Archivo de la etiqueta: Hoteles

CINEMA PARADISO – El resplandor

el-resplandor

Hoy os traigo a la sección una película de mucho miedo, o como diría mi niña, de mucho susto.

La primera vez que vi esta película era una cría. Era un día de verano, al mediodía, supongo que no tendríamos quien nos llevase a la playa, y a nuestros padres o hermanos mayores no se les ocurrió otra forma de tenernos distraídos que ponernos una película “para todos los públicos” o “película familiar”, porque vaya peliculita que escogieron. Daba igual que luciera un sol de justicia y, que entre primos y hermanos fuéramos casi una docena, el hecho es que esa mañana de verano conocí el miedo en mayúsculas. Desde entonces para mí es sinónimo de resplandor, y nunca he podido ver esta película de noche.

Veamos lo que dice la sinopsis:

Jack Torrance (Jack Nicholson) se traslada con su mujer y su hijo de siete años al impresionante hotel Overlook, en Colorado, para encargarse del mantenimiento de las instalaciones durante la temporada invernal, época en la que permanece cerrado y aislado por la nieve. Su objetivo es encontrar paz y sosiego para escribir una novela. Sin embargo, poco después de su llegada al hotel, al mismo tiempo que Jack empieza a padecer inquietantes trastornos de personalidad, se suceden extraños y espeluznantes fenómenos paranormales.

La verdad que la sinopsis no nos dice mucho. Tenemos un hotel enorme y vacío, rodeado por montañas nevadas. Tenemos a un escritor enloquecido, el cabeza de familia, y a un niño nada común que posee una excepcional capacidad de percepción extrasensorial, evocando episodios pasados que no ha vivido y anticipando hechos del futuro. El jefe de cocina, encargado de enseñar las instalaciones del hotel, le cuenta a Danny que él y su abuela también tenían esa capacidad que él denomina “el resplandor”. Si a esto le añadimos un hacha en manos de este escritor persiguiendo a su familia, unas niñas siniestras que aparecen en mitad de un pasillo larguísimo, una habitación, la 237, en la que por nada del mundo se debe entrar, una bañera llena de sangre y un laberinto de setos nevado en el que penetra un niño de siete años huyendo de su padre. ¿A que ya cambia la historia? Pues sí, cambia y mucho. Ya tenemos una auténtica historia de terror, y terror del bueno, el psicológico.

El arranque de la película también es espectacular. Con esa magnífica música, que ya nos indica que va a pasar algo espeluznante, mientras la familia se dirige a su destino por una carretera de montaña.

Stanley Kubrick llevó a la pantalla la novela homónima del prolífico escritor Stephen King. Al principio fue acogida con tibieza, pero con el tiempo se ha convertido en película de culto y el propio Martin Scorcesse la incluye entre las 11 mejores películas de terror de todos los tiempos. Yo estoy de acuerdo con él, no sé si por el impacto que me produjo al verla en tan temprana edad, pero para mí es una de las mejores películas que se han hecho de este género. También creo que fue todo un acierto escoger a Jack Nicholson como protagonista, borda el papel y desde entonces siempre he pensado que tenía un puntito de locura, miren la foto y opinen:

jack

El resplandor pretende ser la traducción cinematográfica de los estados de locura, alucinación, paranoia y telepatía. El genio visual de Kubrick crea un clima creciente de angustia y claustrofobia en los personajes que se contagia al espectador con pasmosa facilidad. Una eficaz economía expresiva, que elude el fácil uso de los sobresaltos, con imágenes inquietantes que se quedan clavadas en tu retina por mucho tiempo. Puro genio para disfrute de los amante del buen género de terror, y como siempre aquí, en tu biblioteca.

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

 

el_gran_hotel_budapest_27349

Estamos en una época del año cinematográfica por excelencia. No en vano ya se han fallado los Globos de Oro y próximamente se hará lo propio con los Goya y los Oscar.

Esta semana quiero reseñar una película que está nominada nada menos que en 8 disciplinas para los Premios Oscar, varias veces nominada y premiada también en los premios Bafta, así como, en otros certámenes de gran prestigio internacional como los mencionados Globos de Oro, AACTA International Award, Premio de la Sociedad americana de cinematógrafos, etc. Se trata de la película “El gran hotel Budapest”.

La película del genial director Wes Anderson cuenta con un gran reparto, un ritmo trepidante y una elegancia y poderío visual extraordinarios. Un deleite para los sentidos.

Se trata de una adaptación libre de textos del escritor austriaco Stefan Zweig, que en manos del genial Anderson se inicia con una especie de carambola que nos introduce en tres niveles narrativos diferentes para describir una ampulosa y estilizada farsa centroeuropea llena de personajes extraordinarios que merecerían por si mismos su propia película.

El protagonista es Ralph Fiennes en el papel de Gustav H., estricto y cuidadoso conserje del Gran Hotel Budapest, de modales impecables que se rige únicamente por dos principios: El cliente es lo primero y hacer las delicias de las clientas más ilustres y entradas en años del hotel, ofreciéndoles su cuerpo. Una de ellas es Madame D. (Tilda Swinton) que fallece en extrañas circunstancias y le deja un valioso legado. A partir de aquí, Gustav comenzará una disparatada odisea junto a Zero (Tony Revolori) para limpiar su nombre y hacer cumplir la última voluntad de la finada.

grand-budapest_2813768k

 Entre las otras estrellas que ofrecen giros cómicos están Willem Dafoe, como un matón de cinco anillos, Edward Norton, de militar de buen corazón, y un divertidísimo Adrien Brody, siendo el vástago resentido de una millonaria.

Como suele suceder con este director, sus colaboradores son parte inestimable y clave de su resultado. En este caso, la fotografía de Robert Yeoman, la deliciosa y elaboradísima banda sonora a cargo de Alexander Desplat y el diseño de objetos de Anne Atkins son parte fundamental de su trabajo.

Traiciones, crímenes, persecuciones, fugas de prisión, historias de amor e incluso encontronazos con algo parecido a los nazis se van sucediendo en este cuento de entreguerras en el que Anderson maneja con destreza y brillante eficacia todas las herramientas que han hecho de sus formas un estilo inconfundible, una marca.

Anderson alcanza un nivel extraordinario gracias al poderío visual y elegancia aristocrática con la que viste su nueva historia, y, sobre todo, a un ritmo narrativo y una intensidad que hacen imposible que la idea de mirar el reloj cruce siquiera la mente de los que, con una perenne sonrisa en sus labios, ocupan sus butacas.

Perversa, melancólica, divertida, ácida, artesanal, ingeniosa, sofisticada… todos éstos y más son los adjetivos que encuentran acomodo en esta caricatura histórica, mezcla de sueño y recuerdo, en la que todo queda distorsionado y exagerado, como ocurre con esas viejas batallitas que se han contado ya demasiadas veces. Pero sin duda alguna con un encanto fuera de lo común.

el_gran_hotel_budapest_in

“El Gran Hotel Budapest” es, quizás más que cualquier otra cosa, un homenaje a las historias, a los que saben contarlas, a los que saben escucharlas, a los que las protagonizan, a sus escenarios, a todo lo que ya no existe salvo en la memoria de los que han vivido en esas historias y, sobre todo, a los que las imaginan sin haberlas vivido porque alguien se las transmitió para que fuesen suyas para siempre. Es, de manera coherente, una experiencia visual pura y lo es porque de las historias bien contadas no surgen reflexiones ni discursos, sino imágenes y aromas.

Estoy segura de que continuará siendo premiada en los certámenes que quedan por fallar, pues sin duda es una película de las que hacen historia.

Y lo mejor, como siempre es que la podéis encontrar en nuestra biblioteca. DVD PE 3984

Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones