslada a Ferrara, lugar donde vivía la madre de Antonia cuando ocurrieron los hechos, y a la que sólo recuerda haber ido cuando era pequeña para visitar la tumba de sus abuelos, para intentar averiguar qué ocurrió aquel día de hace 30 años, e intentar resolver la desaparición de su tío.

La originalidad de la novela reside en que está contada a dos voces: la de Alma y la de Antonia. Así que por un lado vamos a conocer el pasado de Alma y Maio a través de los recuerdos de ella, y los hechos que le llevaron a su desaparición: descubrimos como Alma tuvo un papel fundamental en los acontecimientos que desembocaron en la tragedia y logramos entender mejor su intensidad, profundidad, concentración: «Alma no sabe lo que es la levedad, siempre sin tregua», ya que el sentimiento de culpa siempre la acompañará desde entonces. Por otro lado vamos a acompañar a Antonia en las averiguaciones que vaya realizando en el tiempo presente, para ello se entrevistará con personajes muy conocidos de la familia, como Michela, la que fuera novia de Maio, y Tina, la vecina de enfrente, que le desvelará secretos insospechados. Y como telón de fondo, Ferrara: maravillosa ciudad medieval, Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1995, perteneciente a la región de Emilia Romaña, a tan sólo 60 kilómetros de Bolonia. La descripción que hace de la ciudad: sus calles, sus palacios, su ambiente, sus habitantes: «Los ferrareses son distintos de los demás habitantes de Emilia Romaña. Nunca he entendido si esa tímida altanería es inseguridad o desconfianza»…, hace que te traslades con la imaginación como un turista más, y te despiertan las ganas de visitarla (yo ya la tengo anotada como posible destino); se nota que la escritora es oriunda de allí.

Para concluir diré qué me ha parecido. Si bien logra lo que pretende una novela de intriga, conseguir tenernos enganchados y con ganas de saber más, creo que el final flojea. Es cierto que es un final distinto al previsible, pero no está bien resuelto. Además, la resolución del enigma corre a cargo del inspector pareja de Antonia, Leo, en un trayecto en tren desde Bolonia a Ferrara, unos 45 minutos, cosa que no logra Antonia después de estar días inmersas en la investigación, y entrevistándose con multitud de personas. Sin dudarlo, me quedo con los personajes y con sus relaciones familiares. Profundiza sobre todo en la figura de Alma y en la relación tan estrecha que mantenía con su hermano, en cómo unos hechos pasados, la desaparición del hermano y el consiguiente hundimiento familiar, condicionan toda su vida: la manera que tiene de relacionarse, las personas de las que se rodea, cómo se protege… Además de todo esto, también tenemos un poco de camorra. El lenguaje y las descripciones son muy cuidados y bellos y, como dije al principio, me ha parecido muy original la manera de estar narrada. Por todo esto la recomiendo aquí, y porque sé que estas novelas son muy apreciadas por nuestros usuarios.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized