Archivo de la etiqueta: Periodismo

CINEMA PARADISO – Primera plana

Esta semana he estado de baja y me acabo de incorporar, por lo tanto no he tenido tiempo de realizar mi reseña y por eso recurro a una película que reseñé en 2015 pero que es uno de mis clásicos favoritos. Se trata de “Primera Plana”, dirigida  por el genial Billy Wilder (uno de mis directores favoritos), obra maestra basada en la obra teatral homónima de Ben Hecht y Charles McCarthur, que ya había sido llevada al cine por Lewis Millestone en 1931 con el título “Un gran reportaje” y por el gran Howard Hawks en 1940 en la también magistral “Luna Nueva”.

Esta versión de 1974 pone sobre la mesa el periodismo sensacionalista junto a otras cuestiones como la clase política y el sistema penitenciario. En ella se identifican diferentes tipos de periodistas, todos muy reconocibles.

La historia refleja un hecho universal que hoy mismo podemos ver en cualquiera de los noticiarios de televisión, radio o prensa escrita. El reflejo de unos poderes políticos incompetentes, corruptos, donde la avaricia por el poder está por encima de cualquier otro credo.

La película tiene unos diálogos excelentes, algo que destaca siempre en la filmografía de Wilder, con unos toques de humor muy divertidos y un ritmo en el que no hay tiempos muertos.  Nos mantiene constantemente en un diálogo interesante, lleno de ironía, de comicidad y con mucha crítica sobre los diferentes roles que refleja. Pasa de una escena a otra sin dejar que nos demos cuenta de la transición entre ellas, enganchándonos en sus divertidas situaciones llenas de sutilezas del lenguaje.

La acción transcurre en la sala de prensa del Tribunal Supremo, durante unas horas de un día de 1929, en donde los periodistas esperan noticias sobre una inminente ejecución. El indulto o la confirmación de la condena. El director del Chicago Examiner Water Burns (Walter Matthau) espera con impaciencia la crónica de su mejor periodista Hildy Johnson (Jack Lemmon), pero este no da señales de vida, afanado en los preparativos de su inminente boda. Se presenta en las oficinas del periódico y le comunica a su jefe que se retira de la profesión. El jefe si niega, entusiasmado de marcar época en el periódico con la mejor portada de todos los tiempos y se niega a aceptar la dimisión, así es que va a utilizar todas las sucias artimañas de las que es capaz para hacer que la confiada novia de su empleado desista de su casamiento. Mientras tanto, Hildy acude a la sala de prensa del juzgado para despedirse de sus compañeros y celebrar con ellos su inminente boda. Pero pronto se producirá un giro inesperado de los acontecimientos cuando el condenado emprende su huida, una noticia que un periodista vocacional como Hildy no puede dejar escapar.

El reparto es excelente. Destacan como siempre Jack Lemmon y Walter Matthau con una gran química que les llevó a trabajar juntos en innumerables ocasiones. Ambos interpretan unos duelos de campeonato. Carol Burnet se muestra esplendida en su papel de prostituta y novia del reo y Susan Sarandon como futura esposa del personaje de Jack Lemmon.

Una de las claves de este tipo de films de Wilder es su crítica a las convenciones sociales y el modo en que todo encaja a la perfección.

El final de la película, cuando la voz en off nos cuenta lo que ha pasado con todos los personajes con el paso del tiempo, provoca la carcajada y más de una sorpresa. Estamos ante alta comedia, ante una película que se mantiene totalmente actual y que permite ser vista y disfrutada en múltiples ocasiones, donde el guion está construido con maestría. No hay ninguna escena de relleno. La película  dura 105 minutos, justo el tiempo que necesita para contar la historia. Todas las escenas están construidas con una gran sensación espacial y es el espacio uno de los protagonistas, aunando elementos teatrales con elementos cinematográficos de primer nivel. Todos los personajes están muy bien trabajados. Consiguen hacernos reír y sorprendernos. Una de las claves es que la comedia lo impregna, aunque  también adquiere elementos de otros géneros pero sin duda de manera magistral.

La fotografía de Jordan Cronenweth se ajusta a la historia como un guante, igual que la banda sonora de Billy May.

Esta no es la mejor película de Billy Wilder seguramente pero es una obra maestra. Cine en estado puro.

Viendo como están actualmente algunos medios de comunicación y la banalización del periodismo (y de la sociedad en general), “Primera Plana”, adquiere si cabe, mayor dimensión y demuestra que se le pueden dar varias vueltas de tuerca a una historia ya conocida para que sea todavía mejor cuando detrás de la cámara hay  gente como el gran Wilder, probablemente uno de los mejores directores de la historia del Séptimo Arte.

Y como siempre, la podéis encontrar en nuestra biblioteca DVD PE 3946. ¡Animo y a disfrutar del buen cine!

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Una historia personal

una historia personal

Buenas. Ya estoy de vuelta de las vacaciones. Aprovecho este momento para dar las gracias públicamente a mi compañera y amiga Olivia que me ha sustituido durante el mes de agosto y lo ha hecho estupendamente, tan estupendamente, que estoy por pasarle el testigo, aunque ella no se dejaría. En fin, vamos a lo que vamos.

Como sabéis me gusta recomendar lo que leo, así que para este día he escogido uno de los mejores libros que  he leído este verano, Una historia personal de Katherine Graham. Y vosotros pensaréis ¿Quién es Katherine Graham? Quizás algunos periodistas la conozcáis, Katherine (1917-2001) fue la directora del Washington Post, periódico al que estuvo ligada durante toda su vida por familia, su padre lo compró en 1933 cuando el rotativo se encontraba en bancarrota, y cargo al que accede después de la muerte de su marido en 1963.

Durante su gestión como presidenta, Graham vivió en primera persona algunos de los episodios más celebrados por la historia del periodismo: los Papeles del Pentágono, la Crisis de los misiles, y sobre todo el caso Watergate, que forzó la dimisión del presidente Nixon. Durante los dos años que duró el caso, desde que se destapara el escándalo en 1972 hasta la dimisión del presidente en 1974, Graham siempre apoyó a sus dos empleados, Bernstein y Woodward, tuviendo que soportar las amenazas y presiones por parte de la administración Nixon. Este caso supuso el espaldarazo definitivo del periódico, que salió fortalecido del envite. De esta historia hay una película estupenda Todos los hombres del presidente del director Alan J. Pakula, y con Robert Redford y Dustin Hoffman como Woodward y Bernstein. La autora narra como se reúne con Robert Reford, productor de la cinta, para hablar de la posibilidad de llevar la historia a la gran pantalla.

Aunque estos temas son los más conocidos por el público en general, el libro es mucho más. De hecho, el libro es la historia del Washington Post desde la compra de Eugene Meyer, padre de Katherine en 1933, hasta que Donald Graham, su hijo, toma las riendas del periódico. Como curiosidad decir que desde 2013 el periódico está en manos de Jeff Bezos, fundador de Amazon, poniendo fin a cinco décadas de la familia Graham. Como tantas décadas dan para mucho, vemos la evolución de un diario que estaba en bancarrota a cómo se convierte, con la llegada de su marido a la presidencia, en todo un conglomerado editorial, The Washington Post Company, con la compra de varias cadenas de radios y televisión, así como, de otros rotativos de la competencia.

_katherinegraham_f6c5a8a6

Tras la muerte de su marido en 1963, Katherine se pone al frente de todo un imperio de la comunicación y tuvo que lidiar, entre otras cosas, con la huelga de los empleados en 1975, que a punto estuvo de provocar el cierre, su salida a bolsa, los escándalos antes citados, y todo ello con el hándicap de ser mujer.

No debemos olvidar que estamos en una época en que encontrar mujeres en altos puestos directivos era impensable; ella misma nos cuenta como en esa época ella era la única mujer en las reuniones del sector, incluso era difícil encontrarlas entre los redactores de a pie. Uno de los objetivos que Katherine se propuso durante su mandato fue que esto fuera cambiando poco a poco. Por ese motivo el subtítulo del libro es tan oportuno: Sobre cómo alcancé la cima en un mundo de hombres, porque efectivamente estamos en un mundo de hombres, y el que supiera llevar y mantener el imperio que heredó tras la muerte de su marido, hace que tenga un valor añadido (En 1974, la revista Ms. Magazine la consideró como la mujer más poderosa del país).

Además de todo lo concerniente al mundo empresarial, vamos a conocer a Katherine en su ámbito personal. La relación con su madre que nunca fue fácil, con su marido, que pasa de lo idílico al infierno (tras varios episodios depresivos que le lleva a estar ingresado en numerosas ocasiones, finalmente se suicida en 1963), con sus hijos. Cómo se desenvuelve en la sociedad, asistiendo a fiestas, como la que  organizó Truman Capote, y en la que ella, sin ningún tipo de glamour físico, era la estrella invitada. Especialmente interesante es su relación con los presidentes y la política en general, entre otros con John F. Kennedy, al que su marido ayudó a llegar a la presidencia. Ella siempre mantuvo la neutralidad del periódico, consecuencia que le acarreó no pocos disgutos, sin embargo, a nivel personal siempre fue una clara demócrata.

El libro va a gustar muchos a los profesionales de la comunicación porque explica muy bien como funciona todo ese mundillo, pero también a las personas que le guste la política, los entresijos de la Casa Blanca, la historia reciente de los Estados Unidos y el mundo de la alta sociedad de la costa este norteamericana. Un libro magnífico, con el que Katherine obtuvo el premio Pulitzer a mejor biografía en el año 1998, y como siempre aquí, en tu biblioteca.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

Hoy en Recolecturas vamos a aprovechar que en esta edición de la “Feria del libro de Madrid” el país invitado es Italia para rendir un pequeño homenaje al escritor Antonio Tabucchi, recientemente fallecido, con su novela Sostiene Pereira.

Tabucchi, un enamorado de Portugal y de Fernando Pessoa, centra su novela en la capital de la misma.

Lisboa, 1938. En una Europa recorrida por el fantasma de los totalitarismos (la dictadura de Salazar, la guerra civil española, el fascismo italiano), Pereira, un viejo periodista, recibe el encargo de dirigir la página cultural de un periódico. Necesitado de un colaborador, entra en contacto con un joven políticamente comprometido, Monteiro Rossi. La intensa relación que se establece entre el periodista, Monteiro y su novia Marta, cristalizará en una crisis personal, una maduración interior y una dolorosa toma de conciencia que transformará profundamente la vida de Pereira. Una novela y un personaje complejos, que van ganando en fascinación; también una espléndida historia sobre las razones de nuestro pasado que pueden ser perfectamente las razones de nuestro incierto presente y que obtuvo los máximos galardones italianos y un extraordinario éxito de ventas.

Esta novela fue llevada al cine por Roberto Faenza en 1996, con el inolvidable Marcello Mastroianni como protagonista. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros