Archivo de la etiqueta: Drama romántico

CINEMA PARADISO – Café Society

Encantada de estar de nuevo con vosotros después del impasse veraniego. Quiero retomar las reseñas cinematográficas con una película de uno de los grandes; tan grande como Woody Allen. La película en cuestión está ambientada en el Hollywood de los años 30, cuando la industria del cine florecía gracias a grandes figuras como  John Ford, James Cagney, Bette Davis o Ginger Rogers entre muchos otros; y todos ellos aparecen en la cinta. Y eso es debido a que Boby Dorfman, judío (que bien podría ser un joven  Allen) interpretado por Jesse Eisenberg, decide abandonar su vida en  la joyería familiar en Nueva York y probar suerte en Los Ángeles e intentar un hueco en la industria cinematográfica donde su tío  Phil Stern (Steve Carell) es un pez gordo que se codea con lo más florido y granado del sector en ese momento.  Una vez en Los Ángeles, conoce a la ayudante de su tío y el sueño que hasta ahora lo había movido,  cambia de repente;  ya no buscará hacerse un nombre en Hollywood, sino que su prioridad ahora será  conquistar a esta joven, interpretada por Kristen Stewart que, a su vez, mantiene un romance en secreto con cierta figura de la industria.

En “Café Society” Woody  Allen recurre a temas que están presentes en sus películas en la mayoría de las ocasiones, como su amor por Nueva York o su relación amor/odio con Hollywood, el judaísmo, las familias disfuncionales, y cómo no, las relaciones amorosas complicadas. Todo ello con un toque del glamour propio de la que fue llamada Café Society para denominar a los personajes relevantes de la industria cinematográfica que se reunían en los lugares de moda de la época.

 

 

Ya desde el comienzo de la película Allen da muestras de su más genuino estilo de hacer cine reflexionando sobre la existencia con ingredientes tan típicos como  la  fina ironía, el humor negro, las frases lapidarias y una crítica elegante pero contundente de la sociedad, la política, los negocios y por supuesto de la religión.

Es un retrato de dos de los lugares más populares de los Estados Unidos del momento, y la época elegida resulta tan evocadora como convulsa. La ley seca ha desaparecido, el cine sonoro va tomando auge y desde Europa llegan noticias del avance del nazismo..

Además de todo esto, el director  entremezcla la trama principal con una segunda que es la historia del hermano del protagonista, enmarcada en el crimen organizado con notas de humor negro que le dan el contrapunto a la historia.

Uno de los puntos fuertes de la película, además de la dirección, es el reparto. Eisenberg vuelve a ser el «otro yo» de Woody Allen que, además , actúa como narrador fuera de plano en la película. Su representación del joven e inexperto Bobby le convierte en una versión juvenil y pelirroja del propio Allen y al mismo tiempo lo aleja de interpretaciones recientes como el histriónico Lex Luthor en Batman contra Superman.

Sin embargo, quizás el gran descubrimiento de la película sea Kristen Stewart que borda el papel de Vonnie a pesar de haberse encasillado en papeles como el de Blancanieves o la saga Crepúsculo. Aquí sin embargo resulta bastante creíble.

En cuanto a secundarios hay que destacar a Steve Carell interpretando al triunfador que no está del todo conforme con sus orígenes y a Ken Stott y Jeannie Berlin como Marty y Rose Dorfman, los padres  de Bobby. Tambien merece mención especial el papel de Sheryl Lee como la esposa de Carell, difunta y misteriosa Laura Palmer en la conocida serie Twink Peaks.

“Café Society” es un episodio más dentro del mundo y de la vida que Allen ha decidido contar. Todo ello envuelto en una ambientación primorosa y una bonita fotografía llena de imágenes evocadoras. En definitiva, Allen ha conseguido realizar una de sus películas más hermosas y encantadoras rozando la perfección de clásicos como “Annie Hall” , “Manhattan” o “Poderosa Afrodita”. Una comedia romántica de verdad, como sólo él sabe hacerlas; de esas que le confieren dignidad a un género que normalmente se asocia con emociones vulgares y sentimentalismo barato. Altamente recomendable.

Y sólo tienes que pasar por la Biblioteca y llevártela a casa. DVD PE 4563

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – La teoría del todo

Recientemente ha fallecido Stephen Hawking, físico teórico, astrofisico y cosmólogo, además de gran divulgador científico cuyos trabajos han cambiado el mundo científico y el concepto que de él se tenía. Fue diagnosticado de ELA cuando contaba sólo  21 años, con una reducida esperanza de vida pero que finalmente ha muerto con 76 años el pasado 14 de marzo.

Hoy quiero reseñar una película que se hizo sobre él en el año 2014. Se trata de “La Teoría del Todo”, un biopic en el que destaca especialmente su elegante  narrativa y  estilo y sus interpretaciones  más que notables.

La película se basa en un libro escrito por la primera esposa de Hawking, Jane Wilde, “Travelling to Infinity: My Life with Stephen” y de quien él mismo dijo que fue uno de los personajes más importantes de su vida. Refleja por tanto el lado humano del científico; ese que a menudo no conocemos.

“La teoría del todo” busca el equilibrio entre la faceta personal y la profesional  y en ella nos encontramos con potentes detalles que van desde la búsqueda de una única fórmula que explique el origen del universo… hasta la búsqueda de una tecnología que permita a Hawkins (lo que no le permite la ELA)  dar a conocer al mundo toda su erudición. Además, el romance, aunque pueda emplear más minutos de los deseados, está tratado con acierto, delicadeza y madurez.

Cuenta una historia de amor desde los ojos de una mujer que decidió comprometerse con un hombre que padecía una enfermedad degenerativa que, según los médicos, le quitaría la vida pronto. Y de cómo  una mujer se las puede arreglar para llevar adelante un hogar habitado por tres hijos y un marido con una severa discapacidad motriz.

Los momentos dulces de esa vida se fueron transformando en momentos de frustración y sacrificio y eso es precisamente para muchos, lo que hace empática a esta historia.

“La teoría del todo” nos narra la vida de Hawkins desde que es un vital, optimista y “friki” estudiante de Cambridge hasta que es recibido en audiencia por la reina de Inglaterra. Durante este periodo observaremos su romance con Jane, los síntomas degenerativos de su enfermedad, su diagnóstico, su evolución, su doctorado en Cambridge, la redacción de su libro científico-divulgativo “Una breve historia del tiempo” y su éxito y relevancia a nivel mundial y científico. Todos estos acontecimientos de la película están genialmente interconectados.

El guion es natural y está bien escrito y, gracias a él, la multitud de sentimientos y reflexiones que nos despierta, la rabia al observar la vida que pudo tener el protagonista y no tuvo, las alegrías del amor familiar que experimenta, los sentimientos de pena, de triunfo, etc., se transmiten magistralmente. La historia de amor se relata con sencillez y tacto pero también con complicidad; el compadreo universitario y la amistad se empapa en el espectador como algo encantador, las apuestas investigadoras de Hawkins  son llamativas, relevantes y trascendentes.  Así mismo, el drama de la ELA se convierte en una desventura multidimensional, cargada de momentos agridulces, con un protagonista que ya nos ha calado completamente como un joven, ignorante de cuál será su destino, un destino que le tiene preparadas muchas trabas y alguna que otra satisfacción, como el hecho de saber que el cerebro no está afectado por esta enfermedad y, aunque los médicos le dieron una esperanza de vida de 48 meses (y, como he comentado, ha vivido hasta los 76 años) decidió seguir con su vida como quiso y planeo: se casó, tuvo hijos y siguió con sus estudios e investigaciones.

 

Aunque la historia y el drama de amor puede resultar menos interesante, el punto fuerte de la película lo marca la manera en que Marsh nos explica la enfermedad de Hawking y cómo la llevó; además de la increíble actuación de Eddie Redmayne que hace de Stephen Hawking, quien con meses de ensayo junto con un bailarín, logró recrear el poco movimiento con el que Stephen vivió durante años, sin exagerar.

Realmente la transformación física de este actor británico es impresionante y su interpretación, que fácilmente podía rayar en la exageración, se mantiene siempre en el terreno de lo natural. Parte de ese logro se debe a que Redmayne preparó intensamente su cuerpo para evitar los efectos especiales y con ello sentir a su personaje y la descomposición física que ha ido sufriendo. Pero aun siendo Hawking el eje principal de la película, Felicity Jones es igual de importante interpretando a su primera esposa Jane Wilde. Pausada, amorosa, sometida a una situación extrema, sacrificada, valerosa o dudosa, esta actriz hace un papel fantástico. La química lograda entre ambos es muy buena y real. Definitivamente ambos llenan la pantalla, pero también hay otras interesantes presencias como las de Charlie Cox, Emily Watson y David Thewlis.

Narrativamente la película podría resultar lineal para algunos, sin mayores altibajos o giros que le cambien su ritmo, pero es el clasicismo con el que se aborda este biopic, otro de los aspectos que más  gustan de esta película, al igual que su extraordinaria banda sonora a cargo de Jóhann Jóhannsson, creando una de las piezas más exquisitas para una película de esta naturaleza, transmitiendo delicadeza, sencillez y emotividad.

La película en definitiva está bien dirigida, es  respetuosa con la vida privada de Hawking y su primera esposa, y  destaca en lo humano de una situación tan compleja, sin caer en el drama trágico, melancólico o depresivo, ni en el humor forzado.

La película tiene la aprobación del mismo Stephen Hawking y ha sido aclamada como una buena cinta por la crítica que la compara con producciones como El Discurso del Rey (2010).

Ha obtenido importantes premios como el Oscar a mejor actor en la edición 2014, obteniendo además 5 nominaciones. Así mismo obtuvo dos Globos de oro a mejor actor y mejor banda sonora original. Obtuvo así mismo los premios Bafta a mejor actor, mejor film británico y mejor guión adaptado. También fue galardonada por el Sindicato de Actores, etc.

En definitiva se trata de una historia real de superación y como siempre la podéis encontrar en la biblioteca DVD PE 4263

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

geisha

Esta semana quiero reseñar una película de gran belleza. Se trata de la adaptación cinematográfica de la novela homónima de Arthur Golden “Memorias de una geisha”. Una película exquisita dirigida por Rob Marshall que viene a confirmar lo que ya se dedujo al leer la novela; su hermosura.  Es un fiel reflejo de la obra literaria en la que se basa y por lo tanto con todo su esplendor.

Se trata de una historia que nos transporta al lejano y misterioso oriente cien años antes. Un mundo floreciente, cautivador y repleto de vida. El libro fue publicado en el año 1997 y la película se estrenó en 2005. Producida por Steven Spielberg.

geisha1

La novela estuvo rodeada de polémica desde el mismo momento de su publicación, pues si bien Golden no menciona los nombres reales de los personajes en los que se documentó, sí que fue demandado por la geisha Mineko Iwasaki, que acusaba al escritor de difamación e incumplimiento de contrato por revelar información confidencial sobre su vida como geisha. No obstante y sea como fuere, lo indudable es que Memorias de una geisha es una novela fascinante por muchos motivos, no solo por la calidad con  la que está escrita, el increíble magnetismo de los protagonistas o la dulzura que desprenden cada una de sus páginas, sino también por transmitir una crónica desgarradora y al mismo tiempo veraz acerca de unas mujeres para las que el amor es solo una ilusión.

geisha2

La película es también muy buena aunque sin llegar a la altura de la novela, si bien se adapta tan fiel al libro que quizás comete los mismos errores como puede ser el escaso contacto que el espectador mantiene con los personajes que siempre son un misterio, ya que lo que realmente sabemos de ellos es una muy pequeña parte de su vida. Es decir que a pesar de que sabemos que Hatsumomo es una de la geishas más famosa de aquellos tiempos y que solamente Mameha le podría hacer frente, a pesar de las constantes suposiciones que se dan en la película, en ningún momento conocemos de verdad su vida, nunca más allá del maquillaje blanco y de las lecciones que le da una hermana mayor.

geisha3

Nos referimos por supuesto no solo a la vida misteriosa de las geishas sino a todo el conjunto de personajes, hombres especialmente que las rodean., todo pertenecientes a un mundo desconocido; al igual que la vida misma “Memorias de una geisha” es un reflejo de lo mística e incomprensible que puede llegar a ser la vida de tu vecino.

La película está llena de detalles que si bien el libro describe con precisión, aquí deja abierta la puerta a la imaginación del espectador como el arreglo de la nuca, el obi, el kimono, los adornos para el cabello, en definitiva todo un ritual de sofisticación y misterio.

geisha4

Cabe destacar también los magníficos aspectos técnicos de la película como el maquillaje que es espléndido o los preciosos paisajes. Otro  elemento a destacar es la música de John Williams. De mucha sensibilidad, pausada, apacible, pero sobre todo humilde.

geisha5

La interpretación de los actores, especialmente las actrices cumple con las expectativas. Michelle Yeoh como Mameha, tan perfecta como en el libro, Gong Li como Hatsumomo, soberbia y tal vez no tan malvada como en el libro y Ziyi Zhang en la piel de Sayuri, exactamente como la imaginación lo exigía.

Una película muy recomendable si se quiere disfrutar de la hermosura y la belleza que irradia. Y lo mejor, como siempre es que la podéis encontrar en la biblioteca DVD PE 4040 así como la novela.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones, Uncategorized