Archivo de la categoría: Películas y documentales

CINEMA PARADISO – Hasta el último hombre

Esta semana quiero reseñar una película ganadora de dos premios Oscar en la edición de 2016, que si bien no son de los más importantes, sí hablan de la calidad de la película. Se trata de “Hasta el último hombre” dirigida por Mel Gibson que regresa detrás de la cámara para contarnos la odisea de un soldado diferente, Desmond Doss,  un joven contrario a la violencia que vive en un núcleo familiar cargado de ella. Su padre, excombatiente del ejército estadounidense, vuelve a casa roto, y su única válvula de escape es el alcohol y la violencia. Tras el ataque de Japón a Pearl Harbor, todo hombre en edad de combatir debe alistarse voluntariamente al ejército para defender a su país, pero Doss está convencido de no usar la violencia y jamás cargará con un fusil. Esto le traerá múltiples dificultades en su entrenamiento militar, sus compañeros y altos mandos no comprenden su negativa e intentarán hacerle desistir de su objetivo, pero su convicción le ayudará a lograrlo y es enviado al frente junto a su batallón para ejercer como médico.

El protagonista, Andrew Garfield, que  a priori no nos da excesiva confianza, no porque sea mal actor sino por el estigma que le perseguía por su trayectoria anterior en MARVEL como Spiderman, hace dudar. Sin embargo, y muy bien dirigido por Mel Gibson, Garfield demuestra sobradamente su capacidad. Y ésta será la primera de dos actuaciones magníficas ya que a continuación trabajará a las órdenes de Scorsese en la también oscarizada y magnífica película “Silencio”, limpiándose así definitivamente la imagen de superhéroe que le venía persiguiendo.

Con “Hasta el último hombre” llegó su primera nominación en los Oscar como  Mejor Actor y fue ganador de un Satellite Awards en dicha categoría, venciendo al gran favorito, Ryan Gosling, por ‘La La Land’.

En la película nos encontramos valores asociados a los tiempos de guerra como el heroísmo, el patriotismo o la redención, pero desde un punto de vista antibélico. Estos matices vienen introducidos por el joven Desmond y su doctrina adventista, cuyas creencias no conjugan con la necesidad de matar bajo ninguna circunstancia y que le llevarán a la guerra para salvar a sus compañeros de los destrozos de la misma.

Gibson crea una película claramente dividida en tres partes. Antes de la guerra; el entrenamiento  del ejército antes de ir a ésta y la tercera ya en la propia guerra. Las tres partes suman el destino de nuestro héroe, Desmond Doss. Nos desvelan su recorrido, sus creencias y su fe, cómo llego a estas, cómo luchó contra prejuicios y mentalidades opuestas y cómo demostró que tenía razón y la utilidad de su propia fe.

De las tres partes en las que se divide la película, quizás la más floja sea la primera, demasiado tópica, demasiado cliché, muy bien realizada y funcional pero muy vista. La segunda, pese a que recuerde a “La chaqueta metálica”, consigue emocionar y quizás enervar debido a la testarudez de su personaje principal. Pero es en la tercera en la que lo da  todo; se inicia con una larga secuencia bélica… o quizás podríamos decir  la secuencia bélica, convirtiéndose en una de las mejores que he visto jamás;  magnífica en todos sus aspectos. El espectador es trasladado a la guerra, al campo de batalla, al infierno. La película te obliga a abandonar la butaca y arrastrarte  por el fango mientras miles de disparos y docenas de bombas golpean a nuestro alrededor. Es el horror como pocas veces se ha visto. Solamente por esta secuencia ya vale la pena ver la película. Sublime. Posteriormente el relato no llega a alcanzar la cumbre, pero se mantiene correctamente.

Al basarse en una historia real, más increíble aún que la propia ficción, se corre el riesgo de caer  en la mitificación del héroe y olvidar que es una persona real  para convertirlo en casi un santo. Durante toda el relato vemos la parte buena y de héroe de Doss pero no sus sombras. Aun así,  resulta creíble y bien expuesto durante casi toda la  película, pero es al final cuando cae en ese error y se crece en si misma; opta por dejar atrás el realismo y volverse épica, convirtiendo  al héroe en alguien digno de devoción y mandando un poco  al traste el relato moral.

Nos encontramos ante una buena película, a la que quizás los mayores reparos que se le pueden poner son morales. No obstante, sin ninguna duda vale la pena verla. Y sólo tienes que pasar por la biblioteca y llevártela a casa. DVD PE 4550

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – El amor en el cine

Mañana, día 14, jueves, se celebra el día de San Valentín. El día en que el amor triunfa.

El día de San Valentín es una celebración tradicional de países anglosajones que se ha ido implantando en otros países principalmente a lo largo del siglo XX, en el que las parejas de enamorados se expresan su amor mutuamente. En la mayoría de los países se conoce como “día de los enamorados” y en otros como “día del amor y la amistad”. En España se celebra desde mediados del siglo XX

Fue en la américa anglosajona en dónde hacia 1840 se empezaron a difundir las tarjetas de felicitación llamadas “valentines” con la imagen del corazón o de Cupido como símbolos del amor. También se instauró la tradición de regalar rosas.

San Valentín era un sacerdote que, durante el imperio romano desafió al emperador Claudio II quien prohibió los matrimonios entre los jóvenes ya que consideraba que solteros eran mejores soldados. Valentín se opuso y el emperador lo encarceló fue desafiado a hacer un milagro, devolviéndole la vista a la hija de su carcelero, y lo hizo, aunque finalmente fue martirizado y ejecutado, pero sí que conmovió el corazón de algunos.

El amor no es fácil de definir pues se trata de un sentimiento muy complejo. En el amor se da un fuerte sentimiento de apego hacia la persona amada y un alto grado de intimidad emocional. Tanto hombres como mujeres responden de forma muy parecida, lo cual indica que ambos sexos viven el amor de forma similar.

Podriamos decir que el amor conjuga tres elementos básicos, la intimidad, la pasión y el compromiso. La intimidad como sentimiento de cohesión, de unión y cercanía con alguien; es lo que te hace confiar plenamente en alguien. La pasión en cuanto a la atracción física que se siente hacia el ser amado y por último el compromiso como deseo de amar a esa persona en el tiempo y permanecer a su lado para siempre, aunque estos tres elementos no son los únicos, ni están presentes en las diferentes etapas de una relación con la misma intensidad.

El cine se ha convertido hoy día en un formidable medio de transmisión cultural. Valores, modelos de conducta, personajes, historias o simplemente imágenes, iconos más o menos significativos, van constituyendo hoy, como hiciera en otra época la literatura, nuestra “imagen del mundo”. Por eso resulta siempre interesante pararse a reflexionar sobre él. Resulta curioso observar cómo, por encima de crisis de todo tipo, emergen en la pantalla una y otra vez los grandes valores del humanismo. En nuestro caso, EL AMOR.

El cine por supuesto se ha hecho eco del amor a lo largo del tiempo y existen un sinfín de películas que lo abordan, aunque de maneras diferentes. Por ejemplo el sueño de la seducción en las “lolitas”, los misteriosos sueños de amor adolescente, el amor en terreno vedado, el amor en exóticas aventuras, la pasión madura, los amores intemporales, el amor en un futuro androide, los amores imposibles, y tantos otros como nuestra imaginación nos permita.

Éste es un momento propicio para recomendaros una selección de algunas de las películas que sobre el amor y cargadas del mismo, podéis encontrar en nuestra biblioteca.

¡¡¡Feliz día de San Valentín y Disfrutad del AMOR!!!

                

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Que Dios nos perdone

Acaba de celebrarse la 33 gala de los Premios Goya y Rodrigo Sorogoyen se ha alzado con el Galardón a Mejor director por la película “El Reino”. Además de director, es un solvente realizador y guionista del cine español. No en vano también ha obtenido premio a mejor guion original por la misma película  junto con Isabel Peña, y han obtenido Goya así mismo películas suyas como “Stockholm” y “Que dios nos perdone”. A Sus  poco más de treinta años y con este historial de éxitos no es difícil augurarle una brillante carrera a  este cineasta español. Desde aquí nuestra enhorabuena.

Como he dicho, “Que dios nos perdone” ha sido una de las cintas que le ha proporcionado más éxito y de ella va la reseña de esta semana.

Interesante thriller policíaco del año 2016 cuya trama es la persecución de un asesino en serie cuyos crímenes intentan mantenerse en principio en secreto para evitar causar alarma social en un momento en que en España se acumulaban un sinfín de problemas con los indignados acampando  en las grandes ciudades, el paro con cifras abrumadoras,  la crisis de la deuda disparada, tormentas político-sociales en primera página, incertidumbres ante el futuro y, para colmo, con el Papa Benedicto XVI, a punto de llegar de visita a España y con millón y medio de peregrinos católicos desparramados por la capital. Una difícil situación  en la que el asesino en serie es la guinda del pastel. Los policías encargados de la investigación reciben la orden de dar con él lo antes posible.

No es habitual en el cine español situar la trama en un contexto político-social tan concreto y tan reciente. Fue una apuesta arriesgada  pero el resultado final es muy convincente. Algo muy similar le ocurre a “El Reino”.

Con “Que Dios nos perdone”, Sorogoyen tuvo su gran oportunidad de demostrar todo lo que había aprendido y desde luego no lo desaprovechó. A partir de esta película  ya no será considerado como “joven promesa de provincias”, sino que ascendió a la primera división de directores españoles.

La película cuenta con rostros conocidos del panorama cinematográfico español del momento, que cumplen a la perfección y realizan un trabajo de la calidad que se esperaba de ellos. La pareja de policías que protagoniza la película está formada por Antonio de la Torre (Goya a Mejor Actor en la edición de esta 2019 por su película El Reino) uno de los actores fetiche de Sorogoyen y Roberto Álamo. Antonio de la Torre aparece aquí como policía metódico, cerebral y algo inexperto en su relación con las mujeres y además ligeramente tartamudo. Todos estos rasgos perfectamente incorporados  en el papel, hacen que  imprima carácter al personaje. Su contrapartida es Roberto Álamo, de carácter volcánico, dado a los excesos y a los métodos drásticos en la película, es un actor que ha acumulado mucha experiencia en el teatro y eso se nota.

Uno de los elementos que más llaman la atención de la película es que al principio está rodada con  cámara en mano  y a medida que avanza  y va ganado tensión, el director opta por el plano fijo. Este cambio de técnica le ayuda a ganar sordidez en algunas escenas y a intensificar la sensación de ahogo y calor asfixiante que destila la película.

En definitiva es una película altamente recomendable por muchas razones. Los amantes del cine policiaco la apreciarán  y la disfrutarán; aquellos que necesitan confirmaciones de que el cine español es capaz de realizar películas mejores que las de dudoso humor y pésimo gusto o películas intimistas y sentimentales de aburrimiento garantizado, encuentran esa confirmación en ésta película. Y especialmente aquel público que va al cine a pasar un buen rato viendo algo que merezca la pena, no se la pueden perder.

Cine español de gran calidad, de factura cuasi perfecta y más que correcta en sus localizaciones y persecuciones en el centro de Madrid , un lugar muy complejo  para poder grabar, con un fantástico guion que no da puntada sin hilo y en el que no hay cabos sueltos. Buena película  por su dirección, interpretaciones, fotografía, montaje… Pocos o ningún defecto se le puede achacar  y es que Sorogoyen, como ha vuelto a revalidar éste año en los Goya con su película “El Reino”, es uno de los mejores y más brillantes directores de cine de este país.

Y como siempre podéis venir a la biblioteca y sacarla en préstamo para verla en casa tranquilamente. Tarde se sofá y mantita. DVD PE 4441

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – La isla mínima

En la semana en la que se van a fallar los Premios Goya,  quiero reseñar una de las mejores películas que ha dado el cine español de los últimos tiempos. Se trata de “La isla mínima”; ganadora de los premios Forqué y Feroz, arrasó en la edición de los Goya 2015, metiéndose en el bolsillo tanto al público como a la crítica a unos niveles inimaginables.

Se han dicho muchas cosas sobre esta película, que es fascinante, hipnótica y con unas interpretaciones sobresalientes; todo lo que debería de ser una gran obra, desde la dirección, el montaje, la fotografía, etc. Poco o nada le falta a la cinta de Alberto Rodriguez; 10 Goyas lo corroboran.

Dar con el tono adecuado es siempre lo más difícil en una película. No basta con que la trama tenga interés o que la época y el lugar donde se desarrolla la acción sea veraz. Tampoco basta con que el casting sea perfecto y eficaz o que los diálogos se ajusten al ambiente y sus personajes. “La isla mínima” tiene todo eso y,  si bien es imperfecta, es una película que asume riesgos,  es original sin ser novedosa y, sobre todo, presenta una riqueza visual y una fuerza dramática asombrosas. Mostrar  lo conocido como si lo estuviéramos viendo por primera vez es muy gratificante. Encontrar soluciones arriesgadas para caminos trillados merece nuestra atención y reconocimiento.

Desde las primeras imágenes el director, Alberto Rodríguez, nos atrapa y nos seduce, captando nuestra atención. Con solo situar la cámara en un lugar inesperado  siembra el interés y la inquietud, consiguiendo fundir la trama narrativa con la textura visual: ¿cómo interpretar lo que vemos? ¿Cómo atar cabos en un entorno taciturno y excesivamente rural? ¿Cómo ver más allá de la superficie de las cosas y de las palabras hasta reconstruir la complejidad de unos crímenes atroces?.  Es esta superposición de capas y sugerencias  quizás lo más admirable de la cinta. Reproducir una época (año de 1980 con ecos de servidumbres recientes y esperanzas inciertas), desagraviar el olvido, apreciar los detalles que nos hacen entrever exenciones malsanas y tóxicas, reparar la inquietud de una comunidad al borde de la nada y con ganas de huir y salir adelante.

 

Quizás falte complejidad a la definición de personajes pero la poderosa trama policiaca avanza sin bajar el tono ni un momento, arrastrando al espectador a la abominable montaña rusa de las bajezas y perversiones humanas más aborrecibles. A veces, querer escapar de la desesperanza es caldo de cultivo propicio para el abuso y la extorsión sexual. No hay nada como tener dinero para comprar el silencio sepulcral. Y la impunidad permanece como una constante que dibuja un mapa negrísimo y desolador lleno de corruptelas y falsas promesas que son sólo el cebo falaz de la iniquidad.

La crónica negra nos lleva a contraponer las diferentes personalidades de los investigadores; uno con métodos dudosos, rudo, implacable, y quizás demasiado acostumbrado a éstos menesteres dado su anterior servicio en época de la dictadura, se trata del personaje interpretado por Javier Gutiérrez, que arrastra un pasado cuyos signos se reflejan en su alcoholismo y degeneración física.  El otro agente al que da vida Raúl Arévalo,  es un policía con aspiraciones de convertirse en protector de la justicia; de carácter familiar, más sensible quizás por menos baqueteado por la vida y con esperanzas en el reciente futuro en democracia. La metáfora de esas dos Españas en los dos personajes es cristalina y ambos se enfrentarán en su investigación, a un ambiente rural hostil que levantará las ampollas de una comunidad todavía anclada en los ideales pasados de unos y la excesiva libertad de otros al introducirse en el tráfico de drogas para salir de la pobreza.

La película se estrenó en el año de la reconciliación del cine español con cintas como “Ocho apellidos vascos” o “El niño”.

Es de destacar la impresionante fotografía de Alex Catalán que alcanza su máximo esplendor en las tomas aéreas digitalizadas e inspiradas en Héctor Garrido y que muestran un paisaje laberíntico en el que la verdad parece escabullirse delante de nuestras narices, como ocurre en las escenas de la persecución nocturna de un coche que desaparece en la densa lluvia llevándose consigo un trozo de esa verdad.

Lo mismo ocurre con la música de Julio de la Rosa que por momentos parece evocar al John Carpenter más inspirado.

En definitiva “La isla mínima” es una de esas películas que debería servir para convencer a aquellos que aún tienen perjuicios hacia el séptimo arte de este país. Radiografía de una época que casi sigue siendo la nuestra, donde la belleza paisajística no disimula los lodazales enfangados de la podredumbre humana. Muy potente, muy certera y arrolladoramente obstinada. Toda una experiencia cinematográfica.

Sin duda muy recomendable y como siempre la tenéis en la biblioteca. Podéis pasar a buscarla ahora mismo. DVD PE 4272.

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – María y los demás

Muy cerquita ya de que se fallen los Premios Goya, ponemos nuestra atención una semana más en el cine español. En este caso una película que aunque no obtuvo ningún galardón, sí que fue nominada en dos importantes categorías. Mejor actriz protagonista y mejor dirección novel. También fue nominada a mejor comedia en los Premios Feroz y en los Premios Fénix, Barbara Lennie fue nominada a mejor actriz. Se trata de “María y los demás”.

Es el primer largometraje que dirigió Nely Reguera apoyándose en un buen guión coral, una buena puesta en escena, la frescura que supone la opera prima y sobre todo en la magnífica interpretación de Barbara Lennie.

La película fluctúa entre el drama y la comedia buscando el equilibrio entre lo serio y lo divertido. Reguera indaga en los conflictos internos de una mujer en la treintena intentando reconstruir su vida, y lo hace bien, aunque al hacerlo, a mi juicio, se olvida de los demás personajes, que quedan apenas hilvanados. El resultado final es una película sencilla pero conmovedora, que deja con ganas de más.

Barbara Lennie está desbordante en un papel que a priori podría haber parecido inadecuado para ella pero que sin embargo lo borda. El varapalo emocional que recibe María en la película es un retrato social increíblemente bien contado, sin dar lecciones pero mostrándolo con todos sus matices, en clave de drama pero también de comedia. Lo consigue mediante la focalización de la atención en una generación de mujeres que, pasada la frontera de los treinta, son objeto de la presión social si no cumplen ciertos requisitos: matrimonio e hijos. La historia de María es el reflejo de muchas otras vidas de mujeres que son obligadas a ser perfectas y cumplir con las expectativas. Pero, ¿y si no quieren seguir el patrón? No importa la claridad con la que María (y las demás) vean sus metas, la frustración, herencia patriarcal, encuentra su lugar como interrogante que cuestiona su visión de futuro.

Aunque los secundarios en esta película están en segundo plano, y quizás ese sea el defecto que le encuentro, si es cierto que sus interpretaciones son geniales y la construcción del ambiente también.

Sorprende lo elaborado del guión, que, aunque escrito a cinco manos, navega con mucha soltura entre el drama y la comedia.

Es una película sin grandes acontecimientos. No los necesita cuando una interpretación grande como la de Bárbara Lennie es capaz de transmitir tanto.

El título no puede ser más acertado. En todo momento, el espectador se convierte en María, sintiendo como ella y pensando como ella. La llega a comprender y siente su soledad, sus carencias afectivas y sus desequilibrios.

Es una buena película, quizás más disfrutable y cercana que arriesgada o muy brillante y profunda. Es, en definitiva, tierna y honesta, muy interesante y apreciable.

Si te apetece verla, ven a la biblioteca. DVD PE 4503

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – El hombre de las mil caras

Cuando tenemos el fallo de los Premios Goya de este año a la vuelta de la esquina, quiero reseñar una película que obtuvo nada menos que 2 Goyas y 11 nominaciones en su edición de 2017. También obtuvo la Concha de Plata al mejor actor en el Festival de Cine de San Sebastián en el año 2016, así como, el Premio Feroz a mejor película y algunos otros más.

Está basada en la novela “Paesa. El espía de las mil caras” de Manuel Cerdán, basada a su vez en hechos reales acaecidos en España en los años 90.

Ésta es una historia real, pero como todas las historias reales contiene alguna mentira, porque ésta es la historia de un mentiroso”. Así comienza una historia sobre corrupción, venganza y desde luego mentiras. Francisco Paesa (Eduard Fernández), es un ex agente secreto del gobierno a quien las circunstancias obligan a huir del país en plena crisis de los GAL por su implicación en un caso de extorsión a un testigo. Años después, bastante arruinado, regresa a España, y es cuando recibe la visita del ex Director General de la Guardia Civil, Luís Roldán, y su señora, quienes le ofrecerán un millón de dólares a cambio de su ayuda para salvaguardar 1.500 millones de pesetas sustraídos de los caudales públicos. Paesa ve en la oferta una manera de mejorar notablemente su situación económica, a la vez que una forma de vengarse.

Se implicará en la desaparición de Luis Roldán (Carlos Santos), aquel director general de la Guardia Civil que fue la representación más mediática de la plaga de corrupción política que afectó al PSOE a mediados de los años 90. Malversación de fondos, fiestas sexuales, guerra sucia contra el terrorismo… Roldán protagonizó la crónica política y social de aquellos días. Pero Roldán no es el protagonista de esta película. Paco Paesa, un manipulador y un maestro de la mentira, el hombre que ayudó a escapar a Roldan y luego organizó su rocambolesca entrega, es quien protagoniza esta especie de Atrápame si puedes a la española.

Es una propuesta interesante, especialmente para aquellos que vivieron aquella época tan convulsa. Una continuación de sucesos descabellados dónde los políticos quedaron retratados y sin otra salida que la dimisión y posterior abandono de la política, y todo a cargo de un solo hombre con muchísima ambición, el hombre de las mil caras.

Está dirigida por Alberto Rodríguez (que ya en su día dirigió la premiada La isla mínima) quien junto a su coguionista Rafael Cobos, se apoyan en el personaje de Jesús Camoes “El Piloto” (José Coronado), un colaborador de Paesa, para guiar la compleja y densa historia. La voz en off de Camoes adquiere una gran presencia, convirtiendo su relato en el foco narrativo de la película.

El guión no escatima en datos, en explicaciones de la trama o en contextualizaciones. Tiene el mérito de conseguir que un hilo tan enrevesado se siga con claridad y de manera ordenada. El hombre de las mil caras no es un trabajo periodístico, es cine; no se trata de que alguien diga “esa noche sentíamos el peligro cerca”, se trata de que el espectador sienta que el peligro está cerca.

Eduard Fernández encarna a la perfección a un Franciso Paesa que da la impresión de estar por encima del resto, siempre un paso por delante y de ahí que el espectador a veces sienta cierta exclusión de lo que ocurre en la película y no acabe de entrar en ella. Pero, ¿quién es Francisco Paesa?: su vida como banquero y espía le llevó a ser director del Banco Nacional de Guinea, diplomático de Santo Tomé y Príncipe, traficante de armas con ETA, galerista de arte, fundador de bancos, empresario fantasma en Panamá y protegido de la Stasi. ¿Qué os parece? Desde luego, hay material para hacer una película sobre él. Después de lo de Roldán, Paesa apareció “muerto” solo para resucitar al sexto año, justo cuando prescribían la mayor parte de los cargos de los que se le acusaba, entre ellos de llevarse más de 1100 millones malversados por Luis Roldán.

Paesa es un personaje del que todavía hoy se sabe muy poco, solo que Jesús Camoe era inseparable de él (en la película José Coronado) y que su sobrina era aspirante a ser su sucesora y que logró con su ayuda esconder los fondos malversados y ocultarlo a él después de darlo por muerto en Luxemburgo.

Carlos Santos (Los hombres de Paco) se encarga de ponerle cara a Luis Roldán, el hombre más buscado del mundo durante cerca de un año, ex-director de la Guardia Civil que puso en jaque a todas las autoridades y al que Francisco Paesa pudo esconder.

La película funciona como thriller y como biopic a partes iguales. Tiene una trama muy compleja, aunque comparada con la realidad creo que se queda corta, y la abundancia de nombres, para los que no vivieron en esa época, junto con el malabarismo de Paesa, que siempre logra salir de los apuros y además con los bolsillos llenos, puede parecer poco creíble.

En el aspecto técnico, los primeros planos que proporciona Alberto Rodríguez, le dan mucha fuerza a la película.

En definitiva, la película supone una mirada hacia nuestra historia más reciente y al mismo tiempo más ridícula y vergonzosa del país. Una historia que sigue y que desgraciadamente seguirá repitiéndose, a veces no con tanto artificio, pero sí con la sombra del fraude y corrupción como telonera.

Muy recomendable, especialmente para aquellos a quienes interese la política y sobre todo porque nunca está de más saber qué tipo de personas han gobernado y gobiernan nuestro país.

Si te apetece verla sólo tienes que pasar por la biblioteca Miguel de Cervantes DVD PE 4567

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – ¡Feliz Navidad!

Si la semana pasada os hablábamos de las revistas con recetas navideñas que podéis encontrar en nuestro espacio de cocina, esta semana se les une una Mesa temática especial Navidad. Además de algunas novedades que hemos ido incorporando gracias a la donación de nuestros usuarios, podéis encontrar clásicos de estas fechas como Canción de Navidad de Charles Dickens. Música festiva para acompañar como los Villancicos y la Navidad cantada por Raphael. Libros sobre tradiciones navideñas. Películas típicas de estas fechas como Love Actually, Bridget Jones, o clásicos como La gran familia o Plácido. Como veis, la Navidad da para mucho y nosotros hemos querido traer un poquito de ella a nuestra biblioteca. 

Os dejo con un extracto de Platero que refleja otro de los momentos claves de estas fiestas, sobre todo para los más pequeños de la casa, los Reyes Magos.

¡FELICES FIESTAS!

¡Qué ilusión, esta noche,la de los niños, Platero! No era posible acostarlos. Al fin, el sueño los fue rindiendo, a uno en una butaca, a otro en el suelo, al arrimo de la chimenea, a Blanca en una silla baja, a Pepe en el poyo de la ventana, la cabeza sobre los clavos de la puerta, no fueran a pasar los Reyes…Y ahora, en el fondo de esta afuera de la vida, se siente como un gran corazón pleno y sano, el sueño de todos, vivo y mágico.

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Películas y documentales, Recomendaciones