Archivo de la etiqueta: Relaciones personales

CINEMA PARADISO – Begin again

Hoy os traigo una película muy musical, de la mano del director de Once (una de mis películas favoritas, por cierto), John Carney. La película se llama Begin again, que podíamos traducir como empezar de nuevo, y sí, se puede decir que es una película de segundas oportunidades.

Os cuento un poco de qué va la cosa: Gretta (Keira Knightley) y Dave (Adam Levine), son una pareja enamorada a la par que compañeros compositores, que llegan a Nueva York cuando él firma un acuerdo con un importante sello discográfico. Pero su recién adquirida fama pronto tienta a Dave y deja de lado a Gretta, cuyo mundo se viene abajo. Cuando Dan (Mark Ruffalo), un ejecutivo discográfico en horas bajas, descubre a Gretta durante una actuación en los escenarios del East Village, queda cautivado al instante por su talento y le propone empezar a trabajar juntos. Una colaboración que les transformará a ambos, a la vez que compondrá la banda sonora de un maravilloso verano neoyorkino.

Bueno, os suena la historia ¿verdad? Otro tipo al que se le ha subido la fama a la cabeza y deja «tirada» a su preciosa novia. Pues sí, un poco de esto tiene, pero aunque ya nos sepamos un poco de qué va, la película funciona, y funciona por dos motivos: por un lado, por su magnífica banda sonora, y por otro, por el elenco de actores. Decir que el papel de Dave está interpretado por el cantante de la banda Maroon 5, así que el chaval prácticamente sólo tuvo que interpretarse a sí mismo. Pero si hay que destacar a algunos de los personajes, estos son los que interpretan Keira Knightley y Mark Ruffalo, Gretta y Dan en la película (quiero hacer un apunte para decir que Keira pone su voz a las canciones, y por cierto, no lo hace nada mal). La química que existe entre ellos es evidente y sobre sus actuaciones recae el peso de la película, ya que realmente podríamos decir que el argumento se centra sobre todo en la amistad que surge entre ambos, en cómo esta amistad hace de amortiguador para los duros momentos que está pasando Gretta, y al mismo tiempo es un reconstituyente para Dan, personaje en el que vemos una evolución espectacular en la película, tanto en lo profesional como en lo familiar. El camino que recorren ambos a lo largo del metraje, les hace madurar. Maravillosas también las actrices secundarias Hailee Steinfeld y Caherine Keener, que interpretan a la hija y la «ex-mujer» de Dan, respectivamente.

Como dije antes, uno de sus fuertes es la banda sonora (fue nominada a mejor canción tanto en los Oscars de 2014 como en los Critics Choice Awards). Danielle Brisebois, Nick Lashley, Rick Nowels y Nick Southwood trabajaron juntos en la elaboración de la misma, además de contar con la participación de artistas como John Carney, director de la cinta, y Glen Hansard, actor/cantautor protagonista de la celebrada Once.  La película podríamos decir que es muy similar a Once: dos apasionados de la música, chica joven y hombre maduro, que arrastran heridas, y cuyo encuentro será beneficioso para ambos, con la diferencia de que aquí los actores protagonistas son estrellas mediáticas, al contrario que en Once, dos desconocidos que prácticamente se interpretaban a ellos mismos, y el escenario pasa de Dublín a Nueva York. Observen el cartel de ambas, muy similares ¿no?

 

Es cierto que se pueden parecer, pero yo me sigo quedando con Once. Supongo que no me la esperaba, quizás nadie se la esperaba, por el enorme éxito que cosechó. Tal vez, por ser actores anónimos, la sentimos más real, más nuestra, y por supuesto, por esa banda sonora brutal (si queréis saber más sobre Once podéis pinchar aquí y leer la reseña que ya le hice  en su día).  Aunque sienta cierta debilidad por Once, esta película también me gustó mucho, rezuma frescura y naturalidad, y tiene un cierto grado de optimismo muy reconfortante (a todos nos gustan las historias que acaban bien). A esto tengo que añadir que me gustan todos los actores (bueno el cantante de Maroon 5 por el papel que tiene que interpretar, un poco menos), y todos están maravillosos. Una película muy indie, de esas que te dejan un buen sabor de boca, y que te gusta volver a ver (yo de hecho creo que la voy a ver esta noche). Así que ya sabes, una magnífica elección para estos días de lluvia.

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Una pastelería en Tokio

Esta semana le toca el turno al cine japonés, concretamente a una de las últimas películas de la reputada cineasta Naomi Kawase. Desde su comienzo, la película ya va desvelando las señas de identidad que presentará a lo largo de sus 113 minutos de duración: un ritmo pausado, una profunda caracterización de los personajes, un estilo narrativo casi sacado de un cuento y, sobre todo, una atmósfera muy íntima en la que es muy difícil no verse atrapado.

Mediante lo que no deja de ser una historia pequeña y simple sobre las tribulaciones de un pastelero malencarado, una sabia anciana especialista en la elaboración de pasta de alubias de la que van rellenos los Dorayaki, y una estudiante taciturna, la cineasta ha hecho con uno de los dulces más populares de la gastronomía japonesa lo que mejor se le da: señalar la profunda importancia de los aspectos más sencillos y cotidianos de la existencia; algo que conecta perfectamente con su faceta como narradora de extraordinaria sensibilidad y delicadeza  para las historias humanas.

Los Dorayaki funcionan como el elemento común que une a estos personajes de tres generaciones en una tragicomedia de cocción lenta y sabor dulzón con su puntito de amargura (esto último, una vez llegado el momento de revelar la misteriosa procedencia de la anciana,  que desde su primera aparición ya se intuye “impactante”). No obstante, pese a distraerse con imágenes recurrentes de cerezos en flor y cigarrillos en la azotea, Kawase sabe modular las dosis para no empalagar; al contrario, deja con ganas de un bocado más.

 

Esta facilidad que tiene “Una pastelería de Tokio” para hacernos entrar en su dinámica argumental tiene su razón en el respeto con el que Kawase se dirige al relato que está  basado en la novela original de Durian Sukegawa. No es demasiado lacrimógena aunque tampoco leve ni superficial. La historia está estructurada de una manera clara, sin demasiados alardes formales, algo clásica en su desarrollo pero muy lejos de resultar previsible, ya que cada escena siempre aporta algo diferente al conjunto.

Cada personaje está muy bien definido;  nada sobra y poco se echa en falta. Kawase huye de los tópicos para realzar el  oscuro pasado de los personajes y la triste realidad que les acecha; no quiere dar nada por sabido pero tampoco pretende abrumarnos con flash-backs o explicaciones innecesarias. La cineasta pretende sensibilizar a través de lo que no se ve en lugar de explicitar demasiado las reacciones de sus protagonistas, lo cual redunda en un completo éxito a la hora de que la  película sepa transmitir un torrente de emociones.

Quizás el aspecto menos satisfactorio gira en torno a Wakana, cuyo papel promete ser muy relevante conforme avanza la primera mitad de la película pero que finalmente no termina de despegar. Aunque su personalidad está trazada de un modo más que correcto, ciertos detalles que Kawase nos enseña acerca de la relación con su ¿madre? y compañeras de clase, terminan por alejarse del terreno del suave misterio para caer en un pozo, ya que da la sensación de que el carácter de la chica en las escenas finales es demasiado similar al que contemplamos en un principio. En cualquier caso, no deja de ser una cuestión menor dentro de una acertada obra.

Más deliciosa incluso que los Dorayaki, sobre los que gira la película, “ Una pastelería en Tokio” permite ser saboreada al estilo de un dulce que debe comerse muy despacio; algo necesario para saber degustar cada detalle que Kawase nos ofrece  con esta obra. Quizá aquellos que tengan un particular interés por la cultura japonesa y, en general por la vida en Japón, puedan apreciar las virtudes de la película por encima  de lo que realmente se merecería, pero como el cine muchas veces no entiende tanto de cuestiones racionales sino de la transmisión de puros sentimientos, no hay motivos de peso para rechazarlos, sobre todo cuando estamos hablando de una cineasta que sabe transmitir tantas cosas a través de su obra. Es, por tanto, una de esas películas que te hacen levantarte del asiento con una sonrisa de oreja a oreja.

Y ya sabéis, como siempre, dónde podéis encontrarla. No tenéis más que pasar por la biblioteca. DVD PE 4415

 (Fuentes: www.cinemaldito.comcinemania.elmundo.es)

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – Pequeñas mentiras sin importancia

Este viernes me voy de vacaciones por dos semanas, porque ya es tiempo de vacaciones y también de amigos; de hacer lo que nos gusta y de hacerlo juntos, como ocurre en la película que quiero reseñar hoy y que es un homenaje a todos aquellos que están a puntito de iniciar el tan ansiado descanso estival.

“Pequeñas mentiras sin importancia” es una joya del cine  francés –ya sabéis que el cine francés es una de mis debilidades–, dirigida por  Gillaume Canet y protagonizada entre otros por la gran Marion Cotillard, (actriz que va creciendo con cada película que hace), rinde tributo a la amistad de unos individuos desorientados y frágiles en su búsqueda de la felicidad, obligados a recurrir a pequeños salvavidas para su naufragio emocional.

Se trata del tercer largometraje del citado director, y sin duda, su mejor película hasta el momento y también la más personal, pues parece ser que está inspirada en sus propias experiencias y rodada “en familia” ya que todos los intérpretes son amigos del director, incluida su esposa, Marion Cotillard y habla profundamente de la moral y los límites de la amistad a orillas del Atlántico.

A pesar del drama y la tensión palpable en el ambiente, Guillaume Canet juega muy bien la baza de la familiaridad. Se nota que está dirigiendo a sus amigos en la vida real y consigue un ambiente distendido, agradable y hasta divertido en ciertas ocasiones. Los actores se notan relajados y trabajando en familia, lo que les permite jugar con sus emociones y ofrecer interpretaciones sutiles y precisas.

Guillaume Canet profundiza como nadie en los problemas emocionales de cada uno de sus personajes, dotándoles del dramatismo y la comicidad justa, evitando que caigan en lo estrambótico, aunque en alguna ocasión rozan el límite de ambos extremos: el de lo ridículo y el de la lágrima fácil.

Por suerte, un reparto carismático y tan poderoso como el que forman François Cluzet,  Marion Cotillard (que desprende un magnetismo especial en este trabajo), Gilles Lellouche, Benoît Magimel y Laurent Lafitte, consiguen que nos convirtamos en uno más de esa pandilla de amigos que, a pesar de los rencores, son una familia. Esa sensación de estar como en casa, junto a su reparto, es lo que convierte a ésta película en notable y hace que el espectador se sienta atrapado y llegue a identificarse con muchas de las  características de estos personajes imperfectos, reales y a la vez entrañables.

Aquí, el verano y los maravillosos paisajes del sur de Francia se convierten en luminoso escenario para dramas emocionales y sobre todo, para destapar la parte más miserable y despreciable del alma humana. Celos, envidias, antiguos y nuevos rencores, el sentimiento de culpa y de ser malos y egoístas amigos, etc. son las emociones que sobrevuelan las aparentemente apacibles y tradicionales vacaciones.

Y es que parece que su acomodado estatus social y el egoísmo del primer mundo pesa más que la desgracia que ha sufrido su amigo,  y no se creen dignos de merecer perderse dos semanas de relax en la playa a pesar de las circunstancias. Esta presión de saberse culpables por estar disfrutando del verano, mientras su amigo está convaleciente es lo que hará que planee cierta tensión de diversa índole en este grupo de amigos.

Mientras la película está plagada de cenas a la luz de las velas en el jardín, deportes acuáticos y paseos en barca, los personajes tratan de lidiar como pueden con la convivencia y con sus rencillas particulares: la crisis de masculinidad de uno de ellos al confesar que se siente atraído románticamente por el maduro del grupo, el miedo al compromiso de una de ellas, matrimonios frustrados o las obsesiones románticas.

En definitiva creo que es una buena propuesta para comenzar las vacaciones de verano e ir abriendo boca para lo que a buen seguro nos espera. Y como siempre, podéis encontrarla si pasáis por la biblioteca. Ésta y muchas más que os harán pasar muy buenos ratos. DVD PE 3749

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

Another year

Hoy en nuestra sección una película que nos habla sobre el paso de las estaciones y sus consecuencias,  Another year, del director británico Mike Leigh.

Primavera, verano, otoño, invierno. Familia y amigos. Amor y calidez. Alegría y tristeza. Esperanza y desesperación. Compañía. Soledad. Un nacimiento. Una muerte. El tiempo pasa… Gerri, terapeuta, y Tom, geólogo, llevan muchos años felizmente casados, aunque les preocupa que su hijo Joe, que es abogado, permanezca soltero. Esta preocupación les impide darse cuenta de hasta qué punto Mary, una frágil compañera de trabajo de Gerri, depende completamente de su amistad.

La película se estructura en cuatro capítulos según las estaciones del año comenzando con la primavera, no obstante, el tono es uniforme.

Frente a la adversidad Leigh centra el lado positivo en torno a la familia, y más en concreto, en el matrimonio protagonista que tiene que hacer frente a unos personajes desestructurados, como el personaje de Mary, demasiado cargante e histrónico y que hace perder la calma en más de una ocasión al espectador.

Leigh se acerca a sus personajes de una manera realista y humana como ya hiciera en anteriores trabajos.

Another year ha recibido muy buenas críticas de parte de la prensa inglesa, “The Independent” dijo que era ”un estudio sumamente bien observador de las personas necesitadas desesperadamente infelices que tratan de dar sentido a sus vidas”. También ha sido nominada a importantes premios cinematográficos como Cannes, Bafta, Premios del Cine Europeo y los Oscar.

Otras películas del director en nuestras bibliotecas:

Secretos y mentiras: Biblioteca Cervantes (DVD PE 2107),  Lope de Vega (DVD PE 162, 482)

El secreto de Vera Drake: Biblioteca Lope de Vega (DVD PE 576), Francisco de Quevedo (DVD PE 2483)

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones