Archivo de la categoría: Películas y documentales

CINEMA PARADISO – Los santos inocentes

El pasado martes se cumplían años del nacimiento de uno de nuestros  mejores escritores del siglo XX. Corría el año 1920 cuando venía al mundo Miguel Delibes, escritor de altura, autor de numerosísimas obras literarias entre las que destaca “Los santos inocentes”, sobre la que se hizo en su día una magnífica adaptación al cine.

La adaptación cinematográfica fue dirigida por Mario Camus y posee un reparto excepcional. Es una película mítica del cine español, ( lo fue ya desde poco tiempo después de estrenarse); de esas que denominan una etapa del cine español (los años 80), comprometida con el pasado histórico y donde las adaptaciones literarias de grandes escritores nacionales eran comunes y muy habituales (“La casa de Bernarda Alba” del propio Mario Camus, “El bosque animado” de Jose Luis Cuerda o “Jarrapellejos” de Antonio Gimenez Rico, son  sólo algunos de los muchos ejemplos).

“Los santos inocentes” tuvo su recompensa en uno de los festivales de cine de mayor renombre, el Festival de Cannes, en donde Alfredo Landa y Paco Rabal, consiguieron la Palma de oro a mejor actor, premio ex aequo, en una ceremonia donde las palabras de agradecimiento de Paco Rabal al recoger el premio fueron “Milana bonita”. Mario Camus, también vio reconocida su labor al recibir una mención especial del jurado. No obstante es uno de esos directores literarios -y ya veteranos- que han dado fama internacional al cine español, puesto que ha ganado premios en Berlín, (consiguió El Oso de Oro por “La colmena”) Buenos Aires, Montreal y por supuesto en los premios Goya.

El director junto con los actores, especialmente Alfredo Landa y Francisco Rabal que llevan el peso de la película, componen  unos personajes míseros, ingenuos y subordinados con un cruel realismo. El “Azarías” encarnado por Rabal es un icono del cine español. Y Alfredo Landa, que  se confirmó como actor dramático en la década de los 80, (tras haber sido uno de los cómicos cinematográficos más importantes del cine de la transición, fue Garci quién le dio la oportunidad con “El crack” en el año 1981). Desde entonces encadenó una serie de títulos notables como “La vaquilla”,“Tata Mía”, “El bosque animado” o la cinta que nos ocupa.

“Los santos inocentes” se ambientan en los años 60 en el cortijo de una familia aristócrata y franquista, un universo propio donde se contrastan dos mundos muy marcados, el de los amos y el de los criados, a través de unos personajes inolvidables. Es una dura crónica rural de estos años, un periodo donde el contraste entre clases sociales es abismal y unos dominan completamente a otros sin ningún tipo de piedad o compasión, como consecuencia de la gran diferencia entre unos y otros provocada por el sistema de reparto agrario, del cual salieron claramente beneficiados nobleza y burguesía.

La familia de Paco (Landa) y Régula (Terele Pávez) es el verdadero ejemplo de la sumisión a la que se ven abocados los campesinos de estos años, un crudo retrato de pobreza, miseria e infortunio así como de la ingenuidad. Son seres que asumen su condición y no intentan discutirla, sus vidas se deben únicamente a los amos, los cuales también asumen otro estatus y lo llevan al paroxismo. El que es pobre se sabe pobre y el que es rico se sabe rico, y ambos ejercen su posición.

En “Los santos inocentes” esa miseria se hace aún más patente quizás porque está  salpicada por ciertas dosis de ternura lo que hace que el retrato sea, si cabe, más eficaz. Esa hija disminuida, a la cual deben de mantener con sus escasos recursos o Azarías un personaje entrañable y un poco especial  que consigue atrapar al espectador a base del cariño y la complicidad que emana. Son seres bondadosos machacados por la vida, en contraposición con la fortuna, la tangible y la que no lo es tanto, de los personajes que encarnan la otra cara de la moneda, los ricos y poderosos.

La película se rodó en escenarios extremeños para no  perder la fuerte carga emocional que contenía la novela original de Miguel Delibes, si bien la película está narrada a modo de flashback,  con un elegante y moderado uso de la elipsis,  introduciendo así un componente evolutivo en la historia que nos permite liberar a los hechos del paréntesis en que se enmarcan y apreciar el desarrollo de ciertos personajes, registrando sus motivaciones y el resultado de las mismas.

La maravillosa fotografía de Hans Burmann y la desgarradora música de García Abril, con los que el director ya trabajó en la también fantástica adaptación de “La colmena”,  complementan el trabajo en esta obra indispensable.

Dura, cruel, tierna, inocente e ingenua, estos son algunos de los adjetivos que se le pueden dar a “Los santos inocentes”, sin duda uno de los mejores títulos de la filmografía española de los años 80.

Cuenta la leyenda que en su presentación en Cannes, el público rompió en aplausos con su desenlace final, bendiciendo incondicionalmente a Azarías y condenando a muerte, con simbólico merecimiento, a una de las páginas más negras de nuestra historia reciente. Quede esta frase para su recuerdo.

              “¡Quiá! ¡Quiá! Yo…no quiero…que la milana me se vaya.”

Podéis encontrarla como siempre en la biblioteca. DVD PE 476

  Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – 1492. La conquista del paraíso

El 12 de octubre de 1492 tuvo lugar uno de los mayores acontecimientos de la historia de la humanidad. El descubrimiento de un nuevo continente al que se denominó América, con la llegada de una expedición capitaneada por Cristóbal Colón y financiada por los Reyes Católicos. Dicha expedición había partido del puerto de Palos dos meses y nueve días antes y después de cruzar  el Atlántico, llegó a una isla del continente americano, a lo que creían que era  la India.

Por eso ésta semana quiero recomendar una película del gran Ridley Scott que cuenta este acontecimiento histórico. La película se realizó con motivo de la celebración del Quinto Centenario del Descubrimiento de América, en el año 1991 y contó en su momento con el mayor presupuesto en una película de coproducción europea.

La película de Scott pretende una aproximación realista al descubrimiento de América, pero a pesar de su brillantez formal y a sus innegables valores de producción, repite varios de los estereotipos cinematográficos habitualmente relacionados con la conquista. Si bien, esta película, junto con la otra apuesta cinematográfica que se hizo al mismo tiempo,” Cristóbal colon. El descubrimiento”, de Jonh Glen, sirvieron para el público se interesara por un acontecimiento de tal magnitud.

El aventurero Cristóbal Colón (Gerard Depardieu), convencido de haber descubierto una nueva ruta hacia las Indias, intenta encontrar ayuda para realizar su viaje. Por desgracia, sus patrocinadores retrasan el proyecto, que finalmente llega a oídos de la reina Isabel de Castilla (Sigourney Weaver). Con el apoyo de la soberana, Colón podrá hacerse a la mar y cruzar el océano. La audacia del proyecto tendrá como recompensa el descubrimiento de un Nuevo Mundo.

A lo largo de la cinta abundan ese tipo de clichés que suelen delatar una revisión     interesada de la historia  y útil para proyectar el discurso de valores dominante. El propio Ridley Scott dijo de ella: No me esforcé en ofrecer una recreación histórica sino en dar una inteligente especulación sobre lo que realmente ocurrió y sobre cómo fue él en realidad, para que al final el público pudiera formar su propia opinión.

En la película, el relato histórico está dotado de esa atmósfera que tan bien ha caracterizado siempre las produccionesde Scoot y que  se unen aquí a la fotografía de Adrian Biddle —que repite con Scott después de ‘Thelma y Louise’ (‘Thelma & Louise’, 1991)— y el espléndido trabajo llevado a cabo por la totalidad del equipo de diseño de producción.

Se adentra en lo que va sucediendo en la mente del gran navegante, y el espectador siente que penetra en sus pensamientos, en sus emociones, en sus sueños, en sus frustraciones, lo que se logra con la excelente actuación de Gérard Depardieu. Es evidente que el actor se ha identificado con este complejo ser humano. Los ojos son el espejo del alma y en ellos se refleja con transparencia todo lo que experimenta el personaje. En varias escenas de primerísimo plano, el personaje son esos ojos soñadores, decididos, tristes, frustrados, humildes y orgullosos según la ocasión.

Hay que considerar que una vida tan compleja y tan contradictoria como la de Colón es muy difícil de presentar en un guion de cine, que por necesidad es corto y resumido. Sin embargo, Roselyne Bosch acierta capturando momentos esenciales, de manera que el espectador se mete en el personaje y lo absorbe. En cuanto al director, pone el énfasis en los pensamientos, en las emociones de Colón, más que en los aspectos históricos.

De la interpretación, llama la atención el larguísimo elenco de buenos actores que participan, destacando a Depardieu que realiza una estupenda interpretación de Cristóbal Colón, aportando carácter al personaje, que junto con su rotundo físico, se acerca mucho a la imagen que se tiene del descubridor. También son breves, pero no por ellos menos importantes los papeles de Sigourney Weaver o Fernando Rey.

Y la banda sonora de Vangelis es una maravilla. Una banda sonora poco convencional pero que es una gozada  oírla, tanto acompañando las imágenes como en solitario.

 

En definitiva se trata de una buena e interesante película que nos ayuda a recordar un acontecimiento de trascendental importancia como éste, en el que España jugó un papel importantísimo, después de más de cinco siglos. Espero que la disfrutéis. Y como siempre, sólo tenéis que acercaros a la biblioteca. DVD PE 4116

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Ricardo Darín

Este año, el Festival de Cine de San Sebastián ha querido reconocer el enorme trabajo del actor argentino  Ricardo Darín concediéndole el Premio Donostia. Como la mayoría ya sabéis, se trata de un premio cinematográfico de carácter honorífico que fue creado en 1986, siendo Diego Galán el director del festival, con un propósito: atraer al certamen a grandes estrellas del cine y ampliar su repercusión en los medios de comunicación y el público; y fue nada menos que Gregory Peck quien obtuvo el primer galardón. Otros actores como Glen Ford, Joseph Cotten, Richard Widmark o Bette Davis han tenido el honor de obtenerlo. Ricardo Darín es uno de  mis actores favoritos actuales y por eso quiero recomendarlo en esta reseña.

Ricardo Darín debutó en la interpretación con cinco años en series televisivas. Inició su carrera cinematográfica en 1979 de la mano de Julio Porter (La carpa del amor) y Adolfo Aristarain (La playa del amor), medio que alternó con trabajos premiados en la pequeña pantalla, como Nosotros y los miedos, Compromiso o Mi cuñado. En los años 80 y 90 trabajó de nuevo con Aristarain (The Stranger, 1987), Alberto Lecchi (Perdido por perdido, 1993) o Eduardo Mignogna (El faro, 1998) y Juan José Campanella (El mismo amor, la misma lluvia, 1999), pero es, sobre todo, con Nueve reinas (2000), la ópera prima de Fabián Bielinsky, cuando empezó a ser reconocido internacionalmente.

Después enlazó títulos esenciales de la cinematografía latinoamericana y española como El hijo de la novia (2001, nominada al Oscar a la Mejor Película Extranjera), Luna de Avellaneda (2004) y El secreto de sus ojos (2009, Oscar a la Mejor Película Extranjera), las tres dirigidas por Juan José Campanella. En 2007 debutó como director de cine con la película La señal junto a Martín Hodara, con el que volvió a trabajar este año en Nieve negra.

Ha sido un inventor de juguetes en La educación de las hadas (José Luis Cuerda, 2006); padre de una adolescente intersexual en XXY, (Lucía Puenzo, 2007); un ladrón legendario en El baile de la Victoria (Fernando Trueba, 2009); dueño de una ferretería en Un cuento chino (2011) y piloto en Capitán Kóblic (2016), ambas de Sebastián Borenzstein; abogado sin licencia en Carancho (2010) y cura en Elefante Blanco (2012), las dos dirigidas por Pablo Trapero. También ha trabajado en dos ocasiones con Cesc Gay: tras interpretar a un hombre engañado en Una pistola en cada mano (2012), encarnó a un actor al que diagnostican un cáncer terminal en Truman (2015).

En su filmografía figuran asimismo el rol de profesor de Derecho Penal en Tesis sobre un homicidio (Hernán Goldfrid, 2012), el padre desesperado de Séptimo (Patxi Amezcua, 2013), el ingeniero experto en explosivos de Relatos Salvajes (Damián Szifron, 2014), que compitió en Cannes y fue candidata al Oscar a la Mejor Película Extranjera, y su papel como presidente de Argentina en La cordillera. Además, forma parte del reparto de la nueva película del director iraní Asghar Farhadi, todavía sin título, en la que compartirá títulos de crédito con Penélope Cruz y Javier Bardem.

Como señala el cineasta Manuel Gutiérrez Aragón, “todos los personajes que interpreta parece que hubieran sido escritos especialmente para él y solo para su interpretación. Pasada la visión de la película, y repasada en el recuerdo, no admitiríamos que otro que no fuera Darín pudiera haber hecho de verdad aquel personaje. Hemos dicho que el cine transparenta la realidad. Darín transparenta al personaje que encarna. Le sentimos, nos emociona, a través de algo que no vemos: el actor. Solo vemos su personaje. Por eso no nos cansamos de sus películas.”

Su trayectoria en el Festival San Sebastián es extensa, así como  sus visitas a la ciudad han sido continuas desde 2001, cuando La fuga (Eduardo Mignogna) compitió en la Sección Oficial, donde también presentó El aura (2005), su segunda colaboración con Bielinsky. En 2008 Amorosa soledad (Martín Carranza y Victoria Galardi) se presentó en Zabaltegi-Nuevos Directores. En 2009 participó por partida doble con El secreto de sus ojos en competición y El baile de la Victoria, fuera de concurso. Tras su paso por Cannes, Carancho se proyectó entre las Perlas de 2010 y Elefante Blanco, estrenada en Un Certain Regard, formó parte de la selección de Made in Spain en 2012, donde también se proyectó Una pistola en cada mano. Ese año, además, formó parte del Jurado Oficial que concedió la Concha de Oro a Dans la maison, de François Ozon. En 2013 encarnó al abuelo fallecido de Violet (Luiso Berdejo), seleccionada en Zabaltegi. En 2014 presentó en Perlas Relatos Salvajes, que recibió el Premio del Público a la mejor película europea, y en 2015 regresó a la Sección Oficial con Truman (2015) para obtener la Concha de Plata al mejor actor ex aequo con Javier Cámara.

En una entrevista con la periodista Nuria Vidal, Darín recordaba el estreno de Truman en San Sebastián: “Fue impresionante la reacción del público, se reía con su humor y lloraba con su sentimiento (…). De repente todo lo que habíamos hecho adquirió un nuevo significado, todo lo que habíamos invertido en esta historia encontró su punto culminante en el Kursaal. Tener la oportunidad de verlo con toda esta energía concentrada es algo que uno atesora y se lleva para el resto del viaje. Te lo llevas puesto y te cuesta quitártelo de encima y no sé si quiero hacerlo”.

El Premio Donostia culmina una lista de más de veinte premios nacionales e internacionales que incluyen cinco Cóndor de Plata, dos Konex, dos Premios Sur de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Argentina, un Goya, un José María Forqué, un Gaudí, un CEC (del Círculo de Escritores Cinematográficos), un Feroz, un Platino del Público, un Sant Jordi, galardones en los festivales de Valladolid, La Habana y Biarritz, la mencionada Concha de Plata en San Sebastián, el Platino de Honor que recibió el año pasado y la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes que recogerá este año. Todos ellos reconocen la extraordinaria trayectoria de un intérprete que ha trabajado indistintamente en televisión, cine y teatro (como las premiadas Algo en común, Art o Escenas de la vida conyugal).

Y como ya sabéis, muchas de estas películas podéis encontrarlas en la biblioteca. Siempre es un placer ver actuar este actor con mayúsculas, así es que no tenéis más que venir y llevároslas a casa. Os están esperando.

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Carol

Película basada en la novela homónima de la gran Patricia Highsmith,  con 6 nominaciones a los Oscar, actriz principal, actriz secundaria, guion adaptado, fotografía, banda sonora y vestuario, todas ellas muy merecidas. Muy aclamada en Cannes, sin embargo no le fue igual de bien en los Bafta.

Bajo mi punto de vista “Carol” es una buena película, de esas películas atemporales que están por encima de cualquier galardón mutado en algo decorativo, la mayoría de las veces, como la historia ha demostrado sobradamente, con valor nulo más allá del populismo. Se trata de una  película que tiene un poco de todo.

En ella se pone de manifiesto el amor de su director por el cine clásico. Carol es una declaración de amor a un cine de otra época pero desde una perspectiva actual que intenta recuperar un cine de antes pero con la visión de hoy.

Es una película minuciosa hasta el último detalle, incluso su director se permite bajar la calidad de 35 milímetros a 16 para conseguir un efecto más de los años 50. Todd Haynes prefiere priorizar lo sutil sobre lo evidente, de ahí su mimo desde el acabado de la película, la  composición de los planos, hasta el vestuario, la fotografía u otros aspectos  técnicos. Por eso cuesta mucho encontrar el más mínimo defecto a “Carol”, ya que no solamente sirve para realzar la delicadeza del relato, sino que también dota a la película de una belleza visual indiscutible.

Ya desde la primera escena muestra la enorme elegancia de Haynes, cuando partiendo de una alcantarilla hace un largo e intenso plano de travelling descriptivo, siguiendo a un personaje que entra en un local en el que se encuentran las protagonistas de la historia, haciendo así un símil con la oscuridad de la homosexualidad en la época en la que dicho comportamiento era casi peligroso.

La historia de amor las cambia a ambas; son muy diferentes desde su primer encuentro en una tienda de juguetes al último en el restaurante. Si al inicio dela película Therese cree ver a Carol y ello desencadena el flashback, en el último tramo es Carol quien ve a Therese a través de la ventanilla de un coche; más tarde en la mesa en la que las vemos por primera vez le soltará un contundente y sincero “te amo”.

El peso del paso del tiempo entre dos personas enamoradas y distanciadas también se hace evidente en ésta cinta. No sólo se dan cuenta de que las dos han mejorado como personas durante el tiempo que han estado separadas sino que también ambas salen fortalecidas.

El final es igual que el de la novela, pero con los recursos del cine, alcanza niveles mucho mayores. Haynes corta en el momento adecuado, les ha concedido el mejor instante de sus vidas, aquel en el que todas las cartas se han puesto sobre la mesa. No es necesario que veamos lo que ocurre porque todos ya lo conocemos, sea bueno o malo, hayan vivido la mejor de las vidas o no, eso sólo les corresponde a ellas. La mirada final entre las dos, con un sencillo plano y un leve movimiento de cámara, eleva emocionalmente el instante y lo dice absolutamente todo.

En definitiva, “Carol” es un perfecto ejemplo de belleza audiovisual. Altamente recomendable.

Y como siempre, no tienes más que pasar por la biblioteca y llevártela a casa. DVD PE 4461

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – Calvary

Mi recomendación de la semana es una película irlandesa de un director también irlandés; John Michael McDonagh. Esta es su segunda película como director, después de “El Irlandés”, película caustica y graciosa pero que no consigue llegar mucho. Todo lo contrario que la que hoy recomiendo. “Calvary” muestra su poderío ya desde la primera escena. Un plano fijo del rostro del padre James (Brendan Gleeson), párroco de un pueblo costero de Irlanda que se encuentra en el confesionario. En off se escucha una voz confesando un terrible abuso cometido contra él cuando era niño y que amenaza la vida del sacerdote por el simple hecho de serlo. La fuerza de esta secuencia atrapa al espectador ya desde el principio.

Más tarde, cuando el sacerdote da la comunión a sus feligreses, se produce un desfile de la mayoría de  los personajes que se acercan a recibirla y con una pincelada ya podemos ver los rasgos que caracterizan a cada uno de ellos.

La película está narrada en siete capítulos, uno por cada día de la semana. El eje, ya planteado desde la primera escena, nos va descubriendo poco a poco a los distintos personajes del pueblo candidatos a convertirse en asesinos. Todos, en mayor o menor medida son pecadores, infelices y atormentados por su pasado. Es difícil descubrir qué es lo que se esconde tras sus silencios, tras sus comportamientos un tanto estridentes, aunque la verdad es que tampoco preocupa demasiado, porque lo que de verdad importa es el padre Lavelle, al que vemos constantemente dudar y debatirse internamente.

A él se acerca la cámara frecuentemente con magníficos planos cortos que nos permiten apreciar la magistral actuación de Gleeson, casi siempre contenido, dubitativo, a veces incluso inescrutable pero capaz de inundar la pantalla con su presencia, transmitiendo comprensión y calma.

Sobre esa calma se puede reflexionar acerca de los temas que plantea la película, el pecado en cualquiera de sus formas que son parte del proceso de expiación que impone la iglesia a sus fieles, pero que no se aplica a si misma al no estar dispuesta a reconocer sus errores y pagar por ellos.

Esos “errores” o mejor dicho, crímenes, es lo que Calvary denuncia, aunque el espectador solo puede pensar en ellos en convivencia con la amenaza de muerte y el discurrir de los personajes que centran la película. Junto a todo ello el humor negro tan irlandés que es capaz de aligerar temas tan dramáticos y complejos. En ese contraste reside también parte de la esencia de esta película. El humor choca con el drama al igual que los primeros planos del magnífico Gleeson lo hacen con las panorámicas del bello paisaje irlandés, igual que el perdón se confunde con el pecado y la vida con la muerte.

A pesar de todo, quizás se echa de menos que la denuncia no sea más intensa por la gravedad de los hechos que la inspiran.

Aunque el protagonista sea un cura, esta historia no versa sobre religión, casi ninguno de los personajes es realmente religioso y, por tanto, la película no trata de sermonear. No es una obra sobre el pecado y la virtud, sino sobre la humanidad y las decisiones que tomamos.

Técnicamente es una película impecable con actuaciones magistrales, especialmente la de su protagonista; magníficos actores todos que la dotan de gran nivel. Los paisajes son maravillosos, plasmados en increíbles planos, gracias al gran trabajo de fotografía. Hay que destacar también la música, electrizante y arraigada en las tierras del norte.

Así mismo, hay algunas escenas que destacan especialmente sobre el resto, como la última de la película; uno de esos momentos que resultan difíciles de olvidar durante días después de haberla visto.

En definitiva se trata de una película muy recomendable en la que  los detalles están sumamente cuidados. A mi modo de ver es una película que por todo esto la podemos incluir en el apartado de gran cine. Celebremos que aún queden ideas entre los guionistas y voluntad de hacer algo más que cintas meramente comerciales entre los directores.

Si te apetece verla, pasa por la biblioteca, donde podrás encontrarla junto a una gran selección del mejor cine DVD PE 4425

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Camino a la escuela

Un año más acaba de empezar el curso escolar  y con él, nuevos compañeros, nuevas emociones, nuevas amistades, nuevos contenidos, etc. Pero desgraciadamente esto no discurre de la misma manera en todos los lugares de la tierra. Lo que para los niños y jóvenes de nuestro mundo, el llamado Primer Mundo, es una actividad absolutamente cómoda y asumida, en otros lugares es una carrera de obstáculos para la que se requiere una madurez, unas ansias de aprender en el convencimiento de que eso es lo que mejorará su futuro y una entereza que aquí desconocemos.

Hoy quiero recomendar una película que narra la historia real y extraordinaria de cuatro niños, héroes cotidianos –Jackson, Carlitos, Zahira y Samuel-  que deben enfrentarse diariamente con una multitud de adversidades y peligros para llegar a la escuela. Estos niños viven en cuatro puntos muy distantes de la tierra, pero comparten las mismas ganas de aprender y son conscientes de que sólo la educación les abrirá las puertas a un porvenir mejor.

“Camino a la escuela” es una película que rebosa optimismo y esperanza en un futuro, donde para Jackson, Carlitos, Zahira y Samuel todo es posible con coraje, determinación y esfuerzo.

Cuenta su director Pascal Plisson que un día, encontrándose en Kenia rodando una película, vio pasar a unos chicos que llevaban una bolsa en el cinturón; intrigado les preguntó qué llevaban en la bolsa. Uno de los chicos sacó de la bolsa una flamante pluma, una pizarra y una tiza y orgulloso dijo que se dirigían a la escuela tras dos horas caminando bajo el sol inclemente. Eso en nuestro “Primer Mundo” ni siquiera se concibe. El acceso a la educación es un hecho con todas las garantías.

Trabajando sobre la idea, recibieron muchos relatos a cual más estremecedor. De entre todos, se impusieron cuatro de ellos, por las emociones que despertaban y los desafíos tan diferentes que los chicos debían de sortear para acceder a la educación, como la distancia, la discapacidad o la discriminación.

Su director dice de ella que es sobre todo un espectáculo, un documental de aventuras que muestra el valor y la fe de estos niños en el futuro y en su sociedad. Generalmente son los primeros niños de su familia en ir a la escuela y este hecho significa para ellos una gran oportunidad. Su viaje, no sólo es un viaje físico sino también espiritual, un viaje interior que les permite abandonar la etapa de la infancia y convertirse en adultos. Se trata en definitiva de una aventura humana en la que ninguno de los niños que aparecen en la película, se desalienta en ningún momento. Para estos niños la escuela no es una tarea, es una oportunidad, un regalo muy valioso.

Para ello, acceder a la educación significa poder acceder más tarde a un trabajo que les permita ocuparse de su familia, curar, ayudar a los demás, comprender el mundo y formar parte activa de la vida de su país.

Es una película que nos hace reflexionar sobre la importancia de la educación y la fortuna de tenerla a nuestro alcance, considerando que es clave para hacer de los jóvenes unos ciudadanos críticos y tolerantes. La película invita a debatir también sobre la desigualdad de recursos, la capacidad de superación, todas ellas premisas que deben incitar a los ciudadanos del “Primer mundo” a recapacitar sobre su forma de vida.

Una película muy recomendable, especialmente en el comienzo del curso escolar, tanto para docentes y estudiantes como para cualquiera que esté sensibilizado con el tema de la educación, dada la capacidad extraordinaria que tiene para infundir empatía a nivel social, como por el hecho de que con tan pocos recursos se pueda transmitir tanto. Un canto a la esperanza y a la cultura del esfuerzo, tan olvidada en el mundo occidental. Un real, sincero y tierno retrato de una realidad algo lejana para nosotros, pero al mismo tiempo tan próxima al corazón, por la inocencia, voluntad y tenacidad que transmite. No dejéis de verla. Para ello sólo tenéis que pasar por la biblioteca DVDV PE 4391

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Festival de Cine de Venecia

En estos días se está celebrando el Festival Internacional de cine de Venecia y qué mejor manera de volver a éste foro después de mis vacaciones estivales que con un homenaje a tan reconocida y prestigiosa muestra.

El Festival Internacional de Cine de Venecia es conocido como Mostra Internazionale d’Arte Cinematográfica, y pertenece al conjunto cultural y artístico denominado La Biennale di Venecia. Esta fundación organiza festivales y exposiciones de todas las artes, como el Festival Internacional di Musica Contemporanea, l’Esposizione Internazionale di Arte o la Mostra Internazionale de Architettura. Se fundó en 1895 y su nombre hace referencia al carácter bianual con el que se celebraban los eventos.

La Mostra Internacionale d’Arte Cinematografica di Venecia, se celebra de manera anual desde 1936. Se paralizó su celebración desde 1943 a 1945 con motivo de la II Guerra Mundial.

En el festival se proyectan los títulos cinematográficos más destacados y sirven de preámbulo para lo que serán futuros festivales. Las películas se proyectan en  el Palazzo del Cinema, sede principal del festival, en reputadas salas de proyección como la Sala Grande o la Sala Volpi. Aunque existen otras localizaciones como el Palazzo del Casino, donde se encuentra la Sala Perla, el Palagalileo, el Palabiennale, o la Sala Astra, la más pequeña de todas.

Durante once días, se concentran los principales directores, actores, críticos y ejecutivos de la industria cinematográfica. Una pasarela de glamour, cuyo motor principal es la promoción de la industria internacional, sirve de escaparate a todos los concursantes y expositores que andan por su prestigiosa alfombra roja.

Los principales premios son el León de Oro, concedido a la mejor película de las que concursan; el León de Plata, concedido al mejor director; el Gran Premio del Jurado, a la más alabada por la crítica; o las Copas Volpi, a los mejores actores y actrices. Actualmente, se conceden varios premios de cada categoría para reconocer películas y aportaciones de diversa índole.

Junto al Festival de Cannes, el de Berlín, el de San Sebastián y otros muchos, cuenta con la calificación más alta de la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (FIAPC). El resultado en estos concursos hace vislumbrar a los críticos los futuros nominados a los Oscar de la Academia Norteamericana de Cine.

A lo largo de la historia del festival,  son muchas las películas y los profesionales del cine que han obtenido reconocimiento en él. Como ejemplo, y por lo que nos toca, decir que en la pasada edición de 2016, obtuvo el premio a mejor actriz la española Ruth Díaz con la película de Raúl Arévalo “Tarde para la Ira”.

Y lo mejor de todo es que poder disfrutar de muchas de estas películas  es tan fácil como acercarse a la biblioteca. Aquí os dejo algunas de las que podéis encontrar.

En estos días se está celebrando el Festival Internacional de cine de Venecia y, qué mejor manera de volver a este foro después de mis vacaciones estivales, que con un homenaje a tan reconocida y prestigiosa muestra.

El Festival Internacional de Cine de Venecia es conocido como Mostra Internazionale d’Arte Cinematográfica, y pertenece al conjunto cultural y artístico denominado La Biennale di Venecia. Esta fundación organiza festivales y exposiciones de todas las artes, como el Festival Internacional di Musica Contemporanea, l’Esposizione Internazionale di Arte o la Mostra Internazionale de Architettura. Se fundó en 1895 y su nombre hace referencia al carácter bianual con el que se celebraban los eventos.

La Mostra Internacionale d’Arte Cinematografica di Venecia, se celebra de manera anual desde 1936. Se paralizó su celebración desde 1943 a 1945 con motivo de la II Guerra Mundial.

En el festival se proyectan los títulos cinematográficos más destacados y sirven de preámbulo para lo que serán futuros festivales. Las películas se proyectan en  el Palazzo del Cinema, sede principal del festival, en reputadas salas de proyección como la Sala Grande o la Sala Volpi. Aunque existen otras localizaciones como el Palazzo del Casino, donde se encuentra la Sala Perla, el Palagalileo, el Palabiennale, o la Sala Astra, la más pequeña de todas.

Durante once días, se concentran los principales directores, actores, críticos y ejecutivos de la industria cinematográfica. Una pasarela de glamour, cuyo motor principal es la promoción de la industria internacional, sirve de escaparate a todos los concursantes y expositores que andan por su prestigiosa alfombra roja.

Los principales premios son el León de Oro, concedido a la mejor película de las que concursan; el León de Plata, concedido al mejor director; el Gran Premio del Jurado, a la más alabada por la crítica; o las Copas Volpi, a los mejores actores y actrices. Actualmente, se conceden varios premios de cada categoría para reconocer películas y aportaciones de diversa índole.

Junto al Festival de Cannes, el de Berlín, el de San Sebastián y otros muchos, cuenta con la calificación más alta de la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (FIAPC). El resultado en estos concursos hace vislumbrar a los críticos los futuros nominados a los Oscar de la Academia Norteamericana de Cine.

A lo largo de la historia del festival,  son muchas las películas y los profesionales del cine que han obtenido reconocimiento en él. Como ejemplo, y por lo que nos toca, decir que en la pasada edición de 2016, obtuvo el premio a mejor actriz la española Ruth Díaz con la película de Raúl Arévalo “Tarde para la Ira”.

Y lo mejor de todo es que poder disfrutar de muchas de estas películas  es tan fácil como acercarse a la biblioteca. Aquí os dejo algunas de las que podéis encontrar.

Deja un comentario

Archivado bajo Festivales de cine, Películas y documentales, Recomendaciones