Archivo de la etiqueta: Dios

CINEMA PARADISO – El árbol de la vida

the_tree_of_life-567902094-large

Con Tres Nominaciones a los Oscar, Palma de Oro en el Festival de Cannes a la Mejor Película y varios premios y reconocimientos más, esta película tenía toda la apariencia de ser  buena y por tanto perfecta para recomendárosla. Si todo el mundo dice que es buena, ¿será buena, no?

Pues, uffff, no digo que no lo sea, pero difícil es un rato. La narración está continuamente salpicada de flashback, los diálogos son muy escasos, es más lo que hay que suponer que lo que nos cuentan. Suma a esto las escenas del universo, de la creación del mundo, de las células, los dinosaurios, los volcanes, desiertos y abismos. Y el agua y la luz como fuentes de vida. Sí, habéis leído bien, todos estos elementos aparecen en la cinta (aunque nada nos advierte sobre ello en la carátula), si bien con una calidad técnica y una belleza plástica inmejorable, son elementos totalmente inesperados que ocupan gran parte de la película, para mi gusto se podría decir lo mismo con un poco menos.

Esto es lo que dice la sinopsis:

La historia sigue la vida de Jack, a través de la inocencia de la infancia hasta la desilusión de sus años de madurez, en su intento de reconciliar la complicada relación con su padre (Brad Pitt). Jack (interpretado de adulto por Sean Penn) se siente como un alma perdida en el mundo moderno, en busca de respuestas sobre el origen y significado de la vida, a la vez que cuestiona la existencia de la fe.

Entiendo que Terrence Malick, el director, ha querido mostrar cómo los grandes dilemas del hombre, en este caso la relación con el progenitor y la búsqueda de sentido a su vida, puedan ser un reflejo de la relación con Dios (o la Fe, o la religión) y la búsqueda del sentido de la Vida. Y en esa relación, cómo lo que a cada uno le ocurre puede no ser más que una mota de polvo en la inmensidad del universo.

Pero claro, esta ha sido mi interpretación después de pensarlo bien, la reacción primera mientras la veía fue: apago y me acuesto. Aguanté y puedo decir que el mensaje es comprensible, pero la manera de exponerlo me ha resultado demasiado artificiosa. Lo que más me ha gustado: sin duda los conflictos emocionales y morales del protagonista en su etapa infantil, porque tengo un claro recuerdo de cómo viví yo mis primeros momentos de incomprensión hacia aquel Dios que todos me presentaban como bueno, pero al que yo no siempre veía justo.

Por supuesto, hay otros temas recogidos en esta película: nuestra relación con la naturaleza frente a la vida en las ciudades, la crueldad entre hermanos, la educación, los altibajos en  las relaciones familiares, el vacío en nuestra vida adulta… Y como veis ninguno es un tema fácil, sin embargo todos ellos son necesarios para mostrar la imagen que del alma humana tiene Malick, y que recojo de la reseña de  Adrián Massanet :

Terrence Malick, aunque siempre narra algunas de las más terribles negruras del alma del hombre común, tiene plena confianza en él, y no se cansa de esperar que lo mejor de él reemplace a lo peor y que seamos capaces de encontrar la belleza en el mundo que nos rodea y dejemos de revolcarnos en nuestras miserias.

No sé si también vosotros confiáis en el alma del hombre, ésta es sin duda una buena película para reflexionar sobre ello, podéis encontrarla en la Biblioteca Miguel de Cervantes con la signatura: DVD PE  3717.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – De cómo una adaptación mejora un libro

Una pena en observacion.qxd:plantCUADERNO.qxdMi recomendación para el día de hoy es un libro que seguramente pasaría desapercibido si no fuese porque de él se hizo una de las películas más bellas, aunque triste, sobre la vida de un escritor. En este caso hablamos de Una pena en observación de C.S. Lewis y la magistralmente adaptación al cine Tierras de penumbra.

“Nadie me habló nunca de la desidia que inyecta la pena”.

En 1952, la poetisa norteamericana Helen Joy Davidson Gresham, católica, divorciada y comunista, apareció en la vida del cincuentón Clive Staples Lewis, anglicano, soltero y eminente hombre de letras británico, que ejercía en aquel entonces su magisterio en Oxford.

Helen –H., como se la denomina en el libro– sentía desde hacía tiempo una profunda admiración por Lewis, al que hasta ese momento sólo conocía a través de sus obras y de un escaso intercambio epistolar. Del encuentro personal surgió el amor, al que el ya maduro escritor se entregó con entusiasmo. Pero la dicha duró poco: Helen enfermó de cáncer y murió, dejando a Lewis sumido en el dolor.

El presente libro, excelentemente traducido por Carmen Martín Gaite, es el fruto de ese dolor. C. S. Lewis reflexiona sobre su desdicha, sobre la pérdida del ser amado, y se confronta con Dios, con su aparente ausencia y con la que parece ser su verdadera naturaleza.

El vacío, la soledad, la impotencia, el recuerdo, el amor, la fe, la esperanza, la búsqueda de un sentido a tanto sufrimiento, los lugares aún impregnados del ser amado irremisiblemente perdido son el punto de partida de este intenso y emotivo libro, que es un valiente enfrentamiento con lo más íntimo y recóndito de nuestros sentimientos, de nuestro yo confrontado con la tragedia, con el aparente sinsentido que gobierna la vida de los seres humanos, con la enigmática voluntad divina y con la trascendencia y fuerza redentora del amor.

Un pequeño libro, de tan sólo 103 p., que son las reflexiones del autor después de la pérdida de su esposa para intentar mitigar su dolor, y del que Richard Attenborough hizo una espléndida película con Anthony Hopkins y Debra Winger como protagonistas. (Una nota curiosa. Ya es la segunda vez que os hablo en esta sección de un “pequeño libro”, cuyos personajes femeninos se llaman Helen, y del que luego se han hecho unas magníficas adaptaciones con Anthony Hopkins como protagonista, veáse 84 Charing Cross Road reseñada aquí no hace mucho. No lo había pensado hasta este momento y me ha llamado la atención, curioso, ¿no?).

Al principio de la reseña os dije que este libro pasaría desapercibido si no fuese porque hay una magnífica adaptación al cine. En mi caso fue así. Yo no conocía el libro pero sí había visto la película, que como ya sabéis me encanta. La casualidad hizo que ordenando los libros de la biblioteca cayese en mis manos, y que el editor, con muy buen ojo, escogiese para la portada un fotograma de la película. Podéis imaginaros qué alegría más grande me entró. Después de leer el libro os puedo decir que, al contrario de lo que sucede normalmente, me quedo con la película, porque si bien el libro es bueno, sino no estaría aquí, es un poco sesudo. He querido traerlo a esta sección para que veáis, como a veces, una película mejora un libro. ¡Es increíble como el director recrea todo un mundo a partir de las reflexiones del escritor!

A C.S. Lewis muchos lo conoceréis, sobre todo el público juvenil, por la exitosa saga literaria Las crónicas de Narnia, pues bien, este es uno de los encantos que tiene la película, que vemos como el escritor le cuenta al hijo de H. las historias que componen su fantástico mundo. Y como siempre aquí en nuestra biblioteca.

La película también la tenemos (DVD PE 2872). Os dejo con el tráiler en VO.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones