Archivo de la etiqueta: Libros infantiles y juveniles

RECOLECTURAS – Un puente de libros infantiles

«Nos vimos intensamente comprometidos en el reto de atraer a los niños alemanes hacia un gran puente hecho de libros»

Desde 1967, el 2 de abril, coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, el IBBY (Organización Internacional para el Libro Juvenil) promueve la celebración del Día Internacional del Libro Infantil con el fin de promocionar los buenos libros infantiles y juveniles, y la lectura entre los más jóvenes. Por este motivo, mi recomendación para el día de hoy, es la autobiografía imprescindible de una mujer que, con su trabajo y tesón, creó la Biblioteca Internacional de la Juventud e impulsó la creación del IBBY: 

Un puente de libros infantiles de Jella Lepman.

El libro comienza con el regreso de Jella Lepman a Alemania en el otoño de 1945, tras su exilio en Reino Unido, y termina con su retiro de la Biblioteca en 1957. En estos años, en una Alemania de posguerra aún sumida en los escombros, Lepman promueve la primera exposición internacional de libros infantiles (1949). De los países europeos a los que escribió para que mandaran libros para la exposición, sólo uno rehusó, Bélgica: «Dos veces hemos sido invadidos por alemanes; lamentamos no poder aceptar su invitación»,  a lo que Lepman contestó: «Les ruego reconsideren su decisión, pues precisamente su país no puede quedarse al margen de ese intento por dar a los niños alemanes una nueva oportunidad. ¿Acaso no reviste para ustedes una especial importancia el hecho de implicarse en la formación de toda una generación de jóvenes alemanes para que nunca más tengan que temer  otra invasión». El envío belga aportó finalmente alguno de los libros más hermosos de la exposición. Inaugura meses después la Biblioteca Internacional de la Juventud, calificada por sus mecenas de la Fundación Rockefeller como una de sus contribuciones más significativas a la reorientación de Alemania Occidental y a la paz mundial; e impulsa la creación del IBBY (1953) y el premio Hans Christian Andersen. En 1951, organizó el congreso Entendimiento internacional a través de los libros infantiles y juveniles, cuya conferencia inaugural corrió a cargo del filósofo español José Ortega y Gasset.

Pero para llegar hasta ahí, todo un proceso agotador, y en ocasiones muy doloroso. Si no llega a ser por la valentía y el optimismo de esta mujer, estos proyectos no hubieran visto la luz. Tuvo que lidiar con la burocracia  y con la incomprensión de muchos sectores, sin olvidar que trabajaba en un mundo de hombres.  A todo esto se suma el desgaste a nivel emocional, Lepman tuvo que huir de Alemania, su país de origen, por culpa de la guerra, para volver a un país desconocido y envuelto en cenizas y escombros: «Me sentí forastera entre forasteros; no era odio lo que me embargaba, sino compasión. Y no una compasión hacia las personas, que la merecían solo en parte, sino hacia toda la condición humana que, en su limitación, había permitido que ocurrieran cosas como aquellas. Un huracán había arrasado el planeta; millones de personas habían perdido la vida; otros tantos millones habían perdido también su hogar; se habían derrumbado fronteras nacionales y habían ardido ciudades enteras; la cultura y la propia civilización llegaron a ser conceptos dudosos…»

En esta lucha, afortunadamente, no estuvo sola, entre el apoyo que recibió desde distintos ámbitos, tuvo uno fundamental en la figura de Eleanor Roosevelt (ex-primera dama de Estados Unidos), que apoyó de manera entusiasta el proyecto de Lepman, que siempre tuvo claro que la manera de superar las secuelas de la guerra y lograr el entendimiento entre naciones, debía venir de la mano del libro infantil y juvenil.

En  palabra de Wally De Doncker, presidente de IBBY: «A lo largo de la historia, los libros han sido vistos como algo peligroso para los regímenes autoritarios, debido sobre todo a que pueden inspirar a la gente a pensar de forma diferente. Todos los regímenes autoritarios sufren del mismo engaño. Lepman se dio cuenta de cómo los nazis habían usado la literatura infantil y juvenil para lavar la conciencia de los jóvenes adultos, asegurándose de que todos los libros estuvieran bien impregnados de la literatura nazi. En los sesenta, el régimen sanguinario de los jemeres rojos en Camboya persiguió y asesinó a muchas personas relacionadas con la producción literaria. Y hasta hoy mismo, los talibanes impiden que las niñas aprendan a leer».

Queremos acercar a nuestros hijos allí donde esté la mejor literatura, promover una cultura de lectura y dar a cada niño la oportunidad de convertirse en un lector de por vida; un niño debe disfrutar de la lectura.

Este maravilloso libro fue escrito y editado por vez primera en Alemania en 1964 y en 1969 vio la luz su edición inglesa. Nunca hasta ahora se había traducido y editado en español la inspiradora autobiografía de una mujer extraordinaria. Una mujer con visión, que logró contribuir, a través de los libros, al entendimiento internacional en un momento crítico de la historia. Sus proyectos alrededor de la literatura infantil y juvenil han crecido con el tiempo hasta su consolidación, y sus valores de respeto y tolerancia siguen siendo una referencia.

Al final del libro podemos leer la conferencia inaugural de d. José Ortega y Gasset en el congreso Entendimiento internacional a través de los libros infantiles y juveniles: La paradoja de la pedagogía y el ideal de una educación creadora de mitos.

 

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – Vacaciones de verano

Chicos. ¡Que ya estamos de vacaciones! Bueno, vosotros llevaréis una semana más o menos, pero nuestro blog descansa en julio y agosto, así que os dejo algunas sugerencias de lecturas para este verano.

¿Sabéis lo que más me gustaría estas vacaciones? Me encantaría irme a una isla desierta como la de Robinson Crusoe de Daniel Defoe. Aunque desgraciadamente no puedo ir. Pero… ¿Os cuento un secreto? Sabéis que tenemos la suerte de viajar con la mente gracias a la ayuda de los libros. Sí, pequeños y no tan pequeños lectores, así que definitivamente me voy a una isla, a La isla del tesoro de R.L. Stevenson. De la mano de Jim Hawkins viviré maravillosas aventuras, y conoceré al malvado pirata John Silver el Largo y su pata de palo. Aunque también me encantaría conocer a los liliputienses (unos seres humanos de tan sólo 15 centímetros de estatura, más o menos como la palma de una mano de un adulto),  a hombres gigantes en la tierra de Brodbingnag, o a científicos e intelectuales pedantes (seguro que en clase conocéis a más de uno, esos que lo saben todo y que siempre levantan la mano cuando la seño preguta). Todo esto y mucho más, es lo que voy a encontrar en Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift.

El verano es un buen momento para viajar y conocer nuevos sitios, pero tiene un «pequeño» inconveniente. Todo está lleno. Poner la toalla en la playa sin que el de al lado te meta los pies, es una odisea. Hace demasiado calor. Y todo está mucho más caro. Así que me quedo en casa, en mi sillón favorito, con mi aire acondicionado. Viajaré a la luna y al centro de la tierra, surcaré los mundos submarinos y recorreré el mundo nada más y nada menos que en 80 días, y todo gracias a Julio Verne. O tal vez me vaya a un lugar recóndito como el que puedo encontrar en El libro de la selva de Rudyard Kipling.

Ahora que tengo más tiempo, aprovecharé para resolver misterios. Para ello cuento con un montón de amigos, como Sherlock HolmesLos cinco de Enid Blyton; Tintín y su perro Milú; Gerónimo Stilton o Ágatha mistery, Ulises Moore, etc.

¡Uf! Tantas aventuras, viajes y enigmas me han dejado un poco agotada. Creo que necesito descansar la mente y relajarme un poco. Me apetece reírme, y para ello nada mejor que irme a Carabanchel Alto con la familia de Manolito Gafotas: su madre Cata, su padre Manolo, el abuelo Nicolás, su hermano pequeño, «el Imbécil», «la Chirli», el Orejones…, con ellos las risas sí que las tengo aseguradas.

Es momento también de jugar. Cuando yo era pequeña me encantaba hacer trucos de magia, para ello tenía un juego llamado Magia Borrás. Ahora también juego a ser maga, pero con los libros de Harry Potter. Fantaseo que soy una muggle como Hermione, y  ayudo a Harry a acabar con Voldemort.

Hay tantas posibilidades en las páginas de un libro… Podemos visitar mundos fantásticos como los de El Señor de los Anillos, Las Crónicas de Narnia, los mundos creados por el maravilloso Roal Dahl. Visitar una galaxia muy, muy lejana: La guerra de las galaxias. Conocer el mundo de las princesas y las hadas. A personajes maravillosos como Matilda (que ilustra nuestra reseña), Olivia, Alicia, Peter Pan, Mary Poppins, Pippi Calzaslargas, la bruja Brunilda… Podemos pasar mucho, mucho miedo con la colección de Pesadillas, con personajes como Frankenstein, Drácula, los cuentos de Poe, los vampiros, etc.

Nos enamoraremos. Los adolescentes disfrutaréis ya de esos primeros amores de verano. Seguro que ya estás esperando a que llegue ese chico o chica que hace que tu barriga se llene de mariposas. ¿Os cuento un secreto? El que me molaba a mí era de Valladolid, y doy fe de que esos primeros amores nunca se olvidan. Amores que también podéis encontrar en muchos libros de nuestras bibliotecas, como los de El club de los incomprendidos, los libros de Federico Moccia, etc.

Esto sólo son algunas ideas de libros que podéis disfrutar este verano. Pero por favor, no os olvidéis de bailar, ir a la playa, comer helados, salir con los amigos, hacer deporte, ir al cine, dormir hasta las 12, darles muchos besos a vuestros padres y hermanos, y sobre todo reír, reír, muchísimo, y coged fuerzas para el curso que viene.

¡Felices vacaciones!

Nos vemos en septiembre.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized