Archivo de la etiqueta: Lecciones para la vida

RECOLECTURAS – Martes con mi viejo profesor

El universo es demasiado magnífico y armonioso para pensar que sólo es una casualidad.

Hoy en nuestra sección un libro maravilloso, de esos que una vez que lees te transforma y, que en la actualidad, se habría convertido en «viral»: Martes con mi viejo profesor de Mitch Albom.

“Mi viejo profesor impartió la última asignatura de su vida dando una clase semanal en su casa, junto a una ventana de su despacho, desde un lugar donde podía contemplar cómo se despojaba de sus hojas rosadas un pequeño
hibisco. La clase se impartía los martes. Comenzaba después del desayuno. La asignatura era el Sentido de la Vida. Se impartía a partir de la experiencia propia… En la última asignatura de la vida de mi viejo profesor sólo había un alumno. Ese alumno era yo.”

El libro narra los encuentros de Mitch Albom, periodista de profesión, con su antiguo profesor de universidad: Morrie Schwartz . Estos encuentros se produjeron dieciséis años después desde la última vez que hablaron y cuando Morrie ya padecía la enfermedad que le llevaría a la muerte: ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica).

Lo primero que llamó la atención del autor, es que Morrie le recordara perfectamente después de tanto tiempo: «En la universidad solía llamar Entrenador a Morris. ¿Quién sabe por qué? […]. La cuestión es que aquel día, por teléfono, cuando lo oí contestar: ¿Diga?, tragué saliva y respondí: Morrie, me llamo Mitch Albom. Fui alumno tuyo en los años setenta. No sé si te acordarás de mí. Y lo primero que me dijo fue: ¿Cómo es que no me has llamado Entrenador?». (Él pensaba que le llamaba «Entrenador» por la cuestión deportiva, pero yo después de leer el libro creo que Morrie era, efectivamente, un «Entrenador», pero no un entrenador deportivo, sino de la VIDA).

En los encuentros producidos van a hablar sobre el mundo, los arrepentimientos, la muerte, la familia, las emociones, el miedo a la vejez, el dinero, la perduración del amor, el matrimonio, el perdón, el día perfecto y el adiós; y todo desde una doble mirada: la mirada lúcida que da los años y la mirada que da el saber que uno está al final de su «camino», que ya no hay que andarse con medias verdades, ni con «chiquitas», ya está todo puesto ahí, en la palestra, no tenemos nada que perder y decidimos qué legado, en forma de reflexiones, queremos dejar a los que nos sobrevivan. En el caso de este viejo profesor su legado es una lección de VIDA, en mayúscula, no sólo para Mitch, sino para todos aquellos que han tenido la oportunidad de leer este libro.

En mi caso en concreto, decidí leerlo durante las horas que pasé en el hospital cuidando a mi madre después de una gravísima operación. El libro me ayudó mucho en esas horas dolientes, haciéndomelas más llevaderas, y tanto fue el poso que dejó en mí, que seguidamente se lo dejé a mi padre, gran lector. De hecho este libro ha conquistado a millones de lectores de todo el mundo.

La edición que tenemos en la biblioteca es la conmemorativa de 2008, después de 10 años de su publicación (forma parte de los libros que hemos seleccionado para nuestra Mesa Temática de Educación). Por esas fechas el libro se había publicado en docenas de países y traducido a multitud de idiomas, fue adaptado para una película de televisión con Jack Lemmon como el profesor y escrito una obra de teatro. Organismos educativos, universidades, funerarias, orfanatos, iglesias, sinagogas, grupos de lectura y organizaciones benéficas han abrazado el libro.

Veinte años después de su publicación el libro sigue conquistando a multitud  de corazones.

¿Y tú? ¿Te animas a abrazarlo?

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized