Archivo de la etiqueta: Matt Stern

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

invictus

Ya es de todos conocida la maestría del gran Clint Eastwood cuando se pone detrás de la cámara y siempre se espera mucho de él cuando se pone al frente de la realización de cualquier proyecto y en el caso de Invictus, Eastwood demuestra sobradamente que es un gran narrador al margen de que cuenta con un texto muy cinematográfico, unos actores especialmente entregados y una experiencia dilatada y más que solvente, por lo tanto el resultado está garantizado.

Construye una película bien contada de principio a fin, si bien no aborda con fuerza suficiente ni profundiza sobre el cambio político y social en Sudáfrica, escenario de la película.

Impresionante Morgan Freeman en uno de esos papeles que huelen a Oscar, de hecho nominado a mejor actor protagonista, junto a Matt Damon, nominado así mismo como mejor actor de reparto. Sin embargo, a pesar de las más que buenas actuaciones de sus protagonistas, a la película le falta algo para brillar con luz propia a la que nos tiene acostumbrados Eastwood., si bien es verdad que la película se mantiene por sí misma y en algunos momentos emociona.

invictus2

Quizás lo que de negativo se le puede achacar a la película es que pasa de puntillas sobre un tema que hubiese dado mucho más de sí, y probablemente era el momento de abordarlo más en profundidad, como ya he comentado, el cambio social y político de Sudáfrica.

Lo más elogiable sin lugar a dudas es el enorme trabajo de Morgan Freeman, un actor veterano, curtido y al parecer muy inspirado, que volcó todo su talento y esfuerzo durante mucho tiempo en lograr convertirse en un verdadero y creíble Nelson Mandela, tanto que da la  impresión de que la película estuviera hecha única y exclusivamente para lucimiento del actor pues acaba siendo la personalidad que más sobresale; algo que por otro lado, conociendo al gran personaje, no debería sorprender y que sin embargo sí que lo hace si viene de la mano de Eastwood.

Un Nelson Mandela que, tras ser liberado de su larguísima reclusión política se hace democráticamente  con el poder en Sudáfrica en un momento en que la segregación racial entre blancos y negros es total y muy peligrosa. Su único objetivo como presidente del país es lograr una cohesión pacífica, una unión social que se vislumbra prácticamente  imposible pero que, gracias a su habilidad y a saber ganarse a los demás, intenta conseguir a través del deporte, en concreto a los Springboks, que es como se conoce a la selección nacional de rugby de Sudáfrica.

invictus3

“El deporte tiene el poder de cambiar el mundo. Tiene el poder de inspirar, el poder de unir a la gente de un modo que pocos consiguen” – Nelson Mandela.

Con la responsabilidad de celebrar el mundial de naciones, Mandela encuentra en la pasión por el deporte el camino épico para que el pueblo recupere la ilusión y se limen las asperezas. Para ello cuenta con la inestimable ayuda del capitán de la selección, interpretado por Matt Damon al que le insufla con el valor de la victoria como verdadero camino para lograr esa esperada unión.

invictus4

En la película, Mandela acude a Pienaar para que lleve a su equipo a lo más alto, citando un poema que, para él, fue fuente de inspiración y fortaleza durante sus años en prisión. Más adelante se desvela que el poema es “Invictus” de William Ernest Henley. La traducción del título sería “invicto”, que, según Eastwood, “no representa ningún elemento característico de la historia. Según transcurre la película, adquiere un significado más amplio”.

invictus5

“Se trata de una importante historia acerca de un acontecimiento asombroso que muy pocos conocen”, señala Freeman. “No puedo recordar ningún momento histórico en el que una nación se uniera de forma tan repentina y tan absoluta. Estaba orgulloso de tener la oportunidad de contar esta historia y cuando tienes la oportunidad de contarla con las aptitudes de Clint Eastwood…es algo que debes hacer”.

“La historia tiene lugar en un momento crítico de la presidencia de Mandela. Creo que fue muy inteligente al valerse del deporte para reconciliar a su país. Sabe que debe volver a unir a todos para encontrar un modo de apelar a su orgullo nacional, algo, quizá lo único, que tenían en común en ese momento. Sabe que, a la larga, blancos y negros tendrán que trabajar juntos, como un equipo, o el país no prosperará, de manera que muestra mucha creatividad usando un equipo deportivo como un medio para lograr un fin”, señala Eastwood.

Ese fin es el sueño de Mandela de una “nación multicolor”, empezando con los colores verde y oro de los Springboks. Por supuesto, el plan del Presidente comporta ciertos riesgos. En medio de una desalentadora crisis socioeconómica, incluso sus asesores más cercanos se cuestionan por qué se centra en algo tan aparentemente insignificante como el rugby. Muchos se preguntan cómo puede apoyar a los Springboks, especialmente en un momento en el que los sudafricanos negros quieren erradicar permanentemente el nombre y el emblema que han despreciado durante mucho tiempo como símbolo del apartheid. Sin embargo, Mandela tiene la precaución de reconocer que eliminar el querido equipo de rugby de los sudafricanos blancos sólo aumentará las diferencias entre las razas, hasta tal punto que dichas diferencias nunca se podrán salvar.

invictus6

Para ver la historia con cierta perspectiva, John Carlin, autor del libro El Factor Humano, en el que se basa la película, explica, “Lo que hay que entender es que, a los sudafricanos negros, la camiseta verde de los Springboks les recordaba intensamente el apartheid. Odiaban esa camiseta porque simbolizaba, tanto como cualquier otra cosa, las tremendas humillaciones a las que estuvieron sometidos. La habilidad de Mandela fue reconocer que ese símbolo de división y odio se podía transformar en un poderoso instrumento de unidad nacional”.

“Mandela comprendió que tenía una oportunidad perfecta para dirigirse a la parte del electorado que no le había votado…que, en verdad, le temía. Los sudafricanos blancos eran fieles seguidores de los Springboks, así que usar el foro de la Copa del Mundo era perfecto. No se trataba sólo de un partido, sino del hecho de que Mandela aprovechó un equipo que los sudafricanos negros odiaban y, con fuerza de voluntad, prácticamente arrastró a todos a ser seguidores del equipo”, añade Anthony Peckham.

Como curiosidad, “Invictus” se rodó totalmente en exteriores en las ciudades de Cape Town y Johannesburgo, Sudáfrica, y sus alrededores, es decir los escenarios naturales de la historia que relata.

En definitiva se trata de una película de la que se pueden sacar muchas conclusiones y con unas interpretaciones magistrales entre las que destaca como no, la de Morgan Freeman.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones