Archivo de la etiqueta: Relaciones familiares

RECOLECTURAS – Las defensas

Mi historia sólo puede ser bien contada teniendo acceso al futuro, que es de donde se escribe este texto. Siempre es así. Siempre se escribe después. Los hechos ocurren y la narración viene más tarde, ayudada por el tiempo y por quiénes desean entender.

Hoy os traigo un libro deslumbrante, vertiginoso, que nos cuenta la caída y levantamiento de un reputado neurólogo, Las defensas de Gabi Martínez.

Ante un ataque de locura violenta, un competente neurólogo es ingresado en un psiquiátrico. Sólo él sabe que su diagnóstico es erróneo. Pero aún no es capaz de imaginar que la misma enfermedad autoinmune a la que ha dedicado obsesivamente su vida lo acecha. Su increíble lucha contra la enfermedad y el estrés corre pareja a la de la historia de este país desde la Transición y a la de uno de los pilares de la democracia española, un sistema sanitario herido hoy por la jerarquía y por una corrupción que castiga o expulsa a quien disiente.

Basada en un hecho real, a lo largo de esta novela vamos a acompañar a Camilo Escobedo por su periplo y vamos a entender mejor cuáles fueron los desencadenantes que le llevaron a ese estado de locura. Vamos a sentir la angustia de un paciente que sabe y entiende el proceso por el que está pasando y sufre la impotencia de ver que está mal diagnosticado como bipolar. Su ingreso en el psiquiátrico, la incomprensión de sus compañeros de trabajo, su derrumbe familiar…, y su “triunfo” al descubrir que estaba en lo cierto, que padecía la enfermedad que él sospechaba y que le había obsesionado toda su vida, y que casi se autodiagnostica antes de que la descubrieran: NMDA.

Como marco de toda esta increíble historia, la historia de España y más concreto de Barcelona. Entre otras cosas vamos a asistir al derrumbe de la economía, hecho que afecta al sistema sanitario español y, en el caso concreto que nos ocupa, al catalán. También es interesante (por estar tan de actualidad) cómo afrontan el catalanismo alguno de sus personajes, el mobbing que sufre nuestro protagonista a cargo de un jefe tirano, los entresijos hospitalarios, los congresos e investigaciones científicas, las luchas de poder, las dependencias a los fármacos, las enfermedades neuronales…, y todo ello escrito con una prosa ágil y sencilla. Al estar narrada en primera persona hace que entendamos mejor al doctor Escobedo, que sintamos empatía hacia él, y  que sus angustias, sus superaciones y sus logros, las hagamos nuestras.

Esta increíble historia, surgió del encuentro de Domingo Escudero (personaje en el que está inspirado nuestro narrador protagonista), con el escritor Gabi Martínez en el día de Sant Jordi, cuando el neurólogo se acercó al autor para ofrecérsela. Al margen de las ficciones, el libro contiene la verdad que Domingo Escudero deseaba transmitir. Una historia narrada con la maestría de este fantástico escritor barcelonés, al que sólo conocía como prologuista, pero al que sin duda alguna, seguiré a partir de ahora.

Os dejo con este artículo por si queréis conocer un poco más al escritor y a su «muso».

http://elpaissemanal.elpais.com/confidencias/gabi-martinez-domingo-escudero/

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – La vegetariana

Hoy en nuestra de sección, una de nuestras novedades; un libro perturbador como pocos, La vegetariana de Han Kang.

Lo primero que llama la atención de esta novela es su título. De él podríamos deducir que estamos ante una historia sobre una mujer que es, o que decide convertirse al vegetarianismo. ¡Toda una declaración de intenciones! Sin embargo, a medida que vamos avanzando en su lectura, nos damos cuenta de que la protagonista, Yeonghye, nada tiene que ver con la idea que podemos tener en mente de un vegetariano, o de las motivaciones que lleva a una persona a convertirse en tal. La motivación de Yeonghye no es llevar una vida más saludable. Ha decidido dejar de comer carne a consecuencia de las «pesadillas».

Yeonghye es una persona insulsa, que pasa desapercibida, que no habla (ni siquiera tiene voz en esta historia, de la que es protagonista). Lo que le da visibilidad es justamente su vegetarianismo. Se mantiene firme en su decisión, aunque ello le acarree graves consecuencias, como veremos a lo largo de la novela.

La novela está narrada a modo de tríptico: La vegetariana (narrada por su marido), La mancha mongólica (narrada por su cuñado) y Los árboles en llamas, (narrada por su hermana). A través de estas tres visiones vamos conociendo un poco más a su protagonista y su relación con el entorno.

En la primera parte vemos la relación conyugal dentro de una sociedad androcentrista. Así es como su marido la ve: «Antes de que mi mujer se hiciera vegetariana, nunca pensé que fuera una persona especial. Para ser franco, ni siquiera me atrajo cuando la vi por primera vez. No era ni muy alta, ni muy baja, llevaba una melena ni larga ni corta, tenía la piel seca y amarillenta, sus ojos eran pequeños, los pómulos algo prominentes, y vestía ropa sin color como si tuviera miedo de verse demasiado personal […].  Si me casé con ella fue porque, así como no parecía tener ningún atractivo especial, tampoco parecía tener ningún defecto en particular. Su manera de ser, sobria y sin ninguna traza de frescura, ingenio o elegancia, me hacía sentir a mis anchas

La decisión de hacerse vegetariana, no sólo afecta a los hábitos alimenticios de la protagonista, sino que también afecta a su relación marital. Yeonghye ya no se ocupa de las «tareas del hogar», ya no es la esposa sumisa que había elegido su marido como compañera… Las consecuencias no se hacen esperar. El marido primero, y luego su familia, intentan que entre en razón, incluso usando la violencia, como es el caso del padre; pero Yeonghye se mantiene firme e imperturbable en su decisión, dejando perplejos a todo el mundo. Bajo mi punto de vista, quizás lo más interesante de la novela es la reacción que se produce en ellos. Yeonghye se convierte en blanco de incomprensión y de odio, de lástima y compasión, e incluso de una extraña afinidad, como es el caso del cuñado, que la convierte en blanco de sus fantasías artísticas, y su obsesión termina rayando lo enfermizo. Esta segunda parte es la más onírica y la más sexual y sensual, algunos incluso la tildan de pornográfica.

Con el paso del tiempo su decisión va más allá. No sólo ha decidido dejar de comer carne, ha decidido dejar de ingerir alimentos. Quiere convertirse en árbol (en El fruto de mi mujer, cuento escrito por la autora y que dio origen a La vegetarina, se cuenta la conversión de una mujer en árbol), y los intentos de su hermana mayor por alimentarla a través de las frutas y verduras de su infancia, apelando a recuerdos felices, no logran los resultados esperados. El deterioro de Yeonghye es palpable, vamos viendo como se va consumiendo poco a poco, con frecuentes ingresos en hospitales: ¿Por qué es tan malo morir? pregunta  a su hermana. En esta tercera y última parte, vamos a conocer  la infancia y las relaciones familiares. Algunos episodios son muy duros pero nos ayudan a comprender ciertos comportamientos. Vemos además, como su hermana sigue ejerciendo de hermana mayor, a pesar de su incomprensión, y le ofrece su protección y cuidados.

Como dije al principio es un libro muy perturbador, incluso lo han catalogado como una novela de horror, y sí, algunos fragmentos pueden ser terroríficos, como las pesadillas de Yeonghye (la única parte de la novela en que ella habla en primera persona), pero al mismo tiempo es singularmente lírica y bella, aunque sea una belleza perturbadora. «La novela es una profunda reflexión sobre la violencia, del modo en que la sociedad y las relaciones vulneran al individuo en nombre del bien común, y sobre el anhelo extremo, e igualmente violento, de escapar de su estructura colectiva para alcanzar un estado de absoluta pureza e inocencia.» (Sunme Yoon, traductora). En palabras de la autora: «Rechazando la carne, mi protagonista rechaza la violencia del ser humano». En cierto modo también se puede pensar que es una crítica a Corea del Sur, donde declararse seguidor de principios diferentes a los demás, en este caso el vegetarianismo, no es del todo fácil desde un punto de vista cultural.

Cuando se publicó en Corea, en 2007, fue recibida con gran intolerancia por los críticos literarios coreanos, paisanos varones que la habían adjetivado con saña, condenándola a un casi ostracismo después de su publicación. Por eso el Premio Man Booker 2016, es todo un triunfo para esta novela. A Han Kang se la ha comparado con Kafka, y a su protagonista con Bartleby, aquel personaje de Melville«La vegetariana no es amiga de estridencias, y cuando le ofrecen un guiso de pato, de pollo o de vaca, o la intentan forzar a ingerir o hacer lo que no quiere, se niega con educación. Eso sí, a diferencia del personaje del Melville, la coreana Han Kang no recurre al condicional sino al silencio o la negación directa: «No quiero». Ella dice no. Por mucho que intenten arrastrarla, convencerla, violarla, cada uno a su manera, ella ofrece una resistencia tan pacífica y muda como imparable, que en algún punto recuerda a Gandhi.» (Gabi Martínez)

La novela está editada por una nueva editorial, Rata, que la contrató antes de que ganara el premio. Y además de su cuidado diseño, cuenta con un magnífico prólogo de Gabi Martínez, un artículo de la traductora Sunme Yoon, y una entrevista a la autora, Han Kang, de los cuáles me he servido para algunos datos.

Para saber más:

http://www.elcultural.com/revista/letras/La-vegetariana/39528

http://www.eldiario.es/cultura/libros/vegetariana-Metamorfosis-femenina-sangrienta_0_627837753.html

http://jlmartinezhens.blogspot.com.es/

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – Me llamo Lucy Barton

lucy-barton

Hoy os traigo un libro de plena actualidad, Me llamo Lucy Barton de Elizabeth Strout.

Estamos en una habitación de hospital en pleno centro de Manhattan, la madre de Lucy ha ido a visitarla y pasa con ella cinco días con sus cinco noches. Hace muchos años que no se ven, desde que Lucy dejó a su familia en el pueblo de Amgash, Illinois, donde se crió, para trasladarse a Nueva York.

Estos cinco días le servirá a Lucy para repasar su vida. Sobre todo su infancia, una infancia de pobreza y maltrato. En el hospital hablan como nunca antes lo había hecho así con su madre ¡Se siente tan feliz!

A lo largo de las conversaciones que mantiene con su madre y de los recuerdos que Lucy va desgranando, vamos a conocer en profundidad a una persona desvalida, criada en unas circunstancias de extrema pobreza, que como veremos, condicionará su vida futura.

Lucy no sabe nada de cultura popular porque no tenía televisión de pequeña, ¡Hasta los pobres tenían televisión! La pobreza les aísla del resto: “Éramos raros. Nos faltaban amigos y nos sobraban burlas”. El frío y los libros es lo que la salva de un futuro de miseria: se queda hasta tarde en el aula porque está calentita y allí aprovecha para hacer los deberes: “El trabajo se hace sencillamente haciéndolo”. Le encanta leer libros, los libros hacen que se sienta menos sola y desde pequeña tiene claro que va a ser escritora. Y lo consigue con esta historia, SU historia. Como le dice su profesora de escritura creativa: “Sólo tendréis una historia. Escribiréis esa única historia de muchas maneras. No os preocupéis por la historia. Sólo tenéis una”.

Me llamo Lucy Barton y ésta es mi historia.

Una historia de amor. La historia de un hombre atormentado todos los días de su vida por cosas que hizo en la guerra. La historia de una esposa que se quedó a su lado, porque eso es lo que hacían la mayoría de las esposas de esa generación, y cuando va a la habitación de hospital a ver a su hija habla compulsivamente de que el matrimonio de todo el mundo va mal, y ella ni siquiera lo sabe, ni siquiera sabe lo que está haciendo. Es la historia de una madre que quiere a su hija. De una manera imperfecta, porque todos amamos de una manera imperfecta. Es la historia de un hermano que duerme con los cerdos la noche antes de que los lleven al matadero y que lee cuentos para niños, aunque ya tenga 37 años. Es la historia de una hermana insatisfecha con su vida, casada con un hombre egoísta que no le ayuda en casa ni con los niños. Pero también son historias de Nueva York. La de su vecino Jeremy, muerto por el sida cuando la epidemia estaba comenzando y de Molla, su vecina sueca  que sufre una depresión posparto, pero sobre todo es la historia de Lucy, y del amor que siente por su madre, a la que nunca jamás le ha oído decir que la quiere, a pesar de que la quiere, y de que en el fondo se siente orgullosa de ver que ha sido la única de los tres hijos que ha logrado escapar de ese mundo de pobreza al que estaban todos destinados.

Porque Lucy lo logra, aunque para ello tenga que ser implacable: ¡Ésta soy yo, y no pienso ir a donde no soporto ir, y no seguiré en un matrimonio con el que no quiero seguir, y voy a agarrarme y a lanzarme de cabeza a la vida, a ciegas, pero allá voy! No obstante, el peaje es caro y no puede dejar de pensar que, a pesar de tener una familia malsana, sus raíces se han entrelazado y retorcido con firmeza en sus corazones. Quizás por ello toda la tragedia que ha sido, y en muchos aspectos es su vida, nos lo cuenta de una manera bella, sutil, quizás incompatible con los hechos narrados o, tal vez, matizados por el tiempo.

Una historia triste y conmovedora, pero de gran belleza y hondura, que te llega dentro, y hace que te quedes con ella durante un tiempo para degustarla poquito a poco, en pequeñas dosis. Como dice José María Guelbenzu una pequeña obra maestra.

Autora de varias novelas, Elizabeth Strout obtuvo el Premio Pulitzer con Olive Kitteridge. Con esta su última novela, se ha colocado en el nº 1 en la lista de The New York Times.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Shame

shame

Hoy os traigo una producción británica de 2011, Shame, del director Steve McQueen.

Según el  Collins Dictionary, Shame  es un sentimiento incómodo que tienes cuando haces cosas equivocadas o vergonzosas. Este es quizás el sentimiento que tiene nuestro protagonista, inconmensurable Michael Fassbender, en el papel de Brandon, un joven de treinta y tantos obsesionado con el sexo. Veamos la escena inicial, una de las mejores, tal vez la mejor, para que vayáis abriendo boca:

Brandon Sullivan vive y trabaja en Nueva York y, como dijimos anteriormente, es un adicto al sexo. Tiene todo para ser feliz: un buen trabajo, un físico portentoso…, y sin embargo, no lo es. Su obsesión por el sexo le condiciona enormemente, es incapaz de tener relaciones continuadas y de comprometerse. Busca satisfacer este deseo en cualquier momento y lugar, estableciendo encuentros fortuitos en bares, visionando pornografía, contratando prostitutas, a través del onanismo… Su vida gira por, y para el sexo, cualquier mujer puede ser  potencialmente una presa y, gracias a que tiene un físico espectacular, no tiene problema para ello. En este punto me planteo una cuestión: ¿Es el físico un condicionante positivo o negativo para su adicción? Me explico, ¿El ser tan atractivo le facilita su adicción? ¿Sería más sencillo si no lo fuera? Supongo que el adicto es igualmente adicto independientemente de su físico, pero creo que en este caso su físico le ayuda a satisfacer su adicción, igual que un cocainómano con dinero lo tiene más fácil que uno sin. Lejos de disfrutar de su adicción, el sentimiento de culpa lo arrastra a una vorágine sin salida, se encuentra enfrascado en su enfermedad.

El caso es que la vida de Brandon se ve alterada cuando entra en escena su hermana Sissy, interpretada magistralmente por Carey Mulligan, actriz que tuvimos en esta sección  la semana pasada y, que por cierto, nos encanta. Sissy tiene problemas, es emocionalmente inestable, aún más si cabe que su hermano, y la relación entre ellos no es sana. El hecho de que aparezca en escena, y que en cierto modo “tenga que hacerse cargo de ella”, papel que por cierto no le gusta nada, hace que se replantee algunas cosas de su vida, como la posibilidad de mantener una relación más estable con una compañera de trabajo. Una de las escenas que más me gusta de la película es la de Sissy interpretando New York, New York. Aquí la podéis ver.

La relación entre ellos es extraña, con algunas escenas que crean confusión y que incluso te incitan a pensar en relaciones incestuosas. Creo que en su entorno familiar, y en el ambiente en que se criaron, está la clave de sus complejas e inestables personalidades. Personajes atormentados y dolientes.

La película es perturbadora, claustrofóbica, sientes el sufrimiento del protagonista e incluso empatizas con él, yo de hecho empaticé tanto que no me hubiera importado ser la chica del metro, pero para irme con él claro. Bromas a parte, Michael Fassbender, está espectacular; no obstante, por esta interpretación se llevó la Copa Volpi al mejor actor en el Festival de Venecia  y fue nominado en multitud de festivales. Creo que este papel estaba escrito para él, de otro modo la película no funcionaría igual. Para Steve McQueen, Fassbender es su actor fetiche, con el que ya trabajó en Hunger, y posteriormente en 12 años de esclavitud. Mencionar también la magnífica banda sonora a cargo de Harry Escott.

Como habréis notado soy super fan de este actor, al que descubrí hace mucho tiempo ya. Quitando lo que salta a la vista, que es evidente, es un actorazo. Me sorprende su manera de transformarse, de meterse en el personaje. En el biopic de Steve Jobs está que lo borda, y muchos expertos opinan que huele a Oscar, y cierto, este chico se lo merece. En este caso además la réplica se lo da una magnífica actriz, que también está entre mis favoritas.

Chicas, desde aquí os hago un llamamiento, la película es muy buena, pero creedme, sólo por ver a Michael merece la pena, sino mirad esta foto:

Como sabéis, la función de un blog es aportar algo diferente, una mirada distinta. Copiar y pegar de otros blogs no tiene sentido y, si además no citas las fuentes, me parece una falta de respeto para el autor de la entrada que ha invertido su tiempo en ella. Por ese motivo, como no soy experta en cine y quizás mi entrada adolezca de aspectos más técnicos, os invito a que visitéis otros blog, como por ejemplo, la entrada que sobre esta película se hizo en blogdecine.com.

Esta película la tenéis en las tres bibliotecas de Fuengirola, y si os gusta Fassbender tanto como a mí, hay muchas más películas de él Así que ya sabes, pásate por nuestras bibliotecas y disfruta del buen cine.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

tambienPor alguna extraña razón, nunca pensé que llegaría a los cuarenta años. A los veinte, me imaginaba con treinta, viviendo con el amor de mi vida y con unos cuantos hijos. Y con sesenta, haciendo tartas de manzana para mis nietos, yo, que no sé hacer ni un huevo frito, pero aprendería. Y con ochenta, como una vieja ruinosa, bebiendo whisky con mis amigas. Pero nunca me imaginé con cuarenta años, ni siquiera con cincuenta. Y sin embargo aquí estoy. En el funeral de mi madre y, encima, con cuarenta años.

Así empieza la novela que hoy nos ocupa, con el funeral de la madre de Blanca, en el pueblecito pesquero de Cadaqués. Al igual que el libro reseñado la semana pasada, “la madre” es la “gran protagonista” de esta novela, aunque en este caso esté ausente. Por algo mayo es el mes de las madres, ¿no?

El título del libro está sacado de un cuento chino, que ella le contaba a Blanca cuando era niña para superar la muerte de su padre: Un poderoso emperador convocó a los sabios y les pidió una frase que sirviese para todas las situaciones posibles. Tras meses de deliberaciones, los sabios se presentaron ante el emperador con una propuesta: “También esto pasara“, a la que la madre de Blanca añade: “El dolor y la pena pasarán, como pasan la euforia y la felicidad“. Sinónimo del más usado “El tiempo lo cura todo“.

La novela, que arranca y termina en un cementerio, habla del dolor de la pérdida, del desgarro de la ausencia. Frente al dolor queda el recuerdo de lo vivido y lo mucho aprendido, y cobra fuerza la reafirmación de la vida a través del sexo, las amigas, los hijos y los hombres que han sido y son importantes para Blanca (entre ellos sus dos ex-maridos y padres de sus dos hijos, y su amante casado).

La trama principal transcurre en un verano en Cadaqués, donde Blanca va a pasar las vacaciones a la casa familiar, acompañada de sus amigas, de sus hijos, y de sus ex-maridos, que también aparecen por allí. A lo largo de sus 172 páginas vamos conociendo un poco mejor a Blanca, su relación con sus ex-maridos, sus incondicionales amigas, su relación con el sexo y con los hombres, que ella utiliza como vía de escape. Pero la novela es sobre todo una declaración de amor a su madre, a la que ella considera “el amor de su vida”, y a la que evoca constantemente, desde su infancia, hasta el periodo último de la enfermedad y muerte, con sus reproches incluidos, como buena historia de amor que se precie. Es como una larga conversación entre la madre y la hija, o más bien, un monólogo en el que Blanca  dirige a su muda interlocutora comentarios que buscan recapitular el fondo de unas peculiares relaciones y solventar para siempre lagunas y distanciamientos del pasado. La “embestida de la ausencia” materna provoca una aguda revisión biográfica y existencial donde pugnan las dos pulsiones elementales de la condición humana, eros y tánatos. (elcutural.es).

El tono de la novela es melancólico, la comparan mucho con Bonjuour tristesse (Buenos días tristeza) de Francoise Sagan, que encandiló a muchos y escandalizó a no pocos. Yo no la he leído, así que no puedo comparar. A estas alturas del siglo XXI no creo que nadie se escandalice por el libro, pero Blanca es una mujer “políticamente incorrecta”, por así decirlo . Con cuarenta años mantiene una relación atípica con los padres de sus hijos, con uno de ellos se sigue acostando, tiene un amante casado, fuma porros, y tiene siempre alerta el radar de “sexo a la vista“. Como ella misma dice: “Soy un fraude de adulto, todos mis esfuerzos por salir del patio de recreo son estrepitosos fracasos“.

La novela está salpicada de multitud de frases ingeniosas, de esas que te hacen pensar. Cito algunas: “La ligereza es una forma de elegancia. Vivir con ligereza y alegría es dificilísimo“. “He intentado que la cabeza sea un templo, pero el cuerpo debería ser siempre un parque de atracciones“.  “Todos tenemos paraísos perdidos en los que nunca hemos estado“. “Nuestra arma contra la miseria y la mezquindad era casi siempre la risa“. “Las cosas, no sé si las personas, pertenecen a la gente que saben nombrarlas“. “Una de las cosas más sorprendentes del amor, es su capacidad de regeneración“. “Amamos como nos han amado en la infancia, y los amores posteriores suelen ser sólo una réplica del primer amor“. “En general, creo que es mejor saber lo menos posible de la gente. De todos modos, tarde o temprano, aparecen como son, sólo es cuestión de tiempo, poco, y de tener los ojos y las orejas abiertas“. . .

Se dice que el libro es autobiográfico, la escritora lo escribió tras la muerte de su madre (Esther Tusquets, conocida sobre todo por fundar y dirigir durante 40 años la editorial Lumen), y ha sido la “gran triunfadora”en la pasada edición de la Feria de Fráncfort (la más importante del mundo), siendo traducida con inusitada rapidez a las principales lenguas.

Este hecho llamó mi atención, y también, aunque sea una tontería, que la protagonista se llame Blanca, como mi hija. Por eso pensé que debía estar en la biblioteca. Al principio no entendía demasiado el éxito tan exagerado en la Feria de Fráncfort, pero una vez terminada de leerla, reconozco que me ha gustado, y mucho, o bastante, que no es poco.

Os dejo con una crítica muy buena de El cultural, del que he sacado un par de frases, y que a buen seguro arrojará más luz sobre la novela.

http://www.elcultural.com/revista/letras/Tambien-esto-pasara/35798

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

GRAN RESERVA – El clásico del mes

 

31nDbCWhhzL__SY300_Hoy toca el turno a La metamorfosis de Frank Kafka, que este año cumple el centenario de su publicación.

Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Estaba tumbado sobre su espalda dura, y en forma de caparazón y, al levantar un poco la cabeza veía un vientre abombado, parduzco, dividido por partes duras en forma de arco, sobre cuya protuberancia apenas podía mantenerse el cobertor, a punto ya de resbalar al suelo. Sus muchas patas, ridículamente pequeñas en comparación con el resto de su tamaño, le vibraban desamparadas ante los ojos.

Así comienza la que quizás sea la obra más significativa de Kafka. El protagonista, Gregor Samsa, es un comerciante de telas de 23 años, que una mañana amanece de esta guisa, convertido en un insecto repugnante. Desde el principio Kafka exige que el lector asuma la perspectiva del escarabajo (parece ser que este es el insecto), y pueda experimentar su estado anímico que se describe mucho más minuciosamente que su estado físico, y que es realmente lo que evidencia lo terrible de la situación. No existe una causa para la transformación de Gregor en escarabajo, ahí está y así debemos aceptarlo, absurdo e inexplicable, como absurda es para Kakfa la existencia humana.

franz-kafka-metamorfosis-madrid-sarah-abilleira

De siempre se ha relacionado La metamorfosis con la propia realidad personal del escritor. Kafka al igual que Gregor se encuentra sumido en un estado de tristeza y melancolía, también se considera un bicho raro y aislado de su familia, el negocio del padre parecía haberse estancado en sus beneficios, además de padecer arteriosclerosis, y Franz, el único de la familia que era económicamente independiente del padre, intuía con miedo que de empeorar la salud del padre, sería él quién tendría que ponerse al frente del negocio y de la familia, al igual que Gregor que es el que mantiene a la familia después del fracaso de la empresa del padre y tiene que hacer frente a las deudas que éste había contraido con el jefe. La relación de Gregor con Grete es igual de especial que la relación que Kafka mantenía con su hermana Ottla. Ottla es la mediadora de Franz con el resto de la familia y Kafka la apoya en sus deseos de estudiar en una escuela de agronomía e incluso con apoyo financiero, al igual que Gregor se ofrece a pagarle a Grete sus estudios de música. Sin embargo, nunca podrá decirse con seguridad hasta qué punto La metamorfosis es un modelo de las circunstancias vitales de Kafka y dónde empieza la ficción y termina la realidad.

Aparece en La metamorfosis uno de los temas centrales de la narrativa kafkiana: el individuo impotente en manos de una instancia superior, anónima y poderosa. El ejemplo que en este caso sirve a Kafka para ilustrar el tema es la relación de Samsa con su trabajo, con su jefe y con sus compañeros. Es significativo como casi al principio del libro cuando Gregor no es consciente de su nueva situación y cree que está enfermo, al igual que lo cree el resto de la familia, y el apoderado de la empresa se acerca a ver qué ocurre, se dice que para el médico de la empresa sólo existe una enfermedad, las pocas ganas de trabajar.

Podríamos estar horas y horas hablando de la obra pero no terminaríamos nunca, sin duda es una forma muy original de describir el momento existencial por el que atraviesa el autor, y logra transmitir al lector esa angustia. Una obra corta a la que merece la pena dedicarle un momento. (Datos sacados del libro).

¡NOS VEMOS EN LA BIBLIOTECA! Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized