Archivo de la etiqueta: David Trueba

RECOLECTURAS – El fútbol en los libros

Como ya sabéis estamos de lleno en la Eurocopa 2016; por este motivo, he querido traer a la sección unos libros en el que el fútbol forma parte esencial de la historia.

la_mano_de_dios_300x469

En primer lugar, una de nuestras novedades de este mes, La mano de Dios, de Philip Kerr.  

El equipo de Scott Manson disputa un partido crucial de la Champions en Atenas. La derrota sería una mala noticia pero no la peor. Una de las estrellas cae fulminada sobre el césped. ¿Un ataque al corazón o algo más turbio?  Para saberlo tendremos que leernos el libro, una obra maestra de la literatura negrocriminial, de las que disfrutarán aún más los amantes del fútbol. 

Este libro forma parte de la serie de Scott Manson. El primero de ellos, Mercado de invierno, lo podéis encontrar en la Biblioteca Francisco de Quevedo (Los Boliches).

Como curiosidad decir que La mano de Dios, es el nombre con el que se conoce el primer gol anotado por el futbolista argentino Diego Armando Maradona en el partido entre Argentina e Inglaterra en los cuartos de final de la Copa Mundial de Fútbol de 1986. El juego finalizó con la victoria de los argentinos por 2 goles a 1, gracias al llamado “Gol del Siglo”, también marcado por Maradona. El propio  Maradona declaró que el tanto lo había marcado “un poco con la cabeza y un poco con la mano de Dios” y, a partir de ahí, la prensa mundial bautizó al gol de ese modo.

fiebre-en-las-gradas

En segundo lugar os traigo un libro de un autor al que tengo especial cariño, y al que ya he reseñado en otras ocasiones, Fiebre en las gradas de Nick Hornby.

Es el relato autobiográfico de la tumultuosa relación del autor con el fútbol y con su equipo, el Arsenal londinense. Con un entusiasmo contagioso y su característica ironía, Hornby nos cuenta lo que ocurre cuando uno deja que el fútbol dé contenido a unos cuantos huecos que deberían haber estado ocupados por otras cuestiones. Este adicto al fútbol rechaza invitaciones a bodas porque ese día el Arsenal juega en casa, o asocia su primera gran ruptura amorosa a la pérdida de un jugador emblemático. Hornby se interroga aquí sobre la esencia de esta obsesión y describe con humor en qué consiste verdaderamente ser hincha de un equipo.

Fiebre en las gradas es también una lúcida radiografía de los entresijos deportivos y sociales de este deporte y termina convirtiéndose en una sentida declaración de devoción y lealtad a un deporte, a un club y, sobre todo, a la comunidad de sufridos seguidores que conforman su verdadera esencia.

saber perder

Para terminar el único español de la terna, David Trueba con su Saber perder.

Sylvia cumple dieciséis años el día en que comienza esta novela. Para celebrarlo organiza una falsa fiesta que sólo tiene un invitado. Horas después sufrirá un accidente que, aún no lo sabe, significará su brusca entrada en la vida adulta. Su padre, Lorenzo, es un hombre separado que trata de tapar los agujeros que el abandono de su mujer y el fracaso laboral han causado en su rutina. Ariel Burano es un joven jugador de fútbol que deja Buenos Aires para fichar por un equipo español. La caja de los triunfos no parece difícil de abrir para su superdotada pierna izquierda y será cuestión de tiempo que el estadio coree su nombre. El anciano Leandro, en cambio, es precisamente tiempo lo que no tiene. Está en esa edad, como le dice un conocido, en la que uno asiste a más entierros que nacimientos, cuando ya casi nada se construye y casi todo se derrumba.

Éstos son los cuatro personajes principales de Saber perder. Con las relaciones entre ellos se trenza un apasionante relato de supervivientes, de poderosa pegada narrativa y rico en matices. Una mirada inteligente, capaz de extraer humor y emoción en cada curva del camino, pero que reivindica, por encima de todo, la maravillosa aventura de vivir.

Con esta, su tercera novela, David Trueba obtuvo el Premio de la Crítica 2008.  Una magnífica selección de libros, para los amantes y no tan amantes del fútbol y, como siempre aquí, en tu biblioteca.

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Blitz

Hoy en nuestra sección vamos a hablar del nuevo libro de David Trueba, Blitz, que podéis encontrar en nuestra mesa de novedades.

blitz

El mensaje decía así:

“aún no le he dicho nada. me cuesta tanto. uff. tq”

Pero el mensaje no era para mí. La vida cambia cuando los mensajes de amor no son para ti. Aquel mensaje de amor, que llegó como un relámpago, inesperado y eléctrico, cambió mi vida.

Así empieza el libro, con un mensaje de móvil a un destinatario equivocado, ¿equivocado?, quizás el remitente se sirve de esta estrategia para no tener que decir las cosas a la cara. El hecho es que este mensaje cambia el rumbo de los acontecimientos, y a partir de ahí asistimos a la crónica de una ruptura.

Beto, arquitecto paisajista, se encuentra en Múnich, junto a su novia Marta, para presentar un proyecto a concurso en un congreso sobre jardines, “Jardines de vida” o “Vida y jardín”. Como tantos otros jóvenes españoles, Beto resiste mal que bien en su profesión, estamos instalados en plena crisis y es otro más de esa larga lista de españoles a pesar de España, que se resiste a dejar su país, aún cuando las perspectivas de futuro no son buenas: “La crisis nos había acostumbrado a todos a una precariedad algo ridícula, en la que aceptábamos encargos bochornosos y salarios infrahumanos para sentirnos partícipes aún del sistema, para no descolgarnos hacia la mendicidad“. Beto, para no descolgarse del todo de su profesión, sigue recurriendo a este tipo de concursos con la esperanza de que algún día suene la flauta, y pueda vivir de su pasión, el paisajismo.

Pero en medio de esta vorágine recibe un mensaje de móvil, que obviamente no es para él, desencadenando todo lo que ocurre a continuación, la ruptura de la pareja. Marta decide regresar a Madrid como tenían previsto, al día siguiente de la exposición del proyecto, pero Beto, en estado de shock, decide quedarse en Múnich. A partir de ahí asistimos al núcleo central del libro, los dos días de más que el protagonista pasa en la ciudad.

Acompañamos a Beto en todo el proceso de la ruptura, desde el punto de vista del dejado. “El trauma del abandono siempre te lleva a idealizar al otro, a convertirlo a conciencia en más perfecto, más humano, más deseable, más irremplazable. Lo hacemos para causarnos más daño. Ese ideal nos abruma, es un insulto a nosotros mismos, que durante meses o años nos imposibilita a querer a nadie más y nos hace mirar a los hombres y las mujeres como pastiches lamentables del ser insustituible que acabamos de perder. Un día encontramos que nuestro recuerdo se hace más preciso y más justo y en ese momento podemos volver a pensar en ser menos infelices”.

A esto le sumamos que Beto se encuentra en una ciudad que no conoce, sin hotel, sin dinero…, pasando en solitario los primeros momentos de la ruptura, intentando asumir qué ha pasado, cómo no se ha dado cuenta de que Marta se alejaba, “Carlos y su mujer sonaban siempre afinados, deberían haberme servido de ejemplo cuando Marta y yo empezamos  a interpretar partituras distintas”. 

En esta situación está, vagando por la ciudad con su maleta de ruedas, cuando aparece Helga (una señora alemana 30 años mayor que él), colaboradora del congreso y que fue la encargada de recibirlos en el aeropuerto. Helga se convierte en su salvavidas, a parte de alojamiento, le ofrece su casa para dormir, le da los primeros auxilios que Beto necesita para su reconstrucción, siendo su confidente, su paño de lágrimas, cuando la familia y los amigos están tan lejos.

Como ya os dije al principio, la acción principal del libro transcurre en Múnich, pero los coletazos de esos dos días se dejaran sentir cuando Beto regrese a Madrid. A parte de la relación que mantiene con Helga, Múnich le pone en contacto con Álex Ripollez, joven catalán que le ofrece trabajo en su estudio de Barcelona. Por lo tanto su regreso se convierte en un nuevo comienzo, nueva vida y nuevo trabajo, con el consiguiente cambio de ciudad (la imagen de la portada es el dibujo de Beto frente a las cajas de mudanza cuando tiene que abandonar el piso que durante casi 5 años ha compartido con Marta).

Esta es una de las cosas más originales del libro, que aparecen imágenes relacionadas con la trama, como los dibujos de los cuadros de Otto Dix  de la exposición que visita con Helga. También se habla mucho de jardines, desde el punto de vista de un paisajista, cosa que me ha gustado mucho porque te hace verlos con otra mirada: ¿Para qué sirve un jardín? Para besarse. Otra cosa que me ha llamado la atención, es que en los nombres propios la tilde las pone en sentido contrario, como Àlex, no sé si esto significa algo, habría que preguntarle a David.

El libro comienza con un relámpago en forma de mensaje, y termina con otro, el nombre de la cala de Mallorca donde Beto va a pasar la nochevieja, la cala a la que los alemanes llaman Blitz, relámpago en alemán.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones