Archivo de la etiqueta: Perdedores

RECOLECTURAS – Eleanor Oliphant está perfectamente

Hoy en nuestra sección otra de las novedades de este verano: Eleanor Oliphant está perfectamente, de Gail Honeyman.

Como ya me pasara con el libro que reseñé la semana pasada, en este caso, también captó mi atención la portada. Es una portada muy plana, con gran contraste entre los colores tierra y el azul turquesa, que transmite paz y tranquilidad, sin embargo la silueta es solo de la parte central, queda oculta la cabeza y los pies (como dice mi amiga, parece que no sabe lo que pasa por su mente, ni hacia donde va); y el título es rotundo, una verdadera declaración de intenciones o  reafirmación. Una vez que lees la novela, te das cuenta que Eleanor Oliphant NO está perfectamente.

Os pongo en antecedentes: Eleanor es una chica de treinta años que trabaja de administrativo en una oficina: «Me queda poco para cumplir los treinta y llevo trabajando aquí desde los veintiuno. Bob, el director, me contrató al poco de abrir la empresa. Creo que le di pena. Con una licenciatura en Clásicas y sin experiencia laboral, el día de la entrevista me presenté con un ojo morado, dos dientes mellados y un brazo partido. Es posible que ya por entonces intuyera que mis ambiciones nunca irían más allá de un puesto de administrativo mal remunerado y que me contentaría con quedarme en la empresa, ahorrándose así la molestia de tener que contratar a una sustituta. Puede también que dedujera que jamás pediría ni días para luna de miel ni una baja por maternidad. No sé.»

Narrada en primera persona, Eleanor tiene una mirada muy dura sobre sí misma, no es nada indulgente, pero al mismo tiempo, sus pensamientos y reflexiones, desprenden mucho sentido del humor. Es consciente de sus limitaciones y por eso es demasiado conformista con su realidad y no se plantea que su vida pueda mejorar. Ella no lo ha tenido fácil en su vida; desde pequeña ha vivido con familias de acogida y en la actualidad vive sola en un piso tutelado por los Servicios Sociales. Quizás por eso se conforma con su existencia. Es una superviviente y asume que lo que tiene es lo que le corresponde.

Su situación personal y su forma de afrontar la vida, la convierte en una persona muy particular. Sumamente inteligente, no está dotada para las relaciones sociales. Su vida se limita al trabajo y, como única compañía, la botella de vodka. Esto cambia en el momento en que conoce a Raymond, el informático de su empresa, que sabe ver más allá de esa fachada que se ha creado y que, poco a poco, irá limando el cascarón que se ha fabricado: La amistad como tabla de salvación.

A lo largo de la novela vamos a ir viendo su evolución y vamos a conocer su dramática historia. Nos vamos a conmover y nos vamos a reír, porque a Eleanor se la quiere, es tierna, vulnerable, insegura…, pero sobre todo, es muy divertida, con una forma de ver la vida muy diferente a la del resto de los mortales. Algunos la comparan con ese otro gran personaje de la literatura universal: Ignatius Reilly de La conjura de los necios, quizás porque ambos son perdedores, políticamente incorrectos e incomprendidos; pero en mi opinión Eleanor está por encima: Igniatus me produjo repelús y Eleanor me ha producido mucha ternura y compasión.

En definitiva: una buena novela. Por encima de las expectativas que me creé al comprarla: la típica novela simple y «tonta» para pasar el rato.

Gail Honeyman, nació en Glasgow y se graduó en la Universidad de Oxford. Eleanor Oliphant está perfectamente es su primera novela, y ya ha sido vendida a 27 países.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized