Archivo de la etiqueta: Escritores ingleses

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

cuentos
Ayer celebramos el día de San Valentín; por ese motivo, mi propuesta para el día de hoy es un maravilloso libro de la editorial Alba, Cuentos de amor victorianos.

Quien ya me conoce un poco o me lee en este blog, sabrá que tengo cierta debilidad por los escritores ingleses, y entre ellos especialmente, los escritores victorianos (contemporáneos de la reina Victoria, que reinó desde 1837 a 1901).

Un poco de historia. Hasta finales del siglo XVIII sólo las clases acomodadas tenían acceso a los libros y a la educación. Con la llegada del nuevo siglo y de la primera revolución industrial, gracias al desarrollo y al abaratamiento de las técnicas de impresión, un mayor número de personas empezaron a disfrutar de la lectura. Los libros seguían siendo prohibitivos para las clases medias y medias bajas, pero en seguida proliferaron periódicos y revistas, cuyo precio era más asequible para la mayoría de la población, entre otros el Household Words, fundada por Charles Dickens.

Muchas de las grandes novelas inglesas de la segunda mitad del siglo XIX , se publicaron por entregas en esas magazines populares. Pero además de novelas y artículos, necesitaban pequeñas narraciones para llenar sus páginas, iniciando el nacimiento de la edad de oro del relato breve, que duraría hasta bien entrado el siglo XX.

La mayoría de los cuentos de esta antología aparecieron publicados por primera vez en esas revistas y, a pesar de haber sido escritos para el gran público, son modélicos en su género. Todos giran en torno al amor, un tema muy recurrente en la literatura victoriana: el amor como fuente de alegría y de dolor; el amor como misterio, conquista, sacrificio, oportunidad de pérdida; el amor que florece a cualquier edad y adopta las formas más imprevisibles.

La enorme variedad y riqueza de la literatura de ese período produjo historias asombrosamente dispares. La selección se ha establecido siguiendo un criterio sometido a dicha disparidad, sin restringir la complejidad del tema a ninguna consideración previa. De hecho, hay varios autores muy refractarios a las divisiones temporales, poco o nada victorianos, aunque todos ellos, en algún momento de sus vidas, fueron contemporáneos a la reina Victoria.

El libro está ordenado cronológicamente, a partir de la fecha de nacimiento de los autores. Empieza con un cuento de Mary Shelley, que enlaza el romanticismo y la novela gótica con la literatura victoriana, y termina con un cuento de D.H. Lawrence, que aunque comienza a salirse de ese marco temporal, mantiene aún cierta formalidades victorianas. Entre medias, autores tan conocidos como Elizabeth Gaskell, Thackeray, Trollope, mis queridísimos Charles Dickens, Robert Louis Stevenson, Arthur Conan Doyle u Oscar Wilde, por los que siento cierta debilidad, Wilkie Collins, Thomas Hardy, H.G. Wells, Rudyard Kipling, el americano Henry James, que prefirió vivir y escribir en Gran Bretaña, y otro extranjero adoptado por la Inglaterra de la época, el polaco Joseph Conrad. Todos ellos conocidísimos por el gran público. La antología reúne también a otros no tan conocidos, al menos yo no los conocía: George Gissing, E. Nesbit, Henry Harland, John Galsworthy, Ernest Dowson, Charlotte Mew y Hubert Crackanthorpe. (Datos sacados del libro).

Una cosa que me ha gustado mucho de la antología es que,  antes de cada cuento hay una pequeña biografía literaria del escritor. Ya sabes, si te gustan estos escritores como novelistas, seguro que te gustarán como escritores de cuentos. Los buenos cuentos son alta literatura en pequeñas dosis. Una selección exquisita para unos lectores exquisitos, y como siempre aquí, en tu biblioteca.
Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – De cómo una adaptación mejora un libro

Una pena en observacion.qxd:plantCUADERNO.qxdMi recomendación para el día de hoy es un libro que seguramente pasaría desapercibido si no fuese porque de él se hizo una de las películas más bellas, aunque triste, sobre la vida de un escritor. En este caso hablamos de Una pena en observación de C.S. Lewis y la magistralmente adaptación al cine Tierras de penumbra.

“Nadie me habló nunca de la desidia que inyecta la pena”.

En 1952, la poetisa norteamericana Helen Joy Davidson Gresham, católica, divorciada y comunista, apareció en la vida del cincuentón Clive Staples Lewis, anglicano, soltero y eminente hombre de letras británico, que ejercía en aquel entonces su magisterio en Oxford.

Helen –H., como se la denomina en el libro– sentía desde hacía tiempo una profunda admiración por Lewis, al que hasta ese momento sólo conocía a través de sus obras y de un escaso intercambio epistolar. Del encuentro personal surgió el amor, al que el ya maduro escritor se entregó con entusiasmo. Pero la dicha duró poco: Helen enfermó de cáncer y murió, dejando a Lewis sumido en el dolor.

El presente libro, excelentemente traducido por Carmen Martín Gaite, es el fruto de ese dolor. C. S. Lewis reflexiona sobre su desdicha, sobre la pérdida del ser amado, y se confronta con Dios, con su aparente ausencia y con la que parece ser su verdadera naturaleza.

El vacío, la soledad, la impotencia, el recuerdo, el amor, la fe, la esperanza, la búsqueda de un sentido a tanto sufrimiento, los lugares aún impregnados del ser amado irremisiblemente perdido son el punto de partida de este intenso y emotivo libro, que es un valiente enfrentamiento con lo más íntimo y recóndito de nuestros sentimientos, de nuestro yo confrontado con la tragedia, con el aparente sinsentido que gobierna la vida de los seres humanos, con la enigmática voluntad divina y con la trascendencia y fuerza redentora del amor.

Un pequeño libro, de tan sólo 103 p., que son las reflexiones del autor después de la pérdida de su esposa para intentar mitigar su dolor, y del que Richard Attenborough hizo una espléndida película con Anthony Hopkins y Debra Winger como protagonistas. (Una nota curiosa. Ya es la segunda vez que os hablo en esta sección de un “pequeño libro”, cuyos personajes femeninos se llaman Helen, y del que luego se han hecho unas magníficas adaptaciones con Anthony Hopkins como protagonista, veáse 84 Charing Cross Road reseñada aquí no hace mucho. No lo había pensado hasta este momento y me ha llamado la atención, curioso, ¿no?).

Al principio de la reseña os dije que este libro pasaría desapercibido si no fuese porque hay una magnífica adaptación al cine. En mi caso fue así. Yo no conocía el libro pero sí había visto la película, que como ya sabéis me encanta. La casualidad hizo que ordenando los libros de la biblioteca cayese en mis manos, y que el editor, con muy buen ojo, escogiese para la portada un fotograma de la película. Podéis imaginaros qué alegría más grande me entró. Después de leer el libro os puedo decir que, al contrario de lo que sucede normalmente, me quedo con la película, porque si bien el libro es bueno, sino no estaría aquí, es un poco sesudo. He querido traerlo a esta sección para que veáis, como a veces, una película mejora un libro. ¡Es increíble como el director recrea todo un mundo a partir de las reflexiones del escritor!

A C.S. Lewis muchos lo conoceréis, sobre todo el público juvenil, por la exitosa saga literaria Las crónicas de Narnia, pues bien, este es uno de los encantos que tiene la película, que vemos como el escritor le cuenta al hijo de H. las historias que componen su fantástico mundo. Y como siempre aquí en nuestra biblioteca.

La película también la tenemos (DVD PE 2872). Os dejo con el tráiler en VO.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

Canción de Navidad de Charles Dickens

Canción de NavidadNo queríamos dejar pasar la Navidad, más este año que celebramos el bicentenario de su nacimiento, sin hablar de todo un clásico de estas fechas, “Canción de Navidad (A Christmas Carol) de Charles Dickens.

Pocos escritores podrían alardear de haber creado un mito. Pero ése es el caso de Charles Dickens (1812-1870) y su Ebenezer Scrooge, aquel incorregible “viejo y codicioso pecador” que un buen día sueña con los horrores que habrá de padecer si persiste en su detestable egoísmo. Movido por su honda preocupación social, Dickens creó en Canción de Navidad (1843) una deliciosa historia melodramática, en la que los personajes y sus comportamientos son contemplados con mirada infantil; pero el escritor consiguió sin duda algo más: estuvo muy cerca de inventar la Navidad, un jubiloso festival de bondad y buenos propósitos, aunque también de finas exquisiteces que saboreamos tanto como la matizada y poética prosa con que las describe

El libro se compone de cinco estrofas: la primera es el prefacio, donde presenta  los personajes y plantea la problemática general de la obra. El cuerpo central del relato lo componen las estrofas segunda, tercera y cuarta, que constituyen el sueño o la pesadilla de Scrooge y donde es visitado por los espíritu de las Navidades pasadas, presente y futuras. La quinta es el epílogo, vuelve Scrooge a los mismos lugares, a las mismas calles sombrías y sucias, y encuentra de nuevo a los mismos personajes de la primera estrofa, pero ahora todo es totalmente distinto y el día es “radiante, alegre, estimulante“, en esta mañana de Navidad. Han pasado doce horas y en Scrooge se ha operado una radical transformación, de “viejo ávaro” a “viejo encantador”

(Fuente: Libro Canción de Navidad . Editorial Vicens Vives. Aula de literatura).

Canción de Navidad ha sido adaptada múltiples veces al cine, con mejor o peor fortuna. Aquí en la biblioteca podéis disfrutar de algunas de ellas, desde la adaptación realizada con teleñecos, pasando por la película dirigida porRonald Neame con Albert Finney como Mr. Scrooge, a la última realizada por Robert Zemeckis con la técnica performance capture y protagonizada por Jim Carrey. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

Hoy dejamos atrás una semana terrorífica y la empezamos con mucho humor con el libro que te proponemos en nuestra sección, Wilt de Tom Sharpe.

El protagonista, Henry Wilt, encadenado a un empleo demencial como profesor en un politécnico, acaba de ver postergado su ascenso una vez más. Mientras, las cosas no marchan mejor en casa, donde su maciza esposa, Eva, se entrega a imprevisibles arrebatos de entusiasmo por la meditación trascendental, el yoga o la última novedad recién olfateada. Wilt, que se siente impotente con respecto a su empleo, no vacila en entregarse a fantasías cada vez más asesinas y concretas acerca de su mujer, con la colaboración de una espectacular muñeca hinchable. A partir de la inopinada desaparición de Eva, Wilt se encuentra encartado como principal sospechoso de la presunta muerte de su esposa, y se pone en marcha una desternillante investigación policíaca…

Tom Sharpe goza de la merecida reputación de ser “el novelista más divertido de nuestros días”, sus lectores se cuentan por millones en todo el mundo. El escritor está de actualidad en España por la adaptación teatral de su obra más emblemática, Wilt, que ya podemos disfrutrar en el Teatro Bellas Artes de Madrid hasta el próximo 6 de enero. Dirigida por Garbi Losada, cuenta con Fernando Guillén Cuervo, Ángel de Andrés y Ana Milán entre sus protagonistas.

Si quieres puedes ver la entrevista que XLSemanal tuvo con el escritor en su casa de la Costa Brava con motivo del estreno de su obra.

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

¡Comienzan los Juegos!

Estamos de estreno, con motivo de la inauguración de los Juegos Olímpicos nosotros también inauguramos nueva “Mesa temática”, sobre los Juegos y sobre la ciudad que los acoge, Londres.

Pensar en Londres me sugiere muchas cosas, por un lado pienso en su transporte urbano tan característico, los autobuses y cabinas de color rojo, sus taxis, el underground, el tener que girar la cabeza en sentido contrario a la hora de cruzar…pienso en sus parques y las ardillas que lo habitan, sus barrios y sus museos, su arquitectura, la moda y los mercadillos, su mezcla de culturas, su música pop, el olor a cebolla, el té de las cinco, Lady Di…pero sobre todo pienso en sus escritores y en las grandes historias y personajes que han creado. Algunos autóctonos, otros no, pero todos en común Londres, la ciudad que los inspira.

Pensemos por ejemplo en John Barry y su Peter Pan, la ternura de Winnie de Pooh y sus amigos, el loco mundo de Alicia, en Mary Poppins sobrevolando la ciudad con un paraguas como único medio de transporte… Muchas veces en el tedio de las tardes de verano pienso, y si atravesara mi armario para ir al mundo de Narnia…, o mejor me voy de picnic con Beatrix y sus amiguitos. A veces paseando por sus calles creo percibir un olor a pipa y un hombre con gabardina y sombrero diciendo a su compañero, “elemental querido Watson“, también he fantaseado con ser chica James Bond y estar al servicio de su majestad y en mis peores pesadillas me he visto tirada en las calles de Whitechapel, apuñalada por un tal Jack. Me encantaría representar a Ofelia en Shakespeare’s Globe y tal vez participar an algún musical basado en las obras de Dickens y no quiero ni contar las risas que me echaría con Nancy Mitford y Evelyn Waugh, y las largas charlas que mantendría con Virginia y sus compañeros de Bloomsbury… Me iría de concierto con Nick Hornby, por supuesto, y en mis mejores fantasías dejaría de ser una Muggle y junto con Harry, Hermione y Ron inventaríamos hechizos para combatir esta crisis.

Si a ti también te gusta este mundo acercáte y verás, aquí te puedes encontrar a todos ellos y muchos más. Si son todos los que están, no están todos los que son.

Deja un comentario

Archivado bajo Mesas temáticas

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

Hoy en nuestra sección celebramos la llegada del verano con uno de los libros más divertidos que se ha escrito nunca, “Mi familia y otros animales” de Gerald Durrell.

El libro cuenta la historia de los Durrell durante sus años de estancia en Corfú, envueltos en una serie de peripecias cuyo contrapunto viene dado por las aventuras del joven Gerry con los lugareños, sus preceptores y sus pequeños protegidos, los animales que Gerry adopta como miembros de la familia y que retrata con gran inteligencia y ternura, no obstante, Gerald Durrell además de escritor fue zoólogo y fundó el Durrell Wildlife Conservation Trust y el Zoo de Jersey .

El original estilo narrativo de Durrell brota de la combinación de varios géneros: la descripción naturalista, el retrato de gentes y lugares, la autobiografía y el relato humorístico. La obra es la primera parte de su divertida trilogía de Corfú, proseguida con “Bichos y demás parientes” y “El jardín de los dioses”.

Gerald Durrell es hermano del también famoso escritor Lawrence Durrell, conocido por su tetralogía “El cuarteto de Alejandría”, y que al igual que el resto de la familia aparece retratado en el libro.

Deja un comentario

Archivado bajo Libros