Archivo de la etiqueta: Poetas

RECOLECTURAS – Málaga Meeting Point

El pasado viernes 15 de marzo comenzó el Festival de Cine de Málaga, por eso he querido acercarme a esta bella ciudad, de la mano de la muy malagueña Revista Litoral.

Parece connatural a muchos seres humanos la necesidad de ir en pos de lo desconocido, de lo diferente, de lo que no ofrece el lugar de origen. Una irrefrenable llamada interior los arrastra a la pasión por el viaje, al perpetuo nomadismo, a ver mundo, guiados sólo por el sueño utópico de perseguir el ideal de la Belleza, de dar con el paraíso perdido y, de paso, de encontrarse a sí mismos.

Málaga, meeting point habla de la importante presencia de artistas y escritores foráneos en la nombrada poéticamente Ciudad del Paraíso y en su franja marítima, conocida mundialmente como Costa del Sol. Y muestra de qué manera el hechizo de su clima, de su luz, de sus paisajes mediterráneos y de sus gentes, o el devenir de su historia, han dejado una huella indeleble en la obra de esos ilustres visitantes o residentes venidos de los rincones más insospechados del planeta en la creencia de que en esta zona del litoral andaluz habrían de ver cumplido aquel sueño inalcanzable.

Málaga, como el resto de Andalucía, lleva en sus genes desde su fundación fenicia una mescolanza de sangres, civilizaciones y culturas, lo que la convierte en la época moderna en terreno abonado para ser, una vez más, fértil punto de encuentro de muy variopintos aventureros, viajeros o turistas, algunos de los cuales cristalizan ese intercambio cultural en libros de viaje, reportajes, memorias, diarios, novelas, poemas, canciones, pinturas, construcciones, películas… con mirada extranjera.

Desde que en el s. xix los viajeros románticos del frío norte europeo pusieran sus ojos en la herencia clásica de Italia o Grecia y en el paisaje virgen y exótico de la arabizada España, han sido numerosísimos los artistas y escritores que recalaron en Málaga y/o la evocaron en sus obras: Theofile Gautier, Richard Ford, Hans Christian Andersen, J.-Charles Davillier, Gustave Doré, Rubén Darío, Rainer María Rilke, los poetas de la Generación del 27, Buster Keaton, Salvador Dalí y Gala Eluard, la colonia angloparlante en la Málaga en guerra (Gerald Brenan, Gamel Woolsey, Sir Peter Chalmers-Mitchell, Marjorie Grice-Hutchinson), Norman Bethune, César Vallejo, Pablo Neruda, Arthur Koestler, George Orwell, Bertold Brecht, Ernst Hemingway, Orson Welles, Paul y Jane Bowles, Jean Cocteau, Maureen O´Hara, Elizabeth Taylor, Frank Sinatra, Brigitte Bardot, Deborah Kerr, Peter Viertel, Sean Connery, algunos Beatles y Rolling Stones… Interminable lista que, gracias a la colaboración de un gran elenco de especialistas en la materia (historiadores, hispanistas, escritores, periodistas, críticos, arquitectos), tienen su punto de encuentro en estas páginas, dando una respuesta sugestiva a aquella pregunta de José Bergamín en la Litoral de los años 20: ¿Málaga existe?

El otro día paseando por Málaga, a mi madre le llamó la atención la estatua de un señor de bronce con sombrero de copa, sentado en un banco en la Plaza de la Marina. Ella me preguntó: ¿Quién es ese señor? Yo le respondí: Hans Christian Andersen. El escritor pasó por Málaga en octubre de 1862, y en su libro, Viaje por España, lo recogió de la siguiente manera: «En ninguna parte de España me sentí tan feliz y tan en casa como en Málaga. Las costumbres de sus gentes, su temperamento, el ancho mar, todo ello, tan necesario y rico para mí, lo encontré allí. Y es más, encontré algo todavía mas importante: gente amable y sencilla». Gustave Doré inmortalizó bellas estampas malagueñas a través de sus pinturas: El puerto y la catedral, el cenachero, la mujer malagueña… Los poetas de la Generación del 27 le cantaron. Cineastas de renombre la visitaron: Buster Keaton, Ernest Hemingway, Frank Sinatra… Algunos para quedarse como Peter Viertel y su mujer Deborah Kerr, Orson Welles, del que se dice que sus cenizas reposan en la finca rondeña de Antonio Ordónez… Málaga, además, son sus monumentos: La Manquita, La Alcazaba, Gibralfaro, El cementerio inglés… Sus barrios, calles y plazas: El Perchel, La Trinidad, Huelín, Pedregalejo, El Palo, Calle Larios, Pasaje Chinita, La Plaza de la Constitución, La Plaza de la Merced, La plaza Uncibay… Últimamente sus museos: Picasso, Thyssen, Pompidou, El CAC, Museo Ruso…, pero sobre todo son sus gentes, tanto los artistas de renombre, como el ciudadano anónimo. Porque en Málaga se respira y se vive mucho arte, la que da la tierra, su paisaje, su clima y sus costumbres.

Un monográfico muy completo, con bellísimas ilustraciones, que nos acerca a esta bella ciudad del sur de España, con la calidad que siempre caracteriza a la Revista Litoral, de la que hablamos hace un tiempo en nuestro blog.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Antonio Machado

escritos

El pasado veintidós de febrero se cumplió ochenta años del fallecimiento del escritor Antonio Machado.

Todos o casi todos conocemos los poemas de Antonio Machado, uno de los escritores más grandes que ha dado la literatura española. Por este motivo, mi propuesta para este día es Escritos dispersos (1893-1936), edición anotada por Jordi Doménech, que nos invita a conocer a ese Machado más desconocido por el gran público: el articulista en periódicos y revistas, el prologuista, en sus alocuciones y discursos, conferencias, entrevistas…

Este volumen reúne los escritos dispersos de Antonio Machado hasta el inicio de la guerra civil en 1936, un total de 110 escritos. Por «escritos dispersos» se entiende lo no recogido por Machado en libros, es decir, todos sus escritos en prosa a excepción de Juan de Mairena. Tampoco incluye esta edición los diversos cuadernos de apuntes manuscritos, cuadernos que dadas sus características deberían publicarse en un volumen conjunto e independiente. Aunque no pueden considerarse completos, es la recopilación más exhaustiva hasta la fecha.

La ordenación de los escritos es rigurosamente cronológica, lo que da como resultado que pueda leerse la edición como si fuera una especie de «diario» del quehacer intelectual de Machado, de sus preocupaciones y ocupaciones. La edición de estos Escritos dispersos permite ver a un «Machado en el tiempo», es decir, lo que le preocupaba en cada momento, su respuesta animada a acontecimientos de todo tipo.

Antonio Cipriano José María Machado Ruiz, nació en Sevilla un 26 de julio de 1875. Poeta emblemático de la Generación del 98; realiza sus estudios en la Institución Libre de Enseñanza y posteriormente completa sus estudios en los institutos San Isidro y Cardenal Cisneros. Realiza varios viajes a París, donde conoce a Rubén Darío y trabaja unos meses para la editorial Garnier.

En Madrid participa del mundo literario y teatral, formando parte de la compañía teatral de María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza. En 1907 obtiene la cátedra de Francés en Soria, donde conoce a su mujer Leonor, una niña a la que saca casi veinte años. Tras un viaje a París con una beca de la Junta de Ampliación de Estudios para estudiar filosofía con Bergson y Bédier, fallece su mujer, con la lleva casado tres años, y este hecho le afecta profundamente. Pide el traslado a Baeza, donde continúa impartiendo francés entre 1912 y 1919, y posteriormente se traslada a Segovia buscando la cercanía de Madrid, destino al que llega en 1932. Durante los años que pasa en Segovia colabora en la universidad popular fundada en dicha ciudad.

En 1927 ingresa en la Real Academia y un año después conoce a la poetisa Pilar de Valderrama, la “Guiomar” de sus poemas, con la que mantiene relaciones secretas durante años.

Durante los años veinte y treinta escribe teatro en colaboración con su hermano Manuel. En la Guerra Civil Machado no permanece en Madrid ya que es evacuado a Valencia en noviembre de 1936. Participa en las publicaciones republicanas y hace campaña literaria. Colabora en Hora de España y asiste al Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura. En 1939 marcha a Barcelona, desde donde cruza los Pirineos hasta Coillure, donde fallece al poco tiempo de llegar, el 22 de febrero de 1939.

(Fuente: https://www.cervantes.es/bibliotecas_documentacion_espanol/biografias/pekin_antonio_machado.htm)

Mi primer acercamiento al gran Antonio Machado fue cuando era una niña a través del disco de Serrat Dedicado a Antonio Machado, poeta, publicado en el año 1969. Aunque no entendía bien lo que quería decir, intuía que era de una gran hondura y belleza, y sus canciones me han acompañado a lo largo de todos estos años: Cantares, He andado muchos caminos, La saeta…

En nuestras bibliotecas podéis encontrar multitud de obras del autor, tanto sus famosos poemarios, como obras biográficas o de interpretación y crítica de su obra.

        Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Efermérides, Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS -Revista Litoral

litoral-logo

Litoral

Tengo el placer y el honor de presentarles una revista maravillosa, Litoral. Revista de poesía, arte y pensamiento.

En 1926 un grupo de artistas deciden crear en el Sur de España una revista de Poesía. La revista fue fundada en Málaga con el nombre de LITORAL por Emilio Prados y Manuel Altolaguirre, con la ayuda de un grupo no muy extenso de colaboradores entre los que se encontraban prosistas, poetas, dibujantes y tipógrafos: LITORAL ¡Qué bellísimo nombre para una revista, decía Rafael Alberti.

El proyecto de editar en aquellos años una revista literaria de vanguardia era difícil, pero se cristalizó con el entusiasmo de estos dos jóvenes poetas que tuvieron la fortuna de contar con los más valiosos creadores de la que iba a ser la nueva Cultura española.

El primer número aparece en otoño de aquel año con esa cubierta de color azul Mediterráneo, que acentuaba la vocación marina del grupo.

En efecto existe una carta fundacional de Prados al pintor Manuel Ángeles Ortiz en la que incidía en el propósito de hacer una revista que evocara al mar y con esas directrices le solicitaba un dibujo para la portada.

El resultado fue un pez saliendo del agua, símbolo que ha permanecido inalterable hasta nuestros días.

litoral

En el sumario de aquel primer número en el que se encuentran Federico García Lorca, José Bergamín, Jorge Guillén, Gerardo Diego, entre otros, se empieza a configurar lo que hoy se conoce como la Generación del 27, el grupo poético más importante del siglo XX dentro de la literatura española.

LITORAL era más que una revista, era un grupo de artistas que manifestaban sus comunes ideales estéticos en una ciudad hasta entonces sin una tradición poética y artística de repercusión.

En aquel grupo siempre se estuvo atento a las corrientes más innovadoras que iban sucediéndose en una época de grandes convulsiones, tanto sociales y políticas como culturales. Es en octubre de 1927, al aparecer el número 5, 6 y 7, cuando todos aquellos intelectuales que habían empezado su labor en torno a los años veinte se unen en una publicación periódica; es el testimonio conjunto más importante de ese momento cumbre en la evolución generacional: un número homenaje de LITORAL reivindicando la figura de Luis de Góngora. Con este volumen acabaría la primera etapa. La revista dejaría de publicarse durante todo 1928 y parte de 1929; hasta que, bajo la iniciativa del poeta José María Hinojosa, que se incorpora a la dirección junto a sus creadores, vuelve a ver la luz. En esta, su segunda y breve etapa, la revista tomará un rumbo marcadamente surrealista.

Iniciados los años treinta el grupo va desperdigándose. Las circunstancias sociales y personales llevarán a cada uno de sus componentes por caminos diversos. En 1931 se proclama la II República en España y los surrealistas se adhieren a la Asociación de Escritores y Artistas Revolucionarios: Prados, buceador de sus propias minas secretas o el cazador de nubes como lo llamaba Lorca, se radicaliza hacia posiciones de izquierda y Altolaguirre retoma en París sus actividades editoriales publicando Cuadernos de Poesía.

En 1936, José María Hinojosa es fusilado por un pelotón de ajusticiamiento de milicianos republicanos y, tres años más tarde, Emilio Prados sale con destino a México con un grueso de exiliados. Son años difíciles para la cultura. En 1944, Prados, junto a Altolaguirre, que había llegado de Cuba un año antes, y otros tres poetas españoles, José Moreno Villa, Juan Rejano y Francisco Giner de los Ríos, deciden resucitar la revista para recuperar su propia conciencia intelectual tras ver sus ideales truncados por la guerra civil. Tan sólo aparecerían tres números en esa tercera etapa. En este LITORAL nos encontramos con todas las voces del destierro, entre las que se encontraban las de Juan Ramón Jiménez, Max Aub y León Felipe.

LITORAL será en el futuro algo más que una revista de aquellas décadas. Será ya un símbolo de aquella generación rota brutalmente por la guerra civil. En México mueren Emilio Prados, Luis Cernuda, León Felipe, Juan Rejano y Pedro Garfias.

En mayo de 1968, en pleno mayo francés y aún vigente la funesta sombra de la dictadura, vuelve a parecer LITORAL, en su cuarta etapa y en la Málaga que la vio nacer. Esta vez de la mano de José María Amado, quien se encarga de resucitarla con el mismo espíritu liberal que la caracterizó en sus inicios.

Entre los grandes retos de este renacido LITORAL estaba el de mantener el mismo nivel de calidad editorial que sus predecesoras. Uno de los propósitos, y así se señala en el número 1 de esta cuarta etapa, era rendir un culto a la verdad, no a la verdad que la historia había silenciado durante treinta años, sino a la verdad de la Poesía.

En esos primeros años literarios se hicieron homenajes a Alberti, Lorca, Picasso, Prados, Altolaguirre y Machado. Desde Madrid mandaba de puño y letra su colaboración Bergamín y Aleixandre. Pero además de difundir la obra de los artistas del 27, la revista se abrió a las nuevas generaciones, tanto de dibujantes como de poetas: se publicaron aportaciones a la poesía del cincuenta y el setenta, donde figuraban jovencísimos escritores entonces, hoy ya consagrados, como Antonio Gala, Félix Azúa, José Agustín Goytisolo, José Manuel Caballero Bonald, Félix Grande, Fernando Quiñónes, Carlos Sahagún, José Ángel Valente, Vicente Molina Foix, Juan Cruz, Ana María Moix, Fernando G. Delgado, etc…

Además de esa predominante tendencia ética a lo social donde brillaban con luz propia poetas como Gabriel Celaya y Blas de Otero, empezaban a surgir aventuras expresivas novedosas. Claudio Rodríguez, Ángel González y Jaime Gil de Biedma, fueron los precursores de esa nueva generación de poetas. La revista tenia una deuda con el pasado pero no debía olvidar nunca su fiel compromiso con los movimientos de vanguardia, tanto artísticos como literarios.

A principios de los años setenta, la revista se dedica a difundir la obra de sus creadores publicando con carácter facsímil los números de sus primeras etapas. LITORAL buscaba un camino nuevo, al tiempo que encontraba sus raíces en lo que era la Historia. En 1975 se incorpora a la dirección junto a José María Amado, el poeta y pintor Lorenzo Saval, sobrino nieto de Emilio Prados.

Artistas de todas las épocas dibujaban para la revista. Desde pintores que vivieron el surrealismo en sus inicios, como Maruja Mallo, Eugenio Granell o José Caballero, hasta esa nueva generación de artistas que iban surgiendo: Enrique Brinkmann, Stefan, Díaz Oliva, Barbadillo, Antono Jiménez, Juan Béjar, Eugenio Chicano, Francisco Peinado, Miguel Rodríguez Acosta, y poetas pintores como Rafael Pérez Estrada o Joaquín Lobato. Más tarde colaboraría una nueva generación de artistas más jóvenes, entre los que se encuentran Diego Santos, José Ignacio Díaz Pardo, José María Prieto, Diazdel, Paco Aguilar o María José Vargas Machuca.

Pero además de todo esto la revista tiene monográficos,tales como, Málaga Meeting Point, La poesía del flamenco, La poesía del jazz, La poesía del mar, La poestía del rock, Antología de poesía italiana, de poesía ucraniana, México, Chile, Argentina, Deporte, arte y literatura, Animalia, Pasajeros, El vino, Humo en el cuerpo, Cartas y caligrafías, El arte de volar, La noche…

Son una maravilla de la edición. Cada número cuidadosamente elaborado, con ilustraciones preciosas. El contenido igualmente excepcional. En la biblioteca Miguel de Cervantes, ahora mismo hay disponibles un total de 47 números, si quieres ver una selección de ellos, pincha a continuación.

(Datos sacados de http://edicioneslitoral.com/)

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – Las sinsombrero

sisombrero

“En las sinsombrero no existía nostalgia, ni rencor, sino el inmenso placer de haber vivido”.

Hoy quiero acercarme a unas mujeres excepcionales, que permanecieron mucho tiempo en el olvido, o que sólo se las reconocieron como mujer de, amante de: Las sinsombrero.

Si os dijera: ¿Habladme de la Generación del 27 o cuáles son sus miembros más representativos? Estoy segura de que una amplia mayoría de vosotros me hablaría de Alberti, Lorca, Dalí, Buñuel, Alexaindre…, pero ninguno, o casi ninguno, me hablaríais de Rosa Chacel, Ernestina de Champourcín, Marga Gil Röesset, María Teresa León, Maruja Mallo, Concha Méndez, Ángeles Santos, María Zambrano, Josefina de la Torre… ¿Por qué? ¿Por el hecho de ser mujeres? Que conste que no estoy echando nada en cara, yo misma conocía a muy pocas, por no decir que a ninguna. Estuvieron silenciadas mucho tiempo por vivir a la sombra de “los grandes”, muchos de ellos compañeros de clase de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y compañeros de correrías por el Madrid de cafés y de tertulias literarias, de bares nocturnos y exposiciones, durante las décadas de los años 20 y 30, con las mismas inquietudes artísticas, la misma pasión, el mismo entusiasmo por una España que saliera del ostracismo y, en el que la mayoría, celebraron con gran alegría la llegada de la Segunda República.

De clase media o media-alta, estas mujeres pudieron acceder a los estudios gracias a su solvencia económica y, en la mayoría de los casos, por tener unos padres liberales y con amplitud de miras. Como en aquellos años era difícil encontrar a mujeres en la enseñanza superior, pronto surgió entre ellas una gran camaradería que, en muchos casos, continuó hasta el final de sus días.

Estas mujeres que nacieron en un periodo comprendido entre 1898 y 1914, tomaron Madrid como centro neurálgico, donde empezaron a desarrollar su capacidad artística y, a mostrar públicamente su obra, en aquellos lugares que acabaron convirtiéndose en los escenarios comunes de un nuevo orden cultural: Revista de Occidente, La Gaceta Literaria, la Residencia de Estudiantes o el Lyceum Club Femenino. Abiertos a los nuevos conceptos de modernidad y las corrientes vanguardistas, sobre todo el surrealismo, provenientes especialmente de Europa, pero también ávidos de recuperar la tradición popular española y sensibles a una realidad social con la que se sentían comprometidos (algunas de ellas participaron también en las misiones pedagógicas, llevando la cultura a aquellos pueblos de interior, tan lejanos de todo, véase El exilio interior).

Pero quedémonos con el Lyceum Club Femenino como lugar de encuentro para estas mujeres, donde compartían ideas y se asociaban para llevar a cabo proyectos que les permitieran compartir sus inquietudes culturales e intelectuales, a la vez que debatir y trabajar a favor de una mejora en sus derechos como ciudadanas. Fue la primera asociación feminista del país y se inauguró en 1926, hubo otras bajo el mismo nombre en París, Londres y Nueva York. Por desgracia el Lyceum fue clausurado. Sus instalaciones fueron ocupadas por Falange, para que la Sección Femenina lo convirtiera en el Club Medina. Fue tan vehemente el deseo de silenciar esta institución, que ni siquiera hoy, en la actualidad, hay una placa en la fachada de la que fuera su sede principal, la Casa de las siete Chimeneas.

Muchos de vosotros también os preguntaréis el por qué del títuloEl sinsombrerismo es un movimiento que se inicia a partir de la década de los años 30, para intentar acabar con esa moda de llevar sombrero, como signo de jerarquía social en las clases pudientes, y las incomodidades que ello conlleva: el calor en verano, poca visibilidad en los teatros… Es significativa la anécdota mencionada por Maruja Mallo, en la que junto a Dalí, Lorca y Margarita Manso se quitan el sombrero en medio de la Puerta del Sol, siendo el primer acto público de esta tendencia y, por el cual, fueron apedreados. El sinsombrerismo es sobre todo asumido por la mujer moderna, aquella que en los años veinte se siente por fin liberada, independiente y por vez primera sujeto propio. Una mujer que estudia o trabaja, y que siente la necesidad vital de romper con un destino que la condenaba al papel de ángel del hogar. Con la llegada de la Guerra Civil y la posterior dictadura, no llevar sombrero se calificó como de izquierdas.

Como dije al principio de la reseña, muchas de estas mujeres las conocemos por la relación con los hombres de esta magnífica generación. De Margarita Manso (1908-1960), se cuenta que es la única mujer que mantuvo una relación sexual con Lorca, pero casi nada de su talento como pintora (debo decir que este libro, a la vez de descubrirme a ella, me ha descubierto también al que fuera su marido, el pintor malagueño Alfonso Ponce de León, tristemente fusilado al inicio de la contienda, a la edad de 30 años). Marga Gil Roësset (1908-1932), excelente escultora que se suicidó a la edad de 24 años, entre otras cosas, por su amor no correspondido a Juan Ramón Jiménez. La escritora y poeta Concha Méndez (1898-1986), novia de Buñuel durante siete años; la magnífica pintora Maruja Mallo que mantuvo una relación de cinco años con Alberti, silenciada por él, quizás por influencia de la escritora Maria Teresa León (1903-1988), la que sería su esposa hasta el final de sus días. Las también escritoras Rosa Chacel (1898-1994) y Ernestina de Champourcín (1905-1999). La pintora y artista gráfica Ángeles Santos (1911-2013), la polifacética Josefina de la Torre (1907-2002), y la fantástica pensadora María Zambrano (1904-1991).  (Hay muchas más que la autora cita al final del libro, imposibles hablar de todas, daría para un segundo libro, al tiempo).

Muchas de ellas tuvieron que continuar con su labor artística fuera de nuestras fronteras, tras el exilio forzado que tuvieron que vivir tras la Guerra Civil y la posterior dictadura. La mayoría de ellas olvidadas, incluso por sus propios compañeros en sus memorias, pero que hoy, gracias a la labor de Tània Balló, poco a poco vamos rescatándolas del olvido y las colocamos en el lugar que merecen, codo con codo, con sus compañeros de generación.

Debo decir que Las sinsombrero fue primero un documental y, que gracias a la repercusión que tuvo, le propusieron a Tània, una de las codirectoras, que escribiera un libro. Ni que decir tiene que el lenguaje literario es muy distinto del fílmico, por lo que Balló se enfrentó a este proyecto casi por primera vez. Desde aquí mil gracias por recuperar a estas mujeres de gran talento.

La entrada se está alargando demasiado, pero es que el tema es apasionante. No obstante, no quiero marcharme sin contar una anécdota que protagonizó Maruja Mallo en el pueblo de Arévalo, donde acepta una plaza de profesora de dibujo para alumnos de primaria. Hastiada de la vida en el pueblo que la oprime, a Maruja no se le ocurre otra cosa que irrumpir en la iglesia de San Miguel montada en bicicleta durante una misa, saludando a los presentes. Si me dijeran que podría viajar en el tiempo, me encantaría poder estar allí en ese momento y ver las caras de los feligreses, puro surrealismo. ¡Me encanta!

Si te apasiona este tema como a mi, también te gustará La conspiración de las lectoras  y El exilio interior. Ambas en la biblioteca.

Para saber más: http://www.lassinsombrero.com

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

21 de marzo- Día Internacional de la Poesía

Mesa temática poesía
«Cada poema, aunque único, refleja lo universal de la experiencia humana, el anhelo de creatividad que trasciende todos los límites y las fronteras, tanto del tiempo como del espacio, en la afirmación constante de que la humanidad forma una única y sola familia»

Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Poesía.

Durante su 30° reunión, en París en octubre-noviembre de 1999, la Conferencia general de la UNESCO decidió proclamar el 21 de marzo, como Día mundial de la poesía. La iniciativa de una acción mundial en favor de la poesía dará un reconocimiento y un impulso nuevos a los movimientos poéticos nacionales, regionales , e internacionales y el objetivo principal de esta acción debería ser sostener la diversidad de los idiomas a través de la expresión poética y dar a los que están amenazados la oportunidad de expresarse en sus comunidades respectivas. Este día podría servir además, de marco a las acciones y los esfuerzos que se efectúan en distintos planos para sostener la poesía y fomentarla. La Unesco hizo coincidir este día con el mismo que las Naciones Unidas eligió para consagrar la eliminación de la discriminación racial (la poesía no entiende de pueblos ni de razas).

Desde la Biblioteca Miguel de Cervantes nos hemos querido sumar a esta fiesta con una nueva Mesa Temática en la que hemos hecho una magnífica selección de poetas. Desde los clásicos como Petrarca,  Lope de Vega, San Juan de la Cruz, Góngora, Quevedo, Bécquer, Moratín, Juan Ramón Jiménez, Machado, Miguel Hernández…, pasando por la muy conocida y representativa Generación del 27:  Lorca, Alberti, Aleixandre, Gerardo Diego, Guillén, Dámaso Alonso, Cernuda, los malagueños Emilio Prados y Manuela Altolaguirre, y la Generación del 50: Caballero Bonald, Antonio Gamoneda, Gil de Biedma, Ángel González, José Hierro, Julia Uceda. Especial mención a poetas malagueños como Rafael Pérez Estrada, Victoria Atencia, Manuel Alcántara, Rafael Ballesteros y Chantal Maillard, que aunque es de origen belga está muy vinculada a nuestra tierra. Entre los poetas internacionales destacar a  Shakespeare, Yeats, Auden, Whitman, Eliot, Dickinson, Baudelaire, Bretón, Pessoa, con especial mención a autores hispanoamericanos: Borges, Rubén Darío, Neruda, Octavio Paz, Nicanor Parra, Benedetti. También encontraréis antologías como la de poesía europea de Francisco Rico, de poesía erótica de la Grecia antigua, de poesía medieval española… Herta Müller, Clara Janés, Martiza Núñez, Panero, Blas de Otero, García Montero, Benítez Ariza, Marzal, Sabina…

Es imposible mencionarlos todos, por eso, lo mejor es que pases por aquí y elijas el que más te guste. Y como siempre aquí, en tu biblioteca.

Para terminar os informo de que el próximo día 7 de abril a las 7 de la tarde, vamos a celebrar el día de la poesía con un encuentro con los poetas Juan Gaitán, Erki, Patricia García Rojo y Paula Romero. Ya iremos informando con más detalles. Os esperamos.

Os dejo con un fragmento de Julio Cortázar que descubrí leyendo Rayuela y que me encanta:

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja. Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo de aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized