RECOLECTURAS – Vacaciones de verano

Chicos. ¡Que ya estamos de vacaciones! Bueno, vosotros llevaréis una semana más o menos, pero nuestro blog descansa en julio y agosto, así que os dejo algunas sugerencias de lecturas para este verano.

¿Sabéis lo que más me gustaría estas vacaciones? Me encantaría irme a una isla desierta como la de Robinson Crusoe de Daniel Defoe. Aunque desgraciadamente no puedo ir. Pero… ¿Os cuento un secreto? Sabéis que tenemos la suerte de viajar con la mente gracias a la ayuda de los libros. Sí, pequeños y no tan pequeños lectores, así que definitivamente me voy a una isla, a La isla del tesoro de R.L. Stevenson. De la mano de Jim Hawkins viviré maravillosas aventuras, y conoceré al malvado pirata John Silver el Largo y su pata de palo. Aunque también me encantaría conocer a los liliputienses (unos seres humanos de tan sólo 15 centímetros de estatura, más o menos como la palma de una mano de un adulto),  a hombres gigantes en la tierra de Brodbingnag, o a científicos e intelectuales pedantes (seguro que en clase conocéis a más de uno, esos que lo saben todo y que siempre levantan la mano cuando la seño preguta). Todo esto y mucho más, es lo que voy a encontrar en Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift.

El verano es un buen momento para viajar y conocer nuevos sitios, pero tiene un «pequeño» inconveniente. Todo está lleno. Poner la toalla en la playa sin que el de al lado te meta los pies, es una odisea. Hace demasiado calor. Y todo está mucho más caro. Así que me quedo en casa, en mi sillón favorito, con mi aire acondicionado. Viajaré a la luna y al centro de la tierra, surcaré los mundos submarinos y recorreré el mundo nada más y nada menos que en 80 días, y todo gracias a Julio Verne. O tal vez me vaya a un lugar recóndito como el que puedo encontrar en El libro de la selva de Rudyard Kipling.

Ahora que tengo más tiempo, aprovecharé para resolver misterios. Para ello cuento con un montón de amigos, como Sherlock HolmesLos cinco de Enid Blyton; Tintín y su perro Milú; Gerónimo Stilton o Ágatha mistery, Ulises Moore, etc.

¡Uf! Tantas aventuras, viajes y enigmas me han dejado un poco agotada. Creo que necesito descansar la mente y relajarme un poco. Me apetece reírme, y para ello nada mejor que irme a Carabanchel Alto con la familia de Manolito Gafotas: su madre Cata, su padre Manolo, el abuelo Nicolás, su hermano pequeño, «el Imbécil», «la Chirli», el Orejones…, con ellos las risas sí que las tengo aseguradas.

Es momento también de jugar. Cuando yo era pequeña me encantaba hacer trucos de magia, para ello tenía un juego llamado Magia Borrás. Ahora también juego a ser maga, pero con los libros de Harry Potter. Fantaseo que soy una muggle como Hermione, y  ayudo a Harry a acabar con Voldemort.

Hay tantas posibilidades en las páginas de un libro… Podemos visitar mundos fantásticos como los de El Señor de los Anillos, Las Crónicas de Narnia, los mundos creados por el maravilloso Roal Dahl. Visitar una galaxia muy, muy lejana: La guerra de las galaxias. Conocer el mundo de las princesas y las hadas. A personajes maravillosos como Matilda (que ilustra nuestra reseña), Olivia, Alicia, Peter Pan, Mary Poppins, Pippi Calzaslargas, la bruja Brunilda… Podemos pasar mucho, mucho miedo con la colección de Pesadillas, con personajes como Frankenstein, Drácula, los cuentos de Poe, los vampiros, etc.

Nos enamoraremos. Los adolescentes disfrutaréis ya de esos primeros amores de verano. Seguro que ya estás esperando a que llegue ese chico o chica que hace que tu barriga se llene de mariposas. ¿Os cuento un secreto? El que me molaba a mí era de Valladolid, y doy fe de que esos primeros amores nunca se olvidan. Amores que también podéis encontrar en muchos libros de nuestras bibliotecas, como los de El club de los incomprendidos, los libros de Federico Moccia, etc.

Esto sólo son algunas ideas de libros que podéis disfrutar este verano. Pero por favor, no os olvidéis de bailar, ir a la playa, comer helados, salir con los amigos, hacer deporte, ir al cine, dormir hasta las 12, darles muchos besos a vuestros padres y hermanos, y sobre todo reír, reír, muchísimo, y coged fuerzas para el curso que viene.

¡Felices vacaciones!

Nos vemos en septiembre.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – Captain fantastic

¡Me voy de vacaciones! Y quiero despedirme reseñando una película que es como una aventura de verano, como esos campamentos a los que íbamos de niños. Se trata de la comedia dramática “Captain Fantastic”, dirigida por Matt Ross y protagonizada por Viggo Mortensen. Centra la historia en un padre de familia que tras un hecho enormemente dramático, nada más y nada menos que el suicidio de su esposa, se propone intentar mantener los valores que les ha inculcado a sus hijos a pesar de la enorme presión social.

La película utiliza una mezcla de comedia, simpatía, sensibilidad y sobre todo, mucha emotividad sobre la difícil tarea de ser padre, sobre qué educación y valores fundamentales transmitir a nuestros hijos y de cómo la sociedad se impone con sus luces y sus sombras, dando cada vez más protagonismo al individualismo y egoísmo más allá de los valores de unión, apoyo y respeto entre semejantes.

La historia no oculta cierto tono autobiográfico ya que Ross vivió durante su infancia en comunidades alternativas de las que su madre fue cofundadora.  Eran familias que, cansadas del tipo de vida convencional, se instalaban en el bosque para vivir de sus propios recursos y  ayudarse unas a otras.

“Captain Fantástic” se sustenta en varios pilares fundamentales sobre los que se hace fuerte y consistente.  Algunos de estos pilares son el potente guion o la fuerte presencia de su actor protagonista Viggo Mortensen. Completan el reparto un estupendo George McKay (“Pride” o “Sólo ellos”), quien junto a Samantha Isler encabezan el destacado reparto juvenil, y los populares Frank Langella, Kathryn Hahn y Steve Zahn.

En cuanto a la trama, muestra un dilema que a menudo es difícil de resolver. Muchos padres, cansados del método educativo tradicional se plantean una enseñanza basada únicamente en métodos naturales e inculcada por las propias figuras paternas. Este es el caso de Ben y Leslie, que deciden irse a vivir a un remoto bosque donde proporcionarán a sus retoños una educación al aire libre, que les alivie de Internet, cine, televisión, videojuegos y demás estándares de entretenimiento moderno para volcarles en el ejercicio físico y la nutrición mental, entendiendo esta como la absorción de dosis de casi todas las ramas del conocimiento.

Matt Ross dirige y escribe la película como una especie de cuento sobre los perjuicios del estilo de vida contemporáneo, sin que por ello intente defender la alternativa llevada a cabo por los protagonistas de su relato. Bajo un claro tono cómico, adornado con situaciones desternillantes, se esconde un pequeño drama que quizá para la generación de los adolescentes y jóvenes de hoy no parezca tal, pero que sí que supone un problema a largo plazo. La honestidad de Ross hace que este debate no se quede en una mera fachada, sino que realmente invita al espectador a meditar acerca de hasta qué punto los medios y dispositivos tecnológicos están moldeando nuestra forma de vivir. Es necesario pararnos y reflexionar sobre eso. Al fin y al cabo, la lectura que se saca es la de que es necesario evitar cualquiera de los extremos. Los avances proporcionados por las nuevas tecnologías no son malos “per se”, pero sí que es necesario  encontrar una fórmula que combine las virtudes de éstas con el disfrute del entorno natural y el fomento de una mente y un cuerpo sanos.

También resultan puntos  fuertes de la película, la fotografía que juega con desenfocados, luces y naturales,  muy “indies”, y la música que experimenta con sensaciones que conjugan perfectamente con los tiempos del guion.

Puede que a muchos no les llegue del todo el mensaje de esta agradable fábula antisistema, sin embargo, lo mejor que se pueda decir de ella es que no juzga la motivación de los personajes dejando que entendamos que, como suele suceder con casi todas las facetas o situaciones de la vida cotidiana, siempre surgen voces a favor y en contra, algo que permite al espectador sacar sus propias conclusiones, sin llegar en ningún momento a sentirse coaccionado.

Es una “dramedia” fabulosa que merece ser tenida en cuenta. Posee personalidad e ingenio y  es ideal para pasar una estupenda tarde de verano. Y sólo tenéis que acercaros a  la biblioteca y llevarla a casa DVD PE 4548

En septiembre estaré de vuelta

¡FELIZ VERANO A TODOS!

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Instrumental

«Me violaron a los seis años. Me internaron en un psiquiátrico. Fui drogadicto y alcohólico. Me intenté suicidar cinco veces. Perdí la custodia de mi hijo. Pero no voy a hablar de eso. Voy a hablar de música. Porque Bach me salvó la vida. Y yo amo la vida»

Hoy en nuestra sección un libro sobrecogedor, de esos que no dejan indiferente a nadie y que deja un poso en el interior durante mucho, mucho tiempo. Instrumental, de James Rhodes.

En estas desgarradores memorias el pianista nos va a relatar el horror que vivió en la infancia cuando de manera continuada fue violado por su entrenador; y como este hecho marcó su vida. Pero también nos va a hablar de su gran pasión: la música clásica. Porque, si por algo es conocido James Rhodes, es por ser concertista de piano. Además es uno de los principales renovadores de la música clásica. Su cruzada para acercar los más célebres compositores a todo tipo de oyente dirige sus acciones: conciertos tanto en teatros de relumbrón como en salas de circuito pop, acuerdos con discográficas como la Warner pero también con su propio sello (Instrumental), artículos (tan polémicos como empáticos), para cabeceras como The telegraph y The Guardian, documentales como Notes from the inside, de Channel 4, donde conversó y tocó, para pacientes con problemas mentales…

El planteamiento de estas memorias es muy original. Está dividido en veinte temas, que corresponden a su vez a veinte compositores de música clásica. Haremos un recorrido desde la Chacona de Bach y Busoni, pieza que le cambió la vida y que lleva en su corazón desde los 7 años (momento tipo princesa Diana, junto al nacimiento de su hijo, conocer a Hattie y cuando lo violaron por primera vez), pasando por Prokófiev, Shubert, Beethoven, Ravel, Shostakóvich, Liszt, Brhams, Mozart, Chopin, Schumann y Rajmáninov, entre otros; y conoceremos más sobre estos grandes de la música clásica (hay datos biográficos de ellos al principio de cada capítulo).

Además nos adentraremos en este desconocido mundo para muchos, con duras críticas por su parte a lo que le rodea:

  • Los intérpretes. Normalmente retrasados y supertopes. Casi todos ellos situados en algún punto del espectro autista y del aspérger (su caso) y con un estilo de vestir lamentable. Muy inteligentes, pero incapaces de tener una interacción social normal. Casi nunca se mezclan con el público.
  • Los guardianes. El noventa y nueve por ciento de los cuales son hombres blancos y viejos, y que dirigen las salas de conciertos y las agencias.
  • Las discográficas. Las empresas (siempre) pequeñas, avergonzadas e ingenuas que dirigen unos tipos bienintencionados y sumisos sin el menos atisbo de perspicacia comercial y ningunas ganas de probar algo distinto.
  • Los críticos. El gilipollas solitario, amargado, músico fracasado, cabroncete disfrazado de intelectual. El paradigma de todo lo que falla en la música clásica actual.

En contraposición a todo esto, James lucha por darle una vuelta de tuerca en sus conciertos. Igual que toca en teatros, toca en lugares menos “elitistas”. Se presenta en vaqueros, camisetas y zapatillas deportivas. Habla muchísimo, y bromea continuamente. Aire fresco en este mundo tan encorsetado. (Yo tuve la fortuna de verle el año pasado en el Teatro Cervantes de Málaga. Quería descubrir a la persona que hay detrás del personaje y, si como dicen muchos de sus detractores, es sólo fachada y markéting. Deciros que quedé gratamente sorprendida, porque además de un genial pianista (aprendió prácticamente de manera autodidacta), encontré a un hombre sencillo, humilde, amable y, pese a todo, optimista. Con una gran pasión por su oficio, que logra transmitir a los que tienen la oportunidad de escucharle, porque como dice en su maravilloso preludio: La música clásica me la pone dura).

Ante las críticas y acusaciones que ha recibido de que utiliza su pasado para vender discos, para sentir lástima de sí mismo, o para llamar la atención. James no calla. Es más, alza su voz contra tantos elementos de nuestra cultura que permiten, fomentan, apoyan y celebran el abuso sexual a los niños: la pedofilia: «En muchos de los libros que he leído y en los grupos de apoyo en los que he estado se habla del perdón; sugieren que se escriban cartas a quiénes nos han hecho daño, especialmente si ya no están vivos, y que en ellas expliquemos cuál ha sido el impacto de sus acciones en nosotros y en nuestros seres queridos. Y, en muchos sentidos, eso es precisamente este libro. Es la carta que te he escrito Peter Lee, que te estás pudriendo en tu asquerosa tumba, para contarte que no has ganado. Nuestro secreto ya no es un secreto, un vínculo que compartimos, un lazo contigo, privado e íntimo, de ningún tipo. Nada de lo que me hiciste fue inofensivo, divertido o cariñoso, a pesar de lo que decías. No fue más que una aberrante y penetrante violación de la inocencia y la confianza».

Unas memorias fascinantes que, aunque muy duras, son también unas memorias de la esperanza, del renacer, y de como la música, en este caso, te puede salvar la vida. Contadas de manera franca y amena; y que nos enseña que a pesar de las adversidades (los psiquiatras que lo trataron llegaron a la conclusión de que sufría todo lo siguiente: trastorno bipolar, estrés postraumático agudo, autismo, síndrome de Tourette, depresión clínica, ideación suicida, anorexia, trastorno disociativo de la personalidad y trastorno límite de la personalidad), o quizás, gracias a ellas, puedes supervivir y llegar a convertirte en un gran músico y una persona de éxito.

Una persona increíble al que tenéis la oportunidad de ver este viernes, 29 de junio, en el Castillo Sohail de Fuengirola a las 22.00 horas. ¿Os lo vais a perder?

Si os habéis quedado con ganas de más en la biblioteca también tenemos disponible su último libro, Fugas.

Os dejo con un artículo que escribió hace poco sobre su vida en Madrid. Desde hace un año más o menos vive en nuestro país. Lo que demuestra que además de genial pianista y gran persona, es muy inteligente:

https://elpais.com/cultura/2018/05/17/actualidad/1526560729_330393.html

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized, Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Silencio

En contrapartida con la ligereza de la reseña de la pasada semana, en esta ocasión reseño una de las últimas películas del gran Scorsese y para mi gusto, una de las mejores, en donde Scorsese empieza a ser el que un día fue. Una película densa y profunda.

La trama sigue a dos sacerdotes jesuitas del siglo XVII que viajan de Portugal al Japón de Edo para localizar a su mentor desaparecido y difundir el cristianismo católico. La historia se establece en el tiempo en el que era común para los cristianos esconderse de la persecución después de la represión de los católicos japoneses durante la Rebelión Shimabara (1637-1638) contra el shogunato Tokugawa.

Se trata de un apasionado proyecto a largo plazo para Scorsese, que  desarrolló durante más de 25 años. La película tuvo su premier en Roma en  noviembre de 2016, y fue lanzada en los Estados Unidos en diciembre del mismo año. ​El American Film Institute seleccionó “Silencio” como una de sus diez películas del año. La película también recibió una nominación al Premio de la Academia de Mejor Cinematografía en su 89º edición. “Silencio” es la tercera de la  trilogía de Scorsese sobre figuras religiosas que luchan con desafíos a la fe, siguiendo a  “La Última Tentación de Cristo” y “Kundun”.

Una de las cosas buenas de esta película es que no importa cuál sea tu fe ya que se trata de una película extraordinariamente humana, sin duda uno de los trabajos más personales del director, que también es coguionista. Se trata de cine comprometido, valiente y lleno de significado. Con cada plano se reafirma la maestría del director, el genio de un narrador genuino.

La trama en si puede ser sólo una excusa para que Scorsese dialogue sobre innumerables cuestiones como la duda, los remordimientos, la contradicción, la introspección, el modo de arreglar nuestros errores, etc. Pero también existen los villanos que en este caso son los japoneses a los que si bien no se les niega el derecho que pueden tener a defender su fe, sí que se les reprocha la irrespetuosa vanidad de sus posturas extremas que derivan en una gran violencia. Pero está claro que sólo pretende abordar una lucha religiosa entre lo eterno y lo terrenal. Es una película que o te gusta mucho o la odias. Se trata de un de los trabajos más polémicos de Scorsese. Sin embargo no puede negarse su poderío y su poder de conmover tan necesario en el mundo actual.

La película quizás peque de excesivo metraje pero está primorosamente realizada con una maravillosa y acertadísima recreación de la época y repleta de momentos mágicos que tan poco abundan en el cine comercial del momento. Resulta un retrato tanto de lo peor como de lo mejor de la condición humana.

Para destacar, las excepcionales  dirección, fotografía y música, además de unas magníficas interpretaciones, especialmente de un sorprendente Andrew Garfield,  un correcto y comedido Liam Neeson, un Adam Driver bastante solvente y un sobresaliente  Issei Ogata.

En definitiva, un impactante trabajo, un viaje metafísico a través del tiempo en una época convulsa en un territorio complicado para implantar la palabra del Señor.  Como he comentado antes, en una película como esta, la imparcialidad es un objetivo realmente complicado. Yo la disfruté muchísimo.

La podéis encontrar en la biblioteca DVD PE 4638

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

RECOLECTURAS – Confusión de sentimientos

«Todo espíritu nace de la sangre, todo pensamiento brota de la pasión, toda pasión del entusiasmo»

Hoy en nuestra sección uno de los grandes de la literatura europea, Stefan Zweig con su novela Confusión de sentimientos.

Roland, un joven estudiante, está a punto de abandonar los estudios cuando su padre decide enviarlo a la universidad de una pequeña ciudad de provincias. Allí, un brillante profesor despierta en él una nueva pasión: el amor al saber. Deslumbrado, el joven se acerca al maestro y le propone ayudarlo a concluir la gran obra de su vida. El profesor acepta el ofrecimiento, pero pocas veces manifiesta la gratitud que el discípulo ansía y en ocasiones incluso lo trata con una distancia que lo atormenta. Tan devoto como inseguro, Roland se pregunta por qué no es digno del interés de una persona tan maravillosa como el admirado maestro, ¿tan despreciable lo considera? La respuesta, sin embargo, es mucho más compleja y desconcertante de lo que podía sospechar, y sólo en el otoño de su vida, cuando él mismo se ha convertido en un respetado profesor, es capaz de evocar unos hechos que, ahora lo sabe, marcaron su vida más que todos los honores o los éxitos profesionales.

Esta novela es una confesión, la que hace el protagonista y narrador cuarenta años después de que ocurrieran los hechos, para completar la biografía que sus compañeros filólogos y sus alumnos le han regalado con motivo de su sexagésimo cumpleaños y de sus treinta años de actividad académica. Esta confesión viene a completar su biografía, porque nos va a hablar de la persona que realmente le inició a la vida intelectual. Estamos ante una confesión de sentimientos hacia sí mismo y por amor a su maestro. La verdad de su juventud.

Después de tantos años de triunfos académicos, pocos pueden imaginar que en su juventud Roland odiaba las humanidades clásicas, aborrecía toda la filología y los libros. Sólo la insistencia de su padre hizo que al final optara por cursar filología inglesa en Berlín. Allí en Berlín lleva una vida disoluta: «Nunca un joven disipó más tontamente que yo el tiempo en aquellos mesesNo leí un solo libro, estoy seguro de no haber dicho una sola cosa inteligente ni haber tenido un verdadero pensamiento». Enterado su padre de esta conducta, decide mandarlo a estudiar el siguiente semestre a una pequeña universidad. Este hecho marcará un antes y un después en su vida: «No sabía la tremenda embriaguez que la ciencia me reservaba y sin sospechar que también en el mundo elevado del espíritu, la aventura y el peligro están al alcance del hombre impetuoso». La causa de este descubrimiento es un profesor de filología inglesa, que pronto se convertirá en su maestro. Desde la primera vez que lo oye hablar en el seminario: «Nunca hasta entonces había oído hablar a alguien de manera tan entusiasta y cautivadora», experimenta lo que los latinos llaman raptus, ese sentirse transportado por encima de uno mismo.

La relación entre discípulo y maestro es cada vez más estrecha, de hecho Roland se marcha a vivir a la planta de arriba de la vivienda del profesor: «Me había sentido por primera vez conquistado por un profesor, por un hombre, había sentido una fuerza superior ante la que era un deber y un placer inclinarse». El profesor le hace descubrir una nueva pasión que se mantiene fiel a él hasta el final: el placer de disfrutar de todo lo terrenal en la palabra inspirada. Pronto esa pasión se convierte en contraproducente. Ante el miedo de no poder dominarlo, Roland economiza en sueño, en placeres, en conversaciones, en toda forma de distracción, sólo para aprovechar el tiempo, cuyo valor comprendía por primera vez (en dos semanas había aprendido más que en los diecinueve años anteriores). Además a esto se le une el comportamiento extraño de su maestro: «Cuánto más me acercaba a él, con más dureza y miedo me rechazaba. Nada podía ni debía aproximarse a él, a su secreto». Este comportamiento dual del profesor, así como sus ausencias periódicas sin avisar, tienen una respuesta, que confesará a su pupilo la última noche que se ven: «Nunca he vuelto a verlo. Nunca he recibido una carta o un mensaje de él. Su libro no ha sido publicado, su nombre ha caído en el olvido; nadie lo recuerda salvo yo. Pero todavía hoy, como el muchacho inseguro de entonces, sé que a nadie debo más: ni a mi padre y mi madre antes de él, ni a mi esposa e hijos después de él. A nadie he amado tanto».

Una novela corta pero intensa, de una gran maestría literaria, que nos contagia la pasión del pupilo, y que puedes disfrutar en la biblioteca, junto a otras muchas obras del escritor.

Stefan Zweig (Viena, 1881 – Petrópolis (Brasil), 1942). Fue un escritor, biógrafo y activista social austríaco judío de la primera mitad del siglo XX. Sus obras estuvieron entre las primeras que protestaron contra la intervención de Alemania en la Primera Guerra Mundial y fue muy popular entre la década de 1920 y 1930. Escribió novelas, relatos y biografías. (Wikipedia).

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

PIRULETRAS – Los futbolísimos

Hola chicos. Ya ha empezado el mundial y hoy precisamente juega España, ¿estáis ya con la equipación y el bombo para animar a nuestra selección? Seguro que sí. Ya que estamos en plan futboleros, he pensado que la mejor recomendación para el día de hoy son Los futbolísimos, unos libros que mezclan fútbol y misterio.

Los futbolísimos son un club de fútbol 7 del colegio Soto Alto (el Soto Alto Fútbol Club), pero sólo se llaman así entre ellos, ni siquiera el director del colegio, Esteban, lo sabe. Camuñas, Toni, Helena, Marilyn, Tomeo, Angustias, Anita, Pakete y Ocho, junto con sus entrenadores Alicia y Felipe, forman el club. (Me encanta la igualdad que hay, ¿os habéis dado cuenta que hay prácticamente el mismo número de chicos que de chicas? Pues sí, y para los que penséis que las chicas juegan peor, deciros que estáis muy equivocados. En mi colegio había una niña que la llamábamos «la cañonazo», porque tiraba con tanta fuerza el balón a portería, que era imposible pararlo).

Pues a estos chicos y chicas les encanta jugar al fútbol, pero al mismo tiempo les encanta resolver misterios, los que se encuentran en cada uno de los libros que componen la colección, de momento 13: El misterio de los árbitros dormidos, El misterio del portero fantasma, El misterio de los siete goles en propia puerta, El misterio del ojo de halcón, el misterio del robo imposible, El misterio del castillo embrujado, del tesoro pirata… Cada misterio es una aventura, pero además vamos a disfrutar de la relación de amistad entre los chicos, y también hay besos, sí, como lo oís. ¿Quién está enamorado de Helena…?, ahí lo dejo. Todo ello contado en clave de humor y además, (atentos papis, esto os interesa), esta serie de libros trata valores como la educación, el trabajo de equipo, la amistad y el compañerismo.

Os preguntaréis quiénes son los creadores de esta fantástica colección; pues, como no podía ser de otra manera, dos «fútbolheridos» (o amantes del fútbol). Roberto Santiago, que aún sueña con la medalla que ganó a los 13 años en su colegio, aunque ha llovido y mucho; y el ilustrador, Enrique Lorenzo, que vio frustrada su carrera como futbolista, y sueña con que le trasplanten las piernas de Messi.

Así que ya sabéis, si tienes entre 8 y 12 años (aunque yo siempre digo que la edad es orientativa,, yo acabo de echar un vistazo y me lo he pasado muy bien), pásate por nuestras bibliotecas y únete a resolver los misterios del Soto Alto Fútbol Club.

Por cierto, ¿Sabéis que está a punto de estrenarse una película basada en los libros? Pues sí, en agosto ya estará en los cine. ¡Qué ganas! Y…

¡Qué gane España!

(Fuente: http://www.losfutbolisimos.es/)

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Nuestro último verano en Escocia

Se acerca el verano y me apetece reseñar algo más ligerito. Esta película está dirigida por Andy Hamilton y Guy Jenkin, veteranos directores de conocidas series de la televisión británica como  “Estas no son las noticias de las nueve” y “Outnumbered”

Responde perfectamente al modelo de comedia dramática para casi todos los públicos al estilo de las series antes mencionadas. Fue galardonada en la  Seminci de Valladolid de 2014 con el premio del público. Merecido premio sin duda, tal y como se puede  comprobar una vez vista.

Hamilton y Jenkin realizan un proyecto que, aunque no es precisamente original, sí que saben dotarlo de bastante encanto, especialmente en lo que a sus personajes infantiles se refiere, haciéndolos protagonistas de la función. Los tres niños ven las cosas sin falsedades ni hipocresía y así se lo hacen saber a los adultos que les rodean, mientras estos callan y sufren en silencio, convirtiéndose en una especie de enigma para los pequeños. En este sentido, hacia la mitad de la película se produce un giro en la trama que provocará que la familia se quite las máscaras de una vez por todas y rebusque en su interior para comportarse como un auténtico grupo familiar, dejando de engañar a los demás y a sí mismos.

Como suele ser norma en las producciones británicas, los actores muestran muy buen nivel, especialmente los más jóvenes, aunque los adultos no les van a la zaga, con David Tennant conocido por su participación en “Doctor Who” y Rosamund Pike, aquí en un registro dramático menos oscuro que el que bordó en “Perdida”,  interpretando a una pareja separada con tres hijos que deciden fingir que siguen siendo una familia unida durante un viaje a Escocia. Para ello necesitan contar con la complicidad de los niños, que no estarán por la labor de ponerles las cosas fáciles. Los tres hermanos son el eje y los protagonistas de la película gracias a la naturalidad y frescura de sus interpretaciones.

El mundo de los niños nos da una visión de la trama prácticamente mitológica, que nos recuerda a las viejas aventuras de Los cinco, donde la imaginación se apodera de la realidad haciendo que los mitos la transformen. Sólo la infancia puede hacer reales a los héroes y nada mejor que las sugerentes tierras de Escocia para vivir sus aventuras y encontrarse con Odín. Pero como no podía ser de otra forma, estas aventuras poseen una moraleja, un mensaje didáctico y esperanzador que en este caso es  la tolerancia.

Como ya he comentado, no nos compromete ni nos hace grandes descubrimientos pero tampoco lo pretende. Se mueve en el plano de lo políticamente correcto, con un mensaje liberal: acepta a los demás tal y como son porque, de lo contrario, les obligarás a fingir o a alejarse de ti. O su contrapartida: atrévete a ser como eres;  si te quieren, te van a seguir queriendo igual.

Destaca especialmente un Billy Connolly,  maestro tanto en comedia como en drama, tal y como como ya ha demostrado en una larga carrera cimentada especialmente en papeles secundarios de películas como “Los elegidos”, “El último samurái” o “X-Files: Creer es la clave”. Interpreta a un interesante personaje que da la clave de lo que quiere contar la película y que al mismo tiempo es toda una lección de cómo funciona la vida, con frases como  cada uno es ridículo a su manera.

Se trata de una historia familiar que no cae en el pasteleo emocional, aunque, a veces se deje llevar un poco por la sensiblería fácil, especialmente  en su tramo final.  “Nuestro último verano en Escocia” es por el contrario una agradable película ambientada en bellos parajes escoceses que sabe sacar la sonrisa en el espectador. Todo ello al tiempo que deja algunas cuestiones en el aire sobre las complicaciones que tantas veces surgen en el ámbito familiar, ese lugar en el que todos nos sentimos incómodos al querer esconder nuestras desnudeces emocionales ante la vista de los que nos conocen más de lo que creemos.

Una película recomendable para todos los públicos y entretenida a pesar de su cierto estilo naif. Y que destaca también por la fotografía de los magníficos paisajes escoceses y la música de  los Waterboys que se hace más patente si cabe al final de la película. Es imprescindible quedarse a los créditos. Ya veréis por qué.

Y como siempre, podéis venir a buscarla a la biblioteca. DVD PE 4587

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones