Archivo de la etiqueta: Familias

RECOLECTURAS – A donde tú vayas iré

«Los hombres son rivales unos de otros y, todos por igual del pueblo judío.»

Hoy vamos a viajar a Siria de principios del siglo XX, de la mano de Victoria Dana con su libro A donde tú vayas iré.

Siria, 1912. Latife, una hermosa niña de ocho años, vive con sus padres en la bella ciudad de Damasco. A pesar de pertenecer a la -aún- opulenta comunidad judía, su familia se ve condenada a la miseria y al ostracismo debido a que su madre jamás pudo concebir un hijo varón. Tras la repentina muerte de su madre y el abandono de su padre, la suerte le depara ser acogida en la casa de un rico benefactor, donde encuentra la tranquilidad y, tras convertirse en mujer, también el amor.

La guerra, producto del desmoronamiento del Imperio Otomano, pone fin a la libertad y a la paz de los sirios, arrasando a su paso con la mítica ciudad de Damasco. La última oportunidad de Latife para reencontrar la felicidad depende de un gran viaje a un destino muy lejano: México será la Tierra Prometida no solo para Latife y su familia, sino para varios habitantes del Sham, quienes tendrán que reajustar su vida a nuevas y extrañas tradiciones, a pesar del dolor y la incertidumbre que esto conlleva.

Esto es lo que nos dice la sinopsis del libro. Latife desde pequeña es prácticamente una esclava para su familia: «Por ser hija única se le exigía una gran cantidad de responsabilidades, que cumplía diligentemente siempre con la intención de complacer a sus padres para que olvidaran, aunque fuera por unos segundos, que ella representaba la desgracia viviente de la familia. ¡Un primogénito mujer! ¿Qué habían hecho ellos para merecer ese castigo?» Después de ochos años de espera, Latife llegó al mundo. Tan deseada y tan odiada. Tan mujer.

Si su situación familiar es desastrosa, por ser niña en una comunidad machista y por la pobreza en la que se hayan, las cosas van a empeorar aún más cuando empiecen los conflictos bélicos (cosa que por desgracia se repite en la actualidad).

Siendo una comunidad minoritaria dentro de un país de mayoría musulmana, se aprovechan de la situación para quitarle sus posesiones y para mandar a primera línea de fuego a sus hijos. En un principio sólo están obligados a alistarse los solteros, por lo que los judíos apañan casamientos entre sus descendientes (doce años es la edad legal en la que se pueden casar) y así evitar una muerte segura; más tarde veremos que ni siquiera esta triquiñuela les va a ayudar.

Después de mucho sopesarlo, la familia adoptiva de Latife se ve obligada a emigrar; aunque este suponga un grave conflicto para el patriarca de la familia, que ve con pesar como tiene que abandonar su país y todo el patrimonio que ha creado fruto de su trabajo: «Los judíos no nos podemos dar el lujo de amar una patria que no nos pertenece. Siempre ha sido un pueblo perseguido.» México será su país de acogida.

La novela me ha parecido muy interesante, porque además de ver como los judíos siempre, o casi siempre, es una comunidad perseguida, independientemente del lugar donde habiten (por eso he destacado al principio esa frase), he podido ver la intolerancia de los judíos ortodoxos para con ellos mismos, cosa a la que quizás no estamos acostumbrados.

Dividida en capítulos cortos, encabezados por frases bíblicas, la novela se lee con facilidad y nos permite conocer con bastante fiabilidad lo ocurrido en Damasco a principios y mediados del siglo pasado. Al final del libro tenemos un glosario en palabras turcas, hebreas, francés y yiddish que aparecen en el texto y nos facilitan su comprensión.

Victoria Dana, es hija de inmigrantes sirios, nacida en la Ciudad de México.  En 2012 publicó su primera novela, Las palabras perdidasA donde tú vayas, iré es su segunda novela, con la cual trata de demostrar que sólo desentrañando los secretos del pasado podemos enfrentar el presente.

Comparada con otras novelas que nos aproximan a Oriente Medio como El callejón de los milagros, de Naguib Mahfuz, El niño de arena, de Tahar Ben Jelloun, El librero de Kabul, de Åsne Seierstad, o Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini, A donde tú vayas iré, ha obtenido una buena acogida por parte de crítica y público.

Para saber más:

“A donde tú vayas, iré” de Victoria Dana, recrea la vida en Damasco y la llegada a México

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – Ganar al viento

Magnífica, deslumbrante, tierna, divertida, emocionante, sincera, luminosa, conmovedora… Estos son sólo algunos de los adjetivos con los que la crítica describió esta película maravillosa que fue un éxito rotundo y que ha emocionado a todo aquel que la ha visto.

Ganar al viento” es una película que habla sobre la vida y su enorme capacidad para generar felicidad. Cuenta la historia de cinco niños que comparten con nosotros su vida cotidiana, sus dudas y sus alegrías. Pero estos niños tienen una particularidad, y es que han sido diagnosticados de patologías muy graves y esto los ha hecho tremendamente maduros y conscientes del momento que están viviendo; del poder del ahora. Pero lo más emocionante es que, a pesar de todo, ellos siguen siendo niños.

La guionista y directora de la película, Anne D. Julliand, periodista de profesión, vivió la amarga experiencia en primera persona y como consecuencia, además de hacer la película, ha publicado dos libros sobre el tema: “Llenaré tus días de vida” y “Un día especial”, que han sido publicados en España. Además imparte conferencias en todo el mundo hablando sobre este tema y sus experiencias.

Ella ha sido capaz de captar la inocencia y la decencia de estos seres increíbles, que realmente destacan entre los héroes de todos los días, y comparten con nosotros una lección de vida. Esta película se hizo en parte para cambiar las ideas preconcebidas sobre la vida, la infancia, la resistencia y el poder del ahora, pero sobre todo para contribuir a mejorar la calidad de vida de las familias que se enfrentan a esta situación, gracias a la labor de Juegaterapia y la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER).

Lejos del sentimentalismo o de la compasión mal entendida, Julliand se dio cuenta de que en esos niños enfermos había una lección de dignidad, de inocencia y de alegría que tenía que ser contada. Para ello buscó a cuatro niños y una niña con patologías difíciles y los siguió en su vida cotidiana, sus juegos, sus visitas al hospital, la escuela, los amigos, la relación con sus padres y con los médicos. Sin idealizar la dura realidad que viven, Julliand hizo que fueran ellos los que marcaran el ritmo de sus historias, manteniendo en todo momento el punto de vista de los pequeños con la cámara a la altura de sus ojos.

Julliand ha sabido mostrar la vida de estos niños como un ejemplo de superación y demostrar que, aunque estén enfermos, el viaje continúa y hay que aprovechar cada momento que este nos brinda, sin caer en el abismo de la desesperación. Por tanto, estos pequeños son un atisbo de esperanza, un espejo en el que mirarse cuando nos quejamos de los problemas del día a día y creemos que no podemos soportar más carga, pues hay personas que, a pesar de tirar de una pesada mochila, lo hacen con una sonrisa, y en el caso de los niños, sin perder la inocencia.

La crítica ha dicho sobre ella cosas tan magníficas como : “ Una película que te hace feliz”, “Una lección de vida abrumadora”, “Una oda a la Vida”, “Inusual y profundamente conmovedora”, “Lecciones reales de valor”, “Tierna y divertida, sales con una sonrisa y un ardiente deseo de abrazar la vida” y muchas más.

Ganar al viento” es una película necesaria, una lección sobre cómo afrontar los reveses de la vida de manos de cinco pequeños que desde su inocencia no serán conscientes del mensaje de fortaleza que transmiten y las enseñanzas que brindan a todo aquel que quiera asomarse a sus vidas. Altamente recomendable.

Si no te la quieres perder sólo tienes que pasar por la biblioteca DVD PE 4687

(Fuentes: https://www.fotogramas.es/peliculas-criticas/a19453381/ganar-al-viento-19453381/,  https://losinterrogantes.com/cine/criticas/documental-ganar-al-viento)

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – María y los demás

Muy cerquita ya de que se fallen los Premios Goya, ponemos nuestra atención una semana más en el cine español. En este caso una película que aunque no obtuvo ningún galardón, sí que fue nominada en dos importantes categorías. Mejor actriz protagonista y mejor dirección novel. También fue nominada a mejor comedia en los Premios Feroz y en los Premios Fénix, Barbara Lennie fue nominada a mejor actriz. Se trata de “María y los demás”.

Es el primer largometraje que dirigió Nely Reguera apoyándose en un buen guión coral, una buena puesta en escena, la frescura que supone la opera prima y sobre todo en la magnífica interpretación de Barbara Lennie.

La película fluctúa entre el drama y la comedia buscando el equilibrio entre lo serio y lo divertido. Reguera indaga en los conflictos internos de una mujer en la treintena intentando reconstruir su vida, y lo hace bien, aunque al hacerlo, a mi juicio, se olvida de los demás personajes, que quedan apenas hilvanados. El resultado final es una película sencilla pero conmovedora, que deja con ganas de más.

Barbara Lennie está desbordante en un papel que a priori podría haber parecido inadecuado para ella pero que sin embargo lo borda. El varapalo emocional que recibe María en la película es un retrato social increíblemente bien contado, sin dar lecciones pero mostrándolo con todos sus matices, en clave de drama pero también de comedia. Lo consigue mediante la focalización de la atención en una generación de mujeres que, pasada la frontera de los treinta, son objeto de la presión social si no cumplen ciertos requisitos: matrimonio e hijos. La historia de María es el reflejo de muchas otras vidas de mujeres que son obligadas a ser perfectas y cumplir con las expectativas. Pero, ¿y si no quieren seguir el patrón? No importa la claridad con la que María (y las demás) vean sus metas, la frustración, herencia patriarcal, encuentra su lugar como interrogante que cuestiona su visión de futuro.

Aunque los secundarios en esta película están en segundo plano, y quizás ese sea el defecto que le encuentro, si es cierto que sus interpretaciones son geniales y la construcción del ambiente también.

Sorprende lo elaborado del guión, que, aunque escrito a cinco manos, navega con mucha soltura entre el drama y la comedia.

Es una película sin grandes acontecimientos. No los necesita cuando una interpretación grande como la de Bárbara Lennie es capaz de transmitir tanto.

El título no puede ser más acertado. En todo momento, el espectador se convierte en María, sintiendo como ella y pensando como ella. La llega a comprender y siente su soledad, sus carencias afectivas y sus desequilibrios.

Es una buena película, quizás más disfrutable y cercana que arriesgada o muy brillante y profunda. Es, en definitiva, tierna y honesta, muy interesante y apreciable.

Si te apetece verla, ven a la biblioteca. DVD PE 4503

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – El clan

“El Clan” es una película argentina de 2015 premiada en repetidas ocasiones. Ha sido la que más ha recaudado en los primeros 9 días desde su estreno a lo largo de los últimos años y es la segunda película más taquillera de la historia en Argentina y la de más éxito de su director y guionista Pablo Trapero.

Está basada en una historia real; la historia de una familia, aparentemente de lo más normal, en los años 80 que sobrecogió a todo el país cuando salió a la luz.

Produce espanto y perplejidad presenciar cómo una sociedad puede estar tan enferma, tan corrompida, tan amoral y tan echada a perder que acaba asumiendo e integrando en la cotidianidad una cadena de crímenes contra la libertad individual, contra la convivencia cívica y contra el sentido común; permitiendo que la criminalidad se adueñe del día a día. Cuando el horror se vuelve cotidiano, parece que cualquier excusa es válida (la necesidad de dinero, la envidia por el que tiene más que uno mismo, la supuesta injusticia de haber perdido el poder, las diferencias ideológicas, etc.) para cometer cualquier delito en beneficio propio, sin importar sus consecuencias.

Convivir con la crueldad, la infamia, la extorsión, la barbaridad nos vuelve insensibles a las atrocidades. Cuando privamos al otro de cualquier derecho y dignidad porque piensa diferente, porque tiene más, porque nació en la riqueza o tuvo la gracia del talento, entonces se desencadena la  barbarie y resulta casi imposible de dominar. Entonces se  desarrolla una ceguera horrorosa ante la crueldad y la  insensibilidad de las actuaciones, fijándose sólo en los fines,  omitiendo la inhumanidad de los medios.

Estamos ante una historia verídica situada en la Argentina de los años ochenta, pero su huella trasciende aquella época y aquella geografía hasta convertirse  en metáfora universal. El momento y el país resultan anecdóticos. Está tan bien reflejado que produce la sensación de estar asistiendo a un documental sobre el comportamiento de personas enfermas de violencia, de armas, de vanidad, de rango, de impunidad o de ambición  que atropellan a sus semejantes en beneficio propio. Cerrar los ojos parece la solución: lo que no vemos, no existe.

Uno de los aspectos más interesantes de la película, a mi entender, es esa respetable apariencia del mal ya que, como suele pasar, la mejor estrategia del diablo es hacer como que no existe, tal y como ocurre con la familia Puccio y su monstruoso jefe, lobo disfrazado de cordero.

Es la película más comercial de Trapero pero al mismo tiempo es muy profunda. Una gran producción a todos los niveles, en la que destacan las interpretaciones, posibilitando al cine argentino acercarse a hechos verídicos y trágicos de una manera inteligente pero sin excluir lo fascinante del espectáculo.

Destaca la actuación de Guillermo Francella, un actor versátil y camaleónico, de una  efectividad infalible. Su mirada y su gesto hielan la sangre y lo dicen todo. Igual se muestra frío y calculador que amante esposo y padre de familia.  Su poderosa actuación pasará a la historia de la más espeluznante villanía. También destacaría a Peter Lanzani que interpreta magníficamente al segundo de sus hijos al que el padre implica directamente desde el principio en los hechos criminales.

El clan es una película que pone la piel  de gallina, y curiosamente provoca más escalofríos con las escenas menos violentas. Secuencias donde podemos observar la vida cotidiana de la  familia cenando, viendo la televisión o manteniendo conversaciones que tratan sobre cosas intrascendentes mientras suenan de fondo los gritos y lamentos que provienen de un cuarto oscuro de la casa. Difícil de creer que todos los integrantes de ese patológico ecosistema pudieran hacer una vida normal escuchando los alaridos de los secuestrados, pero una vez más,  y sobre todo si se trata de la crueldad humana,  la realidad superó con mucho a la ficción.

En definitiva El Clan es una gran película, con buenísima dirección y un maravilloso reparto. La historia engancha, con un muy buen desarrollo y un final que sorprende por el cambio de ritmo que utiliza. Muy recomendable.

Y como siempre, si quieres disfrutar de ella no tienes más que pasar por la biblioteca “Miguel de Cervantes” y llevártela a casa. DVD PE 4553

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Captain fantastic

¡Me voy de vacaciones! Y quiero despedirme reseñando una película que es como una aventura de verano, como esos campamentos a los que íbamos de niños. Se trata de la comedia dramática “Captain Fantastic”, dirigida por Matt Ross y protagonizada por Viggo Mortensen. Centra la historia en un padre de familia que tras un hecho enormemente dramático, nada más y nada menos que el suicidio de su esposa, se propone intentar mantener los valores que les ha inculcado a sus hijos a pesar de la enorme presión social.

La película utiliza una mezcla de comedia, simpatía, sensibilidad y sobre todo, mucha emotividad sobre la difícil tarea de ser padre, sobre qué educación y valores fundamentales transmitir a nuestros hijos y de cómo la sociedad se impone con sus luces y sus sombras, dando cada vez más protagonismo al individualismo y egoísmo más allá de los valores de unión, apoyo y respeto entre semejantes.

La historia no oculta cierto tono autobiográfico ya que Ross vivió durante su infancia en comunidades alternativas de las que su madre fue cofundadora.  Eran familias que, cansadas del tipo de vida convencional, se instalaban en el bosque para vivir de sus propios recursos y  ayudarse unas a otras.

“Captain Fantástic” se sustenta en varios pilares fundamentales sobre los que se hace fuerte y consistente.  Algunos de estos pilares son el potente guion o la fuerte presencia de su actor protagonista Viggo Mortensen. Completan el reparto un estupendo George McKay (“Pride” o “Sólo ellos”), quien junto a Samantha Isler encabezan el destacado reparto juvenil, y los populares Frank Langella, Kathryn Hahn y Steve Zahn.

En cuanto a la trama, muestra un dilema que a menudo es difícil de resolver. Muchos padres, cansados del método educativo tradicional se plantean una enseñanza basada únicamente en métodos naturales e inculcada por las propias figuras paternas. Este es el caso de Ben y Leslie, que deciden irse a vivir a un remoto bosque donde proporcionarán a sus retoños una educación al aire libre, que les alivie de Internet, cine, televisión, videojuegos y demás estándares de entretenimiento moderno para volcarles en el ejercicio físico y la nutrición mental, entendiendo esta como la absorción de dosis de casi todas las ramas del conocimiento.

Matt Ross dirige y escribe la película como una especie de cuento sobre los perjuicios del estilo de vida contemporáneo, sin que por ello intente defender la alternativa llevada a cabo por los protagonistas de su relato. Bajo un claro tono cómico, adornado con situaciones desternillantes, se esconde un pequeño drama que quizá para la generación de los adolescentes y jóvenes de hoy no parezca tal, pero que sí que supone un problema a largo plazo. La honestidad de Ross hace que este debate no se quede en una mera fachada, sino que realmente invita al espectador a meditar acerca de hasta qué punto los medios y dispositivos tecnológicos están moldeando nuestra forma de vivir. Es necesario pararnos y reflexionar sobre eso. Al fin y al cabo, la lectura que se saca es la de que es necesario evitar cualquiera de los extremos. Los avances proporcionados por las nuevas tecnologías no son malos “per se”, pero sí que es necesario  encontrar una fórmula que combine las virtudes de éstas con el disfrute del entorno natural y el fomento de una mente y un cuerpo sanos.

También resultan puntos  fuertes de la película, la fotografía que juega con desenfocados, luces y naturales,  muy “indies”, y la música que experimenta con sensaciones que conjugan perfectamente con los tiempos del guion.

Puede que a muchos no les llegue del todo el mensaje de esta agradable fábula antisistema, sin embargo, lo mejor que se pueda decir de ella es que no juzga la motivación de los personajes dejando que entendamos que, como suele suceder con casi todas las facetas o situaciones de la vida cotidiana, siempre surgen voces a favor y en contra, algo que permite al espectador sacar sus propias conclusiones, sin llegar en ningún momento a sentirse coaccionado.

Es una “dramedia” fabulosa que merece ser tenida en cuenta. Posee personalidad e ingenio y  es ideal para pasar una estupenda tarde de verano. Y sólo tenéis que acercaros a  la biblioteca y llevarla a casa DVD PE 4548

En septiembre estaré de vuelta

¡FELIZ VERANO A TODOS!

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Nuestro último verano en Escocia

Se acerca el verano y me apetece reseñar algo más ligerito. Esta película está dirigida por Andy Hamilton y Guy Jenkin, veteranos directores de conocidas series de la televisión británica como  “Estas no son las noticias de las nueve” y “Outnumbered”

Responde perfectamente al modelo de comedia dramática para casi todos los públicos al estilo de las series antes mencionadas. Fue galardonada en la  Seminci de Valladolid de 2014 con el premio del público. Merecido premio sin duda, tal y como se puede  comprobar una vez vista.

Hamilton y Jenkin realizan un proyecto que, aunque no es precisamente original, sí que saben dotarlo de bastante encanto, especialmente en lo que a sus personajes infantiles se refiere, haciéndolos protagonistas de la función. Los tres niños ven las cosas sin falsedades ni hipocresía y así se lo hacen saber a los adultos que les rodean, mientras estos callan y sufren en silencio, convirtiéndose en una especie de enigma para los pequeños. En este sentido, hacia la mitad de la película se produce un giro en la trama que provocará que la familia se quite las máscaras de una vez por todas y rebusque en su interior para comportarse como un auténtico grupo familiar, dejando de engañar a los demás y a sí mismos.

Como suele ser norma en las producciones británicas, los actores muestran muy buen nivel, especialmente los más jóvenes, aunque los adultos no les van a la zaga, con David Tennant conocido por su participación en “Doctor Who” y Rosamund Pike, aquí en un registro dramático menos oscuro que el que bordó en “Perdida”,  interpretando a una pareja separada con tres hijos que deciden fingir que siguen siendo una familia unida durante un viaje a Escocia. Para ello necesitan contar con la complicidad de los niños, que no estarán por la labor de ponerles las cosas fáciles. Los tres hermanos son el eje y los protagonistas de la película gracias a la naturalidad y frescura de sus interpretaciones.

El mundo de los niños nos da una visión de la trama prácticamente mitológica, que nos recuerda a las viejas aventuras de Los cinco, donde la imaginación se apodera de la realidad haciendo que los mitos la transformen. Sólo la infancia puede hacer reales a los héroes y nada mejor que las sugerentes tierras de Escocia para vivir sus aventuras y encontrarse con Odín. Pero como no podía ser de otra forma, estas aventuras poseen una moraleja, un mensaje didáctico y esperanzador que en este caso es  la tolerancia.

Como ya he comentado, no nos compromete ni nos hace grandes descubrimientos pero tampoco lo pretende. Se mueve en el plano de lo políticamente correcto, con un mensaje liberal: acepta a los demás tal y como son porque, de lo contrario, les obligarás a fingir o a alejarse de ti. O su contrapartida: atrévete a ser como eres;  si te quieren, te van a seguir queriendo igual.

Destaca especialmente un Billy Connolly,  maestro tanto en comedia como en drama, tal y como como ya ha demostrado en una larga carrera cimentada especialmente en papeles secundarios de películas como “Los elegidos”, “El último samurái” o “X-Files: Creer es la clave”. Interpreta a un interesante personaje que da la clave de lo que quiere contar la película y que al mismo tiempo es toda una lección de cómo funciona la vida, con frases como  cada uno es ridículo a su manera.

Se trata de una historia familiar que no cae en el pasteleo emocional, aunque, a veces se deje llevar un poco por la sensiblería fácil, especialmente  en su tramo final.  “Nuestro último verano en Escocia” es por el contrario una agradable película ambientada en bellos parajes escoceses que sabe sacar la sonrisa en el espectador. Todo ello al tiempo que deja algunas cuestiones en el aire sobre las complicaciones que tantas veces surgen en el ámbito familiar, ese lugar en el que todos nos sentimos incómodos al querer esconder nuestras desnudeces emocionales ante la vista de los que nos conocen más de lo que creemos.

Una película recomendable para todos los públicos y entretenida a pesar de su cierto estilo naif. Y que destaca también por la fotografía de los magníficos paisajes escoceses y la música de  los Waterboys que se hace más patente si cabe al final de la película. Es imprescindible quedarse a los créditos. Ya veréis por qué.

Y como siempre, podéis venir a buscarla a la biblioteca. DVD PE 4587

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – La familia Karnowsky

Hoy en nuestra sección un libro espectacular, La familia Karnowsky de Israel Yehoshua Singer.

Los Karnowsky de la Gran Polonia eran conocidos como hombres obstinados y polemistas, aunque también estudiosos y cultivados, sin duda unas mentes de hierro.

En su despejada frente de estudiosos y en los ojos negros como el carbón, hundidos e inquietos, llevaban inscrito su genio. La obstinación y el espíritu polemista se reflejaban en sus apéndices nasales: unas narices poderosas, de gran tamaño, que sobresalían como un asomo de burla e insolencia de su enjuto y huesudo semblante, como queriendo advertir: «Cuidado, no tocar». A causa de esa obstinación, ninguno de los Karnowsky llegó a convertirse en rabino, aunque podían haberlo logrado con facilidad.

Así de esta manera tan fascinante comienza esta novela, imposible no querer leer más después de este comienzo, al que no desmerece el resto del libro a lo largo de sus 547 páginas.

A través de tres generaciones de una familia judía, los Karnowsky, Singer nos ofrece un fresco extraordinario de la primera mitad del siglo XX.

La novela está divida en tres partes, una por cada miembro varón (abuelo, hijo y nieto). En la primera vamos a conocer a David, el patriarca, que en los albores del siglo abandona el shtetl polaco donde nació (Melnitz) para instalarse en Berlín (ciudad hacia la que sentía inclinación por ser la de su maestro, el sabio Moses Mendelshon). En unos pocos años, David Karnowsky alcanza considerables logros en la capital: aprende a hablar un alemán correcto, prospera en el negocio de la madera y se convierte en un importante empresario del sector, y en sus ratos libres, con la única ayuda de manuales, completa los estudios de bachillerato, algo que aspiraba desde su juventud y nunca había podido realizar. Finalmente, gracias a sus conocimientos de la Torá y a su erudicción, se relaciona con los más influyentes miembros de la nueva sinagoga a la que asiste.

En Berlín nace Georg. David Karnowsky, fiel a los principios aprendidos de sus maestros, puso gran empeño en conseguir que su hijo único creciera siendo judío en casa y un hombre más en la calle. Los vecinos no judíos, por su parte, no veían al pequeño Georg como uno más, sino como un judío. Pronto empieza a darse cuenta, en el patio de vecinos donde viven, que los demás niños le tratan diferente por este motivo. Después de una adolescencia y juventud “rebelde”, Georg, que en un principio decide estudiar filosofía, termina convirtiéndose en médico, la profesión que su padre quería, pero no por consejo de su progenitor, sino por amor, el que siente por Elsa Landau, hija del doctor Landau, y estudiante de medicina. Esta carrera le dará prosperidad y un nombre, comienza a trabajar en la clínica de maternidad del profesor Halevy, clínica de que la que se hace cargo cuando el doctor se jubila, y donde conoce a Teresa Holbeck, joven gentil (término usado por los judíos para referirse a los pueblos e individuos no judíos) y aria, con la que terminará casándose.

Georg y Teresa tendrán un hijo, Joachim Georg, al que llaman Yegor. El pequeño Yegor, un niño que desde siempre tiene problemas de salud: no se desarrolla bien, es pequeño para su edad y enferma constantemente; desde siempre tira hacia la parte alemana de su familia, siente fascinación por su tío materno Hugo,  fascinación que hace que cada vez odie más a su padre, al que culpa de todos sus males y de su parte judía, y se obsesione con su madre. Las humillaciones que sufre Yegor en su instituto por parte de su profesor (al que exhibe en público para enseñar las diferencias físicas entre un judío y un «ario»), el odio creciente hacia los judíos desde que se instala en Alemania el «Nuevo Orden», y sobre todo, los estragos que están produciendo en su hijo, en cuya alma se había alojado el sentimiento de inferioridad y el odio a sí mismo, hace que el doctor Karnowsky decida ir por un visado para dejar el país que tanto le dio, y poner rumbo a Estados Unidos.

En su tierra de adopción se ven abocados a empezar de cero: nuevo idioma, intentar buscarse la vida (allí no le reconocen el título de médico), pasan del estatus elevado que tenían en su país natal, a la humillación de tener que pedir trabajo como buhonero a Salomon Burak (judío comerciante al que despreciaron cuando vivían en Alemania). No obstante, desde que los judíos son judíos, la chusma ha quemado sus libros, les ha obligado a llevar un parche de tela en la ropa, les ha expulsado de sus comunidades y ha torturado a sus estudiosos de la Torá (pues odiaba sus enseñanzas y su sabiduría); por lo tanto es un pueblo que está acostumbrado a sobrevivir y a reinventarse. Yegor, sin embargo, no se adapta al nuevo país, sólo siente desprecio hacia la ciudad de Nueva York y, como siempre que algo lo amarga, él refuerza esa amargura y la cultiva en su interior, a fin de que crezca cada vez más, para irritación propia y del resto. Esa amargura le llevará a un desenlace fatídico, que no por esperado, es menos doloroso.

Esto es a grandes rasgos el argumento del libro, en el que el autor, con gran maestría, se sirve de esta saga familiar para hablarnos del mundo judío (su mundo), y las diferencias existentes entre judíos alemanes y judíos procedentes de otras partes de Europa, con el consiguiente desprecio que sienten unos por otros. También nos habla de la barbarie nazi y de cómo se gestó, siempre de una manera sutil, sabes que está ahí,  pero no la hace protagonista, jamás la menciona, sino que alude a ella con palabras como Nuevo Orden, soldados de botas altas,  y hombre colérico con botas, bramando con la boca abierta bajo el oscuro bigote (sabéis de quién habla, ¿no?).

Una gran novela para comprender un poco mejor a este pueblo y los odios provocados por el nazismo. Para ver cómo la locura de esos histéricos ofendidos, en parte por complejo de superioridad, y en parte por manía persecutoria, hace que se transformen en alimañas; y de como las promesas de felicidad, victoria y tiempos de abundancia que prometen los hombres de las botas alta, en cuanto se libren de los estafadores y traidores que robaron al país, vaciaron los bancos y quitaron las casas a sus propietarios (véase judíos), cala no sólo en la pequeña burguesía de las aldeas y los campesinos, sino también en multitud de obreros y una amplia ciudadanía, que participan de esta locura colectiva que, como desgraciadamente sabemos, desencadenó la Segunda Guerra Mundial y el genocidio judío.

Israel Joshua Singer (1893, Bilgoraj, Polonia – 1944, Nueva York)hermano del Premio Nobel de Literatura, Isaac Bashevis Singer, empezó a escribir a los 18 años. Sus primeros escritos aparecieron en 1916 en la prensa europea en yiddish. En 1921 empezó a trabajar como corresponsal para el destacado diario norteamericano Forverts, y en 1927 publicó su primera novela, Shtol yn Ayzn. En 1934 emigró a Estados Unidos, donde publicó entre otras, Los hermanos Ashkenazi (1937), y La familia Karnowsky (1943).
Para saber más:

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized