PIRULETRAS – Los cuentos de Beatrix Potter

Hoy os voy a recomendar, no uno, sino muchos cuentos, los de la genial cuentista e ilustradora británica, Beatrix Potter.

Supongo que muchos de vosotros habéis oído hablar de Perico el Conejo y su amigo Benjamín, Colita de Algodón, el señor Erizo, Cecilia Perejil, Minina Gata, la Ratita Lucinda, la Oca Carlota… Y si no: ¿A qué os suenan estas ilustraciones?

Todos estos personajes, con sus maravillosas y entrañables aventuras, las tenéis en una colección de cuentos en tamaño mini en la biblioteca. No están todos. Ya sabéis que el camino de un libro es insospechado, y en su recorrido de la estantería de la biblioteca, a la casa de uno de nuestros niños, le puede suceder muchas cosas: que se pierda, que se moje y se rompa, que decida quedarse en casa del niño porque su estantería es más cómoda. Algunos han decidido regresar después de vivir su propia aventura, pero están deseando volver a salir y que otro niño los lleve a casa. Así que ya sabes.

Estos simpáticos animalitos envejecen genial. ¿Sabéis que ya tienen más de 100 años? Pues sí, Beatrix los creó a principios del siglo XX, su primer cuento lo publicaron en 1902, El cuento de Perico, el conejo travieso (The Tale of Peter Rabbit, 1902). Aunque quizás os suene más como Peter Rabbit, el más popular de todas sus creaciones, y del que también existe una película. ¿La habéis visto? Yo sí, y pasé un rato muy agradable.

Es que estos seres entranables dan para mucho. Alrededor de ellos se ha creado todo un mundo de merchandising: cromos, camisetas, tazas, platos, peluches, señaladores de libros, paraguas… Por cierto, yo tengo los cromos, y algún que otro libro que mi sobrina cada vez que va de viaje me trae. Tengo a Perico en inglés, en francés…, y por supuesto, en español.

Supongo que ya os habréis dado cuenta que soy una gran fan de estos personajes. Pues sí, me encantan; y si a vosotros también os gusta, deciros que además de sus cuentos, podéis encontrar en la biblioteca la película Perico y su primo Benjamín, y Miss Potter, un biopic (para que no entendamos: película sobre la vida de una persona), de Beatrix Potter, donde conoceremos su maravillosa historia, y cómo sus estancias vacacionales en el Distrito de los Lagos o en Escocia, así como, los pequeños animales que introducía furtivamente en casa, la inspiraron a la hora de crear estos simpáticos personajes.

(Algunos datos han sido sacados de la Wikipedia).

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Lion

“Lion”,  basada en la novela  “Un largo camino a casa” de Saroo Brierley,  es la historia real de una vida perdida y encontrada. Es quizás una de las películas que más me han conmovido en los últimos tiempos.  Fue merecidamente nominada, en mi opinión,  en seis categorías a los Premios Oscar en la edición de 2017.

La película aborda por un lado, el largo periplo de un niño muy pequeño, perdido mientras, subido en un tren, acompañaba a su hermano mayor en busca de trabajo,  en la inmensidad de una India plagada de miseria y pobreza y por otro, un conflicto dramático que pocas veces hemos podido ver en el cine y es la crisis de identidad que sufre un hijo  adoptado entre la infancia y la madurez.

El viaje del pequeño Saroo incluye un trayecto de varios días encerrado en un ferrocarril, la pérdida por las calles sobrecargadas de Calcuta, el intento de secuestro por parte de una mujer que esconde horribles intenciones, el encierro en un orfanato demoledor y, finalmente, la adopción por parte de una pareja australiana. Cuando la posibilidad de volver con su familia se desvanece (el niño no conoce el apellido de su madre analfabeta, no habla bengalí y ni tan siquiera recuerda el nombre exacto de su pueblo), la acogida por parte de una pareja occidental ¿resulta el único final feliz posible?.

La película parece que contesta afirmativamente a esta pregunta hasta que Saroo se empieza a cuestionar su identidad, y esto queda perfectamente reflejado en el que es quizás el momento más dramático de la película, en la conversación que Saroo mantiene con su madre adoptiva respecto a la necesidad que él siente de reencontrarse con su madre biológica y aquí surgen varios temas interesantes.  Por un lado la idea de que un niño no es una página en blanco sobre la que sus padres adoptivos puedan escribir su historia ideal de familia feliz, y por otro el hecho de que la madre adoptiva confiese que su adopción no fue por necesidades biológicas sino por verdadera convicción moral.

El guion excelente de Luke Davis, nominado al Oscar, utiliza un recurso muy curioso y es hacer que a través de la comida, el pequeño Saroo reviva recuerdos e incluso  su propio origen. La comida está muy presente en la película.

El actor protagonista, Dev Patel  logra de forma brillante y convincente transmitir con una gran sensibilidad y delicadeza, esa sensación de frustración, confusión, y dolorosa pérdida de alguien separado de su familia sin previo aviso, además, realiza una interpretación tan magnífica, intensa y emotiva que consigue introducirnos con suma facilidad en el interior de su personaje, y hacernos sentir en primera persona la angustia asfixiante y el profundo sufrimiento de Saroo por buscar y encontrar sus verdaderos orígenes e identidad, mientras que Nicole Kidman, con este papel da la sensación de que  rejuvenece profesionalmente, con el retrato de un personaje perfectamente matizado de una madre cariñosa, comprensiva y con mucha paciencia. Una portentosa actuación  merecedora de una nominación al Oscar.

Además, hay que destacar la actuación del pequeño actor Sunny Pawar en el papel de Saroo de niño,  ya que directamente te toca el corazón.

El director Garth Davis y su responsable de fotografía, Greig Fraser, también nominado al Oscar, nos deleitan con amplios y hermosos paisajes, presentados a través de largos planos aéreos panorámicos, sobre todo, de las impresionantes llanuras secas de la India Central. Garth Davis encuentra una fantástica solución usando el ojo del mundo que todo lo ve, de la herramienta Google Earth, como inspiración. Así vemos como las grúas y las cámaras imitan la experiencia de desplazarse por Google Earth con lo que visualmente resulta bastante sorprendente. La nominación al Oscar a la Mejor Fotografía está más que justificada.

“Lion” plantea diferentes cuestiones de peso a lo largo de los 120 minutos que dura la cinta como la pobreza, la adopción, la explotación y la más poderosa, la identidad. La película reúne todos los ingredientes para ser un auténtico éxito, posee un toque algo edulcorado, quizás  para suavizar el duro trasfondo del tema. Está tratada con mucho tacto y delicadeza, y lleva el sello inconfundible de las grandes producciones de Hollywood: “Basado en Hechos Reales”, para dar mayor autenticidad, fuerza y emotividad a la narración. A pesar de saber eso, es inevitable que al finalizar la película uno tenga la sensación de haber visto una grandiosa, conmovedora y hermosa cinta que te llegará a lo más hondo del corazón.

Y al final, conviene no desconectarse durante los créditos para no perderse el emocionante encuentro de los verdaderos personajes en la vida real. Y como ya sabéis, pasad por la biblioteca,  llevadla a casa y disfrutadla. DVD PE 4542

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Los que van a morir te saludan

Hoy en nuestra sección una novela de Fred Vargas, la nueva flamante «Premio Princesa de Asturias de las Letras 2018»: Los que van a morir te saludan.

Claudio, Tiberio y Nerón son tres estudiantes franceses que viven en Roma. Claudio es un chico mimado, egoísta, tierno y mujeriego; Tiberio, el huérfano, el más guapo y brillante de los tres, es un apasionado del latín clásico; Nerón es amoral, esteta y se peina a la antigua. Juntos conforman un grupo curioso, divertido y entrañable. En pleno mes de junio se ven inmersos en una aventura frenética, que conmueve los pilares de sus vidas y pone en entredicho su amistad. Henri Valhubert, coleccionista de arte parisino —y padre de Claudio—, es asesinado una noche de fiesta delante del palacio Farnesio, entre antorchas y muchedumbres ebrias. ¿Qué venía a hacer a Roma? ¿Y cómo ha podido beber una copa de cicuta? Al mismo tiempo, se descubre que unos valiosísimos dibujos de Miguel Ángel han sido robados de la Biblioteca Vaticana. ¿Tiene el crimen algo que ver con estas extrañas desapariciones?

Esto es lo que dice la sinopsis del libro. Estamos ante la segunda novela policíaca de Fred Vargas (la única, junto a la primera, que no pertenece a ninguna de sus series: «Los tres evangelistas», y la Serie del Comisario Adamsberg). Podríamos calificarla como la novela de «Los tres emperadores»; ya que, dos de tres de sus protagonistas se hacen llamar así por los emperadores romanos (Thibault Lescale adopta el nombre de Tiberio y David Larmier el de Nerón), para acompañar a Claudio, ya que juntos forman un «triunvirato»: «Lo llaman Tiberio, pero su nombre verdadero es Tiberius Claudios Nero, Tiberio Claudio Nerón… Nuestros tres nombres en uno solo, el mío, ¿no lo encuentras curioso?», y continuamente hacen alusión a los personajes que han adoptado y con los cuáles se identifican. Este «todo» pasa de ser sospechoso de asesinato, a parte importante en la resolución del caso, junto al inspector Ruggieri y Richard Valence, enviado por el ministro de interior francés Édouard Valhubert, hermano del finado; y al que este hecho podría empañar su imagen.

Pero además de estos personajes son piezas claves en esta novela negra: Laura, la mujer de Henri Vaulhubert, 20 años más joven que él y de una belleza enigmática, que tiene subyugados a todos; Gabriella, hija de Laura y de padre desconocido, cuya existencia Henri desconoce hasta poco antes de su viaje a Roma; el obispo Lorenzo Vitelli, amigo de infancia de Laura, que se hace cargo de la manutención de Gabriella desde que Laura se casa con Henri y marcha a París (cuando la niña tiene 6 años), a la vez que ejerce de protector de los tres «emperadores», debido a su amistad con Henri, amistad que también será la causante del matrimonio entre Henry y Laura; y Maria Verdi, la responsable de la Vaticana (como se conoce en el argot a la Biblioteca del Vaticano), personaje clave en la resolución del caso.

Ya están todas las piezas puestas sobre el tablero, ya solo falta que encajen. Muchas maniobras, muchos sospechosos, ¿tráfico de arte? ¿La existencia de Gabriella pone en peligro el matrimonio de Laura y su consiguiente fortuna? ¿Gabriella y Claudio, como hijastra e hijo, se benefician de la muerte de Henri? ¿Amores prohibidos?… Muchas conjeturas que tendrán que resolver y, como en toda buena novela negra que se precie, su resolución será sorprendente e inesperada, y no dejará indiferente a nadie.

Fred Vargas, sinónimo de Frédérique Audoin-Rouzeau (París, 1957), es autora de 17 novelas negras, además de ensayos y trabajos científicos. Arqueozoóloga de profesión, hasta 2005 compaginó sus trabajos científicos con la escritura, es además una de las grandes expertas mundiales en la peste negra en la Edad Media. Comparando su escritura con su profesión, Vargas dijo lo siguiente: «Durante mucho tiempo pensé que mis novelas negras no tenían nada que ver con mi profesión, escribir era como hacer novillos. Pero acabé por darme cuenta de que en la arqueología abrimos la tierra, donde toda la historia está escrita, pero está muda: hay que sacarla, traducirla, estudiarla, en otras palabras, resolverla. Y una novela policíaca también esconde una historia que debemos desentrañar. El historiador y el inspector buscan pistas y los dos arrancan una investigación con indicios inicialmente incomprensibles”.

Sus novelas, que tienen la capacidad de enganchar a los lectores con historias complejas y sorprendentes, la han hecho acreedora del Premio Princesa de Asturias de las Letras 2018, convirtiéndose en la séptima mujer en conseguirlo a lo largo de los 37 años de existencia del Premio.

(Fuente datos biográficos: https://elpais.com/cultura/2018/05/24/actualidad/1527154570_027974.html)

En la biblioteca, además de esta novela podéis encontrar las siguientes:

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Premios literarios, Recomendaciones

PIRULETRAS – Mis pequeñas alegrías

Mis pequeñas alegrías (uy, casi escribo alergias, con esta primavera...),de Jo Witek y Christine Roussey.

 

Si te regalaran una cajita preciosa para guardar las cosas importantes… ¿qué meterías?

A ese dilema se enfrenta la protagonista de esta historia, que descubre que las cosas importantes para ella, por algún motivo u otro, no las puede guardar en esta caja. Ni en esta ni en ninguna otra, sencillamente porque las cosas realmente importantes no se pueden guardar.

¿No me crees?

¿Puedes tú guardar un rayo de sol?

¿y la lluvia?

Mi familia se niega a vivir guardada en una caja, no sé la tuya. Y los amigos ni te cuento. Y mi mar, ¿cómo iba yo a poder guardar mi mar?

¿A que ahora lo entiendes?

Sí, este libro tiene solapas.

Pues este es el mensaje de este álbum, muy bien combinado además con las ilustraciones, de las que me gustan a mí, sencillas, de colores amistosos y formas suaves. Vamos que si pudiera me iría a vivir dentro de ellas, como un dibujo más.

Estoy segura de que os va a gustar, lo tenéis en la Biblioteca Miguel de Cervantes con la signatura I WIT mis.

Os esperamos.

Deja un comentario

Archivado bajo Recomendaciones, Sección infantil

CINEMA PARADISO – Las chicas de la lencería

Aunque no es habitual en España ver películas suizas, “Las chicas de la lencería” cuenta la historia de cuatro amigas que viven en una pequeña aldea suiza. Martha pierde a su marido y, cansada de quedarse en casa perdiendo el tiempo, decide abrir una tienda de lencería fina y un poco descocada para el pueblo, en el local donde se encontraba la tienda de ultramarinos de su esposo.

Su hijo, el cura del pueblo, que en un principio le había dicho que se buscara algo que hacer para no estar siempre en casa y poder superar así la muerte de su marido, no se lo toma demasiado bien ya que piensa que eso no es lo apropiado para una mujer de su edad y porque cree que se va a convertir en la burla del pueblo, habitado mayoritariamente por gente mayor y por qué no decirlo, bastante pueblerina y llena de prejuicios. Sin embargo  tiene que dar su brazo a torcer cuando Martha descubre que su hijo ha tenido una aventura con la hija de su amiga Lisi.

Pero Martha no es la única que se sale con la suya. Tras la muerte de su amiga Lisi, cuyo sueño era ir a América, Hanni consigue sacarse el carnet de conducir a los 80 años y que encima se lo pague su hijo, cuando él lo que tenía en mente para sus padres era mandarlos a una residencia de ancianos. Mientras, Frieda, ya en una residencia, se apunta a clases de informática, gracias a las cuales aprende a vender la ropa de Martha por internet, y empieza a salir con un compañero de la residencia.

Se trata de una comedia amable que utiliza una fórmula que ha sido empleada muchas veces en otras cintas de realismo social tales como “El jardín de la alegría” o “Las chicas del calendario”, sin embargo el guion, las situaciones y los personajes son tan ingenuos, que terminan por desarmar al espectador, haciéndole cómplice de la historia.

Como viene siendo habitual, la retrógrada presión social del pueblo, personificada en la figura de un concejal bastante radical y el propio hijo de la protagonista, el pastor evangélico del pueblo,  intenta por todos los medios mantener las cosas tal y como están. De este modo los ancianos se ven progresivamente arrinconados como trastos inservibles y eso contrasta con  la iniciativa del grupo de abuelas que llega a vender con mucho éxito sus combinaciones, sujetadores y braguitas a través de internet.

“Las chicas de la lencería” es una película bastante básica, bastante esquemática, pero la cercanía, franqueza y confianza que generan las ancianas, hacen que el espectador conecte rápidamente con la historia y que disfrute de cada triunfo de estas luchadoras, por pequeño que sea.

De una manera divertida y alegre, nos muestra la vitalidad y las ganas de vivir que tienen las personas mayores, y el cumplimiento de sueños y labores pasados o insatisfechos, que en contra de cualquier opinión o valoración no dudarán en llevar a cabo.

El guion es muy tópico, pero se hace muy llevadero gracias a una excelente fotografía, con bellos paisajes helvéticos y mostrando algunas costumbres y tradiciones como por ejemplo la indumentaria, y por supuesto a la interpretación de gente de la calle, muy real y que conecta rápidamente con el espectador.

Como punto destacable, decir que retrata bastante bien la problemática de los pueblos pequeños alejados de las grandes urbes, donde todo el mundo se conoce y se cree con derecho a juzgar al vecino y especialmente, donde la doble moral es el pan  de cada día. No obstante creo que se podía haber sacado mucho más partido haciendo un planteamiento más parecido a películas como “Chocolat”.

No aporta nada nuevo y es la aplicación de la vieja fórmula de grupo de personas de las que parece imposible que vayan a levantar cabeza en un entorno hostil y sin embargo terminan no solo consiguiendo su objetivo sino además triunfando, como ocurre en “Full Monthy”, pero las protagonistas se hacen querer y resultan de lo más entrañable.

En definitiva, se trata de una película sencilla cuya mejor arma es precisamente esa, la sencillez. A mí me encantó. Ideal para pasar un buen rato. Y ya sabéis que sólo tenéis que pasar por la biblioteca para poder disfrutarla. DVD PE 4600

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Philip Roth

El pasado martes, día 22, falleció en Manhattan a los 85 años de edad, el escritor Philip Roth. Por este motivo hemos reunido en un expositor, las novelas que del autor tenemos en la biblioteca.

El escritor, que nació en Newark, New Jersey en el año 1933 (escenario de buena parte de su dilatada obra), suma más de treinta títulos de ficción, además de un valioso conjunto de libros de ensayo y memorias personales. Entre los innumerables premios y distinciones que le han concedido, caben destacar el Prícipe de Asturias de las Letras o Man Booker Internacional a toda su carrera en 2011. La excepción fue el Nobel; la Academia Sueca no estuvo a la altura del gran novelista.

El escritor declaró que para él escribir entrañaba una entrega dolorosa. Su vida fue de principio a fin una aceptación de ese destino. Philip Roth encarnaba la idea del escritor total, y la dedicación a su oficio exigía de él, como en el caso de Kafka, una de sus influencias más conspicuas, una entrega sin fisuras, casi un sacrificio. Había en su manera de entender su vocación una actitud comparable a la de uno de sus novelistas más admirados, Dostoievski. Como él, se adentraba en los abismos de la condición humana sin calcular los riesgos. Su corpus novelístico, extraordinariamente sólido, incluye varias obras maestras.

Tras un debut que marcaba la aparición de un escritor excepcional, Goodbye, Columbus (1959), Roth inició una trayectoria fulgurante, que incluye más títulos imprescindibles de los que cabe señalar: El lamento de Portnoy (1969), probablemente la exploración más tormentosa y radical de la sexualidad masculina que se haya llevado a cabo jamás; la heptalogía centrada en torno a la figura de su alter ego literario, Nathan Zuckerman, en la que explora en profundidad qué significa ser escritor. Aunque la mayor parte de su obra se movió dentro de los parámetros de una concepción realista de la ficción, en algunas novelas, como La contravida (1986), experimentó con las posibilidades de la narrativa, buscando nuevas formas de expresión. Otros títulos fundamentales de su canon son Operación Shylock (1993) y El teatro de Sabbath (1995). Su exploración de lo que significa ser judío en los Estados Unidos, una de sus preocupaciones centrales, le valió tantos rechazos como adhesiones. A finales del siglo XX, la marcha triunfal de su escritura continuó con obras como Pastoral americana, Me casé con un comunista y, ya en el tercer milenio, La mancha humana.

Roth dirigió la mirada hacia lacras que aquejan tanto al individuo como a la sociedad estadounidense contemporánea. A esta fase corresponden El animal moribundo, La conjura contra América, Elegía (cuya adaptación al cine también está disponible en la biblioteca) , Sale el espectro, que pone punto final a la saga de Zuckerman, Indignación, Humillación y Némesis. Publicadas casi a razón de una por año, el torrente creativo de Roth echa por tierra la idea del escritor que entra en declive en las décadas finales de su vida.

Tan importantes como sus novelas son sus obras de no ficción, entre las que destacan Los hechos (1988) y Patrimonio (1991). En conversación con David Remnick, director del New Yorker, tratando de explicar la energía interior que lo guiaba, señaló: “No sé adónde voy con esto, pero no puedo parar. Es así de sencillo”. No obstante, el momento de parar llegó. Tras la publicación de Némesis(2010), Philip Roth anunció al mundo que dejaba para siempre la escritura.

La muerte de Philip Roth deja un vacío que no será fácil cubrir, porque, con él no desaparece un autor, sino toda una manera de entender la literatura.

(Fuente: https://elpais.com/cultura/2018/05/23/actualidad/1527093625_855231.html)

Para saber más:

Cinco novelas imprescindibles de Philip Roth: https://elpais.com/cultura/2018/05/23/actualidad/1527052542_380178.html

LIBROS DE PHILIP ROTH EN LA BIBLIOTECA MIGUEL DE CERVANTES

Deja un comentario

Archivado bajo Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Yo, Daniel Blake

La pasada semana se fallaron los premios de uno de los festivales de cine más mediáticos del mundo, así como el más importante en términos de proyección internacional; el Festival de Cine de Cannes. Su vocación fundacional sigue viva después de setenta y una ediciones en dar a conocer y respaldar obras de calidad para fomentar la evolución del cine, favorecer el desarrollo de la industria  en el mundo y proyectar el séptimo arte a nivel internacional.

Una de las películas que se han alzado con el galardón más importante de éste festival, la Palma de Oro, es la que quiero reseñar hoy, se trata de “Yo Daniel Blake”, que compitió en la edición de 2016. Es la quintaesencia de Ken Loach, veterano director británico que con esta película tiene el poder de arrastrarnos a un intenso choque emocional.

Por primera vez en su vida, y víctima de problemas cardiacos, Daniel Blake, carpintero inglés de 59 años, se ve obligado a acudir a las ayudas sociales. Sin embargo, a pesar de que el médico le ha prohibido trabajar, la administración le obliga a buscar empleo si no desea recibir una sanción que le anularía las ayudas de las que vive. En el transcurso de sus citas al Job Center, Daniel se cruza con Katie, una madre soltera con dos niños que tuvo que aceptar un alojamiento a 450 km. de su ciudad para evitar que la enviaran a un hogar de acogida. Prisioneros de la maraña de aberraciones administrativas actuales en Gran Bretaña, Daniel y Rachel intentarán ayudarse mutuamente.

La película pone de manifiesto el fenómeno burocrático, todo el monstruoso entramado de las conocidas como sociedades del bienestar, espantoso tinglado formado por asistencia social, oficinas de empleo, cursos, subsidios, paro, pleitos, apelaciones y demás papeleo limosnero. Mil formas de persuasión, trabas y obstáculos constantes, de apariencia inofensiva y de crueldad inusitada. Está impregnada del espíritu de denuncia social que caracteriza el trabajo de Loach.

El éxito de la cinta es también debido al impecable guion de Paul Laverty. En esta ocasión, su argumento nos sitúa frente a los derechos sociales de una ciudadanía de la que el Estado, autodenominado liberal, se defiende como gato panza arriba. Daniel Blake es un empleado modélico, de los de antes. De aquellos que nunca enfermaron, ni llegaron tarde a su trabajo ni un solo día. Que después de un accidente laboral, quisiera reincorporarse, pero razones médicas lo impiden.

Y allí se acaba la lógica. No la de la obra, sino la del mundo en que vivimos, fielmente retratado en la película. Comienzan los talleres para parados que si no se cursan, le supondrán el desahucio. Cursillos que preparan para puestos inexistentes, pero cubren la necesidad del organismo público que así acredita exigir algo al parado a cambio de su prestación.

La coprotagonista ilustra las dificultades especialmente intensas para las familias de un solo cónyuge, el vaciado del centro de las ciudades por la especulación inmobiliaria, que aboca a vivir lejos del lugar donde se disponen los servicios comunes, … Es decir, “Yo Daniel Blake” ahonda en las contradicciones de nuestro sistema, en las víctimas que crea y en la terquedad con que se ceba en estas.

Todas estas miserias nos la cuenta Ken Loach de forma cruda, con un realismo apabullante, a través de las vidas de dos personas anónimas que comparten las desgracias de un sistema económico deshumanizado. Como todas sus películas ésta es lenta y minuciosa, reflejando detalles que podrían parecernos inútiles pero que nos sumergen cada vez más en los personajes, haciéndonos empatizar con ellos.

Habitualmente se dice que las películas de Loach dejan mensaje. Esta en particular, no sólo nos lo deja, sino que además nos llama a la acción a  preocuparnos por ese submundo para muchos de nosotros inexistente, a hacernos reflexionar sobre lo mal que lo pueden estar pasando muchas personas, incluso de nuestro entorno. En definitiva, a hacernos más humanos.

Denuncia social, canto a la bondad humana, y 100 minutos de sentimientos a flor de piel para  conmovernos y darnos ese empujón de salir del cine queriendo hacer mejor las cosas y con otra perspectiva. Altamente recomendable y necesaria de vez en cuando.

Y como ya sabes, para disfrutar de ella, nada tan fácil como pasar por la biblioteca y llevártela a casa: DVD PE 4605

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones