Archivo de la etiqueta: Literatura

RECOLECTURAS – La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey

Hoy en nuestra sección un libro de esos que a mí me gusta llamar «bonitos» pero con enjundia, y con un título largo y difícil de aprender: La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey, de Mary Ann Shaffer y Annie Barrows.

Este libro lo adquirí hace unos diez años, y precisamente lo que me gustó de él fue el título tan rocambolesco: ¿Qué tiene que ver un pastel de patata y una Sociedad literaria? Después de leerme el libro descubrí la relación existente, pero sobre todo descubrí una historia maravillosa que me enganchó y enamoró, como sigue enamorando a multitud de lectores desde entonces.

Enero de 1946: Londres emerge de las sombras de la segunda guerra mundial. La escritora Juliet Ashton (famosa por sus crónicas humorísticas Izzy Bickerstaff va a la guerra), está buscando el argumento para su próximo libro. ¿Quién podría imaginarse que lo encontraría en la carta de un desconocido, un nativo de la isla de Guernsey, a cuyas manos ha llegado un libro de Charles Lamb que perteneció a Juliet? A medida que Juliet y el desconocido intercambian cartas, ella se queda atrapada en un mundo maravillosamente excéntrico. La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey (nacida como una coartada espontánea cuando sus miembros fueron descubiertos rompiendo el toque de queda de los alemanes) contiene una galería de personajes profundamente humanos, divertidos, encantadores, desde granjeros a frenólogos, todos amantes de la literatura, que sobrellevaron la ocupación nazi organizando reuniones de lectura sobre novelas clásicas, siempre alrededor de un pastel de patata.

Entre ellos vamos a conocer a Isola Pribby que siente debilidad por las hermanas Bronte y en especial por Cumbres borrascosas. A Eben Ramsey que le gusta sobre todo Shakespeare, aunque también Dickens y Wordsworth. A John Booker (exalcohólico), que lee las cartas de Séneca, mientras se hace pasar por su señor, lord Tobias. Pero sobre vamos a conocer a Elizabeth McKenna, fundadora de la sociedad, y que en el momento en que se narra la historia está desaparecida, pero que sigue muy presente a través de los recuerdos de las personas que la conocieron y trataron, y de los objetos que permanecen en la casa que habitó. Elizabeth se convertirá en el centro que Juliet necesitaba para su libro. Es el alma de la historia. El nexo de unión entre los personajes. Amable, valiente, divertida. La que se inventó la mentira de la Sociedad Literaria e hizo que luego funcionara. Guernsey no era su casa, pero se adaptó al lugar y a la pérdida de libertad.

Porque esta es la historia de Guernsey, de las Islas del Canal ocupadas por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial desde 1940 a 1945 (la autora pasó dos años documentándose), de una población olvidada, de sus penurias, pero sobre todo de la amistad entre sus habitantes, de la valentía y determinación por sobrevivir, y de la literatura como poder sanador.

La novela está de plena actualidad porque recientemente se ha llevado al cine con gran éxito. Yo tuve la oportunidad de verla y me encantó. Aún está en cartelera aunque, lamentablemente, no en nuestro municipio. Os dejo con el trailer que seguro os anima a leer el libro:

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – Historia de una pasión

“Historia de una pasión” pasó casi de puntillas por los festivales de Berlín y San Sebastián poco antes de estrenarse en España, y no precisamente por ser una  mala película. Todos sabemos que no es necesario que una película tenga muchos premios para que sea buena. Los premios no son fundamentales, especialmente porque en muchas ocasiones se conceden por capricho o imperativos, pero lo cierto es que tratándose de una película tan personal y tan escasa de publicidad, le hubiera venido muy bien una mención para su carrera comercial.

Es la  última película realizada hasta el momento por Terence Davies, que casualmente cumple cuarenta años como director y guionista, y que, contando con sus cortos, su filmografía se reduce a una docena de títulos. Como persona, tengo entendido que  es un señor educado, inteligente, con fino sentido del humor e interesado por muchas cosas, además de modesto. Profesionalmente, en algunas ocasiones más que otras  ha sido capaz de plasmar estas virtudes en su obra. Lo que sí es cierto es que ha demostrado ser  fiel a sí mismo,  sin nunca venderse a modas caducas o a proyectos que no le interesaban.

La traducción que se ha hecho del título original (“Una pasión silenciosa”) al español, no es demasiado acertada, ya que al traducirlo podría estar perdiendo esa faceta más intimista que el director quiere reflejar y atraer equivocadamente a un público que no busca eso precisamente.

Es una película que logra emocionar, no tanto porque sea una historia triste sino por su exquisitez y por su hermosura. Un guión notable plagado de preciosas frases sin caer nunca en la cursilería y también  un inusual retrato sobre la sensibilidad de una mujer, la escritora Emily Dickinson. Pero está tan bien descrito que se hace extensivo a todas las mujeres que la rodeaban, en las que vemos reflejadas sus dudas, sus limitaciones y como debían de ser sus actitudes en la rigidez de la sociedad de la alta burguesía estadounidense en los siglo XVIII y XIX. Y lo más sorprendente de todo es que, en parte, aún sigue vigente en nuestros días, ya que, aunque muchas cosas hayan cambiado, la esencia de la feminidad permanece, además de otras luchas que aún se reconocen.

Están muy bien trabajadas las intenciones, como los juegos de miradas y gestos que aparecen en muchas de las escenas y que sin decir nada lo dicen todo.

La interpretan un gran elenco de actores que no pueden ser más apropiados para el papel. Rodada en Amherst, Massachussets, en la casa de Emily Dickinson, ésta inusual producción inglesa en coproducción con Bélgica, posee una gran banda sonora. Es un estilo de música “diferente”, introspectivo y nostálgico, con ciertas notas  reflexivas  y que ha contado con la interpretación de la Filarmónica de Bruselas. Su vestuario, a pesar de lo limitado de su presupuesto, luce, y lo más importante, sus actores saben moverse con ellos, no se ven encorsetados ni  disfrazados.

En definitiva, una película hermosa y conmovedora, que a pesar de su corto  presupuesto y escasa ambición, es una película grande para una gran minoría, muy posiblemente integrada por aficionados a la literatura romántica, antropólogos, estudiosos de la época y actores de rigor, sobre todo del teatro clásico. Una joyita de las que de vez en cuando, desgraciadamente muy de vez en cuando, tenemos el inmenso placer de toparnos.

Altamente recomendable, especialmente para los amantes de éste tipo de cine y en general para todos aquellos que gustan del cine bien hecho. DVD PE 4591

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – El mal de Montano

Rosario Girondo está poseído por el mal de Montano, es un ser enfermo de literatura. En un intento de curación, inicia una quijotesca contienda mental que le lleva por tierras de Nantes, Lisboa, Praga, Budapest, las Azores y Valparaíso. En sus desplazamientos va dibujando, en forma de diario íntimo visitado por la memoria de un sinfín de autores, el mapa geográfico de Montano, una comarca infinita y peligrosa en la que proliferan los enemigos de lo literario. Su lucha es un combate continuo contra un realismo que cae sobre su imaginación novelesca como una gota fría y un contratiempo inadmisible.

Esta es la crónica de un hombre de acción asfixiado de literatura. Narra los avatares de un novelista que enferma de literatura, enfermedad que tiene como síntoma recurrente el deseo del narrador de encarnarse en la literatura misma, de desaparecer en las citas de los libros que lee. Vila-Matas aborda la función de la literatura en el mundo contemporáneo, su situación actual, una reflexión sobre la relación entre ensayo y ficción (¡Cuidado!, no entre realidad y ficción).

El protagonista es un narrador en primera persona llamado Rosario Girondo, un “matrónimo” detrás del que se esconde el escritor enfermo de literatura.; un alter-ego de Vila-Matas, adscribiéndose al género de la autoficción, algo ligeramente distinto a la autobiografía, en el que el autor se construye como quiere que le vean los lectores (varios datos y rasgos de Rosario Girondo coinciden con la vida y obra de Vila-Matas).

La estructura es muy singular, original y personal. Es como un tapiz que se dispara en muchas direcciones. El libro esta dividido en 5 bloques:

  • Es una nouvelle, un relato breve
  • Es un diccionario de escritores diaristas
  • Es una conferencia-teatro
  • Diario personal del narrador
  • El libro va mas allá del diario y entra en una escena atemporal, desemboca en una escena final en lo alto de la montaña suiza. Es la parte mas intimista y poética de la novela.

Es un libro de viajes, un ensayo, un estudio sobre los diarios; tiene una pálida trama. Reúne una serie de géneros cuyas fronteras se difuminan.

La trama trascurre en el 2001 (año del atentado de las torres gemelas). Hay un rechazo total al realismo. Ademas de citar, manipular y falsificar fragmentos ajenos, suele también citarse a si mismo. Es una novela típicamente posmoderna, con intertextualidades de todo tipo. Es una metanovela de la escritura, con un protagonista intelectual o escritor (rasgos metaficticios).

Más allá del éxito unánime de crítica, que ha resaltado la originalidad de su planteamiento y su extraordinario sentido del humor, este libro ha traspasado las fronteras literarias convirtiéndose en un símbolo de la enfermedad de la literatura y fuente de inspiración para creadores de otras disciplinas que, lanza en ristre, continúan la gesta de salvaguardar un arte en peligro.

Nos propone el triunfo de la literatura, la victoria sobre los enemigos de la cultura libresca, como si solo a través de la literatura pudiéramos entrever una idea de supervivencia, alguna forma de salvación, cierta posibilidad de un sentido nuevo para la existencia propia.

Con esta novela, Vila-Matas obtuvo el Premio Herralde y el Premio Nacional de la Crítica en 2002, además de otros prestigiosos premios, entre los que destaca el premio Médicis-Étranger (al mejor libro extranjero publicado en Francia).

Para saber más, pincha aquí.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – El ladrón de palabras

ladron

El próximo sábado día 23 se celebra el Día Internacional del Libro. Es un día simbólico para la literatura mundial  ya que en este día, pero del año 1616  supuestamente fallecieron dos genios de la literatura universal,  Miguel de Cervantes y William Shakespeare, aunque en realidad Cervantes fallecía el 22 y era enterrado el 23, mientras que Shakespeare murió el 23 de abril del calendario Juliano que corresponde al 3 de mayo del calendario gregoriano.  También el mismo día fallecía el Inca Garcilaso de la Vega. Igualmente se conmemora el nacimiento o muerte de otros autores como  Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo.

La elección de este día fue una decisión espontánea tomada en la Conferencia General de la UNESCO celebrada en París en el año 1995 en el que su Director General en ese momento,  Koïchiro Matsuura,   lo describió así: “Ventana abierta a la diversidad de las culturas y puente tendido entre las civilizaciones, vector de valores, de saberes, del sentido estético y de la imaginación, el libro es ante todo obra de la inteligencia, la creatividad y la cultura humanas: por ello enriquece el patrimonio inmaterial de la humanidad”.

El año 2001 se designó a Madrid como la capital mundial del libro y desde entonces cada año se designa una ciudad del mundo que realiza durante el año actividades culturales relacionadas con el libro. Este año le toca a Breslavia en Polonia.

Y como de libros se trata, hoy quiero recomendar una película que va de eso, de libros, de literatura. Se trata de “El ladrón de palabras”.

La película trata del hecho de crear  jugando con las palabras, de las ficciones que se mezclan con la realidad, y de los asuntos reales que se adornan con elementos de ficción.

ladron2

Está estructurada en tres capas narrativas diferentes: Dennis Quaid, un brillante novelista, lee las dos primeras partes de su última novela ante un auditorio entregado / Bradley Cooper, protagonista de la ficción creada por el personaje de Quaid, vive su propia historia intentando triunfar como novelista hasta que encuentra un manuscrito original y anónimo, lo hace pasar por suyo y se convierte en escritor de moda / Jeremy Irons, el verdadero autor de este manuscrito, se encuentra con él y le cuenta las razones por las que lo escribió y cuánto de realidad y tan poco de ficción hay en ese relato.

Tres personajes, tres historias y dos novelas. Todos los relatos conllevan una relación amorosa más o menos duradera (Irons y la esposa que perdió, Cooper y la esposa que está a punto de perder, Quaid y la estudiante de Literatura que le seduce porque en realidad quiere saberlo todo sobre su novela) y se conjugan en función de esas palabras que uno roba al otro según la historia que el tercer personaje masculino ha decidido crear, aunque siempre nos quedará la duda de si el escritor encarnado por Quaid no ha usurpado también las palabras escritas por otro, su personalidad literaria, de modo que el bucle nunca llegaría a cerrarse.

ladron3

El ladrón de las palabras es interesante por sí misma (aunque a veces resulta un poco parca si tenemos en cuenta el caudal de ideal que desprende en torno a la vida y la ficción) y por aquello que deja entrever, por sus sugerencias más que por sus certezas. La película ha necesitado de dos directores, los debutantes Brian Klugman y Lee Sternthal, algo que no es  muy habitual a no ser que se trate de dos hermanos (los Taviani, los Coen, los Farrelly…). Con todo, quien parece llevar las riendas del proyecto es Bradley Cooper en su doble función de actor y productor ejecutivo, estableciendo una distancia entre su primera aparición en la pantalla (en las  teleserie Alias o Sexo en Nueva York) y la que le ha mantenido como una de las estrellas de la comedia hollywoodiense (Resacón en Las Vegas).  Con esta película  comienza su andadura como actor serio y a partir de aquí, ha hecho otras en la misma línea como “El lado bueno de las cosas” , “La gran estafa americana” o  “El francotirador” que nos lo revela  como un actor de los pies a la cabeza.

En un momento del relato, cuando todos los elementos de la historia van cuajando, el anciano personaje que interpreta Jeremy  Irons asegura que todos tomamos decisiones, pero lo difícil es vivir con ellas. El ladrón de las palabras es también una película sobre esta idea impregnada de lucidez y de dolor: los tres protagonistas masculinos han tomado decisiones, sumamente drásticas en dos de los tres casos (una ruptura no deseada y el hurto de un libro ajeno), pero no alcanzan a conocer la dimensión de sus actos hasta que deben enfrentarse a la idea de una existencia marcada por esas decisiones. Aquí la película se crece aunque esté, paradójicamente, llegando a su fin.

ladron4

La película no nos deja indiferentes.; el argumento es interesante, los interpretes son buenos y asistimos al intento de explicar desde un punto de vista cinematográfico el proceso de creación de una novela y de las experiencias vitales que influyen en ello, y por si esto fuera poco, por partida triple.

En la historia del cine encontramos muchos ejemplos que reflejan con acierto el proceso de la escritura de una novela, la crisis creativa de un autor, el uso de las palabras para expresar nuestros propios sentimientos o la influencia de la vida real en la ficción, como por ejemplo “Tierras de penumbra”, “Shakespeare in love”, “Truman Capote” o “Vida de éste chico” y muchas más. Quizás sea un buen momento para sumergirse en éste tipo de cine y por qué no, empecemos por esta recomendación que como siempre podéis encontrar en nuestra biblioteca DVD PE 3970.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS -Revista Litoral

litoral-logo

Litoral

Tengo el placer y el honor de presentarles una revista maravillosa, Litoral. Revista de poesía, arte y pensamiento.

En 1926 un grupo de artistas deciden crear en el Sur de España una revista de Poesía. La revista fue fundada en Málaga con el nombre de LITORAL por Emilio Prados y Manuel Altolaguirre, con la ayuda de un grupo no muy extenso de colaboradores entre los que se encontraban prosistas, poetas, dibujantes y tipógrafos: LITORAL ¡Qué bellísimo nombre para una revista, decía Rafael Alberti.

El proyecto de editar en aquellos años una revista literaria de vanguardia era difícil, pero se cristalizó con el entusiasmo de estos dos jóvenes poetas que tuvieron la fortuna de contar con los más valiosos creadores de la que iba a ser la nueva Cultura española.

El primer número aparece en otoño de aquel año con esa cubierta de color azul Mediterráneo, que acentuaba la vocación marina del grupo.

En efecto existe una carta fundacional de Prados al pintor Manuel Ángeles Ortiz en la que incidía en el propósito de hacer una revista que evocara al mar y con esas directrices le solicitaba un dibujo para la portada.

El resultado fue un pez saliendo del agua, símbolo que ha permanecido inalterable hasta nuestros días.

litoral

En el sumario de aquel primer número en el que se encuentran Federico García Lorca, José Bergamín, Jorge Guillén, Gerardo Diego, entre otros, se empieza a configurar lo que hoy se conoce como la Generación del 27, el grupo poético más importante del siglo XX dentro de la literatura española.

LITORAL era más que una revista, era un grupo de artistas que manifestaban sus comunes ideales estéticos en una ciudad hasta entonces sin una tradición poética y artística de repercusión.

En aquel grupo siempre se estuvo atento a las corrientes más innovadoras que iban sucediéndose en una época de grandes convulsiones, tanto sociales y políticas como culturales. Es en octubre de 1927, al aparecer el número 5, 6 y 7, cuando todos aquellos intelectuales que habían empezado su labor en torno a los años veinte se unen en una publicación periódica; es el testimonio conjunto más importante de ese momento cumbre en la evolución generacional: un número homenaje de LITORAL reivindicando la figura de Luis de Góngora. Con este volumen acabaría la primera etapa. La revista dejaría de publicarse durante todo 1928 y parte de 1929; hasta que, bajo la iniciativa del poeta José María Hinojosa, que se incorpora a la dirección junto a sus creadores, vuelve a ver la luz. En esta, su segunda y breve etapa, la revista tomará un rumbo marcadamente surrealista.

Iniciados los años treinta el grupo va desperdigándose. Las circunstancias sociales y personales llevarán a cada uno de sus componentes por caminos diversos. En 1931 se proclama la II República en España y los surrealistas se adhieren a la Asociación de Escritores y Artistas Revolucionarios: Prados, buceador de sus propias minas secretas o el cazador de nubes como lo llamaba Lorca, se radicaliza hacia posiciones de izquierda y Altolaguirre retoma en París sus actividades editoriales publicando Cuadernos de Poesía.

En 1936, José María Hinojosa es fusilado por un pelotón de ajusticiamiento de milicianos republicanos y, tres años más tarde, Emilio Prados sale con destino a México con un grueso de exiliados. Son años difíciles para la cultura. En 1944, Prados, junto a Altolaguirre, que había llegado de Cuba un año antes, y otros tres poetas españoles, José Moreno Villa, Juan Rejano y Francisco Giner de los Ríos, deciden resucitar la revista para recuperar su propia conciencia intelectual tras ver sus ideales truncados por la guerra civil. Tan sólo aparecerían tres números en esa tercera etapa. En este LITORAL nos encontramos con todas las voces del destierro, entre las que se encontraban las de Juan Ramón Jiménez, Max Aub y León Felipe.

LITORAL será en el futuro algo más que una revista de aquellas décadas. Será ya un símbolo de aquella generación rota brutalmente por la guerra civil. En México mueren Emilio Prados, Luis Cernuda, León Felipe, Juan Rejano y Pedro Garfias.

En mayo de 1968, en pleno mayo francés y aún vigente la funesta sombra de la dictadura, vuelve a parecer LITORAL, en su cuarta etapa y en la Málaga que la vio nacer. Esta vez de la mano de José María Amado, quien se encarga de resucitarla con el mismo espíritu liberal que la caracterizó en sus inicios.

Entre los grandes retos de este renacido LITORAL estaba el de mantener el mismo nivel de calidad editorial que sus predecesoras. Uno de los propósitos, y así se señala en el número 1 de esta cuarta etapa, era rendir un culto a la verdad, no a la verdad que la historia había silenciado durante treinta años, sino a la verdad de la Poesía.

En esos primeros años literarios se hicieron homenajes a Alberti, Lorca, Picasso, Prados, Altolaguirre y Machado. Desde Madrid mandaba de puño y letra su colaboración Bergamín y Aleixandre. Pero además de difundir la obra de los artistas del 27, la revista se abrió a las nuevas generaciones, tanto de dibujantes como de poetas: se publicaron aportaciones a la poesía del cincuenta y el setenta, donde figuraban jovencísimos escritores entonces, hoy ya consagrados, como Antonio Gala, Félix Azúa, José Agustín Goytisolo, José Manuel Caballero Bonald, Félix Grande, Fernando Quiñónes, Carlos Sahagún, José Ángel Valente, Vicente Molina Foix, Juan Cruz, Ana María Moix, Fernando G. Delgado, etc…

Además de esa predominante tendencia ética a lo social donde brillaban con luz propia poetas como Gabriel Celaya y Blas de Otero, empezaban a surgir aventuras expresivas novedosas. Claudio Rodríguez, Ángel González y Jaime Gil de Biedma, fueron los precursores de esa nueva generación de poetas. La revista tenia una deuda con el pasado pero no debía olvidar nunca su fiel compromiso con los movimientos de vanguardia, tanto artísticos como literarios.

A principios de los años setenta, la revista se dedica a difundir la obra de sus creadores publicando con carácter facsímil los números de sus primeras etapas. LITORAL buscaba un camino nuevo, al tiempo que encontraba sus raíces en lo que era la Historia. En 1975 se incorpora a la dirección junto a José María Amado, el poeta y pintor Lorenzo Saval, sobrino nieto de Emilio Prados.

Artistas de todas las épocas dibujaban para la revista. Desde pintores que vivieron el surrealismo en sus inicios, como Maruja Mallo, Eugenio Granell o José Caballero, hasta esa nueva generación de artistas que iban surgiendo: Enrique Brinkmann, Stefan, Díaz Oliva, Barbadillo, Antono Jiménez, Juan Béjar, Eugenio Chicano, Francisco Peinado, Miguel Rodríguez Acosta, y poetas pintores como Rafael Pérez Estrada o Joaquín Lobato. Más tarde colaboraría una nueva generación de artistas más jóvenes, entre los que se encuentran Diego Santos, José Ignacio Díaz Pardo, José María Prieto, Diazdel, Paco Aguilar o María José Vargas Machuca.

Pero además de todo esto la revista tiene monográficos,tales como, Málaga Meeting Point, La poesía del flamenco, La poesía del jazz, La poesía del mar, La poestía del rock, Antología de poesía italiana, de poesía ucraniana, México, Chile, Argentina, Deporte, arte y literatura, Animalia, Pasajeros, El vino, Humo en el cuerpo, Cartas y caligrafías, El arte de volar, La noche…

Son una maravilla de la edición. Cada número cuidadosamente elaborado, con ilustraciones preciosas. El contenido igualmente excepcional. En la biblioteca Miguel de Cervantes, ahora mismo hay disponibles un total de 47 números, si quieres ver una selección de ellos, pincha a continuación.

(Datos sacados de http://edicioneslitoral.com/)

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

Hoy en la sección una de nuestras novedades, Cómo encontrar el amor en los cincuenta de Pascal Morin.

amor

Si le hubieran dicho que a lo largo de ese año escolar se enamoraría, se habría negado a creerlo. Sin embargo, la escena inverosímil que iba a presenciar al día siguiente tendría consecuencias inesperadas, a la manera del famoso aleteo de las mariposas.

Cambiar de rumbo a los cincuenta no es fácil, al menos no es más fácil que a los veinticinco o a los cuarenta. Y si hablamos de encontrar la felicidad, incluso el amor, entramos ya en el ámbito de los cuentos de hadas. Pero como la vida es una fuente inagotable de sorpresas, y París siempre será París, Pascal Morin nos propone un delicioso, inteligente y atrevido juego de espejos en el que los personajes se encuentran sin buscarse, se alejan sin quererlo y, a la postre, no pueden evitar toparse con su propia imagen. Una divertida fábula moral que removerá en el lector emociones dormidas y sensaciones olvidadas.

En el espléndido escenario de la luminosa ciudad, rebosante de energía, seductora y cosmopolita, se suben al carrusel de esta historia Catherine Tournant, profesora sofisticada, segura de sí misma y ordenada, amante de los libros y de la cultura en general, aunque algo solitaria; Dimitri Diop, un joven fontanero senegalés, y su padre, Robert, un atractivo cincuentón; la joven estudiante Natacha Jackowska, “Soy adulta y estoy vacunada“, el estilista Jérémie Lesdiguières y la psicoanalista Ève-Marie Saada, mujer fascinante de frágil equilibrio mental. Como siguiendo los pasos de una contradanza, los encuentros y desencuentros de los protagonistas los llevan a poner en tela de juicio sus convicciones y a plantearse hasta qué punto están dispuestos a aceptar todo lo mágico que ofrece la vida.

Estos son más o menos los personajes principales, todos acaban unidos entre sí y confluyen en una casa de campo que Catherine tiene en su pueblo natal, pero esto ocurre al final del libro y si queréis saber cómo terminan ahí y los hilos que ha ido entretejiendo la vida para ponerlos en contacto, algunos por razones de parentesco, sólo tenéis que leerlo, y como siempre lo puedes encontrar aquí, en tu biblioteca.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

Señorita PrimHoy en nuestra sección uno de los libros revelaciones del pasado año, todo un éxito de ventas, “El despertar de la señorita Prim”, la primera novela de la periodista, especializada en economía, Natalia Sanmartin Fenollera.

Se busca espíritu femenino en absoluto subyugado por el mundo. Capaz de ejercer de bibliotecaria para un caballero y sus libros. Con facilidad para convivir con perros y niños. Mejor sin experiencia laboral. Abstenerse tituladas superiores y posgraduadas.”

Atraída por un sugestivo anuncio en el periódico, Prudencia Prim llega a San Ireneo de Arnois, un pequeño lugar lleno de encanto y donde nada resulta ser lo que parece. La señorita Prim ha sido contratada para organizar la biblioteca del Hombre del Sillón, un hombre inteligente, profundo y cultivado, pero sin pizca de delicadeza. Pese a las frecuentes batallas dialécticas con su jefe, poco a poco la bibliotecaria irá descubriendo el peculiar estilo de vida del lugar y los secretos de sus nada convencionales habitantes. Todos ellos pondrán a prueba su visión del mundo, sus prejuicios y temores más íntimos y sus más profundas convicciones.
 
Narrado con ingenio, brillantez e inteligencia, El despertar de la señorita Prim nos sumerge en un inolvidable viaje en busca del paraíso perdido, de la fuerza de la razón y la belleza y de la profundidad que esconde tras las cosas pequeñas.
 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones