Archivo de la etiqueta: Profesores universitarios

CINEMA PARADISO – Irrational Man

Es una película de Woody Allen  del año 2015  en la que el director reflexiona sobre el sentido de la vida desde su habitual punto de vista.

Siempre que uno ve una película de Woody Allen suele preguntarse lo mismo. ¿La historia es lo realmente importante o es sólo una excusa para las reflexiones de los personajes?. “Irrational Man” cumple perfectamente con esa línea del director que a través de sus guiones busca un catalizador de sus obsesiones.

En ésta película da la impresión de que ha querido beber de algunos de sus guiones anteriores. Nos recuerda “Delitos y faltas” o “Blue Jasmine”, con una fotografía muy parecida a ésta y una puesta en escena que descarga casi todo el peso de la película en los actores.

Un irreconocible Joaquin Phoenix interpreta a Abe Lucas, un profesor de filosofía atormentado, borracho, pesimista, deshecho interiormente, que contempla el crimen perfecto como una manera de encontrar sentido a su vida.

Al igual que el clásico de Hitchcock, “Extraños en un tren”, la película da una perspectiva interesante sobre el crimen perfecto, aunque  no desde un punto de vista policiaco. Se trata más de una fábula del bien y del mal,  de los sentimientos y las vivencias  del hombre que trata de cometer tal crimen, y de la asombrosa facilidad con la que  puede mezclarse en nuestra sociedad.

Phoenix ofrece una magnífica actuación de un profesor universitario emocionalmente roto, que recuerda en cierta manera a su Theodore en la maravillosa ‘Her’. Emma Stone,  que parece haberse convertido en la nueva musa de Woody Allen, está igualmente fantástica. Los dos actores se complementan y la química funciona.

Parker Posey interpreta a Rita, una profesora casada que se insinúa a Abe, y éste la deja entrar en su vida, principalmente porque no tiene la fuerza suficiente para  echarla fuera de ella. Entre tanto, Jill (Emma Stone), alumna de Abe, comienza a enamorarse de él antes incluso de conocerle en profundidad.

Sin embargo, Abe continúa siendo maleducado, odiándose a sí mismo y es incapaz de apreciar su capacidad intelectual, la atención de estas mujeres, su cómodo trabajo o incluso la belleza de la ciudad. Abe parece al borde de la autodestrucción hasta que, por pura casualidad, se da cuenta de una terrible injusticia, y es ahí cuando concibe una descabellada solución: Cometer un asesinato, y al hacerlo, hacer que el mundo sea un poco mejor.

Hay bastantes cosas que atraen de ‘Irrational man’. Por un lado, recuerda a una película de Hitchcock. La fotografía  es preciosa y la interpretación magnífica.  Allen narra la historia pero sin  incluir moralejas,  permitiendo al espectador reflexionar sobre el tema y las distintas situaciones.

Si bien no es de sus mejores películas ya que  tiene un ritmo algo lento y es bastante evidente que no llega al nivel de Match Point,  drama criminal de similar temática que en esta ocasión,  deriva hacia la comedia negra y es una película bastante decente.  Merece la pena verla especialmente para  ver su final, nada predecible, y distinto a sus otras cintas.

Pasa por la biblioteca y disfruta de ella DVD PE 4596 o de otras muchas que te están esperando.

(Fuentes: Anonymous – Bilbao, https://losinterrogantes.com/cine/criticas/irrational-man-el-allen-del-siglo-xxi)

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

Sumisión.indd

Hoy en nuestra sección un libro de plena actualidad, Sumisión de Michel Houellebecq.

Francia, en un futuro próximo. A las puertas de las elecciones presidenciales de 2022. Los partidos tradicionales se han hundido en las encuestas y Mohammed Ben Abbes, carismático líder de una nueva formación islamista moderada, derrota con el apoyo de los socialistas y de la derecha a la candidata del Frente Nacional en la segunda vuelta. François, un profesor universitario hastiado de la docencia y de su vida sexual, que a sus cuarenta años se había resignado a una vida aburrida pero sosegada, ve cómo la rápida transformación que sucede a la llegada del nuevo presidente al Elíseo altera la vida cotidiana de los franceses y le depara a él un inesperado futuro. Los judíos han emigrado a Israel, en las calles las mujeres han cambiado las faldas por conjuntos de blusas largas y pantalones, y algunos comercios han cerrado sus puertas o reorientado el negocio. Y la Sorbona es ahora una universidad islámica en la que los profesores conversos gozan de excelentes salarios y tienen derecho a la poligamia. Al igual que Huysmans, el escritor del siglo XIX convertido al catolicismo al que consagró su tesis, François sopesará pronunciar las palabras que le abrirán las puertas de la religión islámica y de una nueva vida: «No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta.»

Sumisión llegó a las librerías francesas el mismo día de los atentados de Charlie Hebdo y Houllebecque, acusado de islamofobia o de dar alas a la extrema derecha, afirmó: “No tomo partido, no defiendo ningún régimen. Deniego toda responsabilidad. He acelerado la historia, pero no puedo decir que sea una provocación, porque no digo cosas que considere falsas sólo para poner nerviosos a los demás.” 

Hoy, cuando aún no ha transcurrido un año de la tragedia de Charlie Hebdo, seguimos conmocionados por los recientes atentados de París. Por cierto, desde los atentados del pasado 7 de enero, el autor tiene escolta oficial y va a todas partes flanqueado por dos policías de civil.

A Houllebecq se le ama o se le odia, aunque yo creo que es difícil amarlo. Siempre me pregunto si él es realmente así o si es una pose que le funciona, aunque me inclino más por la primera opción, creo que es difícil fingir tanto tiempo. Es un escritor controvertido, provocador, que no deja indiferente a nadie. Yo, que me considero lectora suya, he leído casi todos sus libros publicados en español, reconozco que leerlo me produce confusión, es como al niño que le atrae el blandiblu aunque sepa que la da asquito. No me ha pasado con todos sus libros, de hecho, “El mapa y el territorio” (Premio Goncourt  2010), me encanta. Sin embargo, el primero que leí, “Las partículas elementales“, me produjo una gran desazón. No sabía si seguir leyéndolo o si dejarlo, reconocía la perfección de su prosa, su buen hacer como escritor, pero me producía asco, mucho asco y perturbación, sentía que me estaba ofendiendo, sobre todo en lo referente al sexo, tema muy recurrente en sus libros, por cierto.

Cuando un libro despierta en mí ese tipo de reacción, siempre me pregunto si soy demasiado sensible. Pero luego, cuando leo artículos como el que recientemente ha publicado Cristian Campos en la revista Jot Down, “Los treinta libros más ofensivos de la historia”, y dicho libro aparece en el número 28, me confirma que no lo soy tanto.

Pero a lo que iba, eso ocurrió hace mucho tiempo y, como sabéis, sigo siendo lectora suya, de hecho el libro de hoy es el último que he leído de él, en una tumbona al sol, como “Las partículas elementales” que lo leí en las playas de Tarifa. ¿Será que siempre elijo leer a Houellebecq en verano y al sol para mitigar la desazón que me producen sus libros? Quizás.

Como dije anteriormente, nunca deja indiferente. Un usuario que  leyó el libro hace poco me comentó que no le había gustado nada, que el escritor es un machista (tendemos a identificar a los personajes con los escritores y nos olvidamos que no deja de ser ficción), aun así el lector salió con otro libro de él en préstamo.

Al contrario que a este lector, a mí sí me gustó. Las cuestiones que propone me parecen interesantes y factibles en un futuro no muy lejano, de hecho algunas cosas se empiezan a ver. A mí me llamó especialmente la atención la idea de expandir la Unión Europea hacia el sur y convertirla en una Unión Mediterránea y todo lo relacionado con el mundo universitario y con la religión. Así que ya sabes, si te gusta el tema, lo puedes encontrar aquí, en tu biblioteca.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – De cómo una adaptación mejora un libro

Una pena en observacion.qxd:plantCUADERNO.qxdMi recomendación para el día de hoy es un libro que seguramente pasaría desapercibido si no fuese porque de él se hizo una de las películas más bellas, aunque triste, sobre la vida de un escritor. En este caso hablamos de Una pena en observación de C.S. Lewis y la magistralmente adaptación al cine Tierras de penumbra.

“Nadie me habló nunca de la desidia que inyecta la pena”.

En 1952, la poetisa norteamericana Helen Joy Davidson Gresham, católica, divorciada y comunista, apareció en la vida del cincuentón Clive Staples Lewis, anglicano, soltero y eminente hombre de letras británico, que ejercía en aquel entonces su magisterio en Oxford.

Helen –H., como se la denomina en el libro– sentía desde hacía tiempo una profunda admiración por Lewis, al que hasta ese momento sólo conocía a través de sus obras y de un escaso intercambio epistolar. Del encuentro personal surgió el amor, al que el ya maduro escritor se entregó con entusiasmo. Pero la dicha duró poco: Helen enfermó de cáncer y murió, dejando a Lewis sumido en el dolor.

El presente libro, excelentemente traducido por Carmen Martín Gaite, es el fruto de ese dolor. C. S. Lewis reflexiona sobre su desdicha, sobre la pérdida del ser amado, y se confronta con Dios, con su aparente ausencia y con la que parece ser su verdadera naturaleza.

El vacío, la soledad, la impotencia, el recuerdo, el amor, la fe, la esperanza, la búsqueda de un sentido a tanto sufrimiento, los lugares aún impregnados del ser amado irremisiblemente perdido son el punto de partida de este intenso y emotivo libro, que es un valiente enfrentamiento con lo más íntimo y recóndito de nuestros sentimientos, de nuestro yo confrontado con la tragedia, con el aparente sinsentido que gobierna la vida de los seres humanos, con la enigmática voluntad divina y con la trascendencia y fuerza redentora del amor.

Un pequeño libro, de tan sólo 103 p., que son las reflexiones del autor después de la pérdida de su esposa para intentar mitigar su dolor, y del que Richard Attenborough hizo una espléndida película con Anthony Hopkins y Debra Winger como protagonistas. (Una nota curiosa. Ya es la segunda vez que os hablo en esta sección de un “pequeño libro”, cuyos personajes femeninos se llaman Helen, y del que luego se han hecho unas magníficas adaptaciones con Anthony Hopkins como protagonista, veáse 84 Charing Cross Road reseñada aquí no hace mucho. No lo había pensado hasta este momento y me ha llamado la atención, curioso, ¿no?).

Al principio de la reseña os dije que este libro pasaría desapercibido si no fuese porque hay una magnífica adaptación al cine. En mi caso fue así. Yo no conocía el libro pero sí había visto la película, que como ya sabéis me encanta. La casualidad hizo que ordenando los libros de la biblioteca cayese en mis manos, y que el editor, con muy buen ojo, escogiese para la portada un fotograma de la película. Podéis imaginaros qué alegría más grande me entró. Después de leer el libro os puedo decir que, al contrario de lo que sucede normalmente, me quedo con la película, porque si bien el libro es bueno, sino no estaría aquí, es un poco sesudo. He querido traerlo a esta sección para que veáis, como a veces, una película mejora un libro. ¡Es increíble como el director recrea todo un mundo a partir de las reflexiones del escritor!

A C.S. Lewis muchos lo conoceréis, sobre todo el público juvenil, por la exitosa saga literaria Las crónicas de Narnia, pues bien, este es uno de los encantos que tiene la película, que vemos como el escritor le cuenta al hijo de H. las historias que componen su fantástico mundo. Y como siempre aquí en nuestra biblioteca.

La película también la tenemos (DVD PE 2872). Os dejo con el tráiler en VO.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

Hoy en recolecturas seguimos con remomendaciones de la “Mesa temática enseñanza” con el libro En lugar seguro de Wallace Stegner.

Cuando durante la Gran Depresión dos jóvenes parejas se conocen surge entre ellas una amistad que durará toda la vida. Son muchas las cosas que inicialmente les unen: Charity Lang y Sally Morgan están esperando su primer hijo, y sus maridos Sid y Larry son profesores de Literatura en la Universidad de Wisconsin; aunque su relación se va haciendo más compleja a medida que comparten décadas de lealtad, amor, fragilidad y desacuerdos.

Treinta y cuatro años más tarde del inicio de esta amistad los Morgan visitan la colonia de veraneo de sus amigos en Vermont para el que saben será su último fin de semana junto a Charity. Durante esa visita Larry rememora todos sus años de amistad: las alegrías, las penas, las ilusiones y también los sueños que quedaron por cumplir; pero por encima del relato de los hechos late una profunda reflexión sobre el amor y la amistad, sobre los intentos de cuatro personas por hacer frente a las tribulaciones de la vida.

En lugar seguro fue finalista del Premio Libreter 2009. Otros libros del autor que puedes encontrar en la biblioteca son “Ángulo de reposo”, ganador del Premio Pulitzer 1972, y “El pájaro espectador”. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones