Archivo de la etiqueta: Hechos reales

CINEMA PARADISO – El hombre de las mil caras

Cuando tenemos el fallo de los Premios Goya de este año a la vuelta de la esquina, quiero reseñar una película que obtuvo nada menos que 2 Goyas y 11 nominaciones en su edición de 2017. También obtuvo la Concha de Plata al mejor actor en el Festival de Cine de San Sebastián en el año 2016, así como, el Premio Feroz a mejor película y algunos otros más.

Está basada en la novela “Paesa. El espía de las mil caras” de Manuel Cerdán, basada a su vez en hechos reales acaecidos en España en los años 90.

Ésta es una historia real, pero como todas las historias reales contiene alguna mentira, porque ésta es la historia de un mentiroso”. Así comienza una historia sobre corrupción, venganza y desde luego mentiras. Francisco Paesa (Eduard Fernández), es un ex agente secreto del gobierno a quien las circunstancias obligan a huir del país en plena crisis de los GAL por su implicación en un caso de extorsión a un testigo. Años después, bastante arruinado, regresa a España, y es cuando recibe la visita del ex Director General de la Guardia Civil, Luís Roldán, y su señora, quienes le ofrecerán un millón de dólares a cambio de su ayuda para salvaguardar 1.500 millones de pesetas sustraídos de los caudales públicos. Paesa ve en la oferta una manera de mejorar notablemente su situación económica, a la vez que una forma de vengarse.

Se implicará en la desaparición de Luis Roldán (Carlos Santos), aquel director general de la Guardia Civil que fue la representación más mediática de la plaga de corrupción política que afectó al PSOE a mediados de los años 90. Malversación de fondos, fiestas sexuales, guerra sucia contra el terrorismo… Roldán protagonizó la crónica política y social de aquellos días. Pero Roldán no es el protagonista de esta película. Paco Paesa, un manipulador y un maestro de la mentira, el hombre que ayudó a escapar a Roldan y luego organizó su rocambolesca entrega, es quien protagoniza esta especie de Atrápame si puedes a la española.

Es una propuesta interesante, especialmente para aquellos que vivieron aquella época tan convulsa. Una continuación de sucesos descabellados dónde los políticos quedaron retratados y sin otra salida que la dimisión y posterior abandono de la política, y todo a cargo de un solo hombre con muchísima ambición, el hombre de las mil caras.

Está dirigida por Alberto Rodríguez (que ya en su día dirigió la premiada La isla mínima) quien junto a su coguionista Rafael Cobos, se apoyan en el personaje de Jesús Camoes “El Piloto” (José Coronado), un colaborador de Paesa, para guiar la compleja y densa historia. La voz en off de Camoes adquiere una gran presencia, convirtiendo su relato en el foco narrativo de la película.

El guión no escatima en datos, en explicaciones de la trama o en contextualizaciones. Tiene el mérito de conseguir que un hilo tan enrevesado se siga con claridad y de manera ordenada. El hombre de las mil caras no es un trabajo periodístico, es cine; no se trata de que alguien diga “esa noche sentíamos el peligro cerca”, se trata de que el espectador sienta que el peligro está cerca.

Eduard Fernández encarna a la perfección a un Franciso Paesa que da la impresión de estar por encima del resto, siempre un paso por delante y de ahí que el espectador a veces sienta cierta exclusión de lo que ocurre en la película y no acabe de entrar en ella. Pero, ¿quién es Francisco Paesa?: su vida como banquero y espía le llevó a ser director del Banco Nacional de Guinea, diplomático de Santo Tomé y Príncipe, traficante de armas con ETA, galerista de arte, fundador de bancos, empresario fantasma en Panamá y protegido de la Stasi. ¿Qué os parece? Desde luego, hay material para hacer una película sobre él. Después de lo de Roldán, Paesa apareció “muerto” solo para resucitar al sexto año, justo cuando prescribían la mayor parte de los cargos de los que se le acusaba, entre ellos de llevarse más de 1100 millones malversados por Luis Roldán.

Paesa es un personaje del que todavía hoy se sabe muy poco, solo que Jesús Camoe era inseparable de él (en la película José Coronado) y que su sobrina era aspirante a ser su sucesora y que logró con su ayuda esconder los fondos malversados y ocultarlo a él después de darlo por muerto en Luxemburgo.

Carlos Santos (Los hombres de Paco) se encarga de ponerle cara a Luis Roldán, el hombre más buscado del mundo durante cerca de un año, ex-director de la Guardia Civil que puso en jaque a todas las autoridades y al que Francisco Paesa pudo esconder.

La película funciona como thriller y como biopic a partes iguales. Tiene una trama muy compleja, aunque comparada con la realidad creo que se queda corta, y la abundancia de nombres, para los que no vivieron en esa época, junto con el malabarismo de Paesa, que siempre logra salir de los apuros y además con los bolsillos llenos, puede parecer poco creíble.

En el aspecto técnico, los primeros planos que proporciona Alberto Rodríguez, le dan mucha fuerza a la película.

En definitiva, la película supone una mirada hacia nuestra historia más reciente y al mismo tiempo más ridícula y vergonzosa del país. Una historia que sigue y que desgraciadamente seguirá repitiéndose, a veces no con tanto artificio, pero sí con la sombra del fraude y corrupción como telonera.

Muy recomendable, especialmente para aquellos a quienes interese la política y sobre todo porque nunca está de más saber qué tipo de personas han gobernado y gobiernan nuestro país.

Si te apetece verla sólo tienes que pasar por la biblioteca Miguel de Cervantes DVD PE 4567

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – El clan

“El Clan” es una película argentina de 2015 premiada en repetidas ocasiones. Ha sido la que más ha recaudado en los primeros 9 días desde su estreno a lo largo de los últimos años y es la segunda película más taquillera de la historia en Argentina y la de más éxito de su director y guionista Pablo Trapero.

Está basada en una historia real; la historia de una familia, aparentemente de lo más normal, en los años 80 que sobrecogió a todo el país cuando salió a la luz.

Produce espanto y perplejidad presenciar cómo una sociedad puede estar tan enferma, tan corrompida, tan amoral y tan echada a perder que acaba asumiendo e integrando en la cotidianidad una cadena de crímenes contra la libertad individual, contra la convivencia cívica y contra el sentido común; permitiendo que la criminalidad se adueñe del día a día. Cuando el horror se vuelve cotidiano, parece que cualquier excusa es válida (la necesidad de dinero, la envidia por el que tiene más que uno mismo, la supuesta injusticia de haber perdido el poder, las diferencias ideológicas, etc.) para cometer cualquier delito en beneficio propio, sin importar sus consecuencias.

Convivir con la crueldad, la infamia, la extorsión, la barbaridad nos vuelve insensibles a las atrocidades. Cuando privamos al otro de cualquier derecho y dignidad porque piensa diferente, porque tiene más, porque nació en la riqueza o tuvo la gracia del talento, entonces se desencadena la  barbarie y resulta casi imposible de dominar. Entonces se  desarrolla una ceguera horrorosa ante la crueldad y la  insensibilidad de las actuaciones, fijándose sólo en los fines,  omitiendo la inhumanidad de los medios.

Estamos ante una historia verídica situada en la Argentina de los años ochenta, pero su huella trasciende aquella época y aquella geografía hasta convertirse  en metáfora universal. El momento y el país resultan anecdóticos. Está tan bien reflejado que produce la sensación de estar asistiendo a un documental sobre el comportamiento de personas enfermas de violencia, de armas, de vanidad, de rango, de impunidad o de ambición  que atropellan a sus semejantes en beneficio propio. Cerrar los ojos parece la solución: lo que no vemos, no existe.

Uno de los aspectos más interesantes de la película, a mi entender, es esa respetable apariencia del mal ya que, como suele pasar, la mejor estrategia del diablo es hacer como que no existe, tal y como ocurre con la familia Puccio y su monstruoso jefe, lobo disfrazado de cordero.

Es la película más comercial de Trapero pero al mismo tiempo es muy profunda. Una gran producción a todos los niveles, en la que destacan las interpretaciones, posibilitando al cine argentino acercarse a hechos verídicos y trágicos de una manera inteligente pero sin excluir lo fascinante del espectáculo.

Destaca la actuación de Guillermo Francella, un actor versátil y camaleónico, de una  efectividad infalible. Su mirada y su gesto hielan la sangre y lo dicen todo. Igual se muestra frío y calculador que amante esposo y padre de familia.  Su poderosa actuación pasará a la historia de la más espeluznante villanía. También destacaría a Peter Lanzani que interpreta magníficamente al segundo de sus hijos al que el padre implica directamente desde el principio en los hechos criminales.

El clan es una película que pone la piel  de gallina, y curiosamente provoca más escalofríos con las escenas menos violentas. Secuencias donde podemos observar la vida cotidiana de la  familia cenando, viendo la televisión o manteniendo conversaciones que tratan sobre cosas intrascendentes mientras suenan de fondo los gritos y lamentos que provienen de un cuarto oscuro de la casa. Difícil de creer que todos los integrantes de ese patológico ecosistema pudieran hacer una vida normal escuchando los alaridos de los secuestrados, pero una vez más,  y sobre todo si se trata de la crueldad humana,  la realidad superó con mucho a la ficción.

En definitiva El Clan es una gran película, con buenísima dirección y un maravilloso reparto. La historia engancha, con un muy buen desarrollo y un final que sorprende por el cambio de ritmo que utiliza. Muy recomendable.

Y como siempre, si quieres disfrutar de ella no tienes más que pasar por la biblioteca “Miguel de Cervantes” y llevártela a casa. DVD PE 4553

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

titanic

El pasado día 15 de abril se conmemoró la efemérides del hundimiento del fabuloso transatlántico “Titanic” que realizaba su viaje inaugural entre Southampton y Nueva York. Fue la noche del 14 de abril del año 1912 cuando poco antes de la media noche chocó contra un iceberg y tan sólo dos horas después se hundía en las heladas aguas, a unos 600 Km al sur de Terranova y en la que murió la mayor parte del pasaje; unas 1500 personas entre ahogamiento e hipotermia.

Los restos del Titanic fueron localizados el 1 de septiembre de 1985 por una expedición franco americana a una profundidad de 4.000 metros y a 625 kilómetros al sudeste de Terranova. En ese momento se descubrió que no estaba entero sino partido en dos, lo que sugirió que se había partido en el momento del hundimiento. El descubrimiento de los restos devolvió el Titanic al presente realizándose numerosas exposiciones con objetos hallados en el barco así como difundiéndose su investigación por diversas sociedades históricas y culturales.

  titanic2

 El suceso del “Titanic” ha protagonizado un gran número de películas y series, siendo la más célebre la película estrenada en 1997, obra del director James Cameron que consiguió ser un gran éxito de crítica y público, ganando 11 Oscar y convirtiéndose en su época en la película más taquillera de la historia (hasta el año 2010 en que fue desbancada por Avatar, otro film del mismo director), con una recaudación mundial total de 2.100 millones de dólares.

En esta película saltaron al estrellato Kate Winslet y Leonardo DiCaprio con justo merecimiento, pero además ofrece mucho más que una bella e impresionante factura técnica. El viaje inaugural del transatlántico de todos los tiempos, ocupado por la crème de la crème de la sociedad británica y americana se le antojó al director como el marco ideal para una apasionada historia de amor. Un romance que pone los pelos de punta y empatiza con un espectador que casi llega a sentirse protagonista de la historia. Rie y llora con las vicisitudes de la pareja perfecta y por supuesto sufre como nadie la angustia por el naufragio. Un réquiem dirigido a las personas que fueron a parar al fondo del mar junto a toneladas de hierro y escombros.

titanic3

 En la película, además de apreciarse una intensa labor de investigación, el guión y sobre todo su dirección avalan la validez de una complicada propuesta histórica. Complicada por la inimaginable recreación de unos escenarios colosales, que casi creó cátedra en el empleo de maquetas.

La película se divide claramente en dos partes. Antes del iceberg y después del mismo. En la primera parte se produce el encuentro de la pareja y el amor que surge está muy bien reflejado. Ella, Rose (Kate Winslet) se ahoga en su mundo de perfección y modales en contraposición a la vida libre de Jack (Leonardo DiCaprio) y es lo que hace que se enamore de él. También nos presenta al resto de los personajes y la grandiosidad del barco y en ella encontramos algunos de los mejores momentos de la cinta, como el intento de suicidio de Rose, la fiesta en tercera clase, el dibujo que hace Jack a Rose y la escena del primer beso, en que, como no, gracias a su magnífica banda sonora, consigue ponerte los pelos de punta.

titanic4

 Pero es la segunda parte la que logra conmoverte del todo ya que además de mostrar un derroche de efectos y presupuesto, vuelve a mostrar los sentimientos de los protagonistas y su desesperación por mantenerse unidos aunque para ello tengan que hundirse con el barco. La sensación del barco hundiéndose en el mar y la terrible angustia que inunda a todos los que están a bordo está realmente conseguida y hace que el espectador pase más de dos horas frente a la pantalla sin pestañear.

Por su parte, James Cameron consigue que el hundimiento del famoso transatlántico sea el mejor y el más espectacular jamás filmado. Y para que lo saboreemos bien, dedica más de 40 minutos de cinta exclusivamente a su desmoronamiento.

Quizás porque la historia es conocida, sea previsible y por eso esta película es un perfecto ejemplo de que el arte cinematográfico, a pesar de que siempre debe estar respaldado por un buen guion, es un arte eminentemente visual, en el que la puesta en escena resulta determinante para la creación de una obra de arte.

Mi recomendación: ¡No dejéis de verla! Y para eso, como siempre, podéis recurrir a nuestra biblioteca DVD PE 3837. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones