Archivo de la etiqueta: Películas norteamericanas

CINEMA PARADISO – La entrega

Esta semana quiero recomendar una película un poco especial, se trata de “La entrega”, último trabajo y estreno póstumo, del gran James Gandolfini.

“La entrega” es un drama criminal que cuenta con un guión de Dennis Lehane, (autor así mismo de las novelas Suther Island o Mystic River y guionista de series tan prestigiosas como Boardwalk Empire o The Wire), basado en su relato corto “Animal Rescue”. Está dirigida por el belga Michael R. Roskam. Tom Hardy y Noomi Rapace forman junto a James Gandolfini  el trío principal de actores. Este último falleció antes de estrenar la película, por lo que también nos permite despedirnos del gran actor en cuya carrera ha destacado un papel recurrente,  el de mafioso que le iba como anillo al dedo.

La película nos muestra cómo el crimen organizado se vale de los bares de Brooklyn para actuar como intercambiadores para el blanqueo de dinero. No son lugares especiales sino cotidianos, a la vista de todos, en donde se reúnen los parroquianos para ver el fútbol o tomarse una copa a la salud de los que ya no están.

El punto de inflexión en la historia se produce cuando Bob Saginowski, al que interpreta Tom Hardy, un solitario barman que se gana la vida junto a su primo Marv (James Gandolfini), descubre un cachorro de pitbull maltratado en la basura y lo salva de una muerte segura, entrando así en contacto con Nadia (Noomi Rapace), que es una misteriosa mujer marcada por el pasado. Sin embargo descubre que el perro ya tiene dueño, un hombre desequilibrado y peligroso que ha estado en prisión y quien viene para reclamar lo que dice que es suyo.

El primer plano de la película es el puente de Brooklyn reflejado en el agua y bien podemos decir que esa misma imagen invertida es la que vamos descubriendo a medida que avanza la trama puesto que nada es lo que parece, y Roskam nos traslada ese mismo sentimiento mostrándonos en varias ocasiones giros de cámara que nos hacen recorrer 180 grados.

No se trata de un thriller de ritmo acelerado como el cine al que estamos acostumbrados últimamente. El director nos presenta la normalidad de un mundo que aparece como cotidiano gracias a sus correctísimos planos y a su acertado ritmo, no muy rápido precisamente para que no se escape la sensación de normalidad, y no muy lento para no desesperar a los espectadores más inquietos. Mientras que Lehane aporta una historia en la que una acción simple como es el rescate de un cachorro maltratado y tirado a un cubo de basura, aparece como el mayor conflicto al que se ha enfrentado Bob, el camarero que parece algo corto de entendimiento.

“La entrega” no es una película típica. En   ella, la trama se toma su tiempo para arrancar y llevarnos a situaciones límite hacia el final  a través de un crescendo de la tensión narrativa hasta llegar al clímax de la cinta, momento en el que los personajes se quitan las caretas como si de un baile de máscaras se tratara.

En definitiva, ‘La entrega’ es un thriller que prefiere construir la tensión a partir de las relaciones entre sus personajes, tomándoselo todo con calma, pero sin por ello sabotear una adecuada evolución de la historia. Y si algo hay que destacar es la calidad y la brillantez en la interpretación de sus protagonistas. Absolutamente recomendable. Y como siempre la podéis encontrar en la biblioteca DVD PE 4256.

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – El amor es extraño

Hoy quiero recomendar una película sobre el amor, porque no hay nada más grande en el mundo que el amor, cualquier tipo de amor. El amor de hecho es uno de los  temas más recurrentes en el cine. Amores pasionales, amores letales, amores sinceros, etc. La lista es muy larga.

En la película que recomiendo hoy, “El amor es extraño”, su director, Ira Sachs, en un arrebato de sinceridad absoluta, define de manera inmejorable  este sentimiento. Narra una historia sencilla pero muy bien escrita sobre los prejuicios que existen aún hoy día, en el siglo XXI acerca del matrimonio entre personas del mismo sexo. Se trata de dos hombres ya maduros que se enfrentan a una situación muy complicada cuando deciden casarse tras décadas de relación. Inmediatamente a uno de ellos lo despiden de su trabajo y ese es el punto de partida de esta historia.

En muchos casos, al enfrentarnos a una película de amor, un sentimiento de artificialidad e inverosimilitud nos invade, y sin embargo esto no ocurre en esta película. Desde el primer momento se capta la sencillez y la elegancia que quiere transmitir su director con ésta historia llena de ternura. Es una mezcla de drama y comedia  que te encoge el corazón en muchas ocasiones y que te arranca una enorme sonrisa en otras.

La idea que nos quiere transmitir es simple; el amor está por encima de todo, independientemente de quien seas y como seas.

Cuando en 2011 se legaliza en Nueva York el matrimonio homosexual, Ben (John Lithgow) y George (Alfred Molina), que llevan 39 años juntos, deciden casarse. Poco después de la boda despiden a George sin explicación alguna de la escuela católica donde enseñaba música y pierden su piso en Chelsea y se refugian en sus amigos y su familia para poder vivir unos días de forma temporal antes de encontrar algún sitio más barato. Esa situación les lleva a separarse  porque no hay sitio para los dos en ninguno de los pequeños pisos de Nueva York. El verse obligados a vivir en casa ajena, el esfuerzo por ser amables y la preocupación por un futuro incierto son los hilos fundamentales de la película que desemboca en un final que en absoluto defrauda. La historia culmina como las buenas películas, con un final redondo.

La emotividad recae en la actuación de los protagonistas, que jamás caen en excesos, ni en clichés; su relación se percibe auténtica y Sachs logra este efecto al dotar a sus personajes de una humanidad palpable, en la que el destino, las altísimas  rentas de Manhattan o la incertidumbre, son parte del día a día de las parejas comunes y corrientes del siglo XXI.

El amor que refleja esta película, así como su dirección es un fantástico ejercicio de la compenetración, confianza y madurez. Es un amor que se ve en pequeños gestos, en una mirada, sin momentos grandilocuentes que sirve también para mostrarnos el imparable ritmo de vida de la sociedad actual, de la que George y Ben tras mucho tiempo siguiendo su corriente, parecen ahora mantenerse al margen.

Se trata de una de las películas que han logrado conquistarme. Sin duda, uno de sus puntos fuertes es la sensibilidad con la que está construida, y por otro lado, lo sutil de muchas de sus escenas.

Es una película que no pretende impresionar, ideal para un momento en el que tengas ganas de relajarte y ver algo agradable. Y como siempre, ya sabes que la puedes encontrar en la biblioteca. DVD PE 4293

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Antes del amanecer

antes

Estamos en la semana de San Valentín, la semana del amor por excelencia. La publicidad nos inunda desde todos los frentes. Los escaparates muestran sus productos en todo su esplendor. A estas alturas ya todo el mundo habrá  pensado como va a sorprender a su pareja ese día,  pero por si a algún rezagado aún no se le ha ocurrido ningún plan, yo os quiero proponer uno, y como desde aquí no podía ser de otra manera, se trata de  un plan de cine. Una historia de amor.

Películas de amor hay muchas, y ha sido difícil elegir. He elegido ésta por sus diálogos y por la magia que desprenden sus miradas.

Se trata de “Antes del amanecer”. Va de que chico conoce a chica, él norteamericano y ella francesa y deciden vivir un día inolvidable sin apenas conocerse, entre otras cosas para olvidar los intentos fallidos con otras parejas.

Dirigida por Richard Linklater, lo encumbró a la fama por mostrar una historia de amor imposible que ha hecho las delicias de muchísimos espectadores. Lo de imposible es sólo una manera de hablar ya que para el director es toda una realidad, ya que tuvo una experiencia parecida a la que viven los protagonistas de la película al conocer a una chica de la que se enamoró en horas, siendo toda una desconocida para él; de hecho en el póster de la película rezaba ¿“Puede el amor de tu vida durar solo una noche?”.

Sin embargo esta película no refleja un rollo de una sola noche sino una verdadera historia de amor y pasión que va fluyendo a medida que van pasando los minutos. Ambos personajes están destrozados por sus recientes rupturas lo cual les abre la puerta de forma más precipitada, pero el simple hecho de saber que solo tendrán una noche para conocerse hace que sus diálogos y comentarios sean mucho más profundos sobre el sentir personal de cada uno.

antes2

Como he dicho antes, películas de amor hay muchísimas, pero que merezcan la pena y tengan cierta calidad, no hay tantas, y esta película es una de ellas, que por circunstancias desconocidas para nosotros no tuvo en su día el calado que merecía pero que, afortunadamente, ha ido haciéndose grande con el tiempo.

Hay que destacar el trabajo de los actores (Ethan Hawke como Jesse y Julie Delpy como Celine) ya que durante toda la película la cámara no se despega de ellos. Los diálogos son magistrales, así como las personalidades de ambos, directo y decidido él,  romántica y tradicional ella, y sin embargo, ambos se verán más conectados cuando con el paso de las horas se den cuenta de que tienen más cosas en común de lo que pensaban.

El director merece mención especial entre otras cosas por ofrecernos una guía turística por Viena sin movernos de la butaca, rememorando los lugares en los que los protagonistas han posado, han comido, se han tumbado, logrando de forma casi nostálgica ofrecer una visión fantástica del lugar.

Se trata en definitiva de un canto al amor, inolvidable y brillante y que tuvo dos secuelas, “Antes del atardecer” y “Antes del anochecer” de 2004 y 2013 respectivamente.

antes3

Para disfrutar de esta película sólo tenéis que pasar por la biblioteca DVD PE 778

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Tal como éramos

tal-como-eramos

Hoy traigo a la sección una de mis películas favoritas, Tal como éramos del director Sidney Pollack.

Cuando yo tenía 13 años venía a darnos clases particulares de inglés Axel. (Por cierto, se parecía mucho a Sting y con la edad he comprendido esas interrupciones frecuentes de mi madre para preguntar si quería un café o necesitaba algo). A lo que íbamos, Axel, a parte de darnos clases era un gran cinéfilo y de vez en cuando nos traía algunas de las películas de su filmoteca particular, entre ellas nos trajo la que hoy reseñamos aquí.

Para mí fue todo un descubrimiento esta película, que con la edad he visto varias veces y que también forma parte de mi filmoteca. No sé si fue su magnífica banda sonora, con la canción The Way We Were interpretada por la actriz protagonista Barbra Streisand, que da nombre a la película (ese es su título original), y que obtuvo el Oscar a la mejor canción en 1973, por Robert Redford en estado de gracia, cuando la vejez y la cirugía aún no habían hecho mella en su físico prodigioso, o por la historia de amor tan maravillosa; lo cierto es que cada vez que la veo no dejo de emocionarme y de soltar la lagrimita. Pero bueno os voy a hablar un poco del argumento.

La película comienza cuando en la década de 1940 los dos personajes protagonistas Katie (Barbra Streisand) y Hubbell (Robert Redford) se reencuentran en un bar. Él, oficial de la  Armada de los Estados Unidas está bastante borracho y ella, que trabaja como locutora de radio, aprovecha la coyuntura para llevarlo a casa. Hagamos una parada aquí. ¿Por qué he querido hacer esta parada? Porque en el momento en que Katie lo ve se produce un flasback en donde vemos los años de la Universidad, cuando ella era una joven judía de ideología de izquierdas, perdidamente enamorada de él; y él, el típico guaperas deportista, de enorme carisma y muy popular entre los miembros de la universidad. Este flasback, acompañado de esa canción maravillosa, es de los comienzos más memorables de la historia del cine.

A partir de ese encuentro comienza una relación muy intensa. Dos seres totalmente difentes, pero destinados a estar juntos (el consabido los polos opuestos se atraen). Durante los años que dura su relación (desde los años 40 a 60)  se trasladan de Nueva York a Hollywood, donde Hubbell es contratado como guionista de cine, allí Katie tendrá la oportunidad de entrar en contacto con gente con sus mismos ideales políticos y formar parte activa de los que luchan contra la censura del gobierno (estamos en la era McCarthy). Hubble está profundamente enamorado de ella pero no soporta su vehemencia política, su seriedad, que no sepa relajarse y que esté siempre viendo injusticias…, es demasiado densa y él necesita alguien un poco más frívola, no tan inteligente, que se desenvuelva en el ambiente en el que él siempre se ha movido como pez en el agua. Todo esto terminará pasando factura a la pareja que acabaran separándose, justo cuando Katie da a luz a su única hija en común, Raquel.

Y para terminar la película otra escena memorable, cuando al cabo de los años se encuentran por casualidad en Nueva York. Ambos han rehecho sus vidas y en teoría son felices, pero por cómo se miran y por los gestos que se hacen, se ve que siguen profundamente enamorados.

Y sí, así es la vida. Una historia de amor maravillosa, que te demuestra que los sentimientos no son suficientes para mantener una relación. Todo esto lo fui comprendiendo con los años, porque la primera vez que la vi, con 13, no creo que me enterara ni de la mitad. Lo que sí sé es que siempre que la veo, ¿siete veces?, sigo sintiendo la misma emoción que aquella primera vez. Gracias Axel por recomendarmela, y por descubrirme que los rubios pueden ser muy muy sexys.

Y como siempre, la podéis encontrar aquí, en vuestra biblioteca: DVD PE 1346

Ahora os dejo con la canción The Way We Were acompañada de las escenas.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – El ladrón de palabras

ladron

El próximo sábado día 23 se celebra el Día Internacional del Libro. Es un día simbólico para la literatura mundial  ya que en este día, pero del año 1616  supuestamente fallecieron dos genios de la literatura universal,  Miguel de Cervantes y William Shakespeare, aunque en realidad Cervantes fallecía el 22 y era enterrado el 23, mientras que Shakespeare murió el 23 de abril del calendario Juliano que corresponde al 3 de mayo del calendario gregoriano.  También el mismo día fallecía el Inca Garcilaso de la Vega. Igualmente se conmemora el nacimiento o muerte de otros autores como  Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo.

La elección de este día fue una decisión espontánea tomada en la Conferencia General de la UNESCO celebrada en París en el año 1995 en el que su Director General en ese momento,  Koïchiro Matsuura,   lo describió así: “Ventana abierta a la diversidad de las culturas y puente tendido entre las civilizaciones, vector de valores, de saberes, del sentido estético y de la imaginación, el libro es ante todo obra de la inteligencia, la creatividad y la cultura humanas: por ello enriquece el patrimonio inmaterial de la humanidad”.

El año 2001 se designó a Madrid como la capital mundial del libro y desde entonces cada año se designa una ciudad del mundo que realiza durante el año actividades culturales relacionadas con el libro. Este año le toca a Breslavia en Polonia.

Y como de libros se trata, hoy quiero recomendar una película que va de eso, de libros, de literatura. Se trata de “El ladrón de palabras”.

La película trata del hecho de crear  jugando con las palabras, de las ficciones que se mezclan con la realidad, y de los asuntos reales que se adornan con elementos de ficción.

ladron2

Está estructurada en tres capas narrativas diferentes: Dennis Quaid, un brillante novelista, lee las dos primeras partes de su última novela ante un auditorio entregado / Bradley Cooper, protagonista de la ficción creada por el personaje de Quaid, vive su propia historia intentando triunfar como novelista hasta que encuentra un manuscrito original y anónimo, lo hace pasar por suyo y se convierte en escritor de moda / Jeremy Irons, el verdadero autor de este manuscrito, se encuentra con él y le cuenta las razones por las que lo escribió y cuánto de realidad y tan poco de ficción hay en ese relato.

Tres personajes, tres historias y dos novelas. Todos los relatos conllevan una relación amorosa más o menos duradera (Irons y la esposa que perdió, Cooper y la esposa que está a punto de perder, Quaid y la estudiante de Literatura que le seduce porque en realidad quiere saberlo todo sobre su novela) y se conjugan en función de esas palabras que uno roba al otro según la historia que el tercer personaje masculino ha decidido crear, aunque siempre nos quedará la duda de si el escritor encarnado por Quaid no ha usurpado también las palabras escritas por otro, su personalidad literaria, de modo que el bucle nunca llegaría a cerrarse.

ladron3

El ladrón de las palabras es interesante por sí misma (aunque a veces resulta un poco parca si tenemos en cuenta el caudal de ideal que desprende en torno a la vida y la ficción) y por aquello que deja entrever, por sus sugerencias más que por sus certezas. La película ha necesitado de dos directores, los debutantes Brian Klugman y Lee Sternthal, algo que no es  muy habitual a no ser que se trate de dos hermanos (los Taviani, los Coen, los Farrelly…). Con todo, quien parece llevar las riendas del proyecto es Bradley Cooper en su doble función de actor y productor ejecutivo, estableciendo una distancia entre su primera aparición en la pantalla (en las  teleserie Alias o Sexo en Nueva York) y la que le ha mantenido como una de las estrellas de la comedia hollywoodiense (Resacón en Las Vegas).  Con esta película  comienza su andadura como actor serio y a partir de aquí, ha hecho otras en la misma línea como “El lado bueno de las cosas” , “La gran estafa americana” o  “El francotirador” que nos lo revela  como un actor de los pies a la cabeza.

En un momento del relato, cuando todos los elementos de la historia van cuajando, el anciano personaje que interpreta Jeremy  Irons asegura que todos tomamos decisiones, pero lo difícil es vivir con ellas. El ladrón de las palabras es también una película sobre esta idea impregnada de lucidez y de dolor: los tres protagonistas masculinos han tomado decisiones, sumamente drásticas en dos de los tres casos (una ruptura no deseada y el hurto de un libro ajeno), pero no alcanzan a conocer la dimensión de sus actos hasta que deben enfrentarse a la idea de una existencia marcada por esas decisiones. Aquí la película se crece aunque esté, paradójicamente, llegando a su fin.

ladron4

La película no nos deja indiferentes.; el argumento es interesante, los interpretes son buenos y asistimos al intento de explicar desde un punto de vista cinematográfico el proceso de creación de una novela y de las experiencias vitales que influyen en ello, y por si esto fuera poco, por partida triple.

En la historia del cine encontramos muchos ejemplos que reflejan con acierto el proceso de la escritura de una novela, la crisis creativa de un autor, el uso de las palabras para expresar nuestros propios sentimientos o la influencia de la vida real en la ficción, como por ejemplo “Tierras de penumbra”, “Shakespeare in love”, “Truman Capote” o “Vida de éste chico” y muchas más. Quizás sea un buen momento para sumergirse en éste tipo de cine y por qué no, empecemos por esta recomendación que como siempre podéis encontrar en nuestra biblioteca DVD PE 3970.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

geisha

Esta semana quiero reseñar una película de gran belleza. Se trata de la adaptación cinematográfica de la novela homónima de Arthur Golden “Memorias de una geisha”. Una película exquisita dirigida por Rob Marshall que viene a confirmar lo que ya se dedujo al leer la novela; su hermosura.  Es un fiel reflejo de la obra literaria en la que se basa y por lo tanto con todo su esplendor.

Se trata de una historia que nos transporta al lejano y misterioso oriente cien años antes. Un mundo floreciente, cautivador y repleto de vida. El libro fue publicado en el año 1997 y la película se estrenó en 2005. Producida por Steven Spielberg.

geisha1

La novela estuvo rodeada de polémica desde el mismo momento de su publicación, pues si bien Golden no menciona los nombres reales de los personajes en los que se documentó, sí que fue demandado por la geisha Mineko Iwasaki, que acusaba al escritor de difamación e incumplimiento de contrato por revelar información confidencial sobre su vida como geisha. No obstante y sea como fuere, lo indudable es que Memorias de una geisha es una novela fascinante por muchos motivos, no solo por la calidad con  la que está escrita, el increíble magnetismo de los protagonistas o la dulzura que desprenden cada una de sus páginas, sino también por transmitir una crónica desgarradora y al mismo tiempo veraz acerca de unas mujeres para las que el amor es solo una ilusión.

geisha2

La película es también muy buena aunque sin llegar a la altura de la novela, si bien se adapta tan fiel al libro que quizás comete los mismos errores como puede ser el escaso contacto que el espectador mantiene con los personajes que siempre son un misterio, ya que lo que realmente sabemos de ellos es una muy pequeña parte de su vida. Es decir que a pesar de que sabemos que Hatsumomo es una de la geishas más famosa de aquellos tiempos y que solamente Mameha le podría hacer frente, a pesar de las constantes suposiciones que se dan en la película, en ningún momento conocemos de verdad su vida, nunca más allá del maquillaje blanco y de las lecciones que le da una hermana mayor.

geisha3

Nos referimos por supuesto no solo a la vida misteriosa de las geishas sino a todo el conjunto de personajes, hombres especialmente que las rodean., todo pertenecientes a un mundo desconocido; al igual que la vida misma “Memorias de una geisha” es un reflejo de lo mística e incomprensible que puede llegar a ser la vida de tu vecino.

La película está llena de detalles que si bien el libro describe con precisión, aquí deja abierta la puerta a la imaginación del espectador como el arreglo de la nuca, el obi, el kimono, los adornos para el cabello, en definitiva todo un ritual de sofisticación y misterio.

geisha4

Cabe destacar también los magníficos aspectos técnicos de la película como el maquillaje que es espléndido o los preciosos paisajes. Otro  elemento a destacar es la música de John Williams. De mucha sensibilidad, pausada, apacible, pero sobre todo humilde.

geisha5

La interpretación de los actores, especialmente las actrices cumple con las expectativas. Michelle Yeoh como Mameha, tan perfecta como en el libro, Gong Li como Hatsumomo, soberbia y tal vez no tan malvada como en el libro y Ziyi Zhang en la piel de Sayuri, exactamente como la imaginación lo exigía.

Una película muy recomendable si se quiere disfrutar de la hermosura y la belleza que irradia. Y lo mejor, como siempre es que la podéis encontrar en la biblioteca DVD PE 4040 así como la novela.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

horasHoy quiero reseñar una película que tiene mucho que ver con la literatura. Se trata de “Las horas”, basada en la novela de Michael Cunningham, del mismo título y dirigida por Stephen Daldry. Narra la vida de Virginia Wolf , interpretada por Nicole Kidman, enlazada con la de otras dos mujeres interpretadas a  su vez por la gran Meryl Streep y Julianne Moore.

La película, con guion de David Hare y basada en la novela que obtuvo el premio Pulitzer de ficción, trata un día en la vida de tres mujeres distintas, de distintas épocas, que se conectan a través de la obra de Virginia Woolf.

Resulta difícil hablar de una película que se desborda y ante la cual, cualquier cosa que pueda decirse, no deja de ser una visión parcial. Unos pocos personajes, unos escenarios ajustados, unos objetos cargados de significado y esa atmosfera de Chèjov. Seres que  son muy conscientes de dónde están, de hacia dónde van y de cuáles son esas trampas que deben de esquivar y eso es lo que les aterra.

En Las Horas, todos los elementos son importantes y no podría existir uno sin los demás: La historia base de Michael Cunningham, los actores, la música de Philip Glass y el trabajo de David Hare. Sin cualquiera de estos elementos, hubiera fallado, no habría alcanzado el nivel que presenta. Para poder comprender y abarcar la obra en su totalidad, es recomendable profundizar en las cuatro fases.

horas2

Es admirable la adaptación que Hare hace de la premiada novela. Además, el salto a la película de ese guion no habría podido realizarse sin la música de Glass. Su música transmite ese trasfondo que Cunningham crea al meterse en la mente de sus personajes. El trabajo de Glass sirve para unir a las tres mujeres, para mostrar la base sobre la que ellas caminan. No se trata de un ornamento para resaltar imágenes pobres o historias débiles, sino todo lo contrario. El espíritu del libro se traduce en música y esto permite que todo lo demás encaje.

Y a dónde no puede llegar la música, ahí están los actores, especialmente las actrices, que con su trabajo abarcan todos los detalles y matices de la obra.

horas5

Es difícil contar en la pantalla la profundidad psicológica y mental de los personajes, (sobre todo cuando el director se resiste a utilizar una voz en off o la conversación con otro personaje), que lo que quiere mostrar es la vida interior del propio personaje. Todo recae en la actriz que tiene que representar con sus dotes interpretativas ese pensamiento y todas las palabras que no se dicen. Ese es el momento en el que se sabe si alguien es actor/actriz o no lo es. Ahí no caben matices, y son las actrices de ésta cinta, Julianne Moore, Meryl Streep  o Niccole Kidman las que lo avalan.

horas3

Es sobre todo, esto; música, guion, historia,  personajes y un director que logra unirlo para que en ningún momento el ritmo y el interés decaigan lo más mínimo. Es una historia que representa tantos niveles que prácticamente cada espectador tiene una puerta por dónde acceder a ella; una oferta para cada mirada y muchas miradas para una historia que es, sobre todo, una defensa de la mujer frente a un mundo creado por hombres, que son los que se marchan a la oficina y los que corrigen errores de los demás, pero que en el fondo son frágiles y tienen miedos, tal y como los describe Woolf, ajenos a la influencia del libro. El hombre por tanto crea la base y la mujer la historia.

El tiempo en esta cinta es otro nivel de interpretación que permite, como si de otra puerta se tratara, ver la película como una representación de todo el proceso de la literatura. La escritora, la lectora y un salto al futuro que da valor al esfuerzo de la escritora, y es la protagonista. Pocas veces se ha logrado demostrar con tanta eficiencia qué es la literatura y para qué sirve.

Sorprende también la forma en que se trata el tema del amor, que lo imbuye todo y sin embargo es un niño el que pronuncia el único “te quiero” en toda la película. O el tema de la belleza, representada en las flores que compra Clarissa. ¿Cómo se puede conseguir tanto con la representación de la vida de tres personas distintas en un solo día? Y al final, la defensa de Clarissa de esas horas que lo justifican todo: “Vivimos nuestra vida, hacemos lo que hacemos y luego dormimos. Es tan sencillo y vulgar como esto…. Apreciamos no obstante la ciudad, la mañana; por encima de todo confiamos en que sigan existiendo.”

horas4

En resumen, la película habla de unas vidas truncadas por la imposibilidad de los personajes de poder actuar con libertad y seguir el camino que sienten. Y así, las miradas se pierden y los pensamientos vuelan, para luego estancarse, anclados en las horas que avanzan cansadas, aletargadas. ¿Cómo vivir cada día, uno tras otro, con la sensación de que hay algo que no funciona y que no te deja ser feliz? ¿Cómo sobrevivir a las horas, esas horas que llegan después y siempre vienen a recordarte tus desdichas? Por eso, cada hora es importante. En cada hora, debes tratar de inclinar la balanza a tu favor para desear que lleguen las horas siguientes y, a la vez, anhelar que estas horas no pasen nunca.

La vida de tres mujeres en un sólo día; tres dramáticas historias cuidadosamente hiladas a través del delicioso sabor de la literatura. Tres destinos en tres tiempos distintos y que sin embargo comparten, por extraño capricho del destino, un secreto, un sino y una vital decisión, LAS HORAS. Una película intensa y muy reflexiva. ¡Y lo mejor de todo es que la podéis encontrar en nuestra biblioteca!.  DVD PE 2970 

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones, Uncategorized