PIRULETRAS – No he hecho los deberes porque…

Cualquiera diría que sólo llevamos dos semanas de colegio.

Las tardes en las Bibliotecas se llenan de estudiantes de primaria haciendo deberes, buscando información, dibujando, leyendo y… seamos sinceros, haciendo como que:

  • haciendo como que estudian
  • haciendo como que leen
  • haciendo como que hacen los deberes
  • etcétera.

Ah, bueno, y charlando, no haciendo como que charlan, no: charlando de verdad.

Pobrecitos, llevan tanto tiempo sin verse que tienen mucho que contarse, imaginaos, ¡no se ven desde esta mañana en el cole! Y el que no entienda esto nunca tuvo infancia ni amigos de verdad.

Y bueno, llegado el momento de los deberes, llega también el momento de las excusas, y es que la necesidad agudiza el ingenio, y ellos tienen taaaaaaaanta necesidad de charlar, jugar, reír, hablar… que obviamente el tiempo para los deberes se agota.

Pero no os preocupéis queridos estudiantes que para eso estamos aquí nosotros, para echaros una mano también en lo que a excusas se refiere. Por si un día la imaginación os falla, aquí tenéis este magnífico libro.

Los autores:

Davide Cali es autor e ilustrador de libros y cómics. Ha publicado más de 40 libros, entre ellos:  ¿Qué es el Amor?, Malena Ballena, Mon-Sapiens, Un papá a la medida y El hilo de la vida.

Benjamin Chaud ha ilustrado más de 60 obras entre las que se encuentran la colección de los libros de Pomelo. Es el autor e ilustrador de Adiós Manoplas y de La canción del Oso.

Y ellos tienen una par de consejos para ti:

  • Debes usar este libro siempre que no hayas hecho los deberes.
  • Utiliza cada excusa una sola vez

Y yo también tengo un consejo:

  • Procura que tu profesor o profesora no sepa nunca que este libro existe.

¡Feliz fin de semana!

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Niños, Recomendaciones, Sección infantil

CINEMA PARADISO – Midiendo el mundo

Esta semana reseño “Midiendo el mundo”, una película alemana, estrenada en el año 2012 que trata la historia de dos de los científicos más importantes del planeta.

La película muestra la vida de Carl Friedrich Gauss, un brillante matemático y Alexander Von Humboldt, un geógrafo, naturalista y explorador, entre otras cosas, en la Alemania de comienzos del siglo XIX que tuvo gran influencia en diferentes vertientes tanto artísticas como científicas.

Dirigida por Detlev Buck y escrita por él mismo y Daniel Kehlman, autor al mismo tiempo de la novela del mismo nombre (2005) en la que está basada. Buck apoya su película en la forma en que Kehlman aborda la historia de dos de los científicos más importantes de la época, incluyendo también sus vidas personales.

Son destacables las actuaciones de los dos personajes protagonistas. Tanto Albert Schuch (Alexander von Humboldt) como Florian David Fitz (Carl Friedrich Gauss) hacen una magnífica interpretación de sus respectivos personajes, ambos con unas personalidades contrapuestas que chocan de manera indirecta a lo largo de toda la película. Además, la historia se desarrolla a lo largo de toda una vida por lo que podemos ver como sus pensamientos cambian a medida que adquieren edad y experiencia.

Otra de las actuaciones destacables es la de Michael Martens como el duque de Braunschweig; un personaje muy peculiar por su ostentosa vestimenta, sus excesivas costumbres y su caracterización y actitud contrapuesta a la de los científicos, en la que no es capaz de apreciar lo que ellos le transmiten. Además, nos encontramos con Aimé Bonpland (Jérémy Kapone), un botánico y médico francés, compañero de viaje de Humboldt que espera durante todo el viaje que su amigo reconozca su valía y sus logros. De nuevo, este personaje enfrenta su personalidad a la de su compañero; él le da la humanidad que a veces se le olvida al alemán.

Las escenas luminosas y los tonos claros nos sumergen en la travesía de Humboldt y nos transportan hasta su mismo viaje, pudiendo ver y sentir a través de sus ojos todo lo que a él le acontece. Por otro lado, los colores fríos y la ausencia de iluminación en muchas escenas, parece querer mostrar la locura que acechaba a Gauss. Todo ello de manera magistral acentuando la contraposición de los personajes.

Es de destacar también la banda sonora de Enis Rotthoff que refleja muy bien el espíritu de la película.

En conclusión, se trata de un film muy entretenido de ver, sorprende el tratamiento de los personajes, especialmente porque abunda en la contraposición de los mismos; está muy bien construida y también porque a todos nos gusta imaginar la vida de personas que han dejado una huella profunda en el mundo. Éste es un claro ejemplo, aunque ya, la historia de cada uno daría para una cinta por separado. Además, siempre es agradable ver un soplo de aire fresco en nuevas películas ajenas a las directrices de Hollywood.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – La sonrisa etrusca

sonrisa

«El recuerdo deja de ser nostalgia para convertirse en liberación»

Hoy en nuestra sección un libro entrañable, de los más hermosos que he leído en mucho tiempo, La sonrisa etrusca de José Luis Sampedro.

Salvatore Roncone es un viejo campesino calabrés que se traslada a Milán, ciudad en la que reside su hijo, para tratar la dolencia que padece: un cáncer terminal al que él llama la «rusca». La estancia en esta ciudad norteña le pondrá en contacto con su nieto de poco más de un año de vida, Brunettino, y este encuentro revolucionará y cambiará por completo la última etapa de su vida.

Salvatore, hombre hecho a sí mismo y de origen muy humilde, lleva en su alma las cicatrices de la época que le tocó vivir. Se cría en un pequeño pueblo calabrés, Rocassera, con los corderitos como amigos, y sin una figura paterna. La guerra la pasa como partisano en los montes, y su enemistad con Cantannote (el fascista y opresor del pueblo) es conocida por todos. Por eso es tan sorprendente la ternura y pasión que despierta su nieto en la postrimería de su vida, que pilla por sorpresa al viejo, curtido en mil batallas. No obstante, Brunettino le dará fuerzas para enfrentarse a la dura enfermedad que padece y nuevas ilusiones, entre ellas hacer de su nieto «un hombre», antes de que la vida de Milán lo eche a perder y  escuchar de su boca la palabra nonno (abuelo). Estas dos cosas, junto con el deseo de que su eterno enemigo, también gravemente enfermo, fallezca antes que él, le mantiene vivo.

Durante estos meses además libra su propia guerra contra los progenitores del niño (no entiende su crianza, durmiendo solo en su propia habitación y cuya educación corre a cargo de un manual de pediatría). La batalla la librará todas las noches en la habitación de Brunettino (en la que se refugia y da compaña), y hace frente a los padres como si de los propios tudescos (alemanes), se trataran. [De hecho así es como se expresa el abuelo con el nieto, como si fueran compañeros partisanos, hasta tienen el mismo nombre (el abuelo era conocido como Bruno en la lucha) ].

Su lucha la hará extensible hacia la sociedad milanesa: la gran ciudad  frente a un pequeño pueblo rural, el ambiente sofisticado frente a la sencillez, la riqueza frente a la mesura… Esta comparación la realizará a todos los niveles: la alimentación, las mujeres, la «hombría», los valores… siendo bastante intolerante con todo aquello que no provenga del sur, como su nuera, a la que tilda de estirada, de tener a su hijo como un pelele, y de poco cariñosa con su nieto. No obstante, poco a poco iremos viendo como muchos des sus prejuicios son infundados, y el tiempo, el roce con las personas de su alrededor, pero sobre todo, su nieto, irán suavizando las maneras de este viejo «cascarrabias».

La vida en Milán le pondrá en contacto además con personas que le darán una nueva vitalidad y perspectiva, y a las que él, con su sabiduría y sencillez, también transformará. Entre ellos el  joven jardinero Valerio, que le introduce en la Universidad para contar historias sobre Calabria en las clases del profesor de etnología Buocontoni. Simonetta, la sobrina de la asistenta de la casa, en quien Salvatore encontrará a una igual, recordándole a aquellos jóvenes idealistas que la acompañaron en la lucha, como Dunka, compañera Croata con la que mantuvo una apasionada historia de amor y a la que recuerda con frecuencia. Pero sobre todo conocerá a Hortensia, una mujer viuda, que le descubrirá el  amor con mayúscula en la etapa final de su vida, cuando creía que ya lo conocía todo sobre las mujeres. Hortensia, y sobre todo Brunettino, son las personas que cambiarán su vida para siempre.

El libro me ha gustado mucho. A través del diálogo que mantiene con su nieto, más bien soliloquios ya que su interlocutor no le puede dar réplica, vamos a conocer a Salvatore en profundidad: sus recuerdos, sus anhelos, su lucha. Milán le reconciliará en cierto modo con su hijo Renato y le hará aflorar el lado más sensible: como ese lado femenino para arropar a su nieto a falta de abuela y de una madre volcada en su trabajo (hasta bromea con que le están saliendo tetas debido a la medicación). Vamos a querer a este abuelo, y vamos a asistir a esa transformación que se irá produciendo en los últimos meses de su vida. Nos vamos a emocionar con él, vamos a sufrir con él y nos vamos a divertir mucho con él y con Brunettino. Porque ante todo es la relación de un abuelo con el nieto, la afinidad que existe entre una vida que termina y otra que comienza, su mutuo entendimiento. (Siempre he pensado que los abuelos tienen una afinidad especial con los nietos, y en mi opinión esto es así porque al llegar a la vejez vuelven a ser niños, a muchos se les caen los dientes, tienen rabietas, se vuelven cabezones, y hasta muchos de ellos terminan usando pañal). Con este libro se nos va a saltar la lagrimilla en más de una ocasión, sabemos cual es el final desde el principio, pero no por ello vamos a dejar de disfrutar y saborear los pequeños placeres que nos brinda el libro: un beso, una caricia, una sonrisa, la amistad, la sabiduría de la vejez, y el AMOR en mayúsculas.

esposos

El libro se llama La sonrisa etrusca porque comienza en un museo de Roma, al que el hijo va para una entrevista. Mientras le espera, queda conmovido por el sarcófago etrusco Los esposos: «Los etruscos reían te lo digo yo. Gozaban hasta encima de su tumba, ¿no te diste cuenta?… ¡Vaya gente!» Quizás es una alegoría de como él termina su vida, con beatitud.

José Luis Sampedro (Barcelona, 1 de febrero de 1917 – Madrid, 8 de abril de 2013). Fue un escritor, humanista y economista español que abogó por una economía «más humana, más solidaria, capaz de contribuir a desarrollar la dignidad de los pueblos». En 2010 el Consejo de Ministros le otorgó la Orden de las Artes y las Letras de España por «su sobresaliente trayectoria literaria y por su pensamiento comprometido con los problemas de su tiempo». En 2011 se le concedió el Premio Nacional de las Letras (datos sacados de Wikipedia).

La sonrisa etrusca la escribió en 1985, a la edad de 68 años e inspirado en su nieto Miguel de cuatro años: “Toda novela a la que uno se entrega podrá ser mala, pero es autobiográfica” (https://elpais.com/diario/1985/05/27/cultura/485992814_850215.html).

Además de esta maravillosa novela en nuestras bibliotecas podéis disfrutar de más libros de este genial autor. No sólo como novelista, también como economista y como prologuista (entre otros escribió el prólogo de la edición española del famoso libro ¡Indignaos! de Stephan Hessel, que se convirtió en uno de los referentes del movimiento 15-M).

Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

PIRULETRAS – ¿Jugamos?

¿Qué tal la vuelta al cole? Ya estaréis un poco hartos de esta pregunta, yo también la verdad. Dan ganas de responder pues mal, preferiría seguir en la playa sin horarios, pero claro, como somos educados decimos bien, bien, gracias.

Espero que al menos os haya caído en vuestra clase algún amigo o amiga, por aquello de que las penas compartidas son algo menores. Aunque al final todo se reduzca a acostumbrarse de nuevo al lío de mochilas, horarios, apuntes, deberes, exámenes… ¿algún día inventará alguien una forma de aprender menos rutinaria? A ver, que de hecho, las hay, sólo que no todo el mundo se atreve a ponerlas en marcha, pero bueno, este es otro debate que ya tendremos.

A lo que íbamos, que aprender está muy bien, yo no digo que no, pero el cerebro necesita un descansito de vez en cuando y el cuerpo necesita moverse libremente.

Estoy segura de que sabéis ocupar vuestro tiempo de recreo perfectamente y que no hace falta que venga yo aquí a daros ideas, pero a lo mejor ya estáis hartos de los mismos juegos un año tras otro.

¿Conoces los libros de juegos de las Bibliotecas de Fuengirola?

¡Tenemos muchísimos para que convirtáis vuestro patio en un auténtico campo de juego!

Así que ya sabéis, el inicio de curso puede ser bastante divertido, al menos durante el recreo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CINEMA PARADISO – Festival de cine de Venecia

Acaba de concluir la celebración del Festival Internacional de cine de Venecia en su 75 edición y desde esta sección quiero rendirle un homenaje a tan reconocida y prestigiosa muestra.

El Festival Internacional de Cine de Venecia es conocido como Mostra Internazionale d’Arte Cinematográfica, y pertenece al conjunto cultural y artístico denominado La Biennale di Venecia. Esta fundación organiza festivales y exposiciones de todas las artes, como el Festival Internacional di Musica Contemporanea, l’Esposizione Internazionale di Arte o la Mostra Internazionale de Architettura. Se fundó en 1895 y su nombre hace referencia al carácter bianual con el que se celebraban los eventos.

La Mostra Internacionale d’Arte Cinematografica di Venecia, se celebra de manera anual desde 1936. Se paralizó su celebración desde 1943 a 1945 con motivo de la II Guerra Mundial.

El objetivo del Festival es crear conciencia y promover el cine internacional en todas sus formas, como el arte, el entretenimiento y como industria, en un espíritu de libertad y diálogo. El Festival también organiza retrospectivas y tributos a figuras importantes como contribución para una mejor comprensión de la historia del cine.

En el festival se proyectan los títulos cinematográficos más destacados y sirven de preámbulo para lo que serán futuros festivales. Las películas se proyectan en el Palazzo del Cinema, sede principal del festival, en reputadas salas de proyección como la Sala Grande o la Sala Volpi. Aunque existen otras localizaciones como el Palazzo del Casino, donde se encuentra la Sala Perla, el Palagalileo, el Palabiennale, o la Sala Astra, la más pequeña de todas.

Según Paolo Baratta, “La selección refleja una gran fe en la película como medio y en su capacidad para abordar temas del presente, temas que la historia y la condición humana ofrecen para nuestra consideración”.

Durante once días, se concentran los principales directores, actores, críticos y ejecutivos de la industria cinematográfica. Una pasarela de glamour, cuyo motor principal es la promoción de la industria internacional, sirve de escaparate a todos los concursantes y expositores que andan por su prestigiosa alfombra roja.

Los principales premios son el León de Oro, concedido a la mejor película de las que concursan; el León de Plata, concedido al mejor director; el Gran Premio del Jurado, a la más alabada por la crítica; o las Copas Volpi, a los mejores actores y actrices. Actualmente, se conceden varios premios de cada categoría para reconocer películas y aportaciones de diversa índole.

Junto al Festival de Cannes, el de Berlín, el de San Sebastián y otros muchos, cuenta con la calificación más alta de la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (FIAPC). El resultado en estos concursos hace vislumbrar a los críticos los futuros nominados a los Oscar de la Academia Norteamericana de Cine.

A lo largo de la historia del festival, son muchas las películas y los profesionales del cine que han obtenido reconocimiento en él. Como ejemplo, y por lo que nos toca, decir que en la edición de 2016, obtuvo el premio a mejor actriz la española Ruth Díaz con la película de Raúl Arévalo “Tarde para la Ira”.

Y lo mejor de todo es que poder disfrutar de muchas de estas películas es tan fácil como acercarse a la biblioteca. Aquí os dejo algunas de las que podéis encontrar.

Deja un comentario

Archivado bajo Festivales de cine, Películas y documentales, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – Trilogía Las chicas de campo

portada2

«Todos nos abandonamos en algún momento. Morimos, cambiamos (sobre todo esto último), dejamos de sentir afinidad con nuestros mejores amigos; pero, aunque te abandone algún día, te habré transmitido una parte de mí; serás una persona distinta por el hecho de haberme conocido, es inexorable…»

Hoy en nuestra sección, la trilogía Las chicas de campo (Las chicas de campo, La chica de ojos verdes y Chicas felizmente casadas) de la escritora irlandesa Edna O’Brien.

La primera de ellas ya fue reseñada en este blog por mi compañera Olivia hace un par de años. Yo les tenía muchas ganas a estas chicas, y estas vacaciones por fin les he hincado el diente; y el bocado me ha parecido tan exquisito, que no quería dejar de pasar la ocasión de hablar de esta gran trilogía.

A lo largo de esta serie vamos a conocer en profundidad a las dos protagonistas (Caitleen, también conocida como Kate, y Baba) y las vamos a acompañar en su periplo desde que son unas niñas en la Irlanda rural de los años 50; pasando por Dublín, ciudad a la que emigran con la esperanza de encontrar una vida mejor, lejos del asfixiante ambiente rural; para terminar en Londres, como «chicas felizmente casadas».

Lo primero que llama la atención de esta relación de amistad es la enorme diferencia que existe entre ambas. Si Kate (narradora en primera persona de las dos primeras partes y al alimón con Baba de la tercera) es, en palabras de su propia amiga: buenaza, tranquilona, ñoña, reservada; Baba es todo lo contrario: extravertida, egoísta, caprichosa, y con un punto de maldad. Quizás por eso se complementen tan bien, aunque a veces su relación pueda parecer más una relación de dependencia, en el caso de Kate, y de conveniencia, en el caso de Baba.

Este es el punto que me ha parecido más interesante de la trilogía, la disección psicológica y social de los personajes. El hecho de cómo los condicionantes externos determinan en muchos casos la personalidad.

Kate se cría en una familia con graves problemas económicos, a causa del alcoholismo del padre, y cuyo asidero es su madre que le inculca fuertes valores cimentados en el catolicismo irlandés (la autora nació en una pequeña localidad rural del oeste de Irlanda y creció en la oprimente atmósfera del nacionalcatolicismo irlandés de los años cuarenta, por lo que podríamos decir que esta trilogía tiene tintes autobiográficos, dada la similitud de O’Brien con los personajes principales, siendo Kate su yo más racional y Baba su yo más alocado y espontáneo: «Baba es como mi alter ego. Yo era obediente, amable, me desvivía por hacer lo que me ordenaban. Me castigaba por decir palabras como eyaculación, pero había otro lado en mí, un lado más rebelde, perverso. Baba es mi yo secreto»). Baba, en contraposición, no tiene los problemas económicos de Kate, pero el ambiente familiar en el que se cría, con una madre frívola, un padre prácticamente ausente, volcado en su trabajo como forma de huir de un matrimonio fallido, hace que se críe como una niña mimada y consentida. Esta forma de ser tan diferentes también las determina en sus relaciones amorosas. Si Kate siempre se enamora de hombres mayores, con un amplio bagaje intelectual y cultural, pudientes (quizás busca sentirse protegida y suplir  la figura paterna que nunca tuvo), Baba se acerca a los hombres por conveniencia, como casi todo en su vida. Lo que busca es seguridad económica para llevar la vida cómoda que anhela (de hecho termina casada con un ostentoso constructor, un nuevo rico, que le da la vida de lujos que desea, aunque sumamente insulsa y aburrida): «Hace poco nos lamentábamos Kate Brady yo de que nada nunca iría a mejor en nuestras vidas, de que moriríamos en el mismo estado en el que nos encontrábamos: bien alimentadas, casadas, insatisfechas».

Por otro lado es muy interesante la descripción de los paisajes y del ambiente rural de la Irlanda de mediados del siglo XX. En determinados aspectos narrada de manera preciosista y bucólica, que nos evoca esa maravillosa película de John Ford, «El hombre tranquilo». En contraposición, el ambiente asfixiante e hipócrita del catolicismo irlandés (para la autora mucho más represivo que en Italia, España o Portugal), que acompañará a Kate a lo largo de toda su existencia, y determinará en muchos casos sus decisiones: siempre acompañadas de fuertes sentimientos de culpa, sobre todo en relación a los hombres y a las relaciones sexuales. En palabras de la propia autora: «Es la historia de dos chicas, pero en realidad, narra la historia de la Irlanda de esa época. Un país atrasado y represivo, especialmente en las zonas rurales»

A mí me ha encantado. Me he sentido en muchos aspectos identificada con Kate, y con aquellos sueños incumplidos cuando llegamos a la edad madura. Ninguna de las dos tiene una vida fácil, una quizás porque es demasiado analítica y autoexigente, en el caso de Kate, y otra, en el caso de Baba, porque no se toma la vida demasiado en serio y sus decisiones también acarrean graves consecuencias. Me ha hecho reflexionar el poso tan fuerte que deja en las personas el ambiente tan castrante de un catolicismo llevado al extremo; pero ante todo me ha gustado la relación tan estrecha de dos amigas tan diferentes a lo largo de los años; y como, en cierta medida, se necesitan la una a la otra y se complementan. Y todo ello narrado con una gran belleza, aunque lo que se cuente no deje de ser un drama (mientras lo leía pensaba que no es un texto apto si no estás atravesando por un buen momento en tu vida, porque te pone ante el espejo, de una manera cruda, sin florituras, con gran lucidez).

Destacar también la transgresión de estos libros, y la valentía de la escritora al escribirlos (no hay que olvidar que se escribieron en los años 60, con duras críticas a la religión, abordando temas como el divorcio, el sexo, el aborto, y la emancipación de la mujer). De hecho, el primero de ellos fue un escándalo en su país, y el párroco de su aldea quemó tres ejemplares en la plaza pública. Desde  mi punto de vista son unos libros muy feministas, el protagonismo es para las mujeres y quizás está escrito para las mujeres. Desde luego creo que nosotras lo vamos a entender mejor, al menos desde otra sensibilidad y perspectiva.

Edna O’Brien (Tuamgraney, Irlanda , 1930 -).  Es una escritora y guionista de cine irlandesa residente en Londres. Con una carrera extensa, con más de 30 títulos publicados (donde destaca la trilogía Las chicas de campo), nunca pierde de vista sus orígenes y sus gentes (Irlanda es el material básico con el que O’Brien ha construido sus novelas y sus celebrados relatos). Es admirada por escritores de la talla de Philip Roth (fallecido recientemente), Alice Munro y John Banville, entre otros; y ha sido premiada con numerosos premios de prestigio, como el Irish Book Awards.

Es el primer acercamiento que hago a esta autora (aunque estaba en mi punto de mira desde hace mucho tiempo, como dije al principio), y me ha gustado tanto que voy a repetir, menos mal que en la biblioteca tengo algunos más donde elegir.

Otros libros de Edna O’Brien en la Biblioteca Miguel de Cervantes:

chica

Algunos datos se han sacado del siguiente artículo: https://elpais.com/cultura/2013/11/13/actualidad/1384360964_388331.html

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

Piruletras – Una dulce historia de mariposas y libélulas

Un texto de Jordi Sierra i Fabra, con ilustraciones de Pep Montserrat.

Qué efímera e insignificante es la vida a veces.

Qué eterna y poderosa es  siempre la muerte.

No todas las culturas se acercan igual a los mismos temas, no todos ven la vida y la muerte de forma similar. En esta historia ambientada en China, no tan lejos en el tiempo como pueda parecer, muere un niño, era Zhai.

Muere al principio, antes de que lo lleguemos a conocer. Y de una forma delicada y casi poética vamos descubriendo la familia que deja, especialmente a Qin, su padre, quien preocupado por el futuro de su hijo menor, decide llevar a cabo el ritual del Minghun, (actualmente prohibido): un matrimonio entre difuntos para que se acompañen en el más allá.

Qin iniciará un viaje para buscar una esposa para su hijo, una joven enferma, moribunda o tal vez ya muerta. Su propósito no es otro que comprarla para que se despose con su hijo y así éste no vague sólo por toda la eternidad. No será fácil y en su peregrinar aprenderá muchas cosas: sobre sí mismo, su familia, los demás y el mundo natural que le rodea y se mezcla con sus emociones.

Algo de filosofía oriental sabréis sin duda, algo de la lealtad y el respeto máximo hacia los seres queridos, algo de la constancia en el empeño para conseguir aquello que realmente es importante para cada uno, algo sobre la dignidad… Qin es un ejemplo de todo ello.

Un lectura que te removerá por dentro, con pasajes hermosos y también con ideas en ocasiones chocantes para los occidentales. Y algún detalle gracioso, como el nombre del burro. Sin olvidar las ilustraciones que salpican el texto y  nos ayudan a introducirnos un poquito más en la historia.

Sigue estos enlaces para ver otras reseñas que yo también he consultado y para saber más de los autores:

http://canallector.com/9262/Una_dulce_historia_de_mariposas_y_lib%C3%A9lulas

http://www.forumlibertas.com/hemeroteca/una-dulce-historia-de-mariposas-y-libelulas-de-jordi-sierra-i-fabra/

http://leanlirones.blogspot.com/2010/01/una-dulce-historia-de-mariposas-y.html

http://sierraifabra.com/?lang=es

http://pepmontserrat.com/

Podéis encontrar este libro en la sección Juvenil de las Bibliotecas Miguel de Cervantes (centro) y Francisco de Quevedo (Boliches) de Fuengirola, 156 páginas de cultura oriental que no te defraudarán.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Sección infantil