Archivo de la etiqueta: Padres e hijos

CINEMA PARADISO – Nebraska

Nebraska no es el tipo de película que concurre a los Premios Oscar y, sin embargo, obtuvo seis nominaciones en su edición de 2013 tan importantes como Mejor película, Mejor director o Mejor actor. También fue cinco veces nominado a los Globos de Oro con nominaciones importantes, además de obtener un montón de premios en diferentes certámenes.

Se trata de una película con bajo presupuesto, sin grandes estrellas y rodada en blanco y negro. Sin embargo la película logra meterse en primera fila luchando contra su apariencia de producción independiente y demostrando que es un relato enorme y emocionante como aquellos que alguna vez  fueron éxito de público y que la industria del cine expuso  orgullosamente, como ¡Que verde era mi valle! de John Ford.

Está dirigida por Alexander Payne y protagonizada entre otros por el, para mí,  magnífico actor Bruce Dern que interpreta de forma magistral, a través de la sutileza a Woody Grant, un viejo bastante hosco y desaliñado que sufre los primeros síntomas del Alzheimer; de hecho, fue nominado como mejor actor protagonista en los premios Oscar.

Sin embargo, no es el único gran actor de la película. Nos sorprende Will Forte (proveniente de Saturday Night Live) en el papel de David, que comparte protagonismo y que no le va a la zaga, bordando igualmente su interpretación,  porque si bien el motor de la historia es ese viejo y un poco extravagante y su deseo de cobrar un inexistente premio en Nebraska, el relato se va construyendo con los ojos de David, su hijo, un empleado gris y algo fracasado a sus cuarenta años. Y es precisamente su vida en crisis la que le empuja a acompañar a su padre en un viaje casi de descubrimiento tanto de sí mismo como de su padre a quien apenas conoce.

En el trayecto, David va descubriendo cada vez más a ese hombre alcohólico, distante y algo bruto que le crió, por ejemplo que tiene un sentido del humor muy parecido al suyo o cuanto echa de menos poder conducir, “ser alguien” según las palabras de Woody.

Nebraska se hace evidente cuando los personajes llegan a Hawthorne, el pueblo natal de Woody; una comunidad de granjeros viejos y dónde Woody se transformará de la noche a la mañana en una celebridad entre su también hosca familia y sus vecinos ya que, por más que el premio sea una falacia, todos están dispuestos a auto-engañarse con tal de sentir el vértigo en sus venas quizás por última vez.

A medida que la película avanza, el director va mostrando la hipocresía en esa sociedad pequeña y humilde, no por medio del melodrama sino a través de un humor muy propio e inteligente.

La familia que en un primer momento se muestra indiferente ante el regreso de Woody, de repente está muy interesada en el premio por si pueden sacar algún provecho. Y cuando todo parece abocado al desastre, aparece la esposa de Woody (June Squibb) a poner orden. Una aparición sorprendente ya que hasta entonces, por lo que la película deja entrever, la mujer era la madre de pesadilla que todo hijo teme que le toque en suerte.

En definitiva la película no es ningún Drama y no aburre en absoluto. Además el blanco y negro le aporta una gran belleza al mundo rural que muestra. La historia que cuenta es fuerte y el tema no puede ser más universal que la familia, la vejez y la comunicación, en dónde Woody en realidad busca algo mucho más importante  que el dinero; David descubre más de lo creía y sobre todo que Nebraska no es sólo un lugar de Estados Unidos sino que se identifica con el lugar del que todos venimos y del que la vida inevitablemente nos va alejando.

Es una película sin artificios, irónica, melancólica a ratos, reflexiva, enternecedora, realista y sobre todo es bella. Una historia sobre la vida sencillamente magnífica en la que la vida es un camino, no una meta y es preciso disfrutar de ella y lo que el camino nos depare siempre será lo de menos.

Para verla sólo tienes que pasar por la biblioteca DVD PE 4610

  Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

CineclubHoy en nuestra sección un libro de cine para una semana de cine, “Cineclub” de David Gilmore.

Fue un trato muy poco convencional: Jesse podía dejar de ir al instituto, dormir todo el día, no trabajar y no pagar alquiler, pero a cambio tenía que mantenerse alejado de las drogas y ver tres películas a la semana con su padre, el crítico de cine canadiense David Gilmour. Jesse aceptó de inmediato y, al día siguiente padre e hijo comenzaron con la primera película de la lista: “Los cuatrocientos golpes”, de François Truffaut. A lo largo de tres años, padre e hijo vieron todo tipo de películas, desde las consideradas joyas del cine hasta los grandes bodrios de todos los tiempos. Con el trasfondo de El padrino, Instinto básico, Showgirls, Ciudadano Kane o La ley del silencio, David y Jesse hablan de los principales directores de cine, de las escenas célebres y de los actores que las protagonizaron, y poco a poco sobre todo tipo de temas: chicas, música, mal de amores, trabajo, drogas, talento, dinero, amor, amistad… Cineclub es un repaso personal a la historia del cine, un desafío a nuestras nociones de la educación y, sobre todo, la historia real y conmovedora acerca de cómo un padre y un hijo sortearon una época muy especial en su relación; el periodo en que los hijos se encierran en sí mismos y los padres pierden la oportunidad de llegar a ellos. Esta es la historia de una decisión que lo cambió todo.  (Datos sacados del libro)
 
Para los amantes del cine este libro es una pequeña joya, y si tienes pocos conocimientos sobre el séptimo arte aquí puedes encontrar una buena guía de algunas de las mejores películas que ha dado la industria. Al final del libro hay un índice alfabético de todas las películas que padre e hijo van comentando, la mayoría de las cuáles están disponibles en la biblioteca.
 

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones