Archivo de la etiqueta: Premio Princesa de Asturias de las Letras 2018

RECOLECTURAS – Los que van a morir te saludan

Hoy en nuestra sección una novela de Fred Vargas, la nueva flamante «Premio Princesa de Asturias de las Letras 2018»: Los que van a morir te saludan.

Claudio, Tiberio y Nerón son tres estudiantes franceses que viven en Roma. Claudio es un chico mimado, egoísta, tierno y mujeriego; Tiberio, el huérfano, el más guapo y brillante de los tres, es un apasionado del latín clásico; Nerón es amoral, esteta y se peina a la antigua. Juntos conforman un grupo curioso, divertido y entrañable. En pleno mes de junio se ven inmersos en una aventura frenética, que conmueve los pilares de sus vidas y pone en entredicho su amistad. Henri Valhubert, coleccionista de arte parisino —y padre de Claudio—, es asesinado una noche de fiesta delante del palacio Farnesio, entre antorchas y muchedumbres ebrias. ¿Qué venía a hacer a Roma? ¿Y cómo ha podido beber una copa de cicuta? Al mismo tiempo, se descubre que unos valiosísimos dibujos de Miguel Ángel han sido robados de la Biblioteca Vaticana. ¿Tiene el crimen algo que ver con estas extrañas desapariciones?

Esto es lo que dice la sinopsis del libro. Estamos ante la segunda novela policíaca de Fred Vargas (la única, junto a la primera, que no pertenece a ninguna de sus series: «Los tres evangelistas», y la Serie del Comisario Adamsberg). Podríamos calificarla como la novela de «Los tres emperadores»; ya que, dos de tres de sus protagonistas se hacen llamar así por los emperadores romanos (Thibault Lescale adopta el nombre de Tiberio y David Larmier el de Nerón), para acompañar a Claudio, ya que juntos forman un «triunvirato»: «Lo llaman Tiberio, pero su nombre verdadero es Tiberius Claudios Nero, Tiberio Claudio Nerón… Nuestros tres nombres en uno solo, el mío, ¿no lo encuentras curioso?», y continuamente hacen alusión a los personajes que han adoptado y con los cuáles se identifican. Este «todo» pasa de ser sospechoso de asesinato, a parte importante en la resolución del caso, junto al inspector Ruggieri y Richard Valence, enviado por el ministro de interior francés Édouard Valhubert, hermano del finado; y al que este hecho podría empañar su imagen.

Pero además de estos personajes son piezas claves en esta novela negra: Laura, la mujer de Henri Vaulhubert, 20 años más joven que él y de una belleza enigmática, que tiene subyugados a todos; Gabriella, hija de Laura y de padre desconocido, cuya existencia Henri desconoce hasta poco antes de su viaje a Roma; el obispo Lorenzo Vitelli, amigo de infancia de Laura, que se hace cargo de la manutención de Gabriella desde que Laura se casa con Henri y marcha a París (cuando la niña tiene 6 años), a la vez que ejerce de protector de los tres «emperadores», debido a su amistad con Henri, amistad que también será la causante del matrimonio entre Henry y Laura; y Maria Verdi, la responsable de la Vaticana (como se conoce en el argot a la Biblioteca del Vaticano), personaje clave en la resolución del caso.

Ya están todas las piezas puestas sobre el tablero, ya solo falta que encajen. Muchas maniobras, muchos sospechosos, ¿tráfico de arte? ¿La existencia de Gabriella pone en peligro el matrimonio de Laura y su consiguiente fortuna? ¿Gabriella y Claudio, como hijastra e hijo, se benefician de la muerte de Henri? ¿Amores prohibidos?… Muchas conjeturas que tendrán que resolver y, como en toda buena novela negra que se precie, su resolución será sorprendente e inesperada, y no dejará indiferente a nadie.

Fred Vargas, sinónimo de Frédérique Audoin-Rouzeau (París, 1957), es autora de 17 novelas negras, además de ensayos y trabajos científicos. Arqueozoóloga de profesión, hasta 2005 compaginó sus trabajos científicos con la escritura, es además una de las grandes expertas mundiales en la peste negra en la Edad Media. Comparando su escritura con su profesión, Vargas dijo lo siguiente: «Durante mucho tiempo pensé que mis novelas negras no tenían nada que ver con mi profesión, escribir era como hacer novillos. Pero acabé por darme cuenta de que en la arqueología abrimos la tierra, donde toda la historia está escrita, pero está muda: hay que sacarla, traducirla, estudiarla, en otras palabras, resolverla. Y una novela policíaca también esconde una historia que debemos desentrañar. El historiador y el inspector buscan pistas y los dos arrancan una investigación con indicios inicialmente incomprensibles”.

Sus novelas, que tienen la capacidad de enganchar a los lectores con historias complejas y sorprendentes, la han hecho acreedora del Premio Princesa de Asturias de las Letras 2018, convirtiéndose en la séptima mujer en conseguirlo a lo largo de los 37 años de existencia del Premio.

(Fuente datos biográficos: https://elpais.com/cultura/2018/05/24/actualidad/1527154570_027974.html)

En la biblioteca, además de esta novela podéis encontrar las siguientes:

 

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Premios literarios, Recomendaciones