Archivo de la etiqueta: Pena de muerte

Seis formas de morir en Texas de Marina Perezagua

 

El próximo viernes día 20, a las 19.00 horas, se va a presentar en nuestra biblioteca el último libro de la escritora sevillana Marina Perezagua, Seis formas de morir en Texas.

La escritora vuelve a sorprender con una historia perturbadora y con una trama muy original.

«Tres personas protagonizan esta historia, tres personas unidas a una misma suerte y a un mismo corazón, pero no  busquen aquí esas metáforas que hacen de los corazones el mapa donde los enamorados de imaginación mermada suelen ubicar el amor sublime, su total ausencia, la crueldad o hasta el mismísimo infierno. Aquí el corazón es, antes que nada, el músculo que desde la cavidad torácica bombea la sangre. Aquí el corazón es el término que se define en un manual de anatomía o un diccionario, y no el cubículo donde anidan los perezosos que por no saber decir algo verdadero perpetúan vaciedades, repitiendo torpezas amatorias en nombre de un órgano cuya perfecta función mecánica es ya de por sí tan excepcional que no requiere de los arrítmicos y tornadizos sentimientos de los amantes».

La novela comienza con el ajusticiamiento de un hombre en una cárcel china, cuyos órganos son objeto de tráfico ilegal. El corazón del ajusticiado es alojado en el pecho de un norteamericano. Según la tradición budista, doctrina que profesa la familia del difunto, un alma o espíritu («Shen») no descansa si el corazón «no ha ofrecido su último latido»; por ello, sus herederos deberán traer el órgano de vuelta a China.

Con este hilo argumental tan original, la autora pondrá sobre la palestra, a través de sus personajes principales: el nieto del difunto (Xinzàng) y una chica nortemericana (Robyn) que está esperando su turno para morir en el corredor de la muerte, dos temas incómodos y poco tratados en la narrativa de ficción: la pena de muerte y el tráfico de órganos ilegal en China.

Podríamos decir que la novela tiene dos partes diferenciadas (no de manera exactamente estructural, pero sí de contenido). Por un lado están las cartas que Robyb escribe a su padre y a un joven que se pone en contacto con ella después de conocer su caso en los medios de comunicación (Zhao), en las que conoceremos su historia, el hecho que la llevó al corredor de la muerte y su vida en prisión. Por otro lado (siempre desde mi punto de vista), están las descripciones que la autora a través de sus personajes, y de la voz narrativa empleada, hace del corredor de la muerte y del tráfico de órganos ilegal en China: práctica rutinaria en las prisiones de dicho país, donde se extirpan órganos de cuerpos vivos para garantizar su éxito al ser trasplantados. Todo ello muy bien documentado y con numerosas notas a pie de página, llegando incluso a parecer un ensayo.

La novela me ha gustado porque me ha puesto en contacto con temas que desconocía (lo que ocurre en China sobre todo, y la vida en el corredor de la muerte). Creo que Marina es una escritora valiente que a través de la ficción denuncia temas muy incómodos y por los que se suele pasar de puntillas y, como ya me ha ocurrido con sus anteriores libros, me encanta su prosa delicada, de una gran belleza, aun cuando los temas tratados son de una gran crudeza. En este caso, la esencia cien por cien Marina la he encontrado en las cartas.

Marina Perezagua (Sevilla, 1978). Es licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla. Impartió clases de lengua, literatura, historia y cine hispanoamericanos en la Universidad Estatal de Nueva York, donde cursó su doctorado en Literatura. Tras vivir una larga temporada en Francia y trabajar en el Instituto Cervantes de Lyon, vuelve a Nueva York, donde después de algunos años dando clases en New York University, reside de manera permanente. Es autora de las colecciones de relatos Criaturas abisales y Leche. Tras los dos primeros libros de relatos, ha publicado tres novelas: Yoro, Don Quijote de Manhattan y Seis formas de morir en Texas. Ha sido traducida en nueve idiomas y su novela Yoro fue galardonada con el Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2016.

En la bibliteca Miguel de Cervantes hemos tenido la suerte de contar con ella en dos ocasiones. La primera vez en 2013 con su libro de relatos Leche y la segunda en 2016 con Don Quijote de Manhattan.

Este viernes a las 19.00 horas en la Biblioteca Cervantes, presentará su última novela, y estará acompañada de un grande de la literatura española, Justo Navarro. Además, todos los libros anteriores de Marina están en la biblioteca. Así que ya sabéis. ¿Qué mejor plan para este viernes? Os esperamos.

Para saber más sobre este libro, os dejo con una reseña de El cultural:

Seis formas de morir en Texas

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Presentaciones literarias, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – El verdugo

verdugo

El pasado lunes, 28 de noviembre, se cumplió el 50 aniversario de la muerte de uno de los más grandes intérpretes que ha dado nuestro cine, José Isbert. Desde aquí queremos rendirle nuestro pequeño homenaje con la película que hoy recomendamos, toda una obra maestra, El verdugo, de Luis García Berlanga.

Veamos lo que dice la sinopsis:

José Luis (Nino Manfredi) y Carmen (Emma Penella), su mujer, quieren un piso. Un deseo inalcanzable para muchos, pero no para ellos. Basta con que José Luis herede la profesión de su suegro Amadeo (Pepe Isbert) a punto de jubilarse. Ésa es la única condición que pone el Patronato de la Vivienda. Presionado por la familia, José Luis acepta y, convencido de que jamás ejercerá, se hace verdugo. Mientras no hay ejecuciones, la vida en la casa nueva transcurre plácidamente, pero un día llega el temido telegrama: debe ajusticiar a un condenado en Mallorca. La posibilidad de un indulto es su única esperanza.

Con esta premisa Berlanga crea una de las mejores películas que ha dado el cine español, considerada película de culto para muchos, y con unos actores en estado de gracia.

El verdugo, fue presentada en Venecia en 1963, poco después de que Franco ordenara el fusilamiento de Julián Grimau y la ejecución por garrote vil de los anarquistas Francisco Granado y Joaquín Delgado. Precisamente el Caudillo era entonces conocido en el mundo como “el verdugo”, apodo que cobró actualidad con las protestas internacionales ante dichas ejecuciones. El hecho de que se presentara en Venecia fue todo un logro, ya que el embajador español en Roma intentó por todos los medios impedirlo. Por aquel entonces fue cuando Franco dijo en uno de los consejos de ministros la famosa frase sobre el director: “Ya sé que Berlanga no es un comunista; es algo peor, es un mal español“.

La crítica y el jurado del Festival de Venecia dieron la espalda al embajador franquista y se inclinaron ante El verdugo, que recibió el premio de la crítica internacional. Más tarde fue igualmente premiada en el Festival de Moscú, y obtuvo asimismo el gran premio de la Academia francesa del Humor Negro. En España, sin embargo, sufrió bastantes cortes de censura, estando en cartel sólo dos semanas.  A pesar de esa persecución, El verdugo obtuvo en España el premio al mejor guión del Círculo de Escritores Cinematográficos, y Emma Penella, el de mejor actriz del Sindicato Nacional del Espectáculo.

La idea de la película le surgió a Berlanga a través de la imagen que le había transmitido un amigo abogado cuando le contó su experiencia en una ejecución: un grupo de personas había conducido a rastras a la víctima, una mujer que se resistía, mientras que otro grupo lo había hecho igualmente con el verdugo, al que incluso hubo que inyectar un sedante y prácticamente arrastrar hasta el lugar de la ejecución. Gómez Rufo cuenta “que esta imagen le resultó tan cruel a Berlanga, que hizo la película como un alegato contra la pena de muerte”.

Con El verdugo, Berlanga logró su mejor obra, y probablemente la más importante y significativa de la cinematografía española. Logró rodearse de los mejores: mención especial al maravilloso Rafael Azcona, con un guión modélico no sólo en cuanto a la construcción, sino a su contenido; y a ese elenco de protagonistas y secundarios excepcionales (lo mejorcito del cine español).

Con un estilo tremendista y fiel al humor negro tan característico de Berlanga, la película no es solo un alegato contra la pena de muerte, es, sobre todo y en especial, un testimonio de cómo el hombre contemporáneo acaba cediendo a los acontecimientos sociales, que en este caso llevan a su protagonista a ejercer, sin contemplaciones, el asesinato legal. (Fuente elpais.com)

La película está disponible en las tres bibliotecas.  Además podéis disfrutar de otras muchas con Pepe Isbert como protagonista y con Luis García Berlanga como director.

Si queréis saber más, podéis ver este enlace sobre los 50 años de la película:

http://rtve.es/v/1156913

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones, Uncategorized