Archivo de la etiqueta: Guerra Civil Española

RECOLECTURAS – Sostiene Pereira

«La filosofía parece ocuparse solo de la verdad, pero quizá no diga más que fantasías, y la literatura parece ocuparse solo de fantasías, pero quizá diga la verdad».

Sostiene Elena, que hace muchos años, no sabe cómo ni dónde, conoció a un señor de mediana edad, gordo, de tensión alta, que padecía del corazón y que le cautivó. Sostiene; que desde entonces este señor comparte estantería con otros personajes que apresaron su alma lectora, a la espera de ser leído de nuevo. Esta ocasión se le presentó gracias al Club de Lectura que coordina. Sostiene, que Pereira le ha cautivado igual, o incluso más, que la primera vez y, que aquellas personas que lo han conocido, les están muy agradecidas por habérselo presentado.

Veamos de que va esta maravillosa novela.

Lisboa, 1938. Corren tiempos convulsos para Europa. Es época de totalitarismos. El nazismo y el fascismo están en auge (estamos en  vísperas de la Segunda Guerra Mundial). España está inmersa en la Guerra Civil y Portugal es una dictadura en manos de Salazar.

Pereira es un periodista entrado en años, católico, viudo, al que le gusta la literatura francesa, especialmente los escritores católicos de entreguerras, como Mauriac y Bernanos. Después de treinta años como cronista de sucesos, lo contratan para llevar la página cultural del periódico vespertino Lisboa: «Somos apolíticos e independientes, pero creemos en el alma, quiero decir que somos de tendencia católica». Obsesionado con la muerte, tras leer un artículo extraído de una tesina que versa sobre el tema, decide contratar como ayudante al autor, Monteriro Rossi, para que elabore las necrológicas anticipadas de autores consagrados. El contacto con este joven inexperto e idealista, que le trae textos «impublicables» sobre García Lorca, Marinetti, o Maiakovski: «Efectivamente el artículo era para tirarlo, pero Pereira no lo tiró, quién sabe por qué, lo conservó y por eso pudo aportarlo como documentación», le cambiará la vida. Lo que empieza siendo una relación «laboral», termina convirtiéndose en una relación paterno-filial; Pereira se ve reflejado en él cuando era joven y fantasea con la idea de ver en Rossi al hijo que nunca tuvo.

La relación con Monteiro y con su novia Marta, de la que Rossi toma sus ideas subversivas y revolucionarias, hará que empiece a cambiar su perspectiva sobre la situación que se vive en Portugal y en España. Es un hombre que por encima de todo ama la cultura y que no quiere verse implicado en política, pero ¿hasta que punto puede, o debe uno, mantenerse al margen? Además de Monteiro y Marta, son numerosos los personajes que le harán ver las cosas desde otro ángulo y ayudaran al cambio y evolución que Pereira sufrirá a lo largo de la novela; como su confesor, el franciscano padre Antonio al que mortifica con sus dudas sobre la resurrección de la carne; Manuel, el camarero del Café Orquídea que le da el parte de lo que los periódicos ocultan sobre lo que ocurre en Europa y Portugal; la señora Ingeborg Delgado, judía alemana de origen portugués, que conoce en el tren y le anima a usar su condición de periodista para alzar la voz contra la injusticia: «Usted es un intelectual, diga lo que está pasando en Europa, exprese su libre pensamiento, en suma, haga usted algo»;  y el doctor Cardoso, al que conoce en la clínica talasoterápica a la que va a hacer reposo, y con el que mantendrá conversaciones muy interesantes.

Pereira es un hombre de costumbres, un hombre acomodado en una vida rutinaria, sin sobresaltos, y cuya única compañía es el retrato de su difunta esposa. Para él no es fácil aceptar el cambio que percibe en su persona, piensa que es un rechazo a su pasado y a lo que representa: «¿Y qué quedaría de mí?, preguntó. Yo soy lo que soy, con mis recuerdos, con mi vida pasada, la memoria de Coimbra y mi mujer, una vida transcurrida como cronista de un gran periódico, ¿qué quedaría de mí?» Cardoso le anima a que deje paso en su Confederación de las almasa ese nuevo yo hegemónico que se está imponiendo, y que deje de vivir proyectado en el pasado, convertido en una especie de fetichista de los recuerdos: «Deje ya de frecuentar el pasado, frecuente el futuro».

La originalidad de la novela es que está contada a modo de declaración, como bien dice el subtitulo: Una declaración. El autor nos cuenta que el señor Pereira le visitó por primera vez una noche de septiembre de 1992. Era un personaje en busca de autor que le escogió a él para ser narrado. Para Tabucchi, Pereira era la trasposición fantasmagórica de un viejo periodista portugués al que conoció en París tras su exilio huyendo de la dictadura de Salazar, a la cual había plantado cara publicando un feroz artículo contra el régimen. En el verano del noventa y tres, cuando Pereira se había convertido en amigo suyo y le había relatado su historia, ya pudo escribirla. El resultado es esta pequeña obra maestra que tenéis disponible en la biblioteca Lope de Vega y Francisco de Quevedo.

Antonio Tabucchi (Pisa, 1943 – Lisboa, 2012), es conocido sobre todo por sus trabajos sobre el escritor portugués Fernando Pessoa. Enseñó Lengua y Literatura Portuguesa en la Universidad italiana de Siena, interés que le vino desde su juventud cuando, de viaje por París, encontró el poemario Tabacaria del poeta portugués. Como novelista, alcanzó éxito con Sostiene Pereira, que fue adaptada al cine, al igual que otra de sus obras, Réquiem. Sostiene Pereira obtuvo, además, el Premio Campiello, el Scanno y el Jean Monnet. Fue galardonado asimismo por su novela Notturno Indiano, con el premio francés Médicis étranger; y con el premio español de periodismo Francisco Cerecedo.

Escritor comprometido, consiguió con su novela La cabeza perdida de Damasceno Monteiro (1997) la revisión del caso que aparecía en la obra, resolviendo el asesinato de un ciudadano portugués. Tabucchi también practicó el género epistolar, como demuestra su compendio de cartas sin destinatario: Si sta facendo sempre più tardi(2001). Colaboró con diversos medios de comunicación, entre ellos Corriere de la Sera y el diario El País. (Fuente: Lecturalia)

Para saber más: 

Los principios que sostiene Pereira

Sostiene Pereira, de Antonio Tabucchi

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – El Guernica de Picasso

El 26 de abril de 1937 un pueblo vasco fue destruido por las bombas. Este año se conmemora el 80 aniversario de aquel episodio y desde la biblioteca nos queremos sumar a los numerosos homenajes que se están realizando, con  El Guernica de Picasso de Frank D. Russell,  un libro muy visual y didáctico.

¿Por qué la aviación de Franco eligió este pequeño pueblo? Guernica había sido la «ciudad sagrada» de los vascos, meta de peregrinaciones y lugar de emplazamiento de numerosas iglesias. Como capital de las cuatro provincias vascas, era escenario de una singular ceremonia. Desde el siglo XII al XIX los gobernantes españoles habían acudido a Guernica para, reunidos bajo un roble, confirmar sus antiguas promesas de autonomía para Vasconia. Cuando Guernica fue destruida en 1937, se había llegado a un acuerdo con la República española según el cual el país vasco, con su idioma y sus tradiciones, iba a ser reconocido como gobierno autónomo, y los dirigentes de la nueva república jurarían sus cargos bajo el árbol de Guernica. Guernica representaba el punto central desde donde los vascos contemplaban su pasado y su futuro.

Los vascos, luchadores de montaña y partidarios de las tácticas de guerra de guerrillas, permanecieron en su mayor parte leales a la República durante la guerra civil española. En un intento de doblegar la moral de la resistencia vasca, se eligió Guernica como objetivo del primer experimento mundial de bombardeo de saturación en gran escala. Corresponsales de periódicos de todo el mundo llegaron a Guernica cuando la ciudad aún seguía ardiendo.

Quizá ningún acontecimiento en los anales de la guerra mecanizada ofendió tanto a las democracias occidentales como este ejercicio militar en España de las fuerzas especiales de Hitler. Fue un momento en que artistas y gobiernos pudieron hablar claro de manera unánime y así lo hicieron. Dos años más tardes estallaría la segunda guerra mundial, en la que se procedió a arrasar grandes ciudades; sin embargo, la destrucción de aquel pueblo inerme de seis mil habitantes, con su parlamento provincial, su roble, y sus campesinos vendiendo y comprando cabras y quesos, seguiría siendo el símbolo de la insania de las guerras modernas y el cuadro de Picasso su referente.

Picasso nunca se había ocupado públicamente de la marcha de los acontecimientos mundiales, pero el estallido de la guerra civil española le conmovió de tal manera que exteriorizó públicamente sus simpatías como no lo había hecho en el pasado, y aceptó del gobierno de la República el cargo de director honorario del Prado, así como, pintar un mural para el pabellón español en la Feria Mundial de París de 1937; las noticias de la violación de Guernica aceleraron, en cumplimiento de aquella promesa, la realización del óleo de grandes dimensiones sobre el que el mundo no ha dejado de meditar desde entonces.

En 1939, con la caída de la República y el comienzo de la segunda guerra mundial, Picasso optó por dejar que el cuadro fuese custodiado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, aunque expresó su voluntad del que cuadro fuese devuelto a España cuando la democracia fuese instaurada. En 1981 el cuadro llegó definitivamente a España. Se expuso al público primeramente en el Casón del Buen Retiro y desde 1992 se encuentra en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Desde su aparición en 1937, el Guernica ha mantenido un lugar privilegiado en el conjunto de ideas básicas sobre la guerra y la paz, en cuanto imagen de la conciencia humana y del horror que inspiran al hombre sus propios actos. Desde entonces los críticos no han parado de escarbar en él y los poetas a hacer versos; reproducciones sin número.  Su interpretación en profundidad es objeto de controversia, ya que varias figuras son simbólicas y suscitan opiniones dispares; pero su valor artístico está fuera de discusión. No solo es considerado una de las obras más importantes del arte del siglo XX, sino que se ha convertido en un auténtico “icono del siglo XX”, símbolo de los terribles sufrimientos que la guerra inflige a los seres humanos. El cuadro más significativo del siglo ha conseguido ser también el más conocido.

El libro que hoy traemos ofrece un análisis amplio y detallado de la obra más emblemática del artista malagueño, que sin duda nos ayudará a entenderla un poco mejor.

De entre todos los homenajes que se están realizando con motivo del 80 aniversario, me quedo con Suena Guernica de Radio 3, en el que  artistas de reconocido prestigio actúan delante del mural; y como curiosidad os dejo un enlace a la controversia que hace poco se generó debido a que el tapiz del Guernica, situado la entrada del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), fue tapado con una cortina, cuando Blix presentó su informe sobre Irak:

El ‘Guernica’ de la ONU, tapado en tiempos de guerra

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

RECOLECTURAS – 80 años Guerra Civil Española

Hoy, 18 de julio, se cumplen 80 años de la sublevación de los militares contra el gobierno de la república que daría comienzo a la Guerra Civil Española. 

La guerra, que terminó el 1 de abril de 1939, se cobró un millón de muertos y daría paso a la dictadura de Franco.

Son muchas las novelas que tratan sobre este tema, antes, durante y después del conflicto. Desde aquí hemos querido hacer una selección de ellas.

Hay muchas más, pero ya tendrías que venir tú mismo a descubrirlas. Te esperamos.

Puedes ver más en este enlace:

http://www.eraseunavezqueseera.com/2013/06/14/novelas-ambientadas-en-la-guerra-civil-espanola-y-en-la-posguerra/

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

pajaros

Hoy quiero reseñar una película española, “Pájaros de papel”, del año 2010; una película muy emotiva y con una gran historia de las que transcienden.

Con dos nominaciones a los premios Goya del año 2010, su director,  Emilio Aragón buscó la complicidad de un gran guionista, Fernando Castets que se dio a conocer por “Luna de Avellaneda” o “El hijo de la novia”, con quien, sin conocerlo personalmente compartía inquietudes, año de nacimiento y a partir de ese momento, amistad.

“Pájaros de papel” es un homenaje al vodevil y a la generación de artistas que sufrió en sus carnes el hambre y la dictadura franquista.

Se trata de una buena historia que sorprende al tiempo que nos muestra varios ambientes paralelamente. Por un lado los artistas que preparan canciones, trucos de magia, interpretaciones, etc. en lo que bien podría ser un musical, ya que la música es uno de sus puntos fuertes y va desde los temas populares, destacando el ritmo del babalú, a melodías casi exquisitas creadas por el mismo Emilio Aragón y su padre Emilio Aragón Bermúdez, Miliki. Y por otro lado la situación política y la represión del régimen justo después de la guerra.

El guion transcurre en dos momentos diferentes, primero a lo largo de 1939, hasta el final de la Guerra Civil y por otro, un año después. Bascula entre el drama y la comedia y huye del maniqueísmo mostrando situaciones cotidianas.

pajaros2

Recuerda un poco en cuanto al estilo a “El viaje a ninguna parte” de Fernando Fernán Gómez o a la más reciente “El secreto de sus ojos”. Relata las penurias de una compañía de variedades en la que hay una curiosa familia formada por un niño huérfano, un homosexual y el protagonista principal que ha sufrido una gran tragedia y que es el mentor del niño.

Cabe destacar Imanol Arias en una de sus mejores interpretaciones, un personaje de héroe con una vida interior muy complicada. Todo el reparto está muy bien dirigido, destacando las interpretaciones así mismo de Lluis Homar, Carmen Machi y Roger Prince p como el niño. Los secundarios también tienen escenas de lucimiento y todos lo hacen francamente bien, especialmente Luis Varela, Fernando Cayo, Lola Baldric, Concha Hidalgo, Diego Martín y Emilio Aragón Bermúdez en un papel pequeño pero que consigue emocionar. Todos aportan cuerpo a la película.

pajaros3

Destaca la impecable fotografía y así como el armónico montaje. Se trata de una historia creada con el corazón, en la que nada es superfluo y como bien dijo su guionista Fernando Castets, los grandes guiones están en las pequeñas historias.

El director emplea perfectamente los elementos narrativos así como los recursos para emocionar. Su ambientación y su realización son puro clasicismo y también, por qué  no decirlo, oficio (generaciones haciendo televisión dan una experiencia). El desarrollo de la historia es fluido y mantiene un ritmo que la hace avanzar sin detenerse, combinando las anécdotas  con un hilo argumental algo somero pero muy bien encauzado.

pajaros4

El hecho de compararla, por lo que las recuerda a veces, a “El viaje a ninguna parte” o “Ay Carmela”, hace que pierda la brillantez que hubiera tenido si hubiese sido única.

Pájaros de papel quizás toca demasiado la fibra sensible, pero quien no esté muy alerta a los mecanismos narrativos, se encontrará con una película muy efectiva, muy bien hecha y con interpretaciones bastante persuasivas.

pajaros5

Y como siempre, podéis disfrutar de ella si os acercáis a la biblioteca. DVD PE 3691

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

bicis Las bicicletas son para el verano, adaptación dirigida por Jaime Chávarri en 1984, basada en la obra homónima de Fernando Fernán-Gómez (Premio de teatro Lope de Vega en 1978). Situada en el contexto de la Guerra Civil española, esta comedia de costumbres, fue uno de los grandes éxitos del cine español de los 80. No es de extrañar, porque pocas películas de nuestro cine han hablado de la Guerra Civil desde un punto de vista tan cotidiano y real. El director retrata a unos personajes cálidos y cercanos, identificables en la España de ese tiempo. Buena parte de este mérito la tiene el fantástico reparto, tanto principal como secundario: Agustín González (el único actor que venía de participar de la obra de teatro original) Amparo Soler Leal, Victoria Abril, Marisa Paredes, Aurora Redondo, Carlos Tristancho, Emilio Gutiérrez Caba, Alicia Hermida… y en su primer papel protagonista: un jovencísimo Gabino Diego. Las bicicletas son para el verano es una recomendable película que nos habla de un verano que nunca tuvo que haber llegado. Al final de esta historia, cuando por fin termina la guerra y llega la ansiada paz, el padre le dice con amargura a su hijo que no es la paz lo que ha venido, sino la victoria. Y exclama una frase que se nos queda grabada en la cabeza y el corazón: “Sabe Dios cuándo habrá otro verano”. En la obra se evita bastante el tema político de la Guerra Civil, se centra más en la vida de la familia protagonista, todas las aventuras y desventuras en la preguerra y en la guerra. El trasfondo político se aprecia como un decorado, sin profundizar en él. A través de los estereotipos de algunos personajes (el anarquista, el fabricante de imágenes sagrada), y de algunas localizaciones y decorados (el centro social anarquista, la calle, tanto en plena guerra como cuando los niños retiran las pancartas de «no pasarán», etc.) y multitud de detalles que se dejan ver en toda la película. bici2 No es posible calificarla dentro de un solo género. Tiene la riqueza de una variada gama de géneros, en ella se crea un ambiente emocionante donde la guerra civil aparece como “telón de fondo”. Combina situaciones dramáticas que viven los personajes con continuas pinceladas de humor que van llevando poco a poco al espectador a un acercamiento y complicidad al lado de los perdedores, de los inocentes, de los que pasan hambre… Los diferentes personajes de la película representan cada uno los perfiles sociológicos que podrían existir en la Segunda República. Por una lado, la familia de Don Luis, de carácter republicano reflejado también en sus dos hijos. Manolita, de vocación artista, y vinculada al auge cultural que se respira durante la Segunda República, y Luisito, un adolescente que tiene cierta cultura con respecto a los chicos de su misma edad porque ha leído las novelas de su padre, ha desarrollado el gusto por la poesía y en ocasiones se anima a escribir algunas. También Don Luis, copropietario de una empresa de licores, refleja el carácter colectivizador de la economía de guerra de la zona republicana al unirse ella con su empresa. bici3 Por otro lado, en las relaciones de la familia de Don Luis con sus vecinos y con la casera que regenta la casa donde todos viven, se irán desgranando los diferentes perfiles asociados al catolicismo y las derechas. Los asedios aéreos sufridos por Madrid durante la Guerra, la huida hacia los refugios y el terror de la contienda nos trasladan fielmente al momento. También el hambre, la cartilla de racionamiento o los hurtos entre vecinos que caracterizan la posguerra. Sin duda uno de los mayores problemas, podría decirse el más grave de los que asolaron Madrid en la guerra, fue sin duda el abastecimiento de la población, y esta situación es mostrada en la película como prólogo a la época oscura que le seguirá. bici4 Hay que destacar también el buen reparto de la película, entre los que cabe señalar la presentación como actor de Gabino Diego, el papel de una jovencísima Victoria Abril, y a un inmenso Agustín González en la figura de Don Luis. Sin olvidar el buen trabajo de todos los actores, que hacen vivir a través de sus interpretaciones, lo absurdo de un enfrentamiento, que llevó a una nación, al hambre, a la miseria, al atraso en todos los sentidos, y a la muerte. En definitiva, una gran lección de historia narrada con naturalidad y objetividad para volver a pensar en el pasado y tal vez aprender de ella. bici5 «No ha llegado la Paz, ha llegado la Victoria». En la frase final de la película Las bicicletas son para el verano, en un diálogo entre el padre con su hijo, se puede resumir lo que fue la guerra civil española (también otras), en las que siempre, tanto vencedores como vencidos son perdedores. Es el comienzo de una nueva etapa, el franquismo. La guerra duró tres años y la «Victoria», cuarenta. En esta película se intenta reflejar lo que supuso la guerra para los civiles que vivían en las grandes ciudades españolas o en sus inmediaciones: la esperanza de que pronto terminaría todo, la dureza de la vida en las calles y en las familias, la picaresca para conseguir alimentos y la habilidad para sobrevivir, algunos a costa de otros, se presenta como uno más de los desastres de la guerra que, cuando finalizó, abrió una nueva puerta a la desgracia de muchos. bici6 Película que impresiona por su realismo, la interpretación, con mucha sensibilidad y humanidad, de sus actores, algunos de ellos estereotipos de personajes que lucharon, o sobrevivieron en el Madrid sitiado durante la guerra, por la sutileza con que va trasmitiendo el tremendo drama de la guerra civil a través de la vida cotidiana de una familia madrileña,  por el humor con el que se desarrolla, muy creíble en aquellos momentos, a pesar de la tragedia que se está viviendo. bici7 “Es una historia contada desde el prisma de los vencidos, con respeto y atendiendo más al drama humano de la guerra en la gran ciudad que a las discrepancias políticas”: (Barroso y Gil Delgado, 2002) Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

RECOLECTURAS – Paseo de los canadienses

 

Paseo-de-los-Canadienses

PASEO DE LOS CANADIENSES.

En memoria de la ayuda que el pueblo de Canadá, de la mano de Norma Bethune, prestó a los malagueños fugitivos en febrero de 1937

¿Habéis paseado alguna vez por el Paseo de los Canadienses? Este paseo se encuentra en la provincia de Málaga, y discurre paralelo al Peñón del Cuervo. ¿Y por qué se llama así? Pues esta misma pregunta se plantea el protagonista del libro que hoy recomendamos, una historia en forma de cómic, que picado por la curiosidad, empieza a tirar del hilo y se encuentra con una historia estremecedora, poco conocida fuera del ámbito local malagueño, y quizás ni eso, yo por ejemplo no la conocía, si acaso muy vagamente.

El nombre hace referencia a los canadienses, encabezados por Norman Bethune, que prestaron ayuda humanitaria a los malagueños huidos de Málaga el 7 de febrero de 1937, 150.000 hombres, mujeres y niños, que salieron despavoridos para ponerse a salvo del ejército nacionalista de Queipo de Llano. La única salida posible era la carretera N-340 en dirección a Almería, carretera que tomaron con algunas pertenencias que iban dejando en la cuneta a medida que el cansancio, el hambre, y el miedo iban haciendo mella en la población. A esta huida los malagueños la llaman La desbandá. (“Imaginaos 150.000 hombres, mujeres y niños que huyen en busca de refugio, temerosos del ejército nacionalista del General Queipo de Llano. No hay más que un camino, Almería, y no encuentran alimento por los poblados por donde pasan, ni medio de transporte, tienen que caminar, caminar, caminar…mujeres, ancianos y niños, tambaleándose, tropezando, abriéndose los pies en pedernales polvorientos, mientras los fascistas los bombardean sin piedad desde los aviones y los cañones desde el mar“.)

paseo2

La carretera de la muerte, como la llaman los malagueños, se cobró miles de vidas, entre 3000 y 5000, de civiles inocentes, que huían sin saber que la carretera se convertiría en una trampa mortal. (Los 50 km de tramo que discurren entre Torrox y Motril están cercados a un lado por el mar y al otro por la montaña, una auténtica ratonera).

Norman Bethune , doctor e innovador médico canadiense, se encontraba por aquel entonces en España al mando de la “Unidad canadiense de transfusión de sangre” (algunos le atribuyen el desarrollo del primer servicio móvil de transfusiones de sangre), desplazándose al lugar de los hechos desde Valencia para socorrer a la población civil. Durante tres días él y sus ayudantes socorrieron a los heridos y ayudaron en el traslado de refugiados hacia la capital almeriense. Esta traumática experiencia le llevaría a escribir su relato El crimen de la carretera Málaga-Almería.

Este relato y otras muchas fuentes ha servido al autor para documentarse. A parte de narrar la masacre, nos cuenta otras muchas cosas interesantes sobre esos días en la capital malagueña, “Sin referencia política ni militar, los malagueños quedaron abandonados a su suerte“. Por ejemplo, ¿Sabéis como los malagueños llamaban a los francotiradores?: Los Pacos, ¿Y a qué tampoco sabíais que en el cementerio malagueño de San Rafael se encuentra la mayor fosa común de toda España y de toda Europa Occidental? ¿Y a que Carlos Arias Navarro, conocido por su frase: “Españoles, Franco ha muerto“, lo llamaban “El carnicerito de Málaga? Pues sí, por aquel entonces era el principal responsable de los juicios sumarísimos ocurridos en Málaga entre 1937 y 1944, en el que hubo alrededor de 18000 fusilamientos.

El autor, con esta historia, ha querido recuperar un episodio doloroso preservado en la memoria local malagueña, pero que el resto de los españoles, en particular los jóvenes desconoce. El propósito que lo mueve es claramente restaurar los hechos y difundir lo ocurrido, y quizás por eso se ha servido del cómic, género en auge, para llegar con más facilidad al lector. En poco más de una hora y de manera amena te sumerges en un episodio muy olvidado de nuestra historia reciente, quizás en ese intento de recuperar dicha memoria, el Alcalde de Málaga inauguró este paseo en el 2006.

Si te gusta este tema, o te ha picado la curiosidad, en la biblioteca también tenemos una novela que habla de este hecho, La desbandá, de Luis Melero (N-H MEL Lui des).

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

 LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

gc

El Pasado martes día 1 de abril se celebraba el 75 aniversario del final de la guerra civil española.

Entre 1936 y 1939 España sufrió un trágico conflicto bélico que hizo más profundas las diferencias en el seno de la sociedad, causó cientos de miles de víctimas, además de llevar al país a una situación de miseria generalizada. Tras varios años de lucha, el general Francisco Franco se convirtió en caudillo del nuevo Estado autoritario que se prolongó hasta su muerte en 1975.

Salvo alguna película realizada en los primeros años del franquismo, es muy poco lo que se ha hecho sobre la guerra directamente, pero sí sobre repercusiones que ésta tuvo en diversas situaciones humanas, como la vida en Madrid y Barcelona durante la contienda, sobre avatares de algunos grupos humanos en ellas, algunas facetas parciales o metáforas sobre la misma. No obstante, la contienda o sus repercusiones en los primeros años del franquismo, han estado muy presentes en el cine español.

Las últimas carecen de valor propagandístico, y más bien muestran el horror de la guerra, la deshumanización y la violencia que trae consigo, al mismo tiempo que la bondad o la inocencia de muchas de las personas que tomaron parte en ella y que sufrieron las consecuencias.

El cine español de los últimos años procura mostrar desde diferentes puntos de vista las principales causas de la guerra, las aberraciones sucedidas, el sufrimiento de la población civil y los errores de cada bando.

A pesar de la creencia popular, los filmes españoles sobre la Guerra Civil no son tantos como parece. Tras el fin de la censura la mayoría de nuestros cineastas prefirieron centrarse en la posguerra, un período que muchos de ellos padecieron en su juventud. Pese a todo, la filmografía ambientada en España entre 1936 y 1939 está ahí, y comprende películas de todos los signos ideológicos.

Las películas sobre la Guerra Civil, sin embargo, no han sido objetivas a la hora de contar en imágenes el conflicto bélico que sufrimos los españoles entre 1936 y 1939 y durante la dura posguerra: son tan subjetivas como las novelas, memorias o los mismos libros de historia. No obstante, este maniqueísmo parece lógico, ya que cada cual construye su discurso como le conviene.

La objetividad en torno a esta tragedia sólo será posible dentro de algunos años, cuando ya no quede nadie vivo que haya sufrido sus consecuencias. Pero siempre será necesario conservar la memoria histórica con tales testimonios y evocaciones cinematográficas.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones