Archivo de la etiqueta: Desfavorecidos

RECOLECTURAS – La vida ante sí

Hoy en nuestra sección un libro que bien podría considerarse un clásico y que destila mucha humanidad y belleza, La vida ante sí de Émile Ajar.

Momo, un niño musulmán huérfano, cuenta su estremecedora historia al lado de la señora Rosa, una anciana judía superviviente de Auschwitz, que acoge a los hijos de las prostitutas («Chiquillos que no habían podido abortarse a tiempo y que no eran necesarios») en su pensión clandestina en Belleville, suburbio parisino. Aquí malviven emigrantes ilegales y toda suerte de perdedores. Momo no tiene a nadie en el mundo y, cuando se entera de que la señora Rosa padece una enfermedad, intenta luchar contra la decrepitud que va consumiendo a la vieja prostituta, a pesar de los cuidados que le prodigan la señora Lola, un travesti ex boxeador senegalés y el señor Walouma, un barrendero de Camerún. A través de la mirada de Momo, enfrentado prematuramente a la crudeza de la vida, el lector se sumerge en las reflexiones de un niño que habla de su mundo, del racismo, de la soledad y del miedo: «Para tener miedo no hace falta motivo», con una rara mezcla de humor, ingenuidad y ternura.

¿Cómo se puede hablar de hechos tan dramáticos y protagonizados por los sectores más desfavorecidos de la sociedad  y aún así resultar una historia conmovedora y de una belleza sublime? Se consigue con la voz de un niño, pero un niño con un corazón y una sensibilidad fuera de lo común: «Tú nunca has sido un niño como los demás, Momo. Y no serás tampoco un hombre como los demás. Unas veces eso da grandes poetas, escritores… Otras veces, revolucionarios».

Como él mismo dice: «Nunca fui demasiado joven para nada». Es difícil ser niño cuando tus circunstancias son tan dramáticas: «Yo no soy su hijo y tampoco soy una criatura. Soy un hijo de puta y mi padre mató a mi madre y cuando se sabe eso ya se sabe todo y uno deja de ser un niño» Pero a Momo se le quiere, quizás por esa forma de ver la vida, con ese punto naif que hace que nos sonriamos en numerosas ocasiones. Le llama la atención Banania, un niño negro que está siempre feliz y dice que «nunca ha visto a un negro contento con motivo». Sobre su origen dice: «Durante mucho tiempo no supe que era árabe porque nadie me había insultado todavía». Momo piensa que vivir en casa de la señora Rosa es triste, aún estando acostumbrado y que «los judíos son muy tozudos, más cuando van a ser exterminados». Sobre la gordura de la señora Rosa, piensa que cuando anda es como una mudanza.

Pero Momo no es sólo lo que dice, con ese punto de inocencia y sabiduría; son sobre todo sus acciones las que lo determinan. Tiene un corazón enorme que lo conduce por la vida de manera coherente y bondadosa, que sale a relucir en multitud de ocasiones, en especial durante la enfermedad de la señora Rosa. Todos los vecinos se vuelcan con ella: «La muerte da importancia a las personas y cuando se acerca se las respeta más». Pero la señora Rosa lo que necesita es el cariño incondicional de Momo, al que siente como su hijo y Momo le responde como el hijo que nunca tuvo, ese amor que se tienen les sostiene. La señora Rosa le tiene pánico a ir al hospital: «No hay nada peor que embucharles la vida a la fuerza a personas que no pueden valerse y que no quieren seguir viviendo. Si la señora Rosa hubiera sido un perro la abrían aviado hace tiempo, pero la gente es más buena con los perros que con las personas humanas». Momo siempre está ahí, haciéndole más fácil la última etapa de su vida.

El resultado de todo esto es una novela de una notable grandeza humana y belleza literaria, con la que Romain Gary obtuvo por segunda vez el premio Goncourt en 1975, en este caso con el pseudónimo Émile Ajar. Moshe Mizhari dirigió una película basada en esta novela, estrenada en España como Madame Rosa y protagonizada por Simone Signoret, que obtuvo el Oscar a la mejor película extranjera en el año 1977.

Todo un descubrimiento que me hizo una usuaria a la que desde aquí doy las gracias.

Romain Gary (Émile Ajar) nació en Moscú en 1914 y posteriormente emigraría a Francia con su familia. Publicó su primera novela, Una educación europea, en 1945. Ese mismo año entró en el cuerpo diplomático. Tras residir en ciudades como Sofía, La Paz o Los Ángeles, regresó a París con su esposa la actriz Jean Seberg. Autor de títulos destacados como Las raíces del cielo (premio Goncourt en 1956), La promesa del alba, Los pájaros van a morir a Perú o Perro blanco. Humanista y convencido defensor de los «valores verdaderos», se suicidó en 1980.

 

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

gandhiEl pasado sábado día 30  de enero se conmemoró el aniversario de la muerte de Gandhi y esta semana quiero recomendar una gran película que marcó historia;  no en vano se hizo acreedora de 8 premios de la Academia en 1982, incluido el de mejor película. Se trata de la película más famosa de Richard Attemborough como director, sin embargo su fama quizás no le venga de la película sino por tratar ésta de uno de los personajes, de uno de los seres humanos más extraordinarios que hayan pisado nuestro planeta. No en vano, Albert Einstein, tras su muerte comentó que “futuras  generaciones difícilmente comprenderán que haya vivido en la tierra, en carne y hueso, un hombre como éste”. Y es que la filosofía de la “no violencia” que propagó Gandhi, resultaría para la mayoría de la gente de hoy en día, ya no difícil de seguir sino incluso de creer que se pueda conseguir algún logro con ella. Y sin embargo la historia se encarga de mostrar lo que logró este pequeño y singular hombre con sus métodos. Nada más y nada menos que la libertad y la independencia para la India. No fue un alto cargo político ni de ninguna otra índole; no realizó ningún descubrimiento científico.

gandhi2

Simplemente era un hombre sencillo, un joven abogado al que un día echaron a patadas de un tren por viajar en primera clase, pero que sin duda era todo un líder, con un carisma espectacular y que estableció un modo de lucha pacífica desconocido hasta el momento y con la capacidad de mover masas.

gandhi3

Attemborough muestra todo eso en tres horas de metraje. Se trata de una de esas grandes superproducciones con todo lujo de detalles tanto en lo artístico como en lo técnico. La película goza de una fotografía, un vestuario y una dirección artística realmente ejemplares, en las que no se han escatimado medios, especialmente a la hora de conseguir extras para mostrar el ambiente que seguía a Gandhi. Para la espectacular secuencia del funeral, al final de la película aparecieron más de 300.000 extras, de los que 200.000 fueron voluntariamente y el resto estaban contratados por la productora.

gandhi4

Sin embargo, lo mejor de la película sin duda, es la interpretación de Ben Kingsley en su primer papel para el cine, el de Gandhi. Un papel para el que primero fueron considerados actores como Anthony Hopskins, Alec Guinness o John Hurt. La entrega de Kingsley al papel es tal que, y su caracterización tan asombrosa que por momentos puede parecernos estar viendo al mismísimo Gandhi y no a un actor. En el mundo del cine se dice que cuando eso ocurre, cuando ves a un personaje y no al actor, ese actor ha cumplido perfectamente con su trabajo y no hay nada más que añadir. Pues éste es el caso sin ninguna duda.

Obtuvo un merecidísimo Oscar al mejor actor, al que ya nunca le abandonará la fama de haber interpretado a este personaje. Especialmente destacable de su interpretación es la escena en la que Gandhi pierde a un ser muy querido y derrama unas lágrimas. Un pequeño instante de emoción contenida, sencillamente magistral.

gandhi5

El resto del reparto está bastante bien, sin embargo al lado de Kingsley no destacan demasiado. Desde Martin Sheen, hasta Candice Bergem, pasando por lo mejor de la  interpretación inglesa masculina, con actores de la talla de John Gielgud, John Mills y Trevor Howard entre otros, este último en un pequeño papel como juez que protagoniza uno de los momentos más emotivos del film.

Attemborough dijo “Es imposible abarcar la vida de un hombre en una narración. No hay forma de dar a cada año su peso correspondiente, incluir cada evento, a cada persona que ayudó a formar una vida. Lo que puede hacerse es ser fiel en espíritu a lo ocurrido, y tratar de encontrar el camino hacia el corazón del hombre”. Y el resultado es una extraordinaria cinta biográfica que sí que captura la esencia del personaje, incluso en detalles poco conocidos como su lucha interna por vencerse a si mismo, a los rasgos negativos de su personalidad, y poner todas su facultades al servicio de las metas comunes de una sociedad, la independencia de la India, mejores condiciones de igualdad y la búsqueda de la no discriminación en esa antigua civilización multicultural y de castas.

gandhi6

Pero el gran mérito del film es adentrar a su público en el cómo, el cuándo y el por qué este hombre es una de las figuras éticas y políticas más importantes en la historia de la Humanidad. Mérito que también obtiene por el delicado entramado que muestra con la vida privada del Mahatma.

Uno de los resultados más interesantes de la cinta es mostrar la coherencia,  incomprensible para muchos,  con que llevó su existencia, al grado de que era imposible separar su razón, sus ideas y acciones de la forma que tomó su vida. Al plasmar en pantalla este punto , el film de Attenborough nos hace participes, en mente y corazón, de cómo Gandhi vivió como pensaba y pensaba como vivía…

La potencia del mensaje de Mohandas K. Gandhi está plasmada con brillantez en la película, por lo que es la ventana perfecta para que las nuevas generaciones entren en contacto con su vida y filosofía, para que puedan sentirlas y hacerlas parte de ellas mismas.

Mucho más se podría decir de la película y de la vida y la obra de Gandhi y no tendríamos espacio aquí para tanto, pero quiero terminar con las palabras del gran líder que tanto contrastan con el mundo en el hoy nos desenvolvemos.

gandhi7

“Cuando pierdo la esperanza, recuerdo que a través de toda la historia el camino de la verdad y el amor siempre han triunfado. Han existido tiranos y asesinos y, por un tiempo, pueden parecer invencibles. Pero al final siempre caen. Siempre”.

 

                                                                    Mohandas Karamchand “Mahatma” Gandhi.

¡Disfrutadla porque os aseguro que vale la pena! Y podéis encontrarla en la biblioteca DVD PE 2753

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized