Archivo de la etiqueta: Método KonMari

RECOLECTURAS – La magia del orden

 

La_magia_del_orden

Organizar debería ser el acto de restaurar el equilibrio entre la gente, sus posesiones, y la casa donde viven.

Hoy en nuestra sección un libro para desordenados como yo o, por decirlo de otra forma, para los que quieran poner orden en su vida.

En La magia del orden Marie Kondo, experta japonesa en organización, nos explica su propio método, el método KonMari, que aúna la filosofía oriental, el feng shui y el coaching inspiracional.

Para la autora una habitación caótica es el reflejo de una mente caótica y, en el momento en el que empiezas a organizar, te sientes obligado a reajustar tu vida.

La organización debe empezar por la eliminación, y ahí es dónde surgen las primeras dudas, ¿Qué es lo que debo eliminar? o por decirlo de otra manera, ¿Qué es lo que quiero conservar?

A la gente le cuesta trabajo deshacerse de cosas que aún podrían usar (valor funcional), que contiene información útil (valor informativo) o con lazos sentimentales (valor emocional). Cuando estas cosas son difíciles de conseguir o restituir (rarezas), se vuelven aún más difíciles de desechar.

Marie lo tiene muy claro: guarda las cosas que te hacen feliz:  ¿Te hace feliz ponerte ropa que no te gusta? ¿Te alegra estar rodeada de montones de libros que no te llegan al corazón? Ahí tienes las respuestas. La mejor manera de descubrir lo que realmente necesitamos es deshacernos de lo que no necesitamos.

Una vez hecha esta primera fase, debemos saber cómo guardar lo que vamos a conservar. Nuestra capacidad para evitar el exceso depende de la capacidad para simplificar el almacenamiento. Hay que asignar un sitio para cada cosa. Guarda todos los objetos del mismo tipo en el mismo lugar, y no disperses los espacios de almacenamiento. Si cada cosa tiene su espacio y nos preocupamos diariamente de que esto se mantenga así, evitaremos el efecto rebote.

Como todo método requiere su práctica, a lo largo del libro nos va dando consejos de cómo llevar a cabo algo que en un principio parece sencillo. Para ella la mejor secuencia es: primero la ropa, luego los libros, papeles, objetos varios y por último, los objetos y recuerdos sentimentales.

Y ya puestos, centrémonos en la ropa. Además de darte consejos prácticos de cómo organizarla: en posición vertical en los cajones, colores claros delante y oscuros detrás, en las perchas tejidos pesados y oscuros a la izquierda y claros y ligeros a la derecha, todo tiene su explicación como veréis si os leéis el libro; me encanta la explicación que da para evitar el sentimiento de culpa cuando te desprendes de algo que apenas has usado, bien porque ya no te gusta, bien porque no te sienta bien. Te dice que esa prenda ya cumplió su función, te enseñó lo que no te sienta bien, y ya es el momento de dejarla marchar. Además incluso te pide que le hablemos. Esto puede sonar un poco de locos, pero ella cree que debemos cuidar y respetar a los objetos y prendas porque forman parte esencial de nuestra vida, además cumplen una función fundamental si hemos sido capaces de rodearnos de los objetos adecuados: hacernos felices y hacernos la vida más cómoda. Cuando lo pongas en práctica, te sorprenderá ver cuántas cosas que posees ya cumplieron su función. Para apreciar de verdad las cosas que son importantes para ti, primero debes desechar las que han vivido más allá de su propósito.

Nuestras pertenencias relatan con gran fidelidad la historia de las decisiones que hemos tomado en la vida. Organizar es una forma de revisar las cosas que nos muestran lo que de verdad nos gusta.

Si hay algo que me ha gustado especialmente del libro es la relación directa que se establece entre el orden de tu casa y el orden de tu vida, lo que ella denomina “la magia del orden“. A través de ejemplos prácticos con clientes que ha ido teniendo, vemos como la organización afecta positivamente a tu vida, tanto en lo personal como en lo profesional: “La organización cambia drásticamente la vida propia“. Al obtener un criterio claro para juzgar las cosas, se gana mucha confianza en uno mismo. Afinamos de manera natural nuestras habilidades para tomar decisiones. Incluso el aspecto físico mejora, al tener la casa en orden, el aire se vuelve más fresco y limpio, es mucho más fácil limpiar y, además, eliminamos el estrés que produce el no encontrar algo (comprar compulsivamente, al igual que comer y beber en exceso, son intentos por aliviar el estrés).

El libro me ha encantado porque ha cumplido su función, enseñarme a cómo organizar mi caótica casa y sobre todo mi caótico armario y, sobre todo, enseñarme a deshacerme de las cosas sin sentimiento de culpa. Y ahora queda lo más difícil, llevar a la práctica lo aprendido. ¡Qué ganas tengo de llegar a casa y empezar a tirar! Aunque como dice Marie, lo ideal es hacerlo de una sola atacada, así que quizás deba esperarme a las vacaciones.

Si tú también estás deseando poner orden en tu casa y en tu vida, este es tu libro y, como siempre aquí, en tu biblioteca.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized