Archivo de la etiqueta: Institución Libre de Enseñanza

CINEMA PARADISO – Las maestras de la República

Maestras

Con motivo  de la reciente celebración del Día Internacional de la mujer trabajadora quiero recomendar una película documental que va sobre eso, sobre mujeres trabajadoras y en relación con un tema tan especial como es la educación.

El Proyecto de “Las maestras de la República” surgió como una serie de conferencias sobre el tema que acabó por configurar un libro y, a partir de ahí, un documental, ganador nada menos que del Premio Goya del Año 2014.

La película surgió de la masiva respuesta de un público con necesidad  de conocer una historia dormida en el olvido. Esa fue la causa del gran éxito de “Las maestras de la República”, unas mujeres que, tras casi un siglo de letargo, reciben por fin su justo homenaje. Cuando se estrenó, la directora de la película Pilar Pérez Solano comentó: “Es muy emocionante”. “Se han desbordado las salas, ha habido debates, charlas en colegios, presentaciones… La gente nos dice: ‘Queremos saber más”.

maestras2Saber –precisamente– más y compartir ese conocimiento, instruir con nuevas pedagogías en las artes y las ciencias y, sobre todo, formar a personas para ser eso, personas, fue la meta que guió el camino de aquellas maestras, mujeres de todas las procedencias que, luchando contra las imposiciones morales de la época, se erigieron en portadoras de los valores de igualdad solidaridad de la República. Ellas hablaban del “alma” que volcaban en su labor, un término y un ideal que, dice la directora, “es la clave del documental y de su trabajo, es lo que nos está inspirando. La República duró poco, del 31 al 36, pero en ese tiempo fueron capaces de tomar las riendas de su vida y lo hicieron con pocos medios, ya que entonces también salían de una crisis, la del 29, pero con gran entusiasmo. Hicieron una labor maravillosa”.

Francisco de Luis, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Salamanca, cree precisamente que fue esa estrechez económica la que, de alguna forma, pudo truncar el asentamiento de la nueva forma de enseñar en la etapa republicana. “La realidad de muchos pueblos era tristísima, el hambre y la pobreza eran la norma. El alumnado desaparecía de la escuela cuando llegaba la hora de recoger la cosecha. Eso es algo que cuentan muy bien las investigaciones sobre las Misiones Pedagógicas, formadas por jóvenes voluntarios que recorrieron el país llevando a los campesinos analfabetos la cultura en forma de teatro, cine, música y libros. Volvían a las ciudades asombrados por lo que habían visto”, señala.

maestras3

No obstante, De Luis cree que estas mujeres sí que contribuyeron a dar un “nuevo aire” al magisterio. “Aportaron libertad, igualdad, pluralidad. Su modelo educativo recibió mucha  influencia de la Institución Libre de Enseñanza. El objetivo era pasar de una escuela a la que se iba para leer, contar y rezar a una en la que el niño fuera el centro. Querían romper con ese viejo mundo, acabar con una educación centrada en la capacidad de la memoria frente al razonamiento y acercarse a la naturaleza. La misión de las docentes republicanas,  según éste historiador, tiene que ver con el fortalecimiento del papel que la República otorgó a los maestros. “Eran los nuevos sacerdotes laicos, considerados los garantes del cambio social y político”, asegura.

maestras4

La base ideológica también estaba presente en su modelo educativo. Defendían los postulados de la República, pero eso no quiere decir  que fueran socialistas o comunistas. No todas estaban comprometidas políticamente. De hecho, la mayoría de ellas no estaban afiliadas a ningún sindicato. Muchas participaban en la Asociación Nacional del Magisterio, que se constituyó en Madrid en 1901, y que tenía un cierto carácter conservador. “Las mujeres habían estado muy alejadas de la política”, explica, algo que implicaba la imposibilidad de su acceso a la primera línea.

No fueron pocas las republicanas que, inspiradas por una modernidad europea a la que aspiraban, se cortaron el pelo, renovaron su vestuario y marcharon solas con su valentía como equipaje a ciudades y pueblos, algunos perdidos entre montañas donde intentaron trasladar los vientos del cambio. “Se borró su historia deliberadamente: no hay apenas nada escrito”, dice Pérez Solano, que recibió el encargo de realizar el documental.

maestras5
La devastación de la Guerra Civil y el franquismo posterior no solo arrasó con el recuerdo de las republicanas sino que también, en muchos casos, se ensañaron con ellas; con sus personas y por ende con los sueños que albergaban. “Fueron represaliadas porque al nuevo régimen no le interesaban estas mujeres que eran profesionales y libres: no querían que aquello fuera una opción para las niñas”. De entre las que de un modo u otro consiguieron zafar el yugo, las, quizás  más afortunadas partieron al exilio. Las que se quedaron no tuvieron otra que agachar la cabeza y callar. Sobre los destinos de estas supervivientes tratará una segunda parte del documental que ya se encuentra en proceso.

maestras6

 

Sirva esta recomendación en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, como mi homenaje a todas esas mujeres valientes y osadas sin duda, que se sacrificaron por un proyecto de educación desgraciadamente truncado.

Y como siempre, podéis encontrarlo en nuestra biblioteca DVD DO 3917

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – El tesón de una mujer excepcional

Ayer celebramos “El Día Internacional de la Mujer”. Aprovecho esta efemérides para desde este rincón acercarme a la figura de una mujer excepcional, María Moliner (1900-1981). Algunos pensaréis, tiene nombre de diccionario, y sí efectivamente, tiene nombre de diccionario, el Diccionario de Uso del Español que ella misma creó con dedicación y tesón.

Pero María era mucho más que el Diccionario, perteneciente al Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, en el que obtuvo plaza en 1922, desde su destino en Valencia trabajó con las Misiones Pedagógicas, pertenecientes al Ministerio de Instrucción Pública y bajo el auspicio de la Institución Libre de Enseñanza, para fomentar la lectura y crear bibliotecas en los sitios más recónditos de la geografía española.

Su gran pasión durante el periodo republicano y la Guerra Civil fue poner en pie bibliotecas, repartir libros, fomentar la lectura. Su cruzada iba dirigida contra la ignorancia y la ineficacia. Sólo persigue que los libros encuentren lectores y que a éstos no le falten bibliotecas. En 1933 Misiones había creado 3.151 bibliotecas rurales y por ellas habían pasado 198.450 adultos y 296.325 niños. En 1935 María había logrado articular bajo su dirección 105 bibliotecas rurales valencianas de Misiones Pedagógicas. Pero Misiones era mucho más que libros y bibliotecas, con la excusa de crear pequeñas bibliotecas rurales acudían a los pueblos con proyecciones cinematográficas, gramófonos, obras de teatro y conferencias, en definitiva llevar la cultura a aquellos lugares que por situación geográfica estaban aislados de lo que se cocía en las ciudades. María también creó el Plan de bibliotecas, que sin duda, fue el germen de lo que hoy en día es nuestro sistema bibliotecario. Y todo durante los años convulsos de la República y de la Guerra Civil.

maria

Por si esto fuera poco, súmenle la creación del diccionario, tarea que comenzó en el año 1952, ya de vuelta en Madrid. Una intensa y agotadora labor intelectual que María compatibilizó con su otra vida, la de bibliotecaria en la Escuela Oficial de Ingenieros Industriales, donde se jubiló el 30 de marzo de 1970. Dos vidas muy diferenciadas, en parte paralelas, que ella hizo converger. “María estaba en otro mundo; era rehén del diccionario, de su compromiso consigo misma, de su tozudez. Su cuerpo se iba gastando de tanto inclinarse hacia la mesa, la máquina de escribir, las fichas”.

La gran obra de María Moliner no fue almacenar pilas de fichas, ni siquiera escribirlas a mano con bolígrafo o con su Montblanc o a máquina con su Olivetti. Ese fue el trabajo material y por tanto el más pesado. Su gran obra fue definir y ajustar los significados de palabras que ya existían, dotándolos de una mayor viveza, volcar su pensamiento y su mente ordenada en un universo de palabras complejo y arborescente. No se trataba de hacer un diccionario más. Uno de sus mayores empeños fue revisar las definiciones de la Real Academia, redactarlas de nuevo y relacionarlas entre sí por familias. Una obra titánica.

Su diccionario implicaba una ruptura, una refundación del diccionario oficial realizada desde la individualidad y la soledad de una sola investigadora. Era una obra de creación literaria y a la vez un compendio de filología. Aunque este segundo aspecto le fue negado por los filólogos oficiales, asombrados ante la empresa llevado a cabo por Moliner, pero poco dispuestos a valorarla por no ser de los suyos.

El primer tomo se publicó en 1966 y el segundo en 1967 por la editorial Gredos. Entre 1966 y 1973 su figura y su obra adquirió una formidable difusión: “Si yo me pongo a pensar qué es mi diccionario, me acomete algo de presunción: es un diccionario único en el mundo” “Un diccionario de uso significa que ayuda a usar el español”.

Tres académicos propusieron su entrada en la Real Academia, querían romper el maleficio secular que pesaba sobre la entrada de mujeres en la Academia, no pudo ser. La Academia la rechazó al dar la mayoría de votos al lingüista Emilio Alarcos, ella tomó la derrota con elegancia y dignidad, sin embargo el rechazo supuso su consagración. Con el paso del tiempo no entrar en la RAE no le resta nada a María Moliner y acaso sí a la Institución que no quiso darle su sitio a una mujer que consagró su vida a velar por la lengua.

Por todo esto, si tuviera que elegir a una mujer para darle el Premio a la Mujer Trabajadora, sin duda, mi premio es para María, aunque sea póstumamente, por su dedicación y entrega al mundo de las bibliotecas, del que puedo decir con orgullo que formo parte, por esa tozudez de embarcarse en un proyecto de esa envergadura, y además compaginarlo con su trabajo y el cuidado de sus cuatro hijos, y salir airosa del empeño (el Diccionario se sigue editando hoy en día, la última edición es de 2008). Por todo ello, gracias María, eres todo un referente para bibliotecarias como yo por la ilusión que pusiste en todas las tareas que desempeñaste.

Para saber más María Moliner

Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones