Archivo de la etiqueta: Sidney Pollack

CINEMA PARADISO – Tal como éramos

tal-como-eramos

Hoy traigo a la sección una de mis películas favoritas, Tal como éramos del director Sidney Pollack.

Cuando yo tenía 13 años venía a darnos clases particulares de inglés Axel. (Por cierto, se parecía mucho a Sting y con la edad he comprendido esas interrupciones frecuentes de mi madre para preguntar si quería un café o necesitaba algo). A lo que íbamos, Axel, a parte de darnos clases era un gran cinéfilo y de vez en cuando nos traía algunas de las películas de su filmoteca particular, entre ellas nos trajo la que hoy reseñamos aquí.

Para mí fue todo un descubrimiento esta película, que con la edad he visto varias veces y que también forma parte de mi filmoteca. No sé si fue su magnífica banda sonora, con la canción The Way We Were interpretada por la actriz protagonista Barbra Streisand, que da nombre a la película (ese es su título original), y que obtuvo el Oscar a la mejor canción en 1973, por Robert Redford en estado de gracia, cuando la vejez y la cirugía aún no habían hecho mella en su físico prodigioso, o por la historia de amor tan maravillosa; lo cierto es que cada vez que la veo no dejo de emocionarme y de soltar la lagrimita. Pero bueno os voy a hablar un poco del argumento.

La película comienza cuando en la década de 1940 los dos personajes protagonistas Katie (Barbra Streisand) y Hubbell (Robert Redford) se reencuentran en un bar. Él, oficial de la  Armada de los Estados Unidas está bastante borracho y ella, que trabaja como locutora de radio, aprovecha la coyuntura para llevarlo a casa. Hagamos una parada aquí. ¿Por qué he querido hacer esta parada? Porque en el momento en que Katie lo ve se produce un flasback en donde vemos los años de la Universidad, cuando ella era una joven judía de ideología de izquierdas, perdidamente enamorada de él; y él, el típico guaperas deportista, de enorme carisma y muy popular entre los miembros de la universidad. Este flasback, acompañado de esa canción maravillosa, es de los comienzos más memorables de la historia del cine.

A partir de ese encuentro comienza una relación muy intensa. Dos seres totalmente difentes, pero destinados a estar juntos (el consabido los polos opuestos se atraen). Durante los años que dura su relación (desde los años 40 a 60)  se trasladan de Nueva York a Hollywood, donde Hubbell es contratado como guionista de cine, allí Katie tendrá la oportunidad de entrar en contacto con gente con sus mismos ideales políticos y formar parte activa de los que luchan contra la censura del gobierno (estamos en la era McCarthy). Hubble está profundamente enamorado de ella pero no soporta su vehemencia política, su seriedad, que no sepa relajarse y que esté siempre viendo injusticias…, es demasiado densa y él necesita alguien un poco más frívola, no tan inteligente, que se desenvuelva en el ambiente en el que él siempre se ha movido como pez en el agua. Todo esto terminará pasando factura a la pareja que acabaran separándose, justo cuando Katie da a luz a su única hija en común, Raquel.

Y para terminar la película otra escena memorable, cuando al cabo de los años se encuentran por casualidad en Nueva York. Ambos han rehecho sus vidas y en teoría son felices, pero por cómo se miran y por los gestos que se hacen, se ve que siguen profundamente enamorados.

Y sí, así es la vida. Una historia de amor maravillosa, que te demuestra que los sentimientos no son suficientes para mantener una relación. Todo esto lo fui comprendiendo con los años, porque la primera vez que la vi, con 13, no creo que me enterara ni de la mitad. Lo que sí sé es que siempre que la veo, ¿siete veces?, sigo sintiendo la misma emoción que aquella primera vez. Gracias Axel por recomendarmela, y por descubrirme que los rubios pueden ser muy muy sexys.

Y como siempre, la podéis encontrar aquí, en vuestra biblioteca: DVD PE 1346

Ahora os dejo con la canción The Way We Were acompañada de las escenas.

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones