Archivo de la etiqueta: Unión Soviética

CINEMA PARADISO – El acorazado Potemkin

Mi recomendación de esta semana también tiene que ver con la historia, con un hecho histórico que marcó la historia de Europa y del mundo a comienzos del siglo XX. Este hecho histórico es la Revolución Rusa, de la que se conmemora ahora el centenario.

Tuvo lugar en los meses de febrero y octubre de 1917 y   condujo al derrocamiento del régimen zarista, a la instauración del régimen leninista y a la creación de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia. En la revolución de febrero, el zar se vio obligado a abdicar y el antiguo régimen fue sustituido por un gobierno provisional. En la segunda revolución, la de octubre, el gobierno provisional fue eliminado y reemplazado por un nuevo gobierno bolchevique.

Posteriormente estalló una guerra civil en Rusia entre la facción «roja» (bolchevique) y «blanca» (antibolcheviques) —esta última contó con el apoyo de las grandes potencias—, que iba a continuar durante varios años, en la que los bolcheviques, en última instancia, salieron victoriosos. De esta manera, la Revolución abrió el camino para la creación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1922.

La Revolución rusa fue un acontecimiento decisivo  que marcó el siglo XX,  abierto con el estallido de la Gran Guerra en 1914 y cerrado en 1991 con la disolución de la Unión Soviética. Objeto de simpatías y de inmensas esperanzas por unos (Jules Romains la describió como «la gran luz en el Este» y François Furet como «el encanto universal de octubre»), también ha sido objeto de severas críticas, de miedos y de odios viscerales. A día de hoy, sigue siendo uno de los acontecimientos más estudiados y más apasionadamente discutidos de la historia contemporánea.

Para acercarnos a esta turbulenta época que desembocó en los acontecimientos históricos que ahora se conmemoran  y que es bastante desconocida por la inmensa mayoría de la población, propongo  una película del año 1925 basada en hechos reales. Se trata de “El acorazado Potemkin” realizada por el gran Eisenstein.

En cinco actos, esta mítica película –la mejor de la Historia del Cine, según la famosa “lista” de Bruselas de 1958, confirmada en 1990– retrata los acontecimientos que se desarrollaron en Odessa del 12 al 17 de junio de 1905. Obra maestra realizada por encargo del PCUS (el cine había sido nacionalizado por Lenin en 1919), para conmemorar el 20 aniversario de la pre-Revolución rusa, centrándose en el motín del acorazado Potemkin. Sublevación que sería reprimida por la flota zarista, ejecutando a parte de la tripulación insurrecta y desguazando el célebre acorazado (este final es ocultado en la película, con fines netamente propagandísticos, al tiempo que los autores idealizan el hecho revolucionario).

El especialista Marc Ferro ha mostrado la enorme influencia del contexto en que fue realizada, destacando su gran valor testimonial. También  el británico D. J. Wenden dedicaría un libro a explicar la verdad histórica de la Revolución de 1905, que la cinta obviamente manipula. Con todo, el filme soviético vencería a todos los historiadores; pues el relato fílmico estaba tan impreso en el imaginario colectivo que el público se creyó la leyenda.

“El acorazado Potemkin” ha sido una película “maldita”. No se estrenó oficialmente en España hasta 1977. Su exhibición fue prohibida por las dos dictaduras existentes entre 1923-1930 y 1939-1975. Incluso durante la II República, se había presentado en sesiones privadas de diversos cine-clubs, a través de la distribuidora Film Popular, que pertenecía al Partido Comunista.

En la biblioteca también podéis encontrar algunos documentales en los que basarse para adentrarse en éste convulso momento de la historia. DVD DO3138; DVD DO1746 o también películas como DVD PE 3680, y por supuesto El acorazado Potemkin DVD PE 541 y DVD PE 681.

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – El ruido del tiempo

ruido

En la Rusia de Stalin sólo había dos tipos de compositores: los que estaban vivos y asustados y los que estaban muertos.

El 26 de enero de 1936 el todopoderoso Iósif Stalin asiste a una representación de Lady Macbeth de Mtsensk de Dmitri Shostakóvich en el Bolshoi de Moscú. Lo hace desde el palco reservado al gobierno y oculto tras una cortinilla. El compositor sabe que está allí y se muestra intranquilo. Dos días después aparece en Pravda un demoledor editorial que lo acusa de desviacionista y decadente. Un editorial aprobado o acaso escrito de su puño y letra por el propio Stalin. Son los años del Gran Terror, y el músico sabe que una acusación como ésa puede significar la deportación a Siberia o directamente la muerte. Pero Shostakóvich sobrevive, compondrá música heroica y patriótica durante la Segunda Guerra Mundial y el régimen comunista lo enviará como uno de sus representantes al Congreso Cultural y Científico por la Paz Mundial en Nueva York, donde repetirá, sin salirse jamás del guión, aquello que le dictan los comisarios políticos. La historia de Shostakóvich y Stalin es un ejemplo particularmente desolador de las relaciones entre el arte y el poder. Uno de los más grandes compositores del siglo XX adaptó su arte a la estética oficial, abjuró de amigos y maestros, se postró ante el dictador para sobrevivir en un periodo en el que sus conocidos caían como moscas. Él salvó el pellejo y, ya muerto Stalin, acabó consagrado como uno de los grandes creadores soviéticos, pero por el camino dejó una parte de su alma, de su dignidad y de su ambición artística. En esta breve novela, tan hermosa como terrible, Julian Barnes reconstruye la vida del músico –los recuerdos de su infancia y su convulsa vida íntima, las relaciones con sus esposas, sus amantes y su hija–, pero sobre todo aborda las dolorosas decisiones que tuvo que tomar en unos momentos históricos sombríos, e indaga en el miedo y la culpa, en la dificultad de comportarse con honestidad en tiempos de barbarie, y en la difícil supervivencia del arte en esos años aciagos.

Podríamos decir que estamos ante una novela biográfica sobre el compositor ruso, pero a mí me gusta más considerarla una novela de terror, el terror que Stalin infligía a todos aquellos que no comulgaban con sus ideas. La novela refleja fielmente la angustia de Shostakóvich para sobrevivir en esas condiciones, ni siquiera el suicidio es buena idea, ya que el Estado se encargará de revisionar tu vida y dar al pueblo la opinión oficial de tu suicidio, a su conveniencia, por supuesto.

A lo largo del libro pasamos por varias fases, desde la época en que está convencido de que van a venir a buscarlo y todas las noches les espera vestido con su maletín frente al ascensor, hasta la época que el poder simpatiza con él y más o menos lo dejan “tranquilo”(ya no esperaba que lo matasen; ese temor pertenecía a un pasado lejano. Pero que te mataran nunca había sido lo peor. La muerte era preferible a un terror interminable), a cambio de unas condiciones humillantes para cualquier artista o persona: debe escribir la música que ellos quieren, debe dar los discursos previamente redactados por ellos, renegar de compositores que admira, como Stravinski que se exilia a Estados Unidos e incluso en la última etapa de su vida, muerto hace tiempo Stalin, le “invitan” a afiliarse al partido, cosa que él siempre había eludido. Él nunca se planteó la idea de exiliarse como tantos otros compatriotas: era un escritor ruso que escribía en Rusia, amaba su país y a su familia, pero el precio que tuvo que pagar fue demasiado alto, una marioneta en manos del Gran Líder Timonel y la mecánica soviética.

No es el primer libro que leo sobre este tema y no será el último, pero por mucho que conozca lo que ocurrió en la Rusia de Stalin nunca deja de sobrecogerme, al igual que el nazismo y tanto regímenes dictatoriales y terroríficos que acampan a lo largo y ancho de este nuestro mundo. Vivir en esas condiciones, cuando también quieren manejar tu mente, debe ser lo peor que le puede pasar a un ser humano. No tener libertad de movimientos ni de pensamientos, siendo un espejismo de ti mismo, siendo observado continuamente, como el Gran Hermano de Orwell. Para mí este es el TERROR en mayúsculas.

Dmitri Dmítrievich Shostakóvich (San Petersburgo, 25 de septiembre de 1906 – Moscú, 9 de agosto de 1975) fue considerado por muchos como uno de los compositores más importantes del siglo XX.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Sofia Petrovna. Una ciudadana ejemplar.

sofia

Hoy os traigo un libro testimonio, como me gusta llamarlo, en el que, a través de unos personajes y una historia de ficción, la autora nos cuenta su propia experiencia.

Estamos en Leningrado, la actual San Petersburgo, a mediados de los años 30. Sofia Petrovna, viuda de un prestigioso médico, se ve obligada a trabajar como mecanógrafa en una de las editoriales más importantes de la ciudad, ya que su único hijo, Kolia, aún no se gana el sustento.

Como bien dice el subtítulo del libro, Sofia es una “ciudadana ejemplar” y, gracias a su diligencia y a su buen hacer, es nombrada jefa de las mecanógrafas, tarea que cumple con gran responsabilidad y ejemplaridad.

A pesar de las estrecheces que sufre desde su viudez, Sofia nunca se queja. Ama la herencia de la Revolución y el Partido, al igual que su hijo, que desde muy joven forma parte del Komsomol (Organización juvenil del Partido Comunista de la Unión Soviética). Su vida se reduce al trabajo en la oficina, el cuidado de Kolia, y apenas una relación de amistad con una compañera de oficina, Natasha. En unos años, Kolia, que se convierte en un apuesto ingeniero, abandona Leningrado para irse a trabaja a una fábrica en una población cercana. Hasta ahí todo bien, pero pronto todo cambiará…

Empiezan las detenciones, empezando por el director de la editorial, un joven al que Sofia admira profundamente. Sofia no comprende lo que está pasando, se producen arrestos sin pies ni cabeza, pero, el colmo de todo, es cuando detienen a su hijo. A partir de ahí Sofia verá como todo su mundo se desmorona; empieza un calvario, familiarizándose con un mundo que hasta ese momento desconocía: extenuantes colas ante las cárceles y jefaturas de policías, noches sin dormir…, para obtener alguna información sobre su hijo, el porqué de su detención, su paradero,o simplemente, entregarle un paquete. Calvario que durará meses.

Todo esto que vivirá la protagonista en primera persona es La Gran Purga, el nombre dado a la serie de campañas de represión y persecución políticas llevadas a cabo en la Unión Soviética en el final de la década de 1930. Cientos de miles de miembros del Partido Comunista Soviético, socialistas, anarquistas y opositores fueron perseguidos o vigilados por la policía; además, se llevaron a cabo juicios públicos, se enviaron a cientos de miles a campos de concentración, gulags, y otros cientos de miles fueron ejecutados. La Gran Purga no solo afectaba a los detenidos, sino también a sus familiares, que a partir de ese momento se convertirán en parias, intocables, no-personas. Muchos de ellos también serán deportados. La autora describe muy bien esta situación en la persona y el entorno de la protagonista.

Sofia Petrovna se escribió en secreto en un cuaderno escolar durante el invierno de 1939-1940. Tendrían que pasar cinco décadas para que pudiera ver la luz en su país. Su autora, la disidente Lidia Chukóvskais (San Petersburgo, 1907 – Moscú, 1996), dio expresión artística en esta obra a las trágicas vivencias que soportó durante la Gran Purga (detuvieron y ejecutaron a su marido, el físico teórico Matvéi Bronstein), que causó un millón y medio de víctimas, entre ajusticiados y deportados, y que fue perpetrada por ese gran estado policial y paranoico fabricado por Stalin.

Al principio del libro dije que para mí este es un libro testimonio, escrito de manera clandestina, en una situación difícil, y en el tiempo real en el que ocurren los hechos. Más libros de este tipo serían: El diario de Anna Frank y Una mujer en Berlín, por ejemplo, ambos en la biblioteca, y ambos buenísimos.

Estos libros son de un valor incalculable porque nos cuentan los hechos tal y como ocurrieron, sin el filtro o la tergiversación de los años. La autora dijo: “Pero, por grandes que sean los méritos de futuros relatos o informes, éstos se habrán escrito en otro periodo, separados de 1937 por décadas, mientras que mi obra se escribió con la huella de los acontecimientos aún fresca en mi mente. Aquí radica la diferencia entre mi relato y cualesquiera otros que estén consagrados a los años 1937-1938. En eso, creo, reside su derecho a obtener la atención del lector.” “Me habría ahorcado si no hubiera volcado en el papel lo que viví…” “Yo no pretendía salvar a nadie, hacer comprender. Me salvé a mí misma“.

Si te gusta este tema; hay libros buenísimos que hablan sobre él, entre otros,  ¡Tierra, Tierra! de Sándor Márai y Archipiélago Gulag de Alexander Soljenitsin, y como siempre aquí, en tu biblioteca.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

25 Aniversario Caída del muro de Berlín

WP_20141107_002El próximo domingo, 9 de noviembre, se cumple el 25 Aniversario de la Caída del Muro de Berlín. Desde la Biblioteca Miguel de Cervantes  hemos querido unirnos a la celebración con una nueva Mesa temática sobre este tema. Un tema tan atractivo como éste da para mucho. Además de aprovechar la coyuntura para acercarnos a la ciudad de Berlín, hemos querido centrarnos en la Guerra fría y en aquellos países que quedaron en la parte oriental del telón de acero, bajo dominio de la Unión Soviética (Centro Europa y los Países del Este).

Un poco de historia: El Muro de Berlín (Berliner Mauer), denominado oficialmente por la República Democrática Alemana (RDA ) como “Muro de Protección Antifascista”  y también apodado por parte de la opinión pública occidental como “Muro de la vergüenza”,  fue parte de las fronteras interalemanas desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989 y separó la zona de la ciudad berlinesa bajo control de la República Fereral Alemana, Berlín Oeste, de la capital de la República Democrática Alemana entre esos años.

El Bloque del Este dominado por los soviéticos oficialmente sostenía que el muro fue levantado para proteger a su población de elementos fascistas que conspiraban para evitar la voluntad popular de construir un estado socialista en Alemania del Este. No obstante, en la práctica, el muro sirvió para impedir la emigración masiva que marcó a Alemania del Este y al bloque comunista durante el período posterior a la Segunda Guerra Mundial.

El muro se extendía a lo largo de 45 kilómetros que dividían la ciudad de Berlín en dos y 115 kilómetros que separaban al enclave Berlín Oeste de la ciudad de Berlín, capital de la RDA. Es decir, constituía la frontera estatal de la RDA con Berlín Oeste. Fue uno de los símbolos más conocidos de la Guerra Fría y de la separación de Alemania.

Muchas personas murieron en el intento de superar la dura vigilancia de los guardias fronterizos de la RDA cuando se dirigían al sector occidental. (Fuente wikipedia).

Enlaces de interés:

Especial 25 Aniversario Caída del Muro de Berlín

http://www.rtve.es/television/20141027/berlin-14-14/1037121.shtml

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Mesas temáticas, Películas y documentales

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

operacion dulce

Hoy en nuestra sección quiero recomendar un libro que siempre llevaré en la memoria, no sólo por su indudable valor literario, que es incuestionable, sino porque leyendo este libro mientras esperaba mi turno para la consulta médica rompí aguas, literalmente, y me acompañó durante las noches de hospital que pasé ingresada y mi pequeña se hizo dueña de la cama.

Pero vamos a lo que nos ocupa. En este libro McEwan nos lleva a la Inglaterra de 1972, en plena Guerra fría. El autor se sirve de de su protagonista, Serena Frome, joven estudiante de Cambridge reclutada por el  MI5 (Servicio de Inteligencia del Reino Unido), para hablarnos del mundo de los espías, y de otros muchos temas: el mundo universitario, los escritores, la política, y las relaciones personales…

Cuando leí esta novela me acordé de la magnífica  “El cuaderno dorado” de Doris Lessing porque en ella hay mucha política, comunismo sobre todo, y de la no menos magnífica “Tu rostro mañana“(publicada originalmente en tres entregas) de Javier Marías, en la que también aborda el mundo de los Servicios de Inteligencia Británicos, a través del agente español Jacobo Deza.

Para mi es una novela de ideas, no sé si existe el género como tal, que  te hace pensar, y mucho. Tienes que enfrentarte a ella con la mente abierta y los cincos sentidos porque no tiene desperdicio. McEwan vuelve a sorprender con su última novela publicada en español, un perfecto maridaje que te mantiene enganchada de principio a fin.

Os dejo con el resumen del libro:

Inglaterra, 1972. En plena Guerra Fría la joven estudiante Serena Frome es reclutada en Cambridge por el MI5. Su misión: crear una fundación para ayudar a novelistas prometedores, pero cuya verdadera finalidad es generar propaganda anticomunista. Y en su vida dominada por el engaño entra Tom Healy, joven escritor del que acabará enamorándose. Hasta que llega el momento en que tiene que decidir si seguir con su mentira o contarle la verdad… Esta deslumbrante narración atrapa y sorprende al lector con sucesivas vueltas de tuerca en las que realidad y ficción se funden y confunden. Con extraordinaria sutileza psicológica, una trama trepidante y momentos de fina ironía, Ian McEwan demuestra una vez más que es un maestro consumado del arte de la novela.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones