Archivo de la etiqueta: Inmigrantes

RECOLECTURAS – Una granja en las Green Mountains

Hoy en nuestra sección un libro de esos que te reconcilian con la naturaleza y con las cosas sencillas, Una granja en las Green Mountains, de Alicia Herdan-Zuckmayer.

«En mayo de 1939 recibimos la noticia de que nuestro visado para América estaba listo. Algunos días después recibimos la noticia de que nos habían expatriado de Alemania y Austria junto con toda nuestra familia. Empezaron las despedidas. Sentíamos la guerra inminente en los huesos, nos habíamos convertidos en exiliados, celebramos la despedida como algo definitivo. Decíamos «hasta la próxima» pero sólo teníamos un atisbo de esperanza de que hubiera una próxima vez».

Así comienzan estas memorias que se leen como una novela. La historia de los Zuckmayer es tanto la historia de una parte de la Europa del siglo XX como un retrato, en primera persona, de la vida (de la supervivencia) de una familia en medio de la naturaleza y el mundo agrícola. En pleno ascenso del nazismo, Carl Zuckmayer se había convertido en Alemania en un conocido dramaturgo y guionista; era amigo de Bertolt Brecht, Stefan Zweig, Alma Mahler, frecuentaba a Marlene Dietrich y otras estrellas de la época… Hasta que él y su familia tuvieron que huir de su país, para instalarse, después de pasar por otras ciudades europeas, en Estados Unidos.

Después de tres años en Nueva York y pasando los veranos en Vermont, quieren probar suerte como granjeros profanos: «La vida en el medio rural en sí no era una forma de vivir insólita para nosotros. […] Aun así no sospechábamos la magnitud de la aventura en la que nos adentrábamos, no teníamos idea de cómo eran los inviernos en Vermont ni sabíamos lo que significaba tener una granja sin la ayuda suficiente». Así que finalmente se instalan en la granja donde pasan los veranos, un entorno donde la nieve los aísla durante seis meses al año.

Nada será como imaginaban, empezando por los vastos paisajes con los que se encuentran, tan diferentes a los del viejo continente: «Muchos inmigrantes experimentaron todo aquello como una segunda infancia. Había que aprender de nuevo a oír, oler, palpar, saborear. Había que acostumbrarse a los grandes espacios, a la distribución de los mismos, y sólo poco a poco uno reencontraba el equilibrio en aquellas dimensiones insólitas». También es sorprendente el silencio. La idiosincrasia de los habitantes del entorno rural. La relación con los animales, tanto los domésticos como los de granja, de los que se aprenden muchas cosas (decir que en los capítulos en los que se describe el comportamiento de los animales me lo he pasado francamente bien, me he reído mucho con Gussy, por ejemplo, el pato que llevó a cabo numerosos intentos de fuga). Acaban familiarizándose con las costumbres y festividades de su país de acogida: el Día de Acción de Gracias, el Día de la Independencia, Halloween, Columbus day, Labor day… Y conocen de primera mano cómo el tiempo rige la vida en aquellos lares.

Aprenden por pura necesidad, aprenden haciendo: «Ignorar lo viejo y lo tradicional nos dio ánimos y alas para dar el salto a lo nuevo y a lo desconocido, y nos invadió el placer de ensayar y comprobar los resultados». «La consecución de estos logros, rudimentarios y repetitivos, suponía la mayor de la defensa contra la pena, la pesadumbre y la angustia existencial, más que la aplicación de todos los recursos del intelecto, la razón y el espíritu». No hay que olvidar que ellos terminan en América huyendo de la atrocidad y barbarie de la guerra que se estaba librando en el viejo continente: «La granja es a la vez un refugio literal y un refugio metafórico, donde la locura y la brutalidad de un mundo trastornado no pueden tocarnos, porque estamos lejos de todo, dependemos de nosotros mismos y estamos profundamente comprometidos con nuestras responsabilidades».

No quiero terminar la reseña sin mencionar, por la parte que a mí me toca, los tres últimos capítulos del libro donde habla sobre la biblioteca a la que ella asiste para documentarse sobre la primera Edad Media: la Darmouth College Library, ubicada en Hanover, Nuevo Hampshire. En ella, Alice encuentra su refugio. Lo que le llama poderosamente la atención es la diferencia existente entre las bibliotecas americanas y la europeas: «Hay en América, bibliotecas por todas partes; cada pequeña localidad, cada pueblo, tiene su biblioteca alojada en una pequeña casa. En la mayoría de los casos, las bibliotecas fueron creadas por donantes y su mantenimiento corre a cargo de fundaciones». Hace hincapié en el trato recibido por el personal bibliotecario: «En mi biblioteca, uno era huésped, los empleados vestían como para una reunión del té, y los anfitriones ponían todo su orgullo  en tener o facilitar los libros por los que uno se interesaba». Para ella, llegar a la Biblioteca significaba, nada menos, que aterrizar en otro planeta.

Estas memorias me han gustado mucho porque describe la vida en el campo y el trabajo ganadero y agrícola, alejado de toda mitificación. Las condiciones son muy duras; a esto se le une además, el hecho de que el matrimonio es neófito en la materia y tiene que empezar prácticamente de cero. Para ello cuenta con la inestimable ayuda del USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos). Se aprende tanto sobre ganadería y agricultura que casi puede servir de manual.

Alice Herdan-Zuckmayer nació en 1901 en Viena (Austria) y murió a los noventa años en Visp (Suiza). Su padre provenía de una rica familia judía de Bucarest y su primer marido fue el conocido psicólogo y militante comunista Karl Frank, famoso líder antinazi. Alice trabajó como actriz y secretaria en Múnich y Berlín, y en esta última ciudad conoció al dramaturgo Carl Zuckmayer, que la contrató para copiar sus obras. Se casaron en 1925.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – 14 Kilómetros

Hoy se celebra el “Día de Europa” en recuerdo de la denominada Declaración Schuman, en la que el ministro francés de exteriores, Robert Schuman, dio el primer paso para la integración de los estados europeos al proponer que el carbón y el acero de Alemania (entonces República Federal Alemana) y Francia (y los demás países que se adhirieran) se sometieran a una administración conjunta, impulsando la creación de la primera Comunidad Europea: la del Carbón y Acero,​ siendo por tanto el origen de la actual Unión Europea. La importancia de esta propuesta realizada en 1950, cinco años después de la rendición del régimen nazi y ante una Europa devastada por la II Guerra Mundial, radica además en que al someter las dos producciones indispensables de la industria armamentística a una única autoridad, los países que participaran en esta organización, encontrarían una gran dificultad en el caso de querer iniciar una guerra entre ellos. La conmemoración de esta fecha tiene lugar desde 1985, tras su aprobación por los Jefes de Estado y de gobierno reunidos en el Consejo Europeo.

Europa es la tierra prometida para millones de personas que huyen de la miseria, de las guerras etc. y buscan refugio en el viejo continente. Hoy día especialmente desde Siria, envuelta en una devastadora guerra que dura ya demasiados años, pero también desde otros países. Hace ya mucho tiempo que venimos contemplando cómo los desheredados del mundo pugnan por abrirse paso al primer mundo, arriesgando con ello su vida (perdiéndola en muchos casos). Por eso hoy quiero recomendar la película “14 kilómetros”, porque con ella debemos detenernos a pensar. El mundo está viviendo momentos muy difíciles, está convulso y hay millones de personas que sufren las consecuencias. Las consecuencias del hambre, de las guerras, del abandono más absoluto de sus gobiernos, que no saben, no pueden o no quieren poner remedio, y a veces también de la comunidad internacional que mira para otro lado mientras millones de personas viven sin esperanza.

14 kilómetros es exactamente lo que separa Europa del continente Africano, pero también son 14 kilómetros la barrera que separa los sueños de millones de personas que ven en occidente su única salida para escapar del hambre y de la miseria.

De la mano de tres de estos jóvenes africanos, Violeta, Buba y Mukela, recorreremos un largo y peligroso viaje a través del Sahara para conocer lo que nunca enseñan los medios de comunicación.

Las repetidas imágenes en televisión de cayucos llegando a las costas de Canarias o Andalucía han acabado por insensibilizarnos ante un drama que solo muestra la punta del iceberg. Esas imágenes de rostros exhaustos dan buena fe de la dureza del viaje, un viaje que tiene su origen a miles de kilómetros de distancia y que puede durar años.

Es la primera película española que gana la Espiga de Oro en el Festival de cine de Valladolid. Quizás el propósito del director al hacer esta película es mostrar, a través de éstos tres jóvenes el camino que hay entre la miseria del tercer mundo y la meta de alcanzar el mundo próspero y desarrollado. Todo lo que no vemos, lo que hay detrás de esos rostros desencajados que llegan en pateras a las costas españolas. La piel no se la juegan solamente en los 14 kilómetros que separan los dos continentes sino que durante los meses previos, su vida es un valor en constante peligro. El director acompaña a estos tres jóvenes a través de la dantesca odisea que supone el viaje, con un tono que pretende estar lo más cerca posible de la realidad. La magnífica música de la película suaviza la dureza del relato.

Las interpretaciones quizás adolecen de profesionalidad pues se ha trabajado con personajes autóctonos que para nada son actores, y eso se nota, ya que da la sensación de que están recitando un texto en lugar de interpretar un guion.

Si bien es cierto que el objetivo principal que busca el autor es enseñar la dureza del camino, es un acierto mostrar cómo las dificultades del mismo se multiplican durante todo el trayecto en el caso de la mujer. La prostitución se revela como una amenaza constante de la que es difícil escapar, aunque también se pone de manifiesto la solidaridad, el afecto y el compañerismo. En definitiva la invariable dualidad del ser humano.

La película vuelve a abordar temas ya presentes en el cine contemporáneo, como los muros levantados por el primer mundo, las abismales diferencias entre ricos y pobres, y las diferentes formas de supervivencia que, con desesperación buscan para saltar esos muros y eliminar esas diferencias.

También tiene valor por mostrar de forma estremecedora toda la belleza del paisaje unida a su terrible dureza.

Hoy día, este problema no se circunscribe a esos 14 kilómetros sino que se ha generalizado de forma brutal y en casi toda Europa existen estos puntos en dónde se hacinan millones de nómadas que, con desesperación emprenden este estremecedor viaje huyendo de la miseria y en busca de una oportunidad para sobrevivir arriesgando como ya dije al principio, su propia vida. Y es que la vida tiene un valor muy diferente dependiendo del sitio en dónde te haya tocado nacer.

La podéis encontrar en nuestra biblioteca DVD PE 4002

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Marcella Olschki

Hoy os traigo las dos únicas novelas de Marcella Olschki que son novedad en nuestra biblioteca.

portada

En Una postal de 1939,  Marcella relata su época de estudiante en el Liceo Dante de Florencia, las aventuras con sus compañeros, los estudios y su primer amor, todo en el contexto del fascismo italiano de 1939 en el que la sociedad se regía por la total sumisión a Mussolini y donde reinaba el totalitarismo. El incidente de una postal enviada a un profesor conlleva difíciles consecuencias para Marcella, a la vez que se pone en evidencia el abuso de autoridad y la injusticia. Un incidente que de haber ocurrido en otro tiempo o en otro lugar, no hubiera tenido tales consecuencias, pero el destinatario de la postal es un profesor de camisa negra y mano alzada en saludo romano y Marcella es hija de padre judío.

Con su magnífica prosa, Marcella nos describe numerosos episodios vividos en el Liceo, como la celebración del 28 de octubre, cuando se conmemora la marcha sobre Roma en 1922 de Benito Mussolini dos días antes de ser nombrado Primer Ministro de Italia. Los discursos del director,  la Giovinezza en la radio del Liceo, la descripción de algunos de sus compañeros de aulas y de sus profesores (en este aspecto me ha recordado un poco al clásico italiano Corazón de Edmundo De Amicis, reseñado aquí), todo ello con una gran delicadeza y sensibilidad, atenta a los detalles psicológicos y ambientales de la época que le tocó vivir, no sin cierto toque de humor, como cuando describe a los viejos que pasan por la calle y ciertos retazos costumbristas. Una novela breve maravillosa, en la que se entreve los sentimientos e ideales de juventud de la autora.

oh-america

En Oh, América, Marcella nos narra sus peripecias en los dos años que pasó en Estados Unidos, de 1946 a 1948. Casada con un oficial norteamericano a finales de la Segunda Guerra Mundial, viaja en barco para reunirse con él junto con otras esposas de soldados yanquis; pero la realidad es muy diferente a la que esperaba, su marido no es el joven con el que se casó y prácticamente la repudia dejándola sola en un país desconocido.

Después de sufrir una depresión a raíz de este hecho, no le queda otra opción que empezar desde cero y buscarse la vida, para lo que tendrá que reinventarse. Con ayuda de algunos familiares y de italianos instalados en Nueva York, poco a poco se irá haciendo un sitio. Una de sus caseras en Park Avenue le pondrá en contacto con la alta sociedad neoyorquina, en una de sus fiestas conocerá a Greta Garbo y, al por entonces desconocido, Marlon Brandon, que estaba actuando en Broadway. Es curioso como lo describe: había un actor joven, muy tímido y guapo …, aún quedaba lejos su conversión en gran estrella de Hollywood.

Nueva York le da muchísimas experiencias excitantes, como su participación en la radio y trabajar como modista (necesita un trabajo para poder pagar a un abogado experto en leyes italianas que le consiga la anulación matrimonial). Uno de los capítulos que más me gusta es cuando conoce el jazz, múscia para ella desconocida; la descripción que hace es digna de cualquier manual.

A parte de su estancia en Nueva York, la mirada europea de esta joven italiana culta y políglota, nos  va a llevar desde los altos  rascacielos a la soleada California, de Reno a Hawái,con su mágico talento para la descripción; y coloca a  un sinfín de personajes bajo su implacable y a la vez comprensiva  lupa: locutores de radio y actores,cowboys y millonarios,  intelectuales y expatriados. Marcella siempre con la mirada puesta en su ciudad natal, decide volver a Florencia en 1948, aún cuando ya tenía hecho un sitio en su ciudad de adopción.

Estas dos novelas autobiográficas son las únicas que escribió Marcella Olschki (Florencia 1921-2001). Yo la descubrí este verano (en la biblioteca Francisco de Quevedo donde tenían Oh, América), me gustó tanto que pedí las dos para la biblioteca Cervantes. Se pueden leer de manera independiente, como hice yo, pero ya que tenemos las dos, lo suyo es seguir el orden cronológico. Me encanta el estilo de esta autora, sencillo, pero de una gran belleza; no hay que volver a leer los párrafos para entenderlos, como diría Stendhal: “Sólo un alma grande se atreve a tener un estilo simple” Abogada, diseñadora de moda y periodista, en sus dos novelas refleja con gran maestría su experiencia vital, y como siempre aquí, en tu biblioteca.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

welcome

Esta semana quiero recomendar una película francesa de Phiplippe Lioret. Se trata de Welcome que responde al cliché de cine social. El director, que ya ha hecho más cine de este tipo, como “En Tránsito”, vuelve a sacarle los colores a occidente en una nueva propuesta que aborda el tema de la inmigración ilegal. Una rama recurrente en el cine social pero que aquí, lejos de repetirse en estereotipos habituales, se renueva a si misma de una manera muy sólida con propuestas estremecedoras por lo humano de sus contenidos, que desgraciadamente están muy en boga, se ambienten o no en nuestros días. Ojalá llegue el día en que puedan valorarse como trabajos de ficción.

En este caso es el amor el que mueve a los protagonistas. La inocencia de uno y la amargura vital del otro se complementan extraordinariamente. Muy honestos e impenetrables ambos personajes, evolucionan juntos por un camino que, como es fácil de prever, no será un final sencillo para ninguno.

Lioret deja fluir las secuencias sin caer en la veracidad de un documental, pero sin embargo no permite que la cámara se inmiscuya en la actitud de sus personajes, entregados en una interpretación sobresaliente pero al mismo tiempo cercana.

welcome

En la película no se elude la ingratitud de una sociedad imposible en la que la bondad es castigada y perseguida desde el ámbito jurídico, social y policial, sino que aborda contradicciones de complicada respuesta, muestra actitudes enfrentadas y anula discusiones que impulsan nuestro ánimo a la idea de un mañana mejor. Las cosas son como son y así deben ser percibidas aunque ello no implique aceptación o sumisión desde ninguna de las partes.

Se trata de un enfoque complejo y honesto que inunda la película de un desamparo, que aunque no puede acercarse ni de lejos a lo que deben sentir las miradas de inmigrantes y refugiados que buscan un presente similar al nuestro, sí que nos toca de forma muy directa y permanece con nosotros más allá del tiempo que dura la proyección.

Y no olvides que, como siempre, podéis encontrarla en nuestra biblioteca

DVD PE 3771 junto con una gran selección de cine. ¡Ven a comprobarlo!

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones