Archivo de la etiqueta: Salamandra

RECOLECTURAS – NW London de Zadie Smith

Última lectura de nuestro Club de los Jueves, a la que daremos fin probablemente esta semana.

Zadie Smith es una escritora actual londinense, con varios libros publicados, en la biblioteca Miguel de Cervantes podéis encontrar, además del que recomendamos hoy, Sobre la belleza (Premio Orange, 2006), Dientes blancos (Bestseller, 2000) y Tiempos de Swing.

Si aún no la habéis leído, quizás os anime a hacerlo lo que la revista Time  dijo de ella hace unos años: “es una de las cien personalidades cuyo poder, talento o ejemplo moral está transformando la sociedad”. Desde luego ser capaz de transformar la sociedad suena casi a tener superpoderes.

¿Cómo puede esta joven contribuir a cambiar la sociedad? Pues ni más ni menos que tirando de escritura, a través de unas novelas que son el reflejo de la sociedad presente, libre de maquillajes, múltiple y variada en razas, culturas, ideas, riquezas y pobrezas. Mostrando en sus novelas realidades cercanas, con un lenguaje claro que no escapa a vulgarismos, localismos y jerga particular. Con situaciones que puede experimentar cualquiera; con el reflejo de mundos muy distantes que  se asoman a la vuelta de la esquina;con ideas que todos podemos tener, aunque solo algunos personajes valientes se atreven a manifestar y cuestionar.

Pero esto es hablar de ella en líneas muy generales, centrémonos en NW London.

Como vemos, la autora no se anda con rodeos y desde el principio, desde el mismo título, localiza la acción de esta novela, estamos en un barrio londinense bastante heterogéneo en su pobreza y degradación, donde conviven varias nacionalidades y gente de lo más variopinta, con sus yonquis, sus viejos hippies, sus prostitutas, pero también gente limpia, con ideales (bueno, ideales tienen todos); juntos conforman un mismo grupo que, en definitiva, se esfuerza día a día por sobrevivir, reinventarse y seguir adelante.

Hay un distrito y hay un transporte público, un mapa por el que los protagonistas de esta historia se mueven, lo cuál a veces resulta frustrante pues da la sensación de que sólo pueden llegar a donde marcan las líneas de metro o autobús; y por otro lado puede resultar tranquilizador si eres conformista: aquí es donde estoy y hasta aquí puedo llegar.

Esta novela tiene mucho de cinematográfica, y ojalá algún día alguien escriba el guión y algún director se atreva con ella, porque es fácil imaginar los planos mientras lees, una gran sucesión de planos que nos enseñan fragmentos de la vida de los personajes, mientras leemos, tenemos la sensación de que hay una cámara caprichosa que enfoca detalles inconexos, hasta que poco a poco todo cobra sentido.

Son cuatro los protagonistas principales de esta historia, los que se mueven en este mapa, sobre las líneas que demarcan barrios y trayectos: Leah, Félix, Nathalie y Nathan. Por supuesto hay más personajes, importantes en la vida de los protagonistas y cuyos comentarios contribuyen a dibujar la escena y personalidad de los demás, pero estos cuatro son sin duda los que nos muestran las cuestiones sobre clase, raza, maternidad, filosofía de vida, etc, que más interesan a la autora.

Cada personaje tiene su estructura, su narración, su vida. Y cada vida merece la pena ser contada de una manera, porque cada uno tiene la suya propia, no puede ser lo mismo la forma de entender a Leah, que se cuestiona el papel que se espera de ella, que a Nathalie, que sigue la línea de trayecto marcada; es imposible que Félix, orgulloso de superarse a sí mismo, comparta formas narrativas con Nathan, una persona autocompasiva, orgulloso no de superarse sino de permanecer.

Si lo piensas, la novela es casi como un collage, un ensamblaje de distintos elementos que por sí solos quizás no tuvieran el amplio sentido que alcanzan al unirse y conformar una imagen mucho más rica, llena de detalles. ¿Qué es un barrio si no la suma de sus habitantes y sucesos?, ¿qué es una vida si no la suma de acontecimientos y decisiones?

Desconozco aún el final de la novela, que como os digo terminaremos esta semana, pero os aseguro que está gustando mucho, aunque hubo quienes tuvieron que releer los primeros capítulos para encontrar un sentido, aunque a algunas les parecieran demasiado ásperas determinadas escenas y aunque otras pasaron por alto detalles importantes que una vez revelados les produjeron un shock. Pero todas estamos convencidas, sin haber llegado al final, de que es una muy buena lectura y una escritora original, atrevida, espontanea y actual a la que hay que seguir la pista.

________________________________________________________________________________

Una semana después:

Ya hemos terminado el libro, y tengo la extraña sensación de haber recorrido con mirada de antropóloga un rincón del mundo, y no uno casual, sino el noroeste de Londres, uno de los enclaves urbanos (según la editorial) con mayor índice de multiculturalidad de todo el planeta.

Y observando minuciosamente vi personas (o personajes) encerrados en un plano, con unos trayectos definidos y delimitados. Algunos de ellos querían seguir más allá, pero el plano se terminaba; otros querían permanecer dentro de sus márgenes, en lo conocido, eso que llaman zona de confort. Todos, de una forma u otra, lo que pretendían era vivir, dominar un espacio y una vida, la propia y, a veces, también la de quienes les rodeaban.

Y para vivir en el mapa hay que experimentar los trayectos que pueden llevarnos a conseguir unos “sueños de promoción económica”, o de promoción cultural, política o social, sueños que no siempre son propios, aunque salgan de nuestras cabezas, porque en el fondo, si no somos personajes valientes que se cuestionan sus sueños, quizás estemos luchando por unos sueños que alguién sembró ahí, ¿no creéis?

Pero el mapa, además de trayectos marcados, tiene zonas abiertas, no delimitadas, donde puede haber un abismo, o zonas peligrosas, donde lo seguro no existe, donde mantener el paso es más difícil. O quizás, como leemos al final de la novela, donde esté la libertad, que es caprichosa y elige ponerse cada vez en un sitio diferente.

Y al final, pues no hay final, como no hubo un principio que justificara esta historia, sólo un tramo, unas escenas que acontecen a la vez, de las que podemos deducir origen y destino, pero sólo eso, deducir, porque la vida nunca te lo cuenta todo.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

RECOLECTURAS – Ante todo no hagas daño

descarga

Henry Marsh, uno de los neurocirujanos más eminentes de Gran Bretaña, es el autor de esta obra a la que realmente no podemos etiquetar de novela, aunque tampoco es un diario de operaciones llevadas a cabo, ni un manual de medicina para legos en la materia. Pudiera ser una especie de memorias, de momentos escogidos, que reflejan no sólo la complejidad de una intervención quirúrgica, sino también el día a día de un hospital, a los que Marsh considera poco saludables y muy parecidos a las cárceles (todos con un mismo uniforme, un número de registro y una pequeña habitación). Nos habla de lo que puede hacerse para mejorar el sistema sanitario, no sólo desde las direcciones hospitalarias o los programas sociales y políticos, sino también lo que cada uno puede hacer, cirujanos, residentes, enfermeros, etc. Pero no os confundáis, tampoco es un tratado sobre el sistema, sus deficiencias y sus posibilidades.  Es más bien una charla con un profesional cercano de la que vamos desgranando sus ideas sobre todo lo relacionado con la neurocirugía.

De sus ideas me quedo con que no crea que exista el alma, ni que haya vida después de la muerte, que cuando el cerebro muere, morimos nosotros. Y de su trabajo lo que más me ha impactado no es la operación en sí, que por supuesto me sigue pareciendo increíble, sino algo mucho más difícil para el neurocirujano: el momento de decidir si intervenir o no a un paciente. En una de las intervenciones que se narran, tras una reunión del equipo para decidir si se operaba o no, uno de los colegas de Henry Marsh le dice que si los neurocirujanos siguieran la trayectoria de sus pacientes, el estado en el que quedan tras la operación, quizás se decantarían menos por las intervenciones.

Difícil dilema: cantidad de vida vs calidad de vida.

Por muy profesional que seas, por mucho juramento hipocrático que hagas, por mucho código deontológico que te rija, en tus manos está la vida de una persona y tienes que elegir entre operarlo o no y vivir con las consecuencias. Y eso tiene que dejar tantas huellas como pacientes tengas.

Quizás la presión y la precisión con la que trabajan los neurocirujanos acaba por transferirse a su modo de pensar, de sentir su trabajo y de explicárselo a los demás. Al menos con este libro tengo esa sensación. Y se me revela Marsh como un apasionado de su trabajo, que lejos de las ínfulas, se esfuerza por hacerlo accesible y humanizar un poco el duro proceso que supone para cualquiera una operación de este tipo. Como un cirujano que es preciso en quirófano y fuera de él, al que la presión de la dirección de un hospital o de los políticos no le hace temblar el pulso para defender lo que piensa o hace; que busca el problema, lo analiza y una vez tomada la decisión, actúa con precisión asumiendo las consecuencias.

El libro deja muchos hilos de los que tirar, hilos muy sensibles, referidos a la salud, a las implicaciones emocionales, a los sistemas sanitarios, al trabajo en equipo y al respeto hacia los profesionales, y por supuesto lo referido al sistema neurológico, apasionante y asombroso. Sin ninguna duda, esta es una lectura muy recomendable, aunque quizás no sea apta para los que se marean con sólo oír hablar de un rasguño, o para aquellos que están pasando por una situación médica complicada.

Puedes encontrarlo en la Biblioteca Miguel de Cervantes de Fuengirola con la signatura N* MAR Hen ant.

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – La casa de las miniaturas

Esta novela ha generado muchas críticas positivas, lo cual nos llevó a comprarla y a leerla pronto para recomendárosla. Consejo: cuando decidáis leer un libro porque habéis visto varias críticas buenas, hacedlo, pero no inmediatamente, dejad que vuestras expectativas se diluyan, porque de lo contrario, puede ser que lo que encontréis sea menos de lo que esperabais. Dicho lo cual, vamos a lo que vamos.

Casa de las miniaturas, La_135X220Con su primera novela, Jessie Burton nos lleva a Ámsterdam a finales del s.XVII, concretamente la historia se desarrolla entre los meses de octubre de 1686 y enero de 1687, la ciudad vive un período al que se denominó posteriormente como su Siglo de Oro: numerosos artistas y artesanos llegan a la ciudad, florece el comercio, la ciencia y la cultura. Y Ámsterdam, sede de la Compañía de las Indias Occidentales, es centro internacional de piedras y metales preciosos, pero también destaca en el transporte de esclavos entre África y América. Como imaginaréis, la aristocracia mercantil controla todo y la iglesia le va a la zaga.

A esta ciudad llega la joven Nella Oortman para convivir con su marido, Johannes Brandt, comerciante rico que obsequia a su mujer con una casa en miniatura, réplica exacta de la suya, algo bastante común entre los pudientes de la época.

Casa de muñecas de Petronella Oortman

Casa de muñecas de Petronella Oortman

 

La protagonista toma el nombre de Petronella Oortman, quien existió realmente y cuya casa de muñecas puede verse en el Rijksmuseum de Amsterdam.

La casa de muñecas y las figuras en miniatura que Nella va recibiendo de una misteriosa miniaturista, pretenden ser el hilo conductor de esta novela. Pues parece que las figuras que recibe le muestran a Nella cosas que han pasado o que van a pasar, es decir, le van revelando algunos de los muchos secretos que guarda su nuevo hogar.

Sin embargo existe otro hilo conductor en la novela: la relación entre Nella, su cuñada Marin, que también vive en la casa y la criada Cornellia. Relación que va creciendo conla trama y que en mi opinión aporta mucho más que el misterio de las figuritas. Se trata de tres mujeres que tendrán que avenirse para poder mantener a flote sus vidas en una ciudad donde el agua lo inunda todo.

Además de estas dos líneas argumentativas, también hay que destacar a dos personajes para mi gusto excepcionales: Johannes Brandt y su criado Otto. Los saco a relucir porque he leído que esta es una novela de mujeres, fuertes, luchadoras… Y sí, vale, pero es que estos dos hombres conviven con unas circunstancias personales atípicas en su entorno y no son menos fuertes y valientes que ellas. Me gustaría explicaros más sobre ellos y sus peculiaridades, ser más precisa, pero eso sería destripar la historia, cosa que no pretendo, eso ya hay muchos blogs que lo hacen.

No voy a desmentir que la historia sea buena, pero no creo que esté bien llevada, hay muchos personajes con mucha fuerza en la historia, los protagonistas a veces se diluyen y el foco más atractivo pasa a los secundarios. El halo de misterio que se pretende conseguir queda muy superficial y las diferentes líneas argumentativas no llegan a puerto bien compenetradas. Creo que la autora ha querido abarcar muchos aspectos,  pero la mezcla no ha resultado del todo buena, sin embargo es su primera novela, así que chapó por un comienzo así. No me cabe duda de que habrá una segunda, de hecho me encantaría saber qué ocurre con el último personaje que aparece en la historia.

Ante las críticas a su final, sí que me decanto: me gusta el final. La primera frase del libro y la última concretan lo que pasa con Nella, pero ni se os ocurra leer la última frase antes de leeros todas las demás. También me ha gustado la revelación de lo doméstico, los usos y costumbres lejos de los ojos de los vecinos, lo que somos de verdad en vez de lo que aparentamos ser; y la idea que sobre el amor tiene uno de los personajes y que revela diciendo algo así como que el amor es mejor perseguirlo que alcanzarlo.

¿Qué opináis?

Si os apetece un paseo por Ámsterdam, si tenéis pensando un viaje allí o si simplemente queréis tener entre manos una lectura agradable, con sus fallos, pero agradable, podéis venir a buscarla a cualquiera de las Bibliotecas de Fuengirola.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones