Archivo de la etiqueta: Periodistas

RECOLECTURAS – La vuelta al mundo en 72 días y otros escritos

Ahora que empiezan las vacaciones, vamos a viajar, y lo vamos a hacer de la mano de Nelly Bly en La vuelta al mundo en 72 días y otros escritos.

Lo primero que sorprende es cómo esta adolescente pobre y con escasa formación llamada Elizabeth Cochran encontró la valentía necesaria para convertirse en una periodista llamada Nelly Bly que ayudó a cambiar el mundo escribiendo sobre él.

Nelly Bly (1864-1922) logró convertirse en la reportera más famosa de Estados Unidos haciendo suya la idea de que una escritora constituía, por definición, un cierto espectáculo. En una época en la que los periodistas apenas conseguían firmar sus artículos, el nombre de Bly aparecía en el titular de casi todos los que publicaba. Con una prosa vivaz, creó su propia marca de noticias sensacionalistas. En sus artículos se mezclaban a partes iguales, con gran éxito, autoexhibición y autoescarnio, un sentido común y un atrevimiento extraordinario.

En aquel entonces, los directores de periódicos contrataban a mujeres, sobre todo, para que escribieran sobre alta sociedad, moda, recetas y trucos para el hogar, Bly fue a México para hacer de corresponsal en el extranjero. Se hizo internar en el frenopático más famoso de Nueva York para desvelar lo que allí ocurría (su trabajo de investigación sirvió para cambiar, en cierta medida, las condiciones de maltrato e inanición que sufrían las internas). Se especializó en lo que luego se denominó «periodismo gonzo». Trabajó en una fábrica, pasó una noche para mujeres indigentes, visitó un fumadero de opio y se hizo pasar por una mujer desesperada por encontrar trabajo en un agencia de empleo corrupta. Cubrió los eventos de la convención de 1913 a favor del sufragio femenino También probó suerte con el ballet, el adiestramiento de elefantes y el boxeo (parece la precursora de nuestra Samanta Villar). En su actuación más famosa, se lanzó a dar la vuelta al mundo con dos días de preaviso, emulando a Phileas Fogg, el personaje de ficción de Julio Verne.

Aunque para infiltrarse tuvo que recurrir muchas veces a la mentira, los artículos que ofrecía a sus lectores se apoyaban siempre en el mismo pilar: su percepción particular de la gente, los lugares y las cosas. 

Este volumen incluye solo una parte de su obra publicada. Además de sus dos historias más famosas, la que destapa la realidad del sanatorio y la de su vuelta al mundo (que da título al libro) aparecidas ambas en el New York World de Joseph Pulitzer; los lectores encontrarán el primer artículo publicado por Bly, una defensa de las mujeres trabajadoras que apareció en el Pittsburg Dispatch; un artículo perteneciente a su época de corresponsal en México; dos investigaciones como infiltrada para el World («¿Las mujeres deberían tener derecho a pedir la mano?» y dos entrevistas con pioneras de la defensa de los derechos de la mujer); cuatro despachos desde el frente oriental de la Primera Guerra Mundial para el New York Evening Journal (se convirtió en una de las primeras mujeres corresponsales de guerra) y, finalmente, dos columnas de consejos, también publicadas en el Journal, escritas en la última época de la carrera de Bly.

Una mujer pionera del periodismo de investigación, aventurera y un referente feminista que logró vivir de su pasión y llevarla a cabo.

En una época en el que el papel de la mujer se limitaba al de esposa y madre; consiguió labrarse una carrera profesional siendo ella misma, lo que supuso poner del revés los supuestos más denigrantes sobre las mujeres.

Gracias a la magnífica labor de la editorial Capitán Swing, tenemos la suerte de conocer a esta valiente y transgresora mujer, a través de sus escritos.

(Fuente: Datos sacados del prólogo y de la introducción del libro)

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – Sostiene Pereira

«La filosofía parece ocuparse solo de la verdad, pero quizá no diga más que fantasías, y la literatura parece ocuparse solo de fantasías, pero quizá diga la verdad».

Sostiene Elena, que hace muchos años, no sabe cómo ni dónde, conoció a un señor de mediana edad, gordo, de tensión alta, que padecía del corazón y que le cautivó. Sostiene; que desde entonces este señor comparte estantería con otros personajes que apresaron su alma lectora, a la espera de ser leído de nuevo. Esta ocasión se le presentó gracias al Club de Lectura que coordina. Sostiene, que Pereira le ha cautivado igual, o incluso más, que la primera vez y, que aquellas personas que lo han conocido, les están muy agradecidas por habérselo presentado.

Veamos de que va esta maravillosa novela.

Lisboa, 1938. Corren tiempos convulsos para Europa. Es época de totalitarismos. El nazismo y el fascismo están en auge (estamos en  vísperas de la Segunda Guerra Mundial). España está inmersa en la Guerra Civil y Portugal es una dictadura en manos de Salazar.

Pereira es un periodista entrado en años, católico, viudo, al que le gusta la literatura francesa, especialmente los escritores católicos de entreguerras, como Mauriac y Bernanos. Después de treinta años como cronista de sucesos, lo contratan para llevar la página cultural del periódico vespertino Lisboa: «Somos apolíticos e independientes, pero creemos en el alma, quiero decir que somos de tendencia católica». Obsesionado con la muerte, tras leer un artículo extraído de una tesina que versa sobre el tema, decide contratar como ayudante al autor, Monteriro Rossi, para que elabore las necrológicas anticipadas de autores consagrados. El contacto con este joven inexperto e idealista, que le trae textos «impublicables» sobre García Lorca, Marinetti, o Maiakovski: «Efectivamente el artículo era para tirarlo, pero Pereira no lo tiró, quién sabe por qué, lo conservó y por eso pudo aportarlo como documentación», le cambiará la vida. Lo que empieza siendo una relación «laboral», termina convirtiéndose en una relación paterno-filial; Pereira se ve reflejado en él cuando era joven y fantasea con la idea de ver en Rossi al hijo que nunca tuvo.

La relación con Monteiro y con su novia Marta, de la que Rossi toma sus ideas subversivas y revolucionarias, hará que empiece a cambiar su perspectiva sobre la situación que se vive en Portugal y en España. Es un hombre que por encima de todo ama la cultura y que no quiere verse implicado en política, pero ¿hasta que punto puede, o debe uno, mantenerse al margen? Además de Monteiro y Marta, son numerosos los personajes que le harán ver las cosas desde otro ángulo y ayudaran al cambio y evolución que Pereira sufrirá a lo largo de la novela; como su confesor, el franciscano padre Antonio al que mortifica con sus dudas sobre la resurrección de la carne; Manuel, el camarero del Café Orquídea que le da el parte de lo que los periódicos ocultan sobre lo que ocurre en Europa y Portugal; la señora Ingeborg Delgado, judía alemana de origen portugués, que conoce en el tren y le anima a usar su condición de periodista para alzar la voz contra la injusticia: «Usted es un intelectual, diga lo que está pasando en Europa, exprese su libre pensamiento, en suma, haga usted algo»;  y el doctor Cardoso, al que conoce en la clínica talasoterápica a la que va a hacer reposo, y con el que mantendrá conversaciones muy interesantes.

Pereira es un hombre de costumbres, un hombre acomodado en una vida rutinaria, sin sobresaltos, y cuya única compañía es el retrato de su difunta esposa. Para él no es fácil aceptar el cambio que percibe en su persona, piensa que es un rechazo a su pasado y a lo que representa: «¿Y qué quedaría de mí?, preguntó. Yo soy lo que soy, con mis recuerdos, con mi vida pasada, la memoria de Coimbra y mi mujer, una vida transcurrida como cronista de un gran periódico, ¿qué quedaría de mí?» Cardoso le anima a que deje paso en su Confederación de las almasa ese nuevo yo hegemónico que se está imponiendo, y que deje de vivir proyectado en el pasado, convertido en una especie de fetichista de los recuerdos: «Deje ya de frecuentar el pasado, frecuente el futuro».

La originalidad de la novela es que está contada a modo de declaración, como bien dice el subtitulo: Una declaración. El autor nos cuenta que el señor Pereira le visitó por primera vez una noche de septiembre de 1992. Era un personaje en busca de autor que le escogió a él para ser narrado. Para Tabucchi, Pereira era la trasposición fantasmagórica de un viejo periodista portugués al que conoció en París tras su exilio huyendo de la dictadura de Salazar, a la cual había plantado cara publicando un feroz artículo contra el régimen. En el verano del noventa y tres, cuando Pereira se había convertido en amigo suyo y le había relatado su historia, ya pudo escribirla. El resultado es esta pequeña obra maestra que tenéis disponible en la biblioteca Lope de Vega y Francisco de Quevedo.

Antonio Tabucchi (Pisa, 1943 – Lisboa, 2012), es conocido sobre todo por sus trabajos sobre el escritor portugués Fernando Pessoa. Enseñó Lengua y Literatura Portuguesa en la Universidad italiana de Siena, interés que le vino desde su juventud cuando, de viaje por París, encontró el poemario Tabacaria del poeta portugués. Como novelista, alcanzó éxito con Sostiene Pereira, que fue adaptada al cine, al igual que otra de sus obras, Réquiem. Sostiene Pereira obtuvo, además, el Premio Campiello, el Scanno y el Jean Monnet. Fue galardonado asimismo por su novela Notturno Indiano, con el premio francés Médicis étranger; y con el premio español de periodismo Francisco Cerecedo.

Escritor comprometido, consiguió con su novela La cabeza perdida de Damasceno Monteiro (1997) la revisión del caso que aparecía en la obra, resolviendo el asesinato de un ciudadano portugués. Tabucchi también practicó el género epistolar, como demuestra su compendio de cartas sin destinatario: Si sta facendo sempre più tardi(2001). Colaboró con diversos medios de comunicación, entre ellos Corriere de la Sera y el diario El País. (Fuente: Lecturalia)

Para saber más: 

Los principios que sostiene Pereira

Sostiene Pereira, de Antonio Tabucchi

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

primera-plana

Esta semana volvemos con los clásicos, y en esta ocasión le toca el turno al genial director Billy Wilder, uno de mis directores favoritos, y a su película Primera Plana. Obra maestra basada en la obra teatral homónima de Ben Hecht y Charles McCarthur, que ya había sido llevada al cine por Lewis Millestone en 1931 con el título Un gran reportaje, y por el gran Howard Hawks en 1940 en la también magistral Luna Nueva.

Esta versión de 1974 pone sobre la mesa el periodismo sensacionalista junto a otras cuestiones como la clase política y el sistema penitenciario. En ella se identifican diferentes tipos de periodistas, todos muy reconocibles.

La historia refleja un hecho universal que hoy mismo podemos ver en cualquiera de los noticiarios de televisión, radio o prensa escrita. El reflejo de unos poderes políticos incompetentes, corruptos, donde la avaricia por el poder está por encima de cualquier otro credo.

La película tiene unos diálogos excelentes, algo que destaca siempre en la filmografía de Wilder, con unos toques de humor muy divertidos y un ritmo en el que no hay tiempos muertos. Nos mantiene constantemente en un diálogo interesante, lleno de ironía, de comicidad y con mucha crítica sobre los diferentes roles que refleja. Pasa de una escena a otra sin dejar que nos demos cuenta de la transición entre ellas, enganchándonos en sus divertidas situaciones llenas de sutilezas del lenguaje.

La acción transcurre en la sala de prensa del Tribunal Supremo, durante unas horas de un día de 1929, en donde los periodistas esperan noticias sobre una inminente ejecución. El indulto o la confirmación de la condena. El director del Chicago Examiner Water Burns (Walter Matthau) espera con impaciencia la crónica de su mejor periodista Hildy Johnson (Jack Lemmon), pero éste no da señales de vida, afanado en los preparativos de su inminente boda. Se presenta en las oficinas del periódico y le comunica a su jefe que se retira de la profesión. El jefe se niega, entusiasmado de marcar época en el periódico con la mejor portada de todos los tiempos y se niega a aceptar la dimisión, así es que va a utilizar todas las sucias artimañas de las que es capaz para hacer que la confiada novia de su empleado desista de su casamiento. Mientras tanto, Hildy acude a la sala de prensa del juzgado para despedirse de sus compañeros y celebrar con ellos su inminente boda. Pero pronto se producirá un giro inesperado de los acontecimientos cuando el condenado emprende su huida, una noticia que un periodista vocacional como Hildy no puede dejar escapar.

Primera_plana_Wilder_Lemmon_Matthau

El reparto es excelente. Destacan como siempre Jack Lemmon y Walter Matthau, con una gran química que les llevó a trabajar juntos en innumerables ocasiones. Ambos interpretan unos duelos de campeonato. Carol Burnet se muestra esplendida en su papel de prostituta y novia del reo, y Susan Sarandon como futura esposa del personaje de Jack Lemmon.

Una de las claves de este tipo de films de Wilder es su crítica a las convenciones sociales y el modo en que todo encaja a la perfección.

El final de la película, cuando la voz en off nos cuenta lo que ha pasado con todos los personajes con el paso del tiempo, provoca la carcajada y más de una sorpresa. Estamos ante alta comedia, ante una película que se mantiene totalmente actual y que permite ser vista y disfrutada en múltiples ocasiones, donde el guion está construido con maestría. No hay ninguna escena de relleno. La película dura 105 minutos, justo el tiempo que necesita para contar la historia. Todas las escenas están construidas con una gran sensación espacial y es el espacio uno de los protagonistas, aunando elementos teatrales con elementos cinematográficos de primer nivel. Todos los personajes están muy bien trabajados. Consiguen hacernos reír y sorprendernos. Una de las claves es que la comedia lo impregna, aunque también adquiere elementos de otros géneros pero sin duda de manera magistral.

La fotografía de Jordan Cronenweth se ajusta a la historia como un guante, igual que la banda sonora de Billy May.

Esta no es la mejor película de Billy Wilder, seguramente, pero es una obra maestra. Cine en estado puro.

Viendo como están actualmente algunos medios de comunicación y la banalización del periodismo, y de la sociedad en general, Primera Plana,  adquiere si cabe, mayor dimensión y demuestra que se le pueden dar varias vueltas de tuerca a una historia ya conocida para que sea todavía mejor cuando detrás de la cámara hay gente como el gran Wilder, probablemente uno de los mejores directores de la historia del Séptimo Arte.

Y como siempre, la podéis encontrar en nuestra biblioteca DVD PE 3946. ¡Animo y a disfrutar del buen cine!

 (Fuentes: factoriadelcine.com, historiasdecine.com) Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

Fallece el periodista y escritor Manuel Leguineche

Manuel Leguineche (1941-2014)

Manuel Leguineche (1941-2014)

El periodista y escritor Manuel Leguineche, conocido reportero de guerra y maestro de varias generaciones de periodistas, falleció ayer a los 72 años de edad.

Leguineche, fundador de las agencias de noticias Colpisa y Fax Press, fue un destacado reportero especializado en conflictos bélicos y colaboró en numerosos programas de televisión, como la serie documental Memoria de la Guerra, sobre la Segunda Guerra Mundial que dirigió en 1995 para TVE.

Nacido en Arrazua (Vizcaya) el 29 de septiembre de 1941, el periodista y escritor residía en Brihuega (Guadalajara), por lo que recibió el reconocimiento de “Hijo Adoptivo” de Castilla-La Mancha. Leguineche cursó estudios de Derecho y Filosofía y a los 18 años comenzó a viajar por el mundo; primero realizó diversos trabajos por toda Europa y, más tarde, a comienzos de los sesenta se unió a un grupo de periodistas norteamericanos para dar la vuelta al mundo en un todo terreno durante dos años, una experiencia que plasmó en el libro El camino más corto (1978).

Comenzó en el periodismo con colaboraciones en la revista bilbaína Gran Vía y poco después trabajó para el diario Madrid, para el que cubrió la guerra de Vietnam, o El Norte de Castilla, donde tuvo como director a Miguel Delibes y a Francisco Umbral como compañero. Sus primeros viajes como enviado especial fueron para cubrir la revolución de Argelia (1962) y la guerra entre India y Pakistán (1965).

A partir de ese momento, estuvo presente en todas las guerras que se han librado en el mundo: desde Vietnam al Líbano, pasando por los distintos conflictos ocurridos en las Malvinas, Nicaragua, Chipre, Marruecos, Bangladesh, Camboya o Guinea Ecuatorial. Cubrió a finales de los setenta las caídas de Somoza en Nicaragua, del Sha de Persia o de Macías en Guinea, y entrevistó a Perón o Indira Gandhi

Viajero infatigable, ha conocido un centenar de países para ofrecer a su público la actualidad del momento y ha reflexionado sobre ellos en casi medio centenar de libros como El Camino más corto, Sobre el volcán, La Felicidad en la Tierra, La primavera del Este, Adiós Hong Kong, Gibraltar. La roca en el zapato de España o El club de los faltos de cariño.

La labor de este maestro de generaciones de periodistas ha sido recompensada con numerosos galardones como el Premio Nacional de Periodismo 1980; el Premio Cirilo Rodríguez 1984; el Premio Reporter del “Grupo Zeta“; el Premio Julio Camba (1991); el Premio Ortega y Gasset de 1991, y el Premio Espasa de Ensayo 1996. En octubre de 1981 fue uno de los fundadores y miembro de la junta directiva de la sección española de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y en octubre de 1997 de la Sociedad Geográfica Española (SGE).  (Fuente: rtve.es)

LIBROS DE MANUEL LEGUINECHE EN LAS BIBLIOTECAS MUNICIPALES:

  • Annual 1921 : el desastre de España en el Rif – (Biblioteca Miguel de Cervantes: 946 XX LEG)
  • Gibraltar – (Miguel de Cervantes: 94 LEG gib)
  • La primavera del Este : 1917-1990, la caida del comunismo en la otra europa – (Biblioteca Miguel de Cervantes: 940 LEG pri, Francisco de Quevedo: 323 LEG pri)
  • Madre Volga – (Biblioteca Miguel de Cervantes: N-V LEG Man mad)
  • Sobre el volcán – (Biblioteca Miguel de Cervantes: N-V LEG Man sob)
  • Yugoslavia kaputt – (Biblioteca Miguel de Cervantes: 949 LEG yug)
  • El peor viaje de nuestras vidas (relatos de viajes de varios autores) (Biblioteca Miguel de Cervantes: N-V PEO)
  • El club de los faltos de cariño – (Miguel de Cervantes y Francisco de Quevedo: N* LEG Man clu)
  • Recordad Pearl Harbor – (Biblioteca Lope de Vega: 940 LEG red)

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

Hoy en Recolecturas vamos a aprovechar que en esta edición de la “Feria del libro de Madrid” el país invitado es Italia para rendir un pequeño homenaje al escritor Antonio Tabucchi, recientemente fallecido, con su novela Sostiene Pereira.

Tabucchi, un enamorado de Portugal y de Fernando Pessoa, centra su novela en la capital de la misma.

Lisboa, 1938. En una Europa recorrida por el fantasma de los totalitarismos (la dictadura de Salazar, la guerra civil española, el fascismo italiano), Pereira, un viejo periodista, recibe el encargo de dirigir la página cultural de un periódico. Necesitado de un colaborador, entra en contacto con un joven políticamente comprometido, Monteiro Rossi. La intensa relación que se establece entre el periodista, Monteiro y su novia Marta, cristalizará en una crisis personal, una maduración interior y una dolorosa toma de conciencia que transformará profundamente la vida de Pereira. Una novela y un personaje complejos, que van ganando en fascinación; también una espléndida historia sobre las razones de nuestro pasado que pueden ser perfectamente las razones de nuestro incierto presente y que obtuvo los máximos galardones italianos y un extraordinario éxito de ventas.

Esta novela fue llevada al cine por Roberto Faenza en 1996, con el inolvidable Marcello Mastroianni como protagonista. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros