Archivo de la etiqueta: Conflicto árabe-israelí

CINEMA PARADISO – Bar Bahar. Entre dos mundos

El pasado lunes día 10 se celebró el Día Internacional de los Derechos Humanos. Podría reseñar un montón de películas que son un buen reflejo de la lucha del ser humano  a través de la historia  por la consecución de los mismos; de hecho son muchas las que llevo reseñadas y a las que tenéis acceso a través del blog de la biblioteca  en la sección Cinema Paradiso. Un buen ejemplo son las más recientes como “Figuras ocultas” o “Sufragistas”, otras más atrás en el tiempo como “14 kilómetros” o muchas otras.

Hoy voy a reseñar una película que también tiene mucho que ver con los derechos humanos, en este caso de las mujeres, que tan pisoteados han sido a lo largo de la historia y que desgraciadamente aún siguen siéndolo en muchas partes del mundo.  Se trata de “Bar Bahar. Entre dos mundos”.

Es una película israelí,  opera prima de la guionista y directora Maysaloun Hamoud que profundiza sobre el papel de la mujer en Oriente, la mujer árabe y la búsqueda del amor sin renunciar a la libertad. Una cuestión bastante delicada  en una sociedad en la que dar un paso adelante suele suponer dar dos hacia atrás. Las protagonistas son tres chicas palestinas, Salma, Laila y Nur, que comparten piso en Tel Aviv (Israel) y que, debido a cómo entienden ellas el mundo, cada una a su manera,  no terminan de encajar en ninguna parte.

Quizás Bar Bahar no sea la película más revolucionaria que hemos visto sobre la mujer en Oriente, pero la honestidad y la cercanía que derrocha la hacen cuando menos bastante  interesante y digna de tener en cuenta. Se trata de romper estereotipos y de dar visibilidad a unas mujeres árabes que no estamos acostumbrados a ver aunque existir, existen. Una generación que sin duda se vio muy  influida por la Primavera Árabe y que sigue peleando por sus derechos y por cambiar lo que no les gusta. Mujeres del mundo de hoy en día, unidas, con independencia de su religión (judía, musulmana, cristiana…) u orientación sexual y cuya lucha común es que las acepten tal y como son.

En la película aparecen tres perfiles diferentes: Salma,  una DJ lesbiana a quien su familia le busca pretendientes. Con ella veremos la realidad LGTB en Oriente, que sí existe, y sus dificultades ante la vida. Laila, una mujer profesional, abogada, de la que no conocemos sus orígenes pero sí su ímpetu por vivir a su manera. Y Nur, una estudiante de informática, musulmana practicante que se va a casar en breve.

La diferencia entre ser considerada “una buena mujer” o una “fulana” es aún mucho mayor en la cultura árabe que en la occidental . En Bar Bahar se refleja  una vida nocturna en la que abundan las drogas, la música tecno, las relaciones homosexuales… Una realidad que se mantiene absolutamente ooculta ya que la sociedad la castiga muy duramente al considerar que  son las ovejas negras que se desvían del rebaño.

A este tipo de mujeres que no se ajustan a lo establecido por su religión y su cultura,  los hombres de las consideran atractivas, misteriosas, rebeldes, aventureras… mujeres con las que divertirse, pero no para comprometerse y presentarlas en familia. Este conflicto se personifica en Laila, quien por fin cree encontrar el amor sin prejuicios en un hombre liberal pero pronto se dará cuenta que no es tan fácil ya que poco a poco éste intentará cambiarla para amoldarla a los cánones establecidos.

Otro tema interesante que se muestra, aunque sin profundizar mucho, es el racismo implícito hacia un palestino en Israel. A Salma, que trabaja de camarera en un restaurante, no le permiten hablar en árabe porque incomoda a la clientela. En una tienda de ropa moderna, Laila y Salma también vivirán una situación de rechazo por parte de la dependienta.

A través de Nur, la más joven e inocente del grupo, la película nos muestra la mayor transformación. Gracias a la vida que lleva junto a sus compañeras, descubrirá que el medio para ser libre es elegir otro camino que no pase por la sumisión en la que las han educado.

La música tiene un papel esencial y sirve tanto de metáfora como de reivindicación. No es una película perfecta y quizás algo simple y en ocasiones arbitraria pero  sin embargo funciona en lo esencial. Más que un panfleto de denuncia es un grito de libertad.

La directora de la película, Maysaloun Hamoud, ya tenía experiencia en el cine por la realización de varios cortos, pero es con ésta película con la que ha lanzado su carrera.

El film se alzó con tres premios en el Festival de Cine de San Sebastián 2016:  Premio Otra Mirada, Premio de la Juventud y Premio Sebastiane. Así mismo participó en la sección oficial del Festival de Toronto y obtuvo el Premio NETPAC al mejor  film asiático.

No pinta nada mal, ¿verdad?. Pues si quieres verla, pasa por la biblioteca. DVD PE 4592

  Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized