Archivo de la etiqueta: Kate Winslet

CINEMA PARADISO – La modista

Un pueblucho polvoriento y aparentemente vacío, luces escasas y amarillentas, una mujer encara la calle desierta, sin asfaltar, cual vaquero dispuesto a disparar al bandolero que tiene enfrente, ella también lleva un arma: una Singer. Y piensa usarla. Va a disparar a base de puntadas, ha planeado su venganza, pero antes necesita información. Fácil, sólo tiene que amenazar sutilmente a algunas personas, ¿Quieres uno de mis vestidos? Tendrás que pagarlo y cuesta cierta información.

Parece que de nuevo tenemos una película de una mujer que regresa a su pueblo natal. Es  curioso lo poco originales que podemos ser, si vamos a la esencia de las cosas, no existen tantos temas sobre los que contar algo, lo único que cambia es la forma de contarlo. Aquí el regreso a los orígenes no está justificado por una enfermedad familiar, como ocurría en la película de la semana pasada (Brooklyn), aunque también haya un familiar enfermo, si no por el deseo de venganza de la protagonista.

A esta película australiana, dirigida por Jocelyn Moorhouse, la han etiquetado como batiburrillo de géneros, estilos y formas. Y sí, es así.  Aunque no sé si quienes la critican de esto saben coser, pues al fin y al cabo un vestido no es más que el resultado final de mezclar papeles, medidas, patrones, telas, adornos… Después de trabajar con todos ellos, haciendo y deshaciendo pruebas, combinando materiales, se logra dar con el resultado final satisfactorio. En este sentido, es cierto que esta cinta tiene ecos de películas del oeste, de dibujos (la figura de Jessica Rabbit me ha venido varias veces a la cabeza), de comedia a veces negra y otras cómica sin más, de romanticismo, de aventuras, de cine social, de drama… Distintos géneros, pero todos usados para lo mismo, porque al fin y al cabo una misma cosa puede contarse de muchas maneras ¿no decíamos eso un poco más arriba?

Quizás sea verdad, como dicen los que realmente saben de esto, que esta amalgama provoca una distancia insalvable que no permite al espectador meterse en ella. No sé, será porque yo sé bastante menos, pero no me ha resultado tan difícil. Puedes ver un vestido acabado o puedes ver más allá si conoces los procedimientos de fabricación, y  de una forma u otra, no dejas por ello de ver el vestido, o la película.

Pero vamos a la historia, ¿qué se cuenta aquí realmente y dejando a un lado los géneros? Pues la historia de una chica que durante su infancia fue maltratada por la mayoría de sus vecinos y compañeros y obligada a abandonar el pueblo después una extraña muerte.

Tras vivir en varias partes del mundo y convertirse en una modista reconocida, Tilly (Kate Winslet) vuelve buscando respuestas, sabe que todos la consideran culpable, pero ella no está del todo segura. Y ya no es una niña asustada, ahora es una mujer segura de sí misma, fuerte, que ha sabido sobreponerse a todos ellos. ¿Algo desequilibrada? Como para no estarlo con semejante pasado.

A su regreso encuentra que hay muchas cosas que no han cambiado. Y tendrá que hacer un gran esfuerzo para conservar la calma más de una vez, según vaya conociendo algunos datos, hasta que pueda por fin llevar a cabo su venganza. Pero hasta entonces el amor se cruzará en su vida y también el miedo, la maldad y la tragedia.

Hay personajes odiosos desde el principio (el farmaceútico, el “alcalde”, la maestra…) y hay también otros magníficos, especialmente la madre, Molly, interpretada por Judy Davis, disparatada y divertida a parte iguales. Teddy (Liam Hemsworth), el honrado y trabajador chico guapo. Y por supuesto el sargento Farrat, un tipo curioso al que la moda vuelve loco y a quien para nada esperas encontrar en un lugar así, aportando el toque más frívolo, magnífico ante el árbol de espejos o cuando abandona el cargo como un auténtico matador typical spanish.

Así que ya sabes, si quieres ver algo diferente, alocado y fresco, puedes encontrar esta película en la Biblioteca Miguel de Cervantes con la signatura DVD PE 4440.

Espero que os guste.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

titanic

El pasado día 15 de abril se conmemoró la efemérides del hundimiento del fabuloso transatlántico “Titanic” que realizaba su viaje inaugural entre Southampton y Nueva York. Fue la noche del 14 de abril del año 1912 cuando poco antes de la media noche chocó contra un iceberg y tan sólo dos horas después se hundía en las heladas aguas, a unos 600 Km al sur de Terranova y en la que murió la mayor parte del pasaje; unas 1500 personas entre ahogamiento e hipotermia.

Los restos del Titanic fueron localizados el 1 de septiembre de 1985 por una expedición franco americana a una profundidad de 4.000 metros y a 625 kilómetros al sudeste de Terranova. En ese momento se descubrió que no estaba entero sino partido en dos, lo que sugirió que se había partido en el momento del hundimiento. El descubrimiento de los restos devolvió el Titanic al presente realizándose numerosas exposiciones con objetos hallados en el barco así como difundiéndose su investigación por diversas sociedades históricas y culturales.

  titanic2

 El suceso del “Titanic” ha protagonizado un gran número de películas y series, siendo la más célebre la película estrenada en 1997, obra del director James Cameron que consiguió ser un gran éxito de crítica y público, ganando 11 Oscar y convirtiéndose en su época en la película más taquillera de la historia (hasta el año 2010 en que fue desbancada por Avatar, otro film del mismo director), con una recaudación mundial total de 2.100 millones de dólares.

En esta película saltaron al estrellato Kate Winslet y Leonardo DiCaprio con justo merecimiento, pero además ofrece mucho más que una bella e impresionante factura técnica. El viaje inaugural del transatlántico de todos los tiempos, ocupado por la crème de la crème de la sociedad británica y americana se le antojó al director como el marco ideal para una apasionada historia de amor. Un romance que pone los pelos de punta y empatiza con un espectador que casi llega a sentirse protagonista de la historia. Rie y llora con las vicisitudes de la pareja perfecta y por supuesto sufre como nadie la angustia por el naufragio. Un réquiem dirigido a las personas que fueron a parar al fondo del mar junto a toneladas de hierro y escombros.

titanic3

 En la película, además de apreciarse una intensa labor de investigación, el guión y sobre todo su dirección avalan la validez de una complicada propuesta histórica. Complicada por la inimaginable recreación de unos escenarios colosales, que casi creó cátedra en el empleo de maquetas.

La película se divide claramente en dos partes. Antes del iceberg y después del mismo. En la primera parte se produce el encuentro de la pareja y el amor que surge está muy bien reflejado. Ella, Rose (Kate Winslet) se ahoga en su mundo de perfección y modales en contraposición a la vida libre de Jack (Leonardo DiCaprio) y es lo que hace que se enamore de él. También nos presenta al resto de los personajes y la grandiosidad del barco y en ella encontramos algunos de los mejores momentos de la cinta, como el intento de suicidio de Rose, la fiesta en tercera clase, el dibujo que hace Jack a Rose y la escena del primer beso, en que, como no, gracias a su magnífica banda sonora, consigue ponerte los pelos de punta.

titanic4

 Pero es la segunda parte la que logra conmoverte del todo ya que además de mostrar un derroche de efectos y presupuesto, vuelve a mostrar los sentimientos de los protagonistas y su desesperación por mantenerse unidos aunque para ello tengan que hundirse con el barco. La sensación del barco hundiéndose en el mar y la terrible angustia que inunda a todos los que están a bordo está realmente conseguida y hace que el espectador pase más de dos horas frente a la pantalla sin pestañear.

Por su parte, James Cameron consigue que el hundimiento del famoso transatlántico sea el mejor y el más espectacular jamás filmado. Y para que lo saboreemos bien, dedica más de 40 minutos de cinta exclusivamente a su desmoronamiento.

Quizás porque la historia es conocida, sea previsible y por eso esta película es un perfecto ejemplo de que el arte cinematográfico, a pesar de que siempre debe estar respaldado por un buen guion, es un arte eminentemente visual, en el que la puesta en escena resulta determinante para la creación de una obra de arte.

Mi recomendación: ¡No dejéis de verla! Y para eso, como siempre, podéis recurrir a nuestra biblioteca DVD PE 3837. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones