Archivo de la etiqueta: Relaciones familiares

RECOLECTURAS – Orfancia

Buenos días. Ya estamos de vuelta de las vacaciones y con muchas ganas de continuar haciendo recomendaciones.

Hoy os traigo un libro diferente a lo que suelo traer a esta sección, Orfancia de Athos Zontini.

«Dicen que crezco débil y enfermo, que no soy normal porque no tengo un gramo de grasa en el cuerpo, que, comparados conmigo, los otros niños parecen gigantes. Dicen que tengo que comer, que no es posible que un niño de mi edad nunca tenga apetito. Pero yo no quiero comer.»

Lo primero que captó mi atención fue la portada del libro. En tonos negros y grises, con un color naranja para el título, vemos a un niño sin el contorno de la cara definido y cuyos únicos rasgos dibujados son los ojos: unos ojos  tristes y desconcertantes, como desconcertante es el argumento del libro.

En Orfancia, el protagonista (que no tiene nombre) es un niño que no quiere comer y unos padres empeñados en que coma. Lo curioso, es el motivo por el que no quiere hacerlo: está convencido que los padres quieren comérselo cuando se haga grande (una especie de Hansel y Gretel del siglo XXI). Las artimañas que utiliza para evitar la ingesta son numerosas; desde hacerse daño: «Para resistir a la comida me muerdo la lengua a escondidas, oculto las manos debajo de la mesa y me retuerzo los dedos hasta casi partírmelos, pero cada día es más difícil acallar la voz de mi tripa, tengo que hacerme cada día más daño.»;  hasta vomitar lo ingerido.

Al no estar bien alimentado, su aspecto es débil, con tendencia a encorvarse; convirtiéndose en el punto de mira de sus compañeros de colegio que se mofan de él y lo acosan  (bulling). La  forma de enfrentar el problema por parte de los padres tampoco es la adecuada. A la sobreprotección de la madre, se le une la vergüenza del padre, que no soporta tener un niño así y no oculta su malestar, a veces con frases tan hirientes como ésta: «Para esto mejor no haber tenido un niño».

El protagonista se refugia en la violencia, bien hacia sí mismo, hacia otras personas y hacia los animales. Poco a poco empieza a cambiar su actitud hacia la comida, aunque no termine de aceptarlo: «Dentro de mí hay otro niño que crece escondido bajo mi piel, es suya esa voz que me atormenta. Somos idénticos pero queremos cosas distintas.Si yo estoy cansado, él quiere jugar; si yo no quiero comer, él se muere de hambre; si yo estoy triste, a él le entran ganas de reír. Yo soy débil y él es más fuerte cada día.»

La novela no es apta para mentes sensibles. En algunos aspectos, sobre todo el relacionado con la violencia, me ha recordado a otra que recomendé hace tiempo que también me produjo mucha perturbación y desasosiego: Nada.

A pesar de ello, su lectura merece la pena, por la crítica a determinados aspectos de la sociedad actual: bulling, anorexia y bulimia, maltrato animal…, aunque en palabras del propio autor, él quiso centrarse más en otros tipos de acoso “más sutiles”, como el que ha llamado “acoso parental”.

Mezcla de thriller psicológico con tintes surrealistas, el desenlace de la novela está a la altura del género, con un final sorprendente que no deja indiferente a nadie.

Orfancia es la primera novela de Athos Zontini (Nápoles, 1972). El autor hace una singular exploración sobre la maldad a través de los ojos de un personaje inadaptado, rebelde y temeroso.  El título del libro, Orfancia, es un neologismo derivado de las palabras infancia y del hecho de ser huérfano: «No se trata de la historia de un niño que sea huérfano, pero sí de uno que es huérfano de su propia infancia».

Para saber más:

https://www.lavanguardia.com/vida/20170228/42385605439/orfancia-un-relato-surrealista-sobre-la-transicion-a-la-vida-adulta.html

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – El verano sin hombres

Hoy en nuestra sección El verano sin hombres de la flamante ganadora del premio Princesa de Asturias de las Letras 2019, Siri Hustvedt.

Hacía tiempo que quería leer a la señora Hustvedt y el Premio Princesa de Asturias me ha dado el empujoncito necesario.

En esta novela, escrita en el año 2011, vamos a conocer a Mia, cuya existencia sufre un vuelco en la medianía de su vida.

«Poco tiempo después de que él dijera la palabra pausa me volví loca y tuvieron que ingresarme. No dijo no quiero volver a verte más ni se acabó, pero después de treinta años de matrimonio sólo me bastó escuchar la palabra pausa para convertirme en una lunática cuyos pensamientos explotaban, rebotaban y chocaban entre sí como palomitas de maíz saltando dentro de la bolsa en el microondas.  […] La Pausa era francesa y tenía un pelo castaño lacio y brillante. Sus pechos eran notables y auténticos, no operados. Llevaba gafas rectangulares estrechas y poseía una mente excelente. Era joven, por supuesto, veinte años más joven que yo».

Así, de esta manera tan contundente y metiéndonos de lleno en el desencadenante de la trama, comienza esta novela. Fruto de esta «pausa», Mia enloquece, pero su locura es transitoria, producida por Boris o, mejor dicho, por su ausencia, porque Boris estaba tomándose su «pausa».

A raíz de este episodio, Mia, profesora de universidad y poeta, decide abandonar Brooklyn, abandonar un apartamento que le hace daño, para instalarse en verano en Bonden, la ciudad provinciana donde nació y donde aún vive su madre: «Ante mí estaba lo que sería el hiato entre la Locura Invernal y la Serenidad Otoñal, un lapso de tiempo sin otra perspectiva que llenarlo de poemas».

En Bonden pasará tiempo con su madre y su círculo de amigas: «los Cisnes», de la residencia de ancianos Rolling Meadows: «Cinco mujeres viudas que se habían ganado su posición, no por seguir vivas y por su buena salud, sino porque las cinco compartían una fortaleza mental y una autonomía que les otorgaba un envidiable lustre de libertad». Grandes lectoras, forman parte, junto con otras mujeres, de un Club de lectura (muy interesante lo que se dice sobre los clubes y su funcionamiento desde la página 177 hasta la 184); llevará flores a la tumba de su padre; su hija Daisy y su hermana Bea la visitarán: «Lo que tanto deseaba ocultar a mi madre me resultaba fácil de mostrar a mi hermana Beatrice»;  y además, el Círculo de Bellas Artes Local, la contratará para dar clases de poesía a los niños del lugar (destacar la relación que mantiene con las adolescentes del taller de poesía,  en la que vemos la destreza de Mia para abordar  y solucionar un problema de acoso hacia una de ellas, así como, su maestría como profesora; asimismo, la relación que mantiene con su joven vecina Lola y su hija Flora; por no hablar de su acosador anónimo, don Nadie, que la conoce muy bien pero del que nunca se revela su identidad y sus siempre reveladoras charlas con la doctora S).

Su estancia en Bonden le servirá para poner distancia, para sanar sus heridas y para reencontrarse con su familia y sobre todo, consigo misma.

La novela está salpicada de numerosas disertaciones sobre psicología, neurociencia y psicología, destacando temas como las relaciones de pareja, el adulterio, las familias y la escritura: haciendo alusión a numerosos escritores e insertando numerosos poemas. Además, los continuos flashback a el pasado de Mia, hará que la conozcamos en profundidad y lleguemos a empatizar con ella. En mi opinión estamos ante una novela psicológica y conductual, en la que los hechos externos determinan la manera de comportarse de las personas.

Mi primer acercamiento a esta escritora ha sido bastante bueno y creo que es merecedora del premio. Quizás, por poner una pega; a veces, en las disertaciones que he comentado, divaga un poco y esto entorpece el desarrollo de la trama. A pesar de ello, en estas disertaciones encontramos muchas de las numerosas frases magistrales que contiene la novela.

siri2

Siri Hustvedt (1955, Northfield, Minesota, Estados Unidos).

Realizó sus estudios de licenciatura en St. Olaf College  (Historia) y su doctorado en la Universidad de Columbia  (Inglés). Su tesis doctoral es acerca de la obra de Charles Dickens  y se titula Figures of Dust. A Reading of “Our Mutual Friend”.

Su primera novela, Los ojos vendados (The Blindfold) vio la luz en 1992 y se ha traducido a más de diecisiete idiomas desde entonces, incluido el castellano. Además de esta, ha publicado El hechizo de Lily Dahl, Todo cuanto amé, Elegía para un americano, El verano sin hombres y Un mundo deslumbrante. De su poesía nos ha llegado en castellano Leer para ti.

Hustvedt se ha destacado principalmente como novelista pero también ha publicado un libro de poesía, al igual que cuentos y ensayos interdisciplinarios.

En octubre de 2012, fue galardonada con el Premio Internacional Gabarrón de Pensamiento y Humanidades 2012, gracias a su labor investigadora y sus ideas sobre filosofía, neurociencia o psicología. 

Está casada con el también escritor Paul Auster que ya obtuvo este galardón en el año 2016. (Datos biográficos: Wikipedia y Lecturalia).

En la biblioteca Cervantes además de esta novela también podéis encontrar Los ojos vendados y Todo cuanto amé.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – Nebraska

Nebraska no es el tipo de película que concurre a los Premios Oscar y, sin embargo, obtuvo seis nominaciones en su edición de 2013 tan importantes como Mejor película, Mejor director o Mejor actor. También fue cinco veces nominado a los Globos de Oro con nominaciones importantes, además de obtener un montón de premios en diferentes certámenes.

Se trata de una película con bajo presupuesto, sin grandes estrellas y rodada en blanco y negro. Sin embargo la película logra meterse en primera fila luchando contra su apariencia de producción independiente y demostrando que es un relato enorme y emocionante como aquellos que alguna vez  fueron éxito de público y que la industria del cine expuso  orgullosamente, como ¡Que verde era mi valle! de John Ford.

Está dirigida por Alexander Payne y protagonizada entre otros por el, para mí,  magnífico actor Bruce Dern que interpreta de forma magistral, a través de la sutileza a Woody Grant, un viejo bastante hosco y desaliñado que sufre los primeros síntomas del Alzheimer; de hecho, fue nominado como mejor actor protagonista en los premios Oscar.

Sin embargo, no es el único gran actor de la película. Nos sorprende Will Forte (proveniente de Saturday Night Live) en el papel de David, que comparte protagonismo y que no le va a la zaga, bordando igualmente su interpretación,  porque si bien el motor de la historia es ese viejo y un poco extravagante y su deseo de cobrar un inexistente premio en Nebraska, el relato se va construyendo con los ojos de David, su hijo, un empleado gris y algo fracasado a sus cuarenta años. Y es precisamente su vida en crisis la que le empuja a acompañar a su padre en un viaje casi de descubrimiento tanto de sí mismo como de su padre a quien apenas conoce.

En el trayecto, David va descubriendo cada vez más a ese hombre alcohólico, distante y algo bruto que le crió, por ejemplo que tiene un sentido del humor muy parecido al suyo o cuanto echa de menos poder conducir, “ser alguien” según las palabras de Woody.

Nebraska se hace evidente cuando los personajes llegan a Hawthorne, el pueblo natal de Woody; una comunidad de granjeros viejos y dónde Woody se transformará de la noche a la mañana en una celebridad entre su también hosca familia y sus vecinos ya que, por más que el premio sea una falacia, todos están dispuestos a auto-engañarse con tal de sentir el vértigo en sus venas quizás por última vez.

A medida que la película avanza, el director va mostrando la hipocresía en esa sociedad pequeña y humilde, no por medio del melodrama sino a través de un humor muy propio e inteligente.

La familia que en un primer momento se muestra indiferente ante el regreso de Woody, de repente está muy interesada en el premio por si pueden sacar algún provecho. Y cuando todo parece abocado al desastre, aparece la esposa de Woody (June Squibb) a poner orden. Una aparición sorprendente ya que hasta entonces, por lo que la película deja entrever, la mujer era la madre de pesadilla que todo hijo teme que le toque en suerte.

En definitiva la película no es ningún Drama y no aburre en absoluto. Además el blanco y negro le aporta una gran belleza al mundo rural que muestra. La historia que cuenta es fuerte y el tema no puede ser más universal que la familia, la vejez y la comunicación, en dónde Woody en realidad busca algo mucho más importante  que el dinero; David descubre más de lo creía y sobre todo que Nebraska no es sólo un lugar de Estados Unidos sino que se identifica con el lugar del que todos venimos y del que la vida inevitablemente nos va alejando.

Es una película sin artificios, irónica, melancólica a ratos, reflexiva, enternecedora, realista y sobre todo es bella. Una historia sobre la vida sencillamente magnífica en la que la vida es un camino, no una meta y es preciso disfrutar de ella y lo que el camino nos depare siempre será lo de menos.

Para verla sólo tienes que pasar por la biblioteca DVD PE 4610

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – La sonrisa etrusca

sonrisa

«El recuerdo deja de ser nostalgia para convertirse en liberación»

Hoy en nuestra sección un libro entrañable, de los más hermosos que he leído en mucho tiempo, La sonrisa etrusca de José Luis Sampedro.

Salvatore Roncone es un viejo campesino calabrés que se traslada a Milán, ciudad en la que reside su hijo, para tratar la dolencia que padece: un cáncer terminal al que él llama la «rusca». La estancia en esta ciudad norteña le pondrá en contacto con su nieto de poco más de un año de vida, Brunettino, y este encuentro revolucionará y cambiará por completo la última etapa de su vida.

Salvatore, hombre hecho a sí mismo y de origen muy humilde, lleva en su alma las cicatrices de la época que le tocó vivir. Se cría en un pequeño pueblo calabrés, Rocassera, con los corderitos como amigos, y sin una figura paterna. La guerra la pasa como partisano en los montes, y su enemistad con Cantannote (el fascista y opresor del pueblo) es conocida por todos. Por eso es tan sorprendente la ternura y pasión que despierta su nieto en la postrimería de su vida, que pilla por sorpresa al viejo, curtido en mil batallas. No obstante, Brunettino le dará fuerzas para enfrentarse a la dura enfermedad que padece y nuevas ilusiones, entre ellas hacer de su nieto «un hombre», antes de que la vida de Milán lo eche a perder y  escuchar de su boca la palabra nonno (abuelo). Estas dos cosas, junto con el deseo de que su eterno enemigo, también gravemente enfermo, fallezca antes que él, le mantiene vivo.

Durante estos meses además libra su propia guerra contra los progenitores del niño (no entiende su crianza, durmiendo solo en su propia habitación y cuya educación corre a cargo de un manual de pediatría). La batalla la librará todas las noches en la habitación de Brunettino (en la que se refugia y da compaña), y hace frente a los padres como si de los propios tudescos (alemanes), se trataran. [De hecho así es como se expresa el abuelo con el nieto, como si fueran compañeros partisanos, hasta tienen el mismo nombre (el abuelo era conocido como Bruno en la lucha) ].

Su lucha la hará extensible hacia la sociedad milanesa: la gran ciudad  frente a un pequeño pueblo rural, el ambiente sofisticado frente a la sencillez, la riqueza frente a la mesura… Esta comparación la realizará a todos los niveles: la alimentación, las mujeres, la «hombría», los valores… siendo bastante intolerante con todo aquello que no provenga del sur, como su nuera, a la que tilda de estirada, de tener a su hijo como un pelele, y de poco cariñosa con su nieto. No obstante, poco a poco iremos viendo como muchos des sus prejuicios son infundados, y el tiempo, el roce con las personas de su alrededor, pero sobre todo, su nieto, irán suavizando las maneras de este viejo «cascarrabias».

La vida en Milán le pondrá en contacto además con personas que le darán una nueva vitalidad y perspectiva, y a las que él, con su sabiduría y sencillez, también transformará. Entre ellos el  joven jardinero Valerio, que le introduce en la Universidad para contar historias sobre Calabria en las clases del profesor de etnología Buocontoni. Simonetta, la sobrina de la asistenta de la casa, en quien Salvatore encontrará a una igual, recordándole a aquellos jóvenes idealistas que la acompañaron en la lucha, como Dunka, compañera Croata con la que mantuvo una apasionada historia de amor y a la que recuerda con frecuencia. Pero sobre todo conocerá a Hortensia, una mujer viuda, que le descubrirá el  amor con mayúscula en la etapa final de su vida, cuando creía que ya lo conocía todo sobre las mujeres. Hortensia, y sobre todo Brunettino, son las personas que cambiarán su vida para siempre.

El libro me ha gustado mucho. A través del diálogo que mantiene con su nieto, más bien soliloquios ya que su interlocutor no le puede dar réplica, vamos a conocer a Salvatore en profundidad: sus recuerdos, sus anhelos, su lucha. Milán le reconciliará en cierto modo con su hijo Renato y le hará aflorar el lado más sensible: como ese lado femenino para arropar a su nieto a falta de abuela y de una madre volcada en su trabajo (hasta bromea con que le están saliendo tetas debido a la medicación). Vamos a querer a este abuelo, y vamos a asistir a esa transformación que se irá produciendo en los últimos meses de su vida. Nos vamos a emocionar con él, vamos a sufrir con él y nos vamos a divertir mucho con él y con Brunettino. Porque ante todo es la relación de un abuelo con el nieto, la afinidad que existe entre una vida que termina y otra que comienza, su mutuo entendimiento. (Siempre he pensado que los abuelos tienen una afinidad especial con los nietos, y en mi opinión esto es así porque al llegar a la vejez vuelven a ser niños, a muchos se les caen los dientes, tienen rabietas, se vuelven cabezones, y hasta muchos de ellos terminan usando pañal). Con este libro se nos va a saltar la lagrimilla en más de una ocasión, sabemos cual es el final desde el principio, pero no por ello vamos a dejar de disfrutar y saborear los pequeños placeres que nos brinda el libro: un beso, una caricia, una sonrisa, la amistad, la sabiduría de la vejez, y el AMOR en mayúsculas.

esposos

El libro se llama La sonrisa etrusca porque comienza en un museo de Roma, al que el hijo va para una entrevista. Mientras le espera, queda conmovido por el sarcófago etrusco Los esposos: «Los etruscos reían te lo digo yo. Gozaban hasta encima de su tumba, ¿no te diste cuenta?… ¡Vaya gente!» Quizás es una alegoría de como él termina su vida, con beatitud.

José Luis Sampedro (Barcelona, 1 de febrero de 1917 – Madrid, 8 de abril de 2013). Fue un escritor, humanista y economista español que abogó por una economía «más humana, más solidaria, capaz de contribuir a desarrollar la dignidad de los pueblos». En 2010 el Consejo de Ministros le otorgó la Orden de las Artes y las Letras de España por «su sobresaliente trayectoria literaria y por su pensamiento comprometido con los problemas de su tiempo». En 2011 se le concedió el Premio Nacional de las Letras (datos sacados de Wikipedia).

La sonrisa etrusca la escribió en 1985, a la edad de 68 años e inspirado en su nieto Miguel de cuatro años: “Toda novela a la que uno se entrega podrá ser mala, pero es autobiográfica” (https://elpais.com/diario/1985/05/27/cultura/485992814_850215.html).

Además de esta maravillosa novela en nuestras bibliotecas podéis disfrutar de más libros de este genial autor. No sólo como novelista, también como economista y como prologuista (entre otros escribió el prólogo de la edición española del famoso libro ¡Indignaos! de Stephan Hessel, que se convirtió en uno de los referentes del movimiento 15-M).

Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – Las defensas

Mi historia sólo puede ser bien contada teniendo acceso al futuro, que es de donde se escribe este texto. Siempre es así. Siempre se escribe después. Los hechos ocurren y la narración viene más tarde, ayudada por el tiempo y por quiénes desean entender.

Hoy os traigo un libro deslumbrante, vertiginoso, que nos cuenta la caída y levantamiento de un reputado neurólogo, Las defensas de Gabi Martínez.

Ante un ataque de locura violenta, un competente neurólogo es ingresado en un psiquiátrico. Sólo él sabe que su diagnóstico es erróneo. Pero aún no es capaz de imaginar que la misma enfermedad autoinmune a la que ha dedicado obsesivamente su vida lo acecha. Su increíble lucha contra la enfermedad y el estrés corre pareja a la de la historia de este país desde la Transición y a la de uno de los pilares de la democracia española, un sistema sanitario herido hoy por la jerarquía y por una corrupción que castiga o expulsa a quien disiente.

Basada en un hecho real, a lo largo de esta novela vamos a acompañar a Camilo Escobedo por su periplo y vamos a entender mejor cuáles fueron los desencadenantes que le llevaron a ese estado de locura. Vamos a sentir la angustia de un paciente que sabe y entiende el proceso por el que está pasando y sufre la impotencia de ver que está mal diagnosticado como bipolar. Su ingreso en el psiquiátrico, la incomprensión de sus compañeros de trabajo, su derrumbe familiar…, y su “triunfo” al descubrir que estaba en lo cierto, que padecía la enfermedad que él sospechaba y que le había obsesionado toda su vida, y que casi se autodiagnostica antes de que la descubrieran: NMDA.

Como marco de toda esta increíble historia, la historia de España y más concreto de Barcelona. Entre otras cosas vamos a asistir al derrumbe de la economía, hecho que afecta al sistema sanitario español y, en el caso concreto que nos ocupa, al catalán. También es interesante (por estar tan de actualidad) cómo afrontan el catalanismo alguno de sus personajes, el mobbing que sufre nuestro protagonista a cargo de un jefe tirano, los entresijos hospitalarios, los congresos e investigaciones científicas, las luchas de poder, las dependencias a los fármacos, las enfermedades neuronales…, y todo ello escrito con una prosa ágil y sencilla. Al estar narrada en primera persona hace que entendamos mejor al doctor Escobedo, que sintamos empatía hacia él, y  que sus angustias, sus superaciones y sus logros, las hagamos nuestras.

Esta increíble historia, surgió del encuentro de Domingo Escudero (personaje en el que está inspirado nuestro narrador protagonista), con el escritor Gabi Martínez en el día de Sant Jordi, cuando el neurólogo se acercó al autor para ofrecérsela. Al margen de las ficciones, el libro contiene la verdad que Domingo Escudero deseaba transmitir. Una historia narrada con la maestría de este fantástico escritor barcelonés, al que sólo conocía como prologuista, pero al que sin duda alguna, seguiré a partir de ahora.

Os dejo con este artículo por si queréis conocer un poco más al escritor y a su «muso».

http://elpaissemanal.elpais.com/confidencias/gabi-martinez-domingo-escudero/

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – La vegetariana

Hoy en nuestra de sección, una de nuestras novedades; un libro perturbador como pocos, La vegetariana de Han Kang.

Lo primero que llama la atención de esta novela es su título. De él podríamos deducir que estamos ante una historia sobre una mujer que es, o que decide convertirse al vegetarianismo. ¡Toda una declaración de intenciones! Sin embargo, a medida que vamos avanzando en su lectura, nos damos cuenta de que la protagonista, Yeonghye, nada tiene que ver con la idea que podemos tener en mente de un vegetariano, o de las motivaciones que lleva a una persona a convertirse en tal. La motivación de Yeonghye no es llevar una vida más saludable. Ha decidido dejar de comer carne a consecuencia de las «pesadillas».

Yeonghye es una persona insulsa, que pasa desapercibida, que no habla (ni siquiera tiene voz en esta historia, de la que es protagonista). Lo que le da visibilidad es justamente su vegetarianismo. Se mantiene firme en su decisión, aunque ello le acarree graves consecuencias, como veremos a lo largo de la novela.

La novela está narrada a modo de tríptico: La vegetariana (narrada por su marido), La mancha mongólica (narrada por su cuñado) y Los árboles en llamas, (narrada por su hermana). A través de estas tres visiones vamos conociendo un poco más a su protagonista y su relación con el entorno.

En la primera parte vemos la relación conyugal dentro de una sociedad androcentrista. Así es como su marido la ve: «Antes de que mi mujer se hiciera vegetariana, nunca pensé que fuera una persona especial. Para ser franco, ni siquiera me atrajo cuando la vi por primera vez. No era ni muy alta, ni muy baja, llevaba una melena ni larga ni corta, tenía la piel seca y amarillenta, sus ojos eran pequeños, los pómulos algo prominentes, y vestía ropa sin color como si tuviera miedo de verse demasiado personal […].  Si me casé con ella fue porque, así como no parecía tener ningún atractivo especial, tampoco parecía tener ningún defecto en particular. Su manera de ser, sobria y sin ninguna traza de frescura, ingenio o elegancia, me hacía sentir a mis anchas

La decisión de hacerse vegetariana, no sólo afecta a los hábitos alimenticios de la protagonista, sino que también afecta a su relación marital. Yeonghye ya no se ocupa de las «tareas del hogar», ya no es la esposa sumisa que había elegido su marido como compañera… Las consecuencias no se hacen esperar. El marido primero, y luego su familia, intentan que entre en razón, incluso usando la violencia, como es el caso del padre; pero Yeonghye se mantiene firme e imperturbable en su decisión, dejando perplejos a todo el mundo. Bajo mi punto de vista, quizás lo más interesante de la novela es la reacción que se produce en ellos. Yeonghye se convierte en blanco de incomprensión y de odio, de lástima y compasión, e incluso de una extraña afinidad, como es el caso del cuñado, que la convierte en blanco de sus fantasías artísticas, y su obsesión termina rayando lo enfermizo. Esta segunda parte es la más onírica y la más sexual y sensual, algunos incluso la tildan de pornográfica.

Con el paso del tiempo su decisión va más allá. No sólo ha decidido dejar de comer carne, ha decidido dejar de ingerir alimentos. Quiere convertirse en árbol (en El fruto de mi mujer, cuento escrito por la autora y que dio origen a La vegetarina, se cuenta la conversión de una mujer en árbol), y los intentos de su hermana mayor por alimentarla a través de las frutas y verduras de su infancia, apelando a recuerdos felices, no logran los resultados esperados. El deterioro de Yeonghye es palpable, vamos viendo como se va consumiendo poco a poco, con frecuentes ingresos en hospitales: ¿Por qué es tan malo morir? pregunta  a su hermana. En esta tercera y última parte, vamos a conocer  la infancia y las relaciones familiares. Algunos episodios son muy duros pero nos ayudan a comprender ciertos comportamientos. Vemos además, como su hermana sigue ejerciendo de hermana mayor, a pesar de su incomprensión, y le ofrece su protección y cuidados.

Como dije al principio es un libro muy perturbador, incluso lo han catalogado como una novela de horror, y sí, algunos fragmentos pueden ser terroríficos, como las pesadillas de Yeonghye (la única parte de la novela en que ella habla en primera persona), pero al mismo tiempo es singularmente lírica y bella, aunque sea una belleza perturbadora. «La novela es una profunda reflexión sobre la violencia, del modo en que la sociedad y las relaciones vulneran al individuo en nombre del bien común, y sobre el anhelo extremo, e igualmente violento, de escapar de su estructura colectiva para alcanzar un estado de absoluta pureza e inocencia.» (Sunme Yoon, traductora). En palabras de la autora: «Rechazando la carne, mi protagonista rechaza la violencia del ser humano». En cierto modo también se puede pensar que es una crítica a Corea del Sur, donde declararse seguidor de principios diferentes a los demás, en este caso el vegetarianismo, no es del todo fácil desde un punto de vista cultural.

Cuando se publicó en Corea, en 2007, fue recibida con gran intolerancia por los críticos literarios coreanos, paisanos varones que la habían adjetivado con saña, condenándola a un casi ostracismo después de su publicación. Por eso el Premio Man Booker 2016, es todo un triunfo para esta novela. A Han Kang se la ha comparado con Kafka, y a su protagonista con Bartleby, aquel personaje de Melville«La vegetariana no es amiga de estridencias, y cuando le ofrecen un guiso de pato, de pollo o de vaca, o la intentan forzar a ingerir o hacer lo que no quiere, se niega con educación. Eso sí, a diferencia del personaje del Melville, la coreana Han Kang no recurre al condicional sino al silencio o la negación directa: «No quiero». Ella dice no. Por mucho que intenten arrastrarla, convencerla, violarla, cada uno a su manera, ella ofrece una resistencia tan pacífica y muda como imparable, que en algún punto recuerda a Gandhi.» (Gabi Martínez)

La novela está editada por una nueva editorial, Rata, que la contrató antes de que ganara el premio. Y además de su cuidado diseño, cuenta con un magnífico prólogo de Gabi Martínez, un artículo de la traductora Sunme Yoon, y una entrevista a la autora, Han Kang, de los cuáles me he servido para algunos datos.

Para saber más:

http://www.elcultural.com/revista/letras/La-vegetariana/39528

http://www.eldiario.es/cultura/libros/vegetariana-Metamorfosis-femenina-sangrienta_0_627837753.html

http://jlmartinezhens.blogspot.com.es/

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – Me llamo Lucy Barton

lucy-barton

Hoy os traigo un libro de plena actualidad, Me llamo Lucy Barton de Elizabeth Strout.

Estamos en una habitación de hospital en pleno centro de Manhattan, la madre de Lucy ha ido a visitarla y pasa con ella cinco días con sus cinco noches. Hace muchos años que no se ven, desde que Lucy dejó a su familia en el pueblo de Amgash, Illinois, donde se crió, para trasladarse a Nueva York.

Estos cinco días le servirá a Lucy para repasar su vida. Sobre todo su infancia, una infancia de pobreza y maltrato. En el hospital hablan como nunca antes lo había hecho así con su madre ¡Se siente tan feliz!

A lo largo de las conversaciones que mantiene con su madre y de los recuerdos que Lucy va desgranando, vamos a conocer en profundidad a una persona desvalida, criada en unas circunstancias de extrema pobreza, que como veremos, condicionará su vida futura.

Lucy no sabe nada de cultura popular porque no tenía televisión de pequeña, ¡Hasta los pobres tenían televisión! La pobreza les aísla del resto: “Éramos raros. Nos faltaban amigos y nos sobraban burlas”. El frío y los libros es lo que la salva de un futuro de miseria: se queda hasta tarde en el aula porque está calentita y allí aprovecha para hacer los deberes: “El trabajo se hace sencillamente haciéndolo”. Le encanta leer libros, los libros hacen que se sienta menos sola y desde pequeña tiene claro que va a ser escritora. Y lo consigue con esta historia, SU historia. Como le dice su profesora de escritura creativa: “Sólo tendréis una historia. Escribiréis esa única historia de muchas maneras. No os preocupéis por la historia. Sólo tenéis una”.

Me llamo Lucy Barton y ésta es mi historia.

Una historia de amor. La historia de un hombre atormentado todos los días de su vida por cosas que hizo en la guerra. La historia de una esposa que se quedó a su lado, porque eso es lo que hacían la mayoría de las esposas de esa generación, y cuando va a la habitación de hospital a ver a su hija habla compulsivamente de que el matrimonio de todo el mundo va mal, y ella ni siquiera lo sabe, ni siquiera sabe lo que está haciendo. Es la historia de una madre que quiere a su hija. De una manera imperfecta, porque todos amamos de una manera imperfecta. Es la historia de un hermano que duerme con los cerdos la noche antes de que los lleven al matadero y que lee cuentos para niños, aunque ya tenga 37 años. Es la historia de una hermana insatisfecha con su vida, casada con un hombre egoísta que no le ayuda en casa ni con los niños. Pero también son historias de Nueva York. La de su vecino Jeremy, muerto por el sida cuando la epidemia estaba comenzando y de Molla, su vecina sueca  que sufre una depresión posparto, pero sobre todo es la historia de Lucy, y del amor que siente por su madre, a la que nunca jamás le ha oído decir que la quiere, a pesar de que la quiere, y de que en el fondo se siente orgullosa de ver que ha sido la única de los tres hijos que ha logrado escapar de ese mundo de pobreza al que estaban todos destinados.

Porque Lucy lo logra, aunque para ello tenga que ser implacable: ¡Ésta soy yo, y no pienso ir a donde no soporto ir, y no seguiré en un matrimonio con el que no quiero seguir, y voy a agarrarme y a lanzarme de cabeza a la vida, a ciegas, pero allá voy! No obstante, el peaje es caro y no puede dejar de pensar que, a pesar de tener una familia malsana, sus raíces se han entrelazado y retorcido con firmeza en sus corazones. Quizás por ello toda la tragedia que ha sido, y en muchos aspectos es su vida, nos lo cuenta de una manera bella, sutil, quizás incompatible con los hechos narrados o, tal vez, matizados por el tiempo.

Una historia triste y conmovedora, pero de gran belleza y hondura, que te llega dentro, y hace que te quedes con ella durante un tiempo para degustarla poquito a poco, en pequeñas dosis. Como dice José María Guelbenzu una pequeña obra maestra.

Autora de varias novelas, Elizabeth Strout obtuvo el Premio Pulitzer con Olive Kitteridge. Con esta su última novela, se ha colocado en el nº 1 en la lista de The New York Times.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones