Archivo de la categoría: Libros

RECOLECTURAS – Eleanor Oliphant está perfectamente

Hoy en nuestra sección otra de las novedades de este verano: Eleanor Oliphant está perfectamente, de Gail Honeyman.

Como ya me pasara con el libro que reseñé la semana pasada, en este caso, también captó mi atención la portada. Es una portada muy plana, con gran contraste entre los colores tierra y el azul turquesa, que transmite paz y tranquilidad, sin embargo la silueta es solo de la parte central, queda oculta la cabeza y los pies (como dice mi amiga, parece que no sabe lo que pasa por su mente, ni hacia donde va); y el título es rotundo, una verdadera declaración de intenciones o  reafirmación. Una vez que lees la novela, te das cuenta que Eleanor Oliphant NO está perfectamente.

Os pongo en antecedentes: Eleanor es una chica de treinta años que trabaja de administrativo en una oficina: «Me queda poco para cumplir los treinta y llevo trabajando aquí desde los veintiuno. Bob, el director, me contrató al poco de abrir la empresa. Creo que le di pena. Con una licenciatura en Clásicas y sin experiencia laboral, el día de la entrevista me presenté con un ojo morado, dos dientes mellados y un brazo partido. Es posible que ya por entonces intuyera que mis ambiciones nunca irían más allá de un puesto de administrativo mal remunerado y que me contentaría con quedarme en la empresa, ahorrándose así la molestia de tener que contratar a una sustituta. Puede también que dedujera que jamás pediría ni días para luna de miel ni una baja por maternidad. No sé.»

Narrada en primera persona, Eleanor tiene una mirada muy dura sobre sí misma, no es nada indulgente, pero al mismo tiempo, sus pensamientos y reflexiones, desprenden mucho sentido del humor. Es consciente de sus limitaciones y por eso es demasiado conformista con su realidad y no se plantea que su vida pueda mejorar. Ella no lo ha tenido fácil en su vida; desde pequeña ha vivido con familias de acogida y en la actualidad vive sola en un piso tutelado por los Servicios Sociales. Quizás por eso se conforma con su existencia. Es una superviviente y asume que lo que tiene es lo que le corresponde.

Su situación personal y su forma de afrontar la vida, la convierte en una persona muy particular. Sumamente inteligente, no está dotada para las relaciones sociales. Su vida se limita al trabajo y, como única compañía, la botella de vodka. Esto cambia en el momento en que conoce a Raymond, el informático de su empresa, que sabe ver más allá de esa fachada que se ha creado y que, poco a poco, irá limando el cascarón que se ha fabricado: La amistad como tabla de salvación.

A lo largo de la novela vamos a ir viendo su evolución y vamos a conocer su dramática historia. Nos vamos a conmover y nos vamos a reír, porque a Eleanor se la quiere, es tierna, vulnerable, insegura…, pero sobre todo, es muy divertida, con una forma de ver la vida muy diferente a la del resto de los mortales. Algunos la comparan con ese otro gran personaje de la literatura universal: Ignatius Reilly de La conjura de los necios, quizás porque ambos son perdedores, políticamente incorrectos e incomprendidos; pero en mi opinión Eleanor está por encima: Igniatus me produjo repelús y Eleanor me ha producido mucha ternura y compasión.

En definitiva: una buena novela. Por encima de las expectativas que me creé al comprarla: la típica novela simple y «tonta» para pasar el rato.

Gail Honeyman, nació en Glasgow y se graduó en la Universidad de Oxford. Eleanor Oliphant está perfectamente es su primera novela, y ya ha sido vendida a 27 países.

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

PIRULETRAS – Yo soy Alexander Cuervo

Esta primavera tuvimos la suerte de tener en nuestra biblioteca la presentación de este fantástico libro. Dijo su autora, Patricia García-Rojo, que existían dos tipos de personas: quienes ante un espectáculo de magia eligen creer y los que se preocupan por averiguar el truco.

No sé de qué tipo serás tú, pero sí sé que esta aventura te acercará un poco más a la magia, a la de los trucos de manos, cartas, espejos… y a la otra, a la MAGIA en mayúsculas.

Conocerás en esta novela a Alexander Cuervo, quien  lucha por hacerse un nombre como mago, aunque tenga que ser a escondidas de su familia, y poco a poco lo va consiguiendo: desde los espectáculos callejeros hasta llegar a actuar en los mejores teatros y ante la emperatriz. Pero justo cuando empieza a tener verdadero éxito aparece otra maga en la ciudad, Aubrey Galaxia, con unos métodos diferentes a los suyos y capaz de mejorar, casi de un día para otro, todos sus trucos. La rivalidad está servida y la ciudad se debate entre uno y otro mientras la prensa aviva la confrontación entre ambos.

Pero… ¡No se vayan todavía que aún hay más!

No es sólo magia y rivalidad lo que veréis, unos fantásticos personajes secundarios traen a escena la amistad, la familia, la intriga, la lealtad…Todas las historias y todas las pistas se unirán al final para desvelar que los malos quizás no sean tan malos, que hay varias formas de conseguir lo que queremos, que a veces ocultarse no era necesario, que de los enemigos se puede aprender  y que quien sueña a lo grande, si se esfuerza, lo consigue a lo grande.

¿Qué pasará después de que acabe la novela? ¿Qué aventuras les deparará el futuro? Desde luego a nosotros no nos importaría encontrarnos con una segunda parte de esta historia, que además de habernos gustado mucho por lo que cuenta, también nos encanta por cómo lo cuenta, por los capítulos cortos, por el papel, por la tinta, por la estructura, por los recortes de prensa…

Gracias Patricia por los buenos ratos que nos haces pasar.

Esta mágica historia os espera a todos en la Biblioteca Miguel de Cervantes de Fuengirola con la signatura: J-N GAR yos.

Buen fin de semana y que la magia os sorprenda.

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Orfancia

Buenos días. Ya estamos de vuelta de las vacaciones y con muchas ganas de continuar haciendo recomendaciones.

Hoy os traigo un libro diferente a lo que suelo traer a esta sección, Orfancia de Athos Zontini.

«Dicen que crezco débil y enfermo, que no soy normal porque no tengo un gramo de grasa en el cuerpo, que, comparados conmigo, los otros niños parecen gigantes. Dicen que tengo que comer, que no es posible que un niño de mi edad nunca tenga apetito. Pero yo no quiero comer.»

Lo primero que captó mi atención fue la portada del libro. En tonos negros y grises, con un color naranja para el título, vemos a un niño sin el contorno de la cara definido y cuyos únicos rasgos dibujados son los ojos: unos ojos  tristes y desconcertantes, como desconcertante es el argumento del libro.

En Orfancia, el protagonista (que no tiene nombre) es un niño que no quiere comer y unos padres empeñados en que coma. Lo curioso, es el motivo por el que no quiere hacerlo: está convencido que los padres quieren comérselo cuando se haga grande (una especie de Hansel y Gretel del siglo XXI). Las artimañas que utiliza para evitar la ingesta son numerosas; desde hacerse daño: «Para resistir a la comida me muerdo la lengua a escondidas, oculto las manos debajo de la mesa y me retuerzo los dedos hasta casi partírmelos, pero cada día es más difícil acallar la voz de mi tripa, tengo que hacerme cada día más daño.»;  hasta vomitar lo ingerido.

Al no estar bien alimentado, su aspecto es débil, con tendencia a encorvarse; convirtiéndose en el punto de mira de sus compañeros de colegio que se mofan de él y lo acosan  (bulling). La  forma de enfrentar el problema por parte de los padres tampoco es la adecuada. A la sobreprotección de la madre, se le une la vergüenza del padre, que no soporta tener un niño así y no oculta su malestar, a veces con frases tan hirientes como ésta: «Para esto mejor no haber tenido un niño».

El protagonista se refugia en la violencia, bien hacia sí mismo, hacia otras personas y hacia los animales. Poco a poco empieza a cambiar su actitud hacia la comida, aunque no termine de aceptarlo: «Dentro de mí hay otro niño que crece escondido bajo mi piel, es suya esa voz que me atormenta. Somos idénticos pero queremos cosas distintas.Si yo estoy cansado, él quiere jugar; si yo no quiero comer, él se muere de hambre; si yo estoy triste, a él le entran ganas de reír. Yo soy débil y él es más fuerte cada día.»

La novela no es apta para mentes sensibles. En algunos aspectos, sobre todo el relacionado con la violencia, me ha recordado a otra que recomendé hace tiempo que también me produjo mucha perturbación y desasosiego: Nada.

A pesar de ello, su lectura merece la pena, por la crítica a determinados aspectos de la sociedad actual: bulling, anorexia y bulimia, maltrato animal…, aunque en palabras del propio autor, él quiso centrarse más en otros tipos de acoso “más sutiles”, como el que ha llamado “acoso parental”.

Mezcla de thriller psicológico con tintes surrealistas, el desenlace de la novela está a la altura del género, con un final sorprendente que no deja indiferente a nadie.

Orfancia es la primera novela de Athos Zontini (Nápoles, 1972). El autor hace una singular exploración sobre la maldad a través de los ojos de un personaje inadaptado, rebelde y temeroso.  El título del libro, Orfancia, es un neologismo derivado de las palabras infancia y del hecho de ser huérfano: «No se trata de la historia de un niño que sea huérfano, pero sí de uno que es huérfano de su propia infancia».

Para saber más:

https://www.lavanguardia.com/vida/20170228/42385605439/orfancia-un-relato-surrealista-sobre-la-transicion-a-la-vida-adulta.html

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

PIRULETRAS – La visita de Oso

A Oso no le gustan las visitas, eso está claro, y por si alguien tiene dudas y va a su casa, lo primero que encontrará será un cartel en el que dice “No se permiten visitantes”.

Pero un día Oso tendrá la visita de un insistente ratón, al que echa de su casa no una ni dos veces, sino más. ¡Y no hay forma de que el ratón se vaya!, ¡qué pesado! Vuelve una y otra vez con la intención de que Oso le invite a merendar. Y éste, desesperado acaba por rendirse y acceder.

A partir de ahí todo cambiará. Oso nunca había tenido visitas, nunca nadie había apreciado su hogar, porque él no lo había permitido, nunca nadie había saboreado su te, porque él no lo había permitido, nunca nadie había pasado un rato tan agradable con él, porque él no lo había permitido. Así que Oso experimentó de repente lo que se siente cuando dejas que otras personas se acerquen a ti, personas que pueden ser maravillosas y hacernos sentir genial, ¿qué tiene eso de malo?

Me encanta de qué forma tan sencilla Bonny Becker consigue reflejar a dos personalidades tan opuestas y las acuarelas con las que Kady MacDonald Denton las ilustra.

¿Quién no conoce a un oso o una osa así? Personas encerradas en sí mismas que creen que los demás no pueden aportarles nada. A lo mejor alguna vez tú mismo te has sentido así, molesto con todos salvo contigo mismo. Es normal, todo el mundo puede tener etapas así, pero afortunadamente existe gente convencida de que juntos es mejor, de que la compañía es buena, de que estar siempre solo es un rollo. A todos nos gusta tener un amigo que se alegre con nosotros, con quien conversar o pasar un rato agradable.

Así que ya sabes, si te sientes así, o conoces a alguien así, cuéntale esta historia, podéis tomar algo juntos, contaros chistes, buscar a más amigos y celebrar que aunque a veces la gente pueda ser molesta…Todo el mundo puede tener un lado encantador (aunque a veces lo tengan encerrado con veinte cerrojos).

Espero que esta historia os guste y que paséis un verano genial conociendo gente.

¡Nos vemos en septiembre!

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Sección infantil

RECOLECTURAS – La vuelta al mundo en 72 días y otros escritos

Ahora que empiezan las vacaciones, vamos a viajar, y lo vamos a hacer de la mano de Nelly Bly en La vuelta al mundo en 72 días y otros escritos.

Lo primero que sorprende es cómo esta adolescente pobre y con escasa formación llamada Elizabeth Cochran encontró la valentía necesaria para convertirse en una periodista llamada Nelly Bly que ayudó a cambiar el mundo escribiendo sobre él.

Nelly Bly (1864-1922) logró convertirse en la reportera más famosa de Estados Unidos haciendo suya la idea de que una escritora constituía, por definición, un cierto espectáculo. En una época en la que los periodistas apenas conseguían firmar sus artículos, el nombre de Bly aparecía en el titular de casi todos los que publicaba. Con una prosa vivaz, creó su propia marca de noticias sensacionalistas. En sus artículos se mezclaban a partes iguales, con gran éxito, autoexhibición y autoescarnio, un sentido común y un atrevimiento extraordinario.

En aquel entonces, los directores de periódicos contrataban a mujeres, sobre todo, para que escribieran sobre alta sociedad, moda, recetas y trucos para el hogar, Bly fue a México para hacer de corresponsal en el extranjero. Se hizo internar en el frenopático más famoso de Nueva York para desvelar lo que allí ocurría (su trabajo de investigación sirvió para cambiar, en cierta medida, las condiciones de maltrato e inanición que sufrían las internas). Se especializó en lo que luego se denominó «periodismo gonzo». Trabajó en una fábrica, pasó una noche para mujeres indigentes, visitó un fumadero de opio y se hizo pasar por una mujer desesperada por encontrar trabajo en un agencia de empleo corrupta. Cubrió los eventos de la convención de 1913 a favor del sufragio femenino También probó suerte con el ballet, el adiestramiento de elefantes y el boxeo (parece la precursora de nuestra Samanta Villar). En su actuación más famosa, se lanzó a dar la vuelta al mundo con dos días de preaviso, emulando a Phileas Fogg, el personaje de ficción de Julio Verne.

Aunque para infiltrarse tuvo que recurrir muchas veces a la mentira, los artículos que ofrecía a sus lectores se apoyaban siempre en el mismo pilar: su percepción particular de la gente, los lugares y las cosas. 

Este volumen incluye solo una parte de su obra publicada. Además de sus dos historias más famosas, la que destapa la realidad del sanatorio y la de su vuelta al mundo (que da título al libro) aparecidas ambas en el New York World de Joseph Pulitzer; los lectores encontrarán el primer artículo publicado por Bly, una defensa de las mujeres trabajadoras que apareció en el Pittsburg Dispatch; un artículo perteneciente a su época de corresponsal en México; dos investigaciones como infiltrada para el World («¿Las mujeres deberían tener derecho a pedir la mano?» y dos entrevistas con pioneras de la defensa de los derechos de la mujer); cuatro despachos desde el frente oriental de la Primera Guerra Mundial para el New York Evening Journal (se convirtió en una de las primeras mujeres corresponsales de guerra) y, finalmente, dos columnas de consejos, también publicadas en el Journal, escritas en la última época de la carrera de Bly.

Una mujer pionera del periodismo de investigación, aventurera y un referente feminista que logró vivir de su pasión y llevarla a cabo.

En una época en el que el papel de la mujer se limitaba al de esposa y madre; consiguió labrarse una carrera profesional siendo ella misma, lo que supuso poner del revés los supuestos más denigrantes sobre las mujeres.

Gracias a la magnífica labor de la editorial Capitán Swing, tenemos la suerte de conocer a esta valiente y transgresora mujer, a través de sus escritos.

(Fuente: Datos sacados del prólogo y de la introducción del libro)

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – La pesca de la trucha en América

Hoy en nuestra sección un libro raro, raro, raro…, parece que en muchos casos ésto parece ser un requisito para llegar a convertirse en «libro de culto», como le ha ocurrido a La pesca de la trucha en América de Richard Brautigan, siendo uno de los libros favoritos de personajes tan conocidos como Alessandro Baricco, Kurt Vonnegut, Tim Burton o Jarvis Cocker. No obstante, la editorial Blackie Books lo presenta de esta manera: El libro más especial del ídolo de Murakami, el heredero sentimental de Hemingway, el Mark Twain del hippismo.

¿Y cómo ha llegado este libro a la Biblioteca Cervantes? Pues su historia bien merece un párrafo. Como sabéis, los que seguís el blog, soy seguidora del escritor francés David Foenkinos. Su penúltimo libro publicado, La biblioteca de los libros rechazados, por cierto, en la actualidad en los cines, fue reseñado aquí. Foenkinos tomó la idea de otro libro de Richard Brautigan: The abortion, donde el protagonista trabaja en una biblioteca que acepta todos los libros que han rechazado las editoriales. Gracias a Foenkinos conocí la historia de Richard Brautigan y de la biblioteca que lleva su nombre. Vi que era sobre todo conocido por su primera novela (escrita en 1961 durante un viaje de acampada que realizó en compañía de su mujer y su hija), éxito instantáneo de crítica y público; el libro que hoy traemos. Obtenerlo no fue fácil. En la editorial Blackie Books, encargada de publicar sus libros en español, estaba descatalogado y después de ponerme en contacto con ellos, me dijeron que tenían pensado sacar una próxima edición para otoño, os estoy hablando de primavera. Así que nada. Me tocó esperar hasta poder comprar el libro que posteriormente doné a la biblioteca.

La pesca de la trucha en América es un libro inclasificable, en muchos momentos surrealistas; a veces parece una ida de olla; no obstante, el autor fue recluido en un hospital para enfermos mentales a los veinte años por arrojar una piedra contra una comisaría. Lo había hecho para que lo arrestasen y le diesen de comer, pero en el hospital acabaron diagnosticándole paranioa, esquizofrenia y depresión (Como curiosidad en ese mismo hospital se filmaría más adelante Alguien voló sobre el nido del cuco). Según la editorial: «Brautigan emprende en este libro un viaje emocional y espiritual por una época idealizada en su memoria y en la historia, componiendo un extenso poema en prosa, humorístico y melancólico, profundo y travieso, absurdo en el relato de lo cotidiano y, sobre todo, resistente al análisis y la clasificación». A mí me parece que lo que quizá esté idealizada es la reseña de Blackie Books. Sin embargo, he de decir que algunos pasajes son bastante buenos y que desde luego vamos a hacer un viaje por una América profunda de campistas, de riachuelos y arroyos, conociendo distintos tipos de truchas y la manera de pescarlas, en algunos casos con una filosofía que entronca con la de Thoreau y su amor a la naturaleza; además de encontrar curiosos personajes. Como colofón el libro termina con un capítulo dedicado a la mayonesa, por lo visto el autor siempre quiso terminar un libro con esta palabra: «P.S. Perdonad que no me acordase de daros la mayonesa».

Quizás la fama del libro se deba a que Brautigan hizo algo nuevo, diferente, muy distinto a lo que se publicaba por aquel entonces; incluso el diseño es original (Para esta edición en español la editorial ha querido mantener el espíritu de la edición americana de 1967: fuente Clarendon, subrayado en lugar de cursivas, montones de mayúsculas, aunque a veces nos las haya donde deberían ir, texto en bandera…). Si a esto le añadimos que su vida personal es quizás más interesante que sus novelas, con ese aura de «escritor maldito», podemos entender que con el paso del tiempo este autor se haya convertido en una especie de «leyenda».

No saber gestionar la fama le pasó factura. Aunque ciertos escritores aplaudieron el éxito del patito feo convertido en estrella y los medios lo ubicaron en el firmamento de la contracultura al lado de Dylan, Ginsbert o Timothy Leary, la crítica valoró negativamente sus libros posteriores, y debido a su escritura cada vez más literaria (¿Dónde está el problema?), sus lectores empezaron a dejar de leerlo.  Brautigan se hundió en el declive, transformándose en el símbolo triste de una época convulsa. Estados Unidos lo había olvidado ya cuando, el 24 de octubre de 1984, se halló su cuerpo cubierto de gusanos. Varias semanas antes se había pegado un tiro. Junto a su cuerpo, el arma y una botella de licor.

Los lectores del mundo entero que siguen descubriéndolo son legión. Así que ya sabes, si quieres ser uno de ellos, pásate por la Biblioteca Cervantes.

Si queréis conocer más a este peculiar autor os invito a que leáis este interesante artículo:

https://elpais.com/cultura/2014/07/01/babelia/1404218227_025028.html

 

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Sostiene Pereira

«La filosofía parece ocuparse solo de la verdad, pero quizá no diga más que fantasías, y la literatura parece ocuparse solo de fantasías, pero quizá diga la verdad».

Sostiene Elena, que hace muchos años, no sabe cómo ni dónde, conoció a un señor de mediana edad, gordo, de tensión alta, que padecía del corazón y que le cautivó. Sostiene; que desde entonces este señor comparte estantería con otros personajes que apresaron su alma lectora, a la espera de ser leído de nuevo. Esta ocasión se le presentó gracias al Club de Lectura que coordina. Sostiene, que Pereira le ha cautivado igual, o incluso más, que la primera vez y, que aquellas personas que lo han conocido, les están muy agradecidas por habérselo presentado.

Veamos de que va esta maravillosa novela.

Lisboa, 1938. Corren tiempos convulsos para Europa. Es época de totalitarismos. El nazismo y el fascismo están en auge (estamos en  vísperas de la Segunda Guerra Mundial). España está inmersa en la Guerra Civil y Portugal es una dictadura en manos de Salazar.

Pereira es un periodista entrado en años, católico, viudo, al que le gusta la literatura francesa, especialmente los escritores católicos de entreguerras, como Mauriac y Bernanos. Después de treinta años como cronista de sucesos, lo contratan para llevar la página cultural del periódico vespertino Lisboa: «Somos apolíticos e independientes, pero creemos en el alma, quiero decir que somos de tendencia católica». Obsesionado con la muerte, tras leer un artículo extraído de una tesina que versa sobre el tema, decide contratar como ayudante al autor, Monteriro Rossi, para que elabore las necrológicas anticipadas de autores consagrados. El contacto con este joven inexperto e idealista, que le trae textos «impublicables» sobre García Lorca, Marinetti, o Maiakovski: «Efectivamente el artículo era para tirarlo, pero Pereira no lo tiró, quién sabe por qué, lo conservó y por eso pudo aportarlo como documentación», le cambiará la vida. Lo que empieza siendo una relación «laboral», termina convirtiéndose en una relación paterno-filial; Pereira se ve reflejado en él cuando era joven y fantasea con la idea de ver en Rossi al hijo que nunca tuvo.

La relación con Monteiro y con su novia Marta, de la que Rossi toma sus ideas subversivas y revolucionarias, hará que empiece a cambiar su perspectiva sobre la situación que se vive en Portugal y en España. Es un hombre que por encima de todo ama la cultura y que no quiere verse implicado en política, pero ¿hasta que punto puede, o debe uno, mantenerse al margen? Además de Monteiro y Marta, son numerosos los personajes que le harán ver las cosas desde otro ángulo y ayudaran al cambio y evolución que Pereira sufrirá a lo largo de la novela; como su confesor, el franciscano padre Antonio al que mortifica con sus dudas sobre la resurrección de la carne; Manuel, el camarero del Café Orquídea que le da el parte de lo que los periódicos ocultan sobre lo que ocurre en Europa y Portugal; la señora Ingeborg Delgado, judía alemana de origen portugués, que conoce en el tren y le anima a usar su condición de periodista para alzar la voz contra la injusticia: «Usted es un intelectual, diga lo que está pasando en Europa, exprese su libre pensamiento, en suma, haga usted algo»;  y el doctor Cardoso, al que conoce en la clínica talasoterápica a la que va a hacer reposo, y con el que mantendrá conversaciones muy interesantes.

Pereira es un hombre de costumbres, un hombre acomodado en una vida rutinaria, sin sobresaltos, y cuya única compañía es el retrato de su difunta esposa. Para él no es fácil aceptar el cambio que percibe en su persona, piensa que es un rechazo a su pasado y a lo que representa: «¿Y qué quedaría de mí?, preguntó. Yo soy lo que soy, con mis recuerdos, con mi vida pasada, la memoria de Coimbra y mi mujer, una vida transcurrida como cronista de un gran periódico, ¿qué quedaría de mí?» Cardoso le anima a que deje paso en su Confederación de las almasa ese nuevo yo hegemónico que se está imponiendo, y que deje de vivir proyectado en el pasado, convertido en una especie de fetichista de los recuerdos: «Deje ya de frecuentar el pasado, frecuente el futuro».

La originalidad de la novela es que está contada a modo de declaración, como bien dice el subtitulo: Una declaración. El autor nos cuenta que el señor Pereira le visitó por primera vez una noche de septiembre de 1992. Era un personaje en busca de autor que le escogió a él para ser narrado. Para Tabucchi, Pereira era la trasposición fantasmagórica de un viejo periodista portugués al que conoció en París tras su exilio huyendo de la dictadura de Salazar, a la cual había plantado cara publicando un feroz artículo contra el régimen. En el verano del noventa y tres, cuando Pereira se había convertido en amigo suyo y le había relatado su historia, ya pudo escribirla. El resultado es esta pequeña obra maestra que tenéis disponible en la biblioteca Lope de Vega y Francisco de Quevedo.

Antonio Tabucchi (Pisa, 1943 – Lisboa, 2012), es conocido sobre todo por sus trabajos sobre el escritor portugués Fernando Pessoa. Enseñó Lengua y Literatura Portuguesa en la Universidad italiana de Siena, interés que le vino desde su juventud cuando, de viaje por París, encontró el poemario Tabacaria del poeta portugués. Como novelista, alcanzó éxito con Sostiene Pereira, que fue adaptada al cine, al igual que otra de sus obras, Réquiem. Sostiene Pereira obtuvo, además, el Premio Campiello, el Scanno y el Jean Monnet. Fue galardonado asimismo por su novela Notturno Indiano, con el premio francés Médicis étranger; y con el premio español de periodismo Francisco Cerecedo.

Escritor comprometido, consiguió con su novela La cabeza perdida de Damasceno Monteiro (1997) la revisión del caso que aparecía en la obra, resolviendo el asesinato de un ciudadano portugués. Tabucchi también practicó el género epistolar, como demuestra su compendio de cartas sin destinatario: Si sta facendo sempre più tardi(2001). Colaboró con diversos medios de comunicación, entre ellos Corriere de la Sera y el diario El País. (Fuente: Lecturalia)

Para saber más: 

Los principios que sostiene Pereira

Sostiene Pereira, de Antonio Tabucchi

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized