Archivo de la etiqueta: Cine francés

CINEMA PARADISO – La comunidad de los corazones rotos

“La comunidad de los corazones rotos” es una película escrita y dirigida por Samuel Benchetrit y es una de esas películas de relaciones humanas. Es una comedia surrealista sobre 6 seres solitarios unidos por un gran sentimiento de ternura, respeto y compasión. Está basada en una obra literaria del mismo director titulada Crónicas del asfalto en la que relata sus andanzas de juventud relacionándolas con las vidas de los que fueron sus vecinos.

Pudiera parecer que se trata de una película más en las que se cuentan las vidas de los personajes como algo empalagoso, reconfortante y ñoño pero no es el caso. Es una película que tiene cierta capacidad para sorprender porque muestra situaciones muy poco convencionales y a personajes solitarios y desorientados que parecen habérselas apañado para vivir al margen de sus circunstancias. Personajes anodinos, cada cual diferente, que por un motivo o por otro se encuentran solos, estancados en la cotidianidad del día a día, sin saber muy bien cómo seguir. Una actriz retirada, un  adolescente que siempre está solo, un hombre poco solidario, una mujer abstraída, una madre con cariño acumulado y un astronauta perdido conforman esta comunidad de corazones rotos;  algo fuera de lo común.

El gran mérito de la película, el eje que la mantiene es, sin duda alguna  el trabajo de los actores. La soberbia interpretación de cada uno de ellos es lo que sostiene la película. La fotografía también es sorprendentemente buena, con imágenes sencillas y claras, en el rango más oscuro de los tonos pastel. A pesar de estar adornada con una comicidad de lo más excéntrica y una sucesión de situaciones surrealistas que desatan alguna que otra carcajada, es una película que a su vez consigue transmitir una constante sensación de inquietud que mantiene al espectador pegado a la pantalla como si de un imán se tratara, esperando una respuesta, aunque la verdadera respuesta no se encuentre en la trama sino en reflexión interior de cada uno.

La película es una oda a la buena compañía, a la necesidad que tenemos los seres humanos de que alguien nos escuche, de importarle a alguien y de que alguien nos importe a nosotros. Los personajes de la película llegan los unos  a los otros como botes salvavidas en el momento justo. Afortunadamente para el espectador, nos llegan para sacarnos de los tópicos con los que normalmente se bombardean las pantallas y de esa manera mostrarnos algo distinto, otro tipo de relaciones humanas y sobre todo para transmitirnos valores de solidaridad y empatía tan ausentes y a la vez tan necesarios en los tiempos que corren.

Para verla solo tienes que pasar por la biblioteca: DVD PE 4623

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – La clase


Recientemente ha empezado un nuevo curso escolar y desde la biblioteca hemos querido rendir un homenaje a la educación y especialmente a los educadores,  y lo hemos querido hacer con una nueva mesa temática sobre “la educación en la literatura y en el cine”, ofreciendo una selección de libros y películas que tienen la educación como tema. Y por tanto, esta semana voy a reseñar una película que me parece que encaja muy bien con este asunto y que me llamó mucho la atención cuando la vi hace ya algunos años. Es de esas películas que dejan poso, que te hacen pensar cuando terminas de verla.

Se trata de “La Clase”, una magnífica película sobre el mundo de la educación escolar, galardonada con la Palma de Oro de Cannes en el año 2008. Está basada en el libro de Francois Bégadeau, un profesor que recogió en él algunas de las experiencias profesionales de su vida en las aulas. El autor del libro es al mismo tiempo coguionista de la película y también actor, ya que se interpreta a sí mismo en el papel de profesor.

El tono de la cinta es bastante realista y el marco de la acción es un instituto conflictivo de París donde, debido a la  multiculturalidad vigente, conviven chicas y chicos de procedencia muy diversa, África negra, el Magreb, China… François es profesor de lengua, pero sus clases no se limitan a enseñar el uso correcto del francés, sino que son una continua conversación con los alumnos, donde éstos van a ser dirigidos por su profesor  a pensar, a razonar sus ideas y a expresar con argumentos  por qué mantienen un determinado punto de vista. La relación no es perfecta, hay alumnos que responden mejor que otros. Algunos se niegan a responder a las preguntas del profesor, ya que esto implica darse a conocer, y muchos  pueden no estar dispuestos a hacerlo, al menos de momento. Otros hacen el tonto, mantienen una actitud pasiva, se distraen… Pero ese es el reto para François, motivarles un día tras otro, tratarles con respeto para conseguir sacar lo mejor de ellos.

Se trata de un marco muy familiar para nosotros a día de hoy, el de la multiculturalidad que tan presente está en nuestros centros educativos, en nuestra vida.

El cine francés tiene una interesante tradición en abordar el tema de la educación de modo bastante sugerente.  Basta pensar en títulos como Hoy empieza todo y Ser y tener. Además, formando parte de otra tradición muy relacionada con la anterior de enseñar cine en las aulas, tiene cabida el viaje inverso, enseñar la educación en las pantallas.

Cantet, Bégaudeau y Robin Campillo han sabido articular una trama muy realista y natural. Verdaderamente se tiene la sensación de ser una especie de cámara oculta, testigo de lo que acontece en las clases, o en las reuniones de profesores.

Hay una determinación  de que todo lo que muestra la película transcurra dentro de los muros del instituto; nada veremos de lo que pasa fuera. Y esto, lejos de ocultar el resto de la vida de los personajes, sirve para mostrar mejor lo que ocurre en las clases y la influencia bidireccional que puede tener lo que pasa dentro y lo que pasa o se intuye que pasa fuera de ellas.  Se trata de una forma muy  eficaz de enseñar cómo lo del exterior repercute en el interior, como por ejemplo, la anunciada expulsión de Francia del padre de Wei, un alumno chino, o el comportamiento en casa de Souleymaine, un chico sometido a un consejo disciplinario.

No se tiene la sensación de estar ante un film consciente y aburridamente pedagógico, sino que todo parece emocionante, muy estimulante, con lugar para las sorpresas, como esa alumna que, ante el estupor de su profesor, declara haber leído “La República” de Platón en su tiempo libre, lo que además supone un homenaje a la manera de entender la pedagogía del maestro.

La película cuenta con unas interpretaciones tremendamente naturales. El director organizó un taller con los alumnos de un instituto, y logró que de los 50 asistentes iniciales, 25 siguieran comprometidos con su proyecto cuando arrancó el rodaje. Lo cierto es que el desarrollo de cada clase es atractivo, y que los chicos resultan creíbles.   Afirma Cantet que el planteamiento de muchas escenas, rodadas con tres cámaras digitales para captar al profesor, al alumno principal, y al resto de la clase, era como un partido de tenis, un intercambio de raquetazos donde cualquiera podía resultar más o menos vencedor, y tal enfoque, la verdad es que funciona muy bien. También es un acierto mostrar la fragilidad del profesor quien, a pesar de sus buenas intenciones, también puede equivocarse o encontrarse sin respuesta ante un alumno. El reto es no tirar la toalla, seguir adelante con la loable meta de formar bien a los chicos que están a su cargo, que en definitiva representan el futuro, y dependiendo de la formación que se les proporcione a esos chicos, tendremos un futuro mejor o peor.

Es una película que no podemos dejar de ver, imprescindible porque trata temas fundamentales en nuestra sociedad a día de hoy al tiempo que aborda el problema que ha surgido recientemente con el sistema educativo  y además nos hace partícipes de la comunicación de unos muchachos en su escuela, logrando que empaticemos con ellos y, advirtiéndonos que si alguien no pone fin a este descalabro, esos muchachos que ahora sólo son mentes impulsivas y descontroladas, quien sabe hasta qué punto pueden llegar.

La podéis encontrar como siempre en la biblioteca DVD PE 3204

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Pequeñas mentiras sin importancia

Este viernes me voy de vacaciones por dos semanas, porque ya es tiempo de vacaciones y también de amigos; de hacer lo que nos gusta y de hacerlo juntos, como ocurre en la película que quiero reseñar hoy y que es un homenaje a todos aquellos que están a puntito de iniciar el tan ansiado descanso estival.

“Pequeñas mentiras sin importancia” es una joya del cine  francés –ya sabéis que el cine francés es una de mis debilidades–, dirigida por  Gillaume Canet y protagonizada entre otros por la gran Marion Cotillard, (actriz que va creciendo con cada película que hace), rinde tributo a la amistad de unos individuos desorientados y frágiles en su búsqueda de la felicidad, obligados a recurrir a pequeños salvavidas para su naufragio emocional.

Se trata del tercer largometraje del citado director, y sin duda, su mejor película hasta el momento y también la más personal, pues parece ser que está inspirada en sus propias experiencias y rodada “en familia” ya que todos los intérpretes son amigos del director, incluida su esposa, Marion Cotillard y habla profundamente de la moral y los límites de la amistad a orillas del Atlántico.

A pesar del drama y la tensión palpable en el ambiente, Guillaume Canet juega muy bien la baza de la familiaridad. Se nota que está dirigiendo a sus amigos en la vida real y consigue un ambiente distendido, agradable y hasta divertido en ciertas ocasiones. Los actores se notan relajados y trabajando en familia, lo que les permite jugar con sus emociones y ofrecer interpretaciones sutiles y precisas.

Guillaume Canet profundiza como nadie en los problemas emocionales de cada uno de sus personajes, dotándoles del dramatismo y la comicidad justa, evitando que caigan en lo estrambótico, aunque en alguna ocasión rozan el límite de ambos extremos: el de lo ridículo y el de la lágrima fácil.

Por suerte, un reparto carismático y tan poderoso como el que forman François Cluzet,  Marion Cotillard (que desprende un magnetismo especial en este trabajo), Gilles Lellouche, Benoît Magimel y Laurent Lafitte, consiguen que nos convirtamos en uno más de esa pandilla de amigos que, a pesar de los rencores, son una familia. Esa sensación de estar como en casa, junto a su reparto, es lo que convierte a ésta película en notable y hace que el espectador se sienta atrapado y llegue a identificarse con muchas de las  características de estos personajes imperfectos, reales y a la vez entrañables.

Aquí, el verano y los maravillosos paisajes del sur de Francia se convierten en luminoso escenario para dramas emocionales y sobre todo, para destapar la parte más miserable y despreciable del alma humana. Celos, envidias, antiguos y nuevos rencores, el sentimiento de culpa y de ser malos y egoístas amigos, etc. son las emociones que sobrevuelan las aparentemente apacibles y tradicionales vacaciones.

Y es que parece que su acomodado estatus social y el egoísmo del primer mundo pesa más que la desgracia que ha sufrido su amigo,  y no se creen dignos de merecer perderse dos semanas de relax en la playa a pesar de las circunstancias. Esta presión de saberse culpables por estar disfrutando del verano, mientras su amigo está convaleciente es lo que hará que planee cierta tensión de diversa índole en este grupo de amigos.

Mientras la película está plagada de cenas a la luz de las velas en el jardín, deportes acuáticos y paseos en barca, los personajes tratan de lidiar como pueden con la convivencia y con sus rencillas particulares: la crisis de masculinidad de uno de ellos al confesar que se siente atraído románticamente por el maduro del grupo, el miedo al compromiso de una de ellas, matrimonios frustrados o las obsesiones románticas.

En definitiva creo que es una buena propuesta para comenzar las vacaciones de verano e ir abriendo boca para lo que a buen seguro nos espera. Y como siempre, podéis encontrarla si pasáis por la biblioteca. Ésta y muchas más que os harán pasar muy buenos ratos. DVD PE 3749

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – La familia Bélier

Esta semana vuelve el cine francés, que como muchos ya sabéis, es otra de mis pasiones. Se trata de “La familia Bélier”, que fue número uno en Francia en su estreno, durante tres semanas, con más de siete millones de espectadores, y esto ya nos dice mucho de ella.

Es la sexta película del director francés Eric Lartigau y es la primera de este director que tiene éxito en nuestro país. La música está muy presente en la película a través de la maravillosa voz de la chica protagonista Louane Emera, producto del televisivo programa “La Voz” y que ya vuela en solitario en el mundo de la música y despunta así mismo en el mundo de la interpretación.

La banda sonora contiene varios temas de Michel Sardou y encaja perfectamente con la película, como si hubiesen sido encargados para tal propósito.

Realizar una película cuyos protagonistas son cuatro miembros de una familia de la que tres son sordos, no es tarea fácil, sobre todo porque en principio, el mecanismo parece completamente alejado de la esencia del lenguaje cinematográfico actual y “La familia Bélier” está repleta de diálogos, por lo tanto, o la imagen se llena de subtítulos que traducen al espectador el lenguaje de los sordos, o bien se repiten las frases por parte de los roles sin dificultades en su capacidad auditiva y vocal para traducir, con lo que la acción se ralentiza. Esto Lartigau lo soluciona con sencillez, simpatía, naturalidad humor e incluso humanismo, a través de unos magníficos intérpretes que hacen suyos unos personajes adorables tanto en sus virtudes como en sus defectos.

Se trata de una comedia de la campiña francesa. En uno de esos pueblecitos en dónde todo el mundo se conoce, la familia Bélier es víctima de un conflicto principal fascinante: el hecho de que la hija adolescente, que es la única que puede oir y hablar, resulta ser una superdotada para el canto, talento que su familia no puede ni entender ni admirar. Con estos ingredientes se produce una mezcla de originalidad y valentía que sobresale por encima de su puesta en escena.

El sentimiento verdadero que muestra toda la familia, el humor que sabe aportar el director y la emotividad constante sirven en bandeja una comedia que tiene de todo, pero fundamentalmente, una gran belleza interna.

Y como siempre la podéis encontrar en la biblioteca DVD PE 4266

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO- Samba

Esta semana, una vez más, elijo una película francesa para mi reseña y es que he de reconocer que tengo cierta debilidad por el cine francés. En esta ocasión se trata de una película que en el año 2014 pasó por las salas sin pena ni gloria, un poco a rebufo de la exitosa Intocable, pero que yo pienso que merece ser mencionada.

Tres años después del gran éxito de taquilla de Intocable, el dúo Éric Toledano-Olivier Nakache repiten fórmula. Utilizan al mismo actor, el desde entonces célebre Omar Sy, inmigrante negro que si bien allí conquistaba el corazón del protagonista, un refinado aristócrata en silla de ruedas, aquí establece otra relación fácilmente predecible. Se trata de una mujer sumida en la depresión y que abandona su vida burguesa para ejercer de asistente social.

Con semejantes premisas, tal vez se podía esperar lo peor. Pero no es así. Toledano y Nakache ponen de manifiesto su indiscutible talento para no morir en el intento. La por supuesto interesada relación pasional entre la chica burguesa, sumida en una creciente zozobra psíquica y el senegalés sin papeles que sobrevive mediante trabajos temporales con la que se explota al más débil, da pie a todo un amplio catálogo de tópicos. No faltan clichés, aunque reconducidos con bastante pericia argumental.

A Samba Cissé, un marginal siempre acosado por la policía y bajo el riesgo de ser expulsado de Francia, su relación romántica con la inestable Alice puede garantizarle la estabilidad, tras diez años de vida itinerante y peligrosa. Por tanto, ambos se utilizan mutuamente. Como se afirma en un momento de la película: “Los sin papeles tienen muchos papeles”. Aquellos que están forzados a representar si quieren sobrevivir en una sociedad hipócrita e injusta.

En Samba todos mienten, los privilegiados y los desfavorecidos, como ocurre en la vida real. Es cierto que la película bordea en alguna ocasión el límite de lo absurdo, pero este juego narrativo evita convertirla en algo indulgente y sentimentaloide. A ello contribuye el magnífico trabajo desarrollado por Sy y Gainsbourg, siempre tan frágil en apariencia, así como la de otros personajes secundarios como Tahar Raim que interpreta otro personaje relevante de la película.

Samba podría calificarse como un drama pero con muchos puntos de luz. Desde un tono amable que decide volverse amargo en momentos determinados, la película se centra principalmente en la historia del joven senegalés, intentando abarcar con su trama, quizás con demasiada ambición, cada una de las casuísticas posibles para un inmigrante ilegal. Con clara voluntad de compromiso, Nakache y Toledano pretenden mostrar al espectador cómo es la vida cuando se acaban las opciones, cuando se tiene miedo a ser descubierto, cuando sobrevivir y vivir son acciones casi excluyentes.

No obstante y pese a la intención de denuncia, la elección de convertir a Samba, no en una tragedia inevitable estilo Biutiful de Iñarritu (que he reseñado recientemente), sino también en una reflexión sobre el extenuante e inútil ritmo de vida moderno, adornado a su vez, con pinceladas de comedia romántica, hacen que la película tienda a desequilibrarse en algunos momentos ante la falta de un objetivo más claro. De esta forma, la trama que muestra la lucha contra el sistema de Samba se ve complementada por la del personaje de Alice, una mujer que busca también seguir con su vida a pesar de sus circunstancias, como prototipo de un caos moderno, que sin embargo no deja de ser un complemento al protagonista masculino y sus escenas en solitario, una distracción de la trama principal.

No obstante y a pesar de sus cambios de tono, en mi opinión es una película que merece ser vista. En primer lugar por las interpretaciones, en las que, además de los protagonistas, destacan unos magníficos secundarios, como es el caso del ya mencionado Tahar Rahim. También por el guion que contiene pequeños detalles que consiguen mostrar lo cruel e injusto de la vida de una forma tan irónica y absurda que hacen de estas píldoras de humor negro elementos esenciales para aligerar y dotar de credibilidad a la película.

Samba es por tanto una película que, aun siendo amable, está dispuesta a hablar sin tabúes de problemas reales que están a la orden del día. Si tuviera que ponerle alguna pega, diría que quizás no logre abarcar con solvencia la amplitud temática que persigue pero que sin embargo considero que se trata de una buena opción que logrará que el espectador pase un buen rato al mismo tiempo que le hará salir de ver la película mirando la calle de una manera diferente.

Y como siempre podéis encontrarla en la Biblioteca DVD PE 4250

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Juntos nada más

juntos-nada-mas

Ninguno imaginaba cuánto se necesitaban, hasta que se encontraron.

Hoy os traigo una producción francesa de 2007 Juntos, nada más, del director Claude Berri.

Veamos lo que dice la sinopsis: Camille (Audrey Tautou) es una joven solitaria de escasos recursos económicos que malvive en una pequeña buhardilla de París. Philbert (Lauren Stocker) es un excéntrico joven de origen aristocrático que vive en un espacioso piso del mismo edificio con su amigo Frank (Guillaume Canet), un tipo maleducado y mujeriego que trabaja como cocinero. Philbert y Camille se conocen, y una noche en que ella está muy enferma, el joven la invita a vivir a su casa, a la que también se une más tarde Paulette (Francoise Bertin), abuela de Frank. La presencia de Camille altera la convivencia de la casa, provocando consecuencias inesperadas para los cuatro, que se enfrentarán a nuevas situaciones y sentimientos, como la convivencia, la amistad o el amor.

Podríamos considerarla una película coral, con cuatro protagonistas destacados. Cada uno tiene su idiosincrasia, son muy diferentes, pero quizás por ello se complementan. Son personajes solitarios, con una historia compleja, personal y familiar, detrás. Sus distintos caracteres dará lugar a choques entre ellos, sobre todo, entre Camille y Frank; pero esto es sólo al principio, según va transcurriendo la trama irán limando asperezas y se darán cuenta que tienen más cosas en común de lo que pensaban.

juntos

En mi opinión creo que los cuatro personajes están muy bien trabajados. Tengo debilidad por Audrey Tautou desde que la conocí interpretando a ese maravilloso personaje, Amélie. Con ese físico tan menudo, a mi me recuerda a un pajarito, da pie a personajes tiernos y frágiles, pero como en este caso, de una fuerte personalidad y carácter.El personaje de Philbert es conmovedor, tímido hasta resultar enfermizo, pero con un gran corazón y una enorme cultura. Trabaja vendiendo postales, aunque por su erudición podría ser historiador. Es socio de la Comédie Française,  y su vocación de comediante, le hace vencer su tartamudeo (para mí una de las escenas imprescindibles de la película). Generoso hasta decir basta, este aristócrata da cobijo en su enorme piso a los demás personajes de la historia. Ni que decir tiene que por carácter, Camille y Philbert tendrán una gran empatía desde el principio. No es el caso de Camille con Frank, mujeriego y tosco en sus modales, siempre malhumorado; la única persona capaz de quitar esa coraza que se ha impuesto es su abuela, el personaje de Paulette, dulce y de gran temperamento, que saca lo mejor de sí mismo. Como dijimos anteriormente, esto sólo es al principio; después, la relación de Camille y Frank dará paso a otro tipo de relación, muchos pensaréis que previsible y sí, previsible, pero original,  ya veréis por qué lo digo. Camille es el pegamento que une a estos personajes tan distintos y profundos. Una película, que para mí sobre todo, es un canto y alabanza a la amistad.

Recuerdo que la vi en Madrid y me entusiasmó tanto que, cuando supe que estaba basada en la novela del mismo título de Anna Gavalda, escritora que no conocía, quise leerlo (ya sabéis lo que se dice, que el libro siempre es mejor). El libro me encantó, de hecho a partir de entonces tenemos todos los libros de la escritora francesa publicados en español.

No os voy a hablar de datos técnicos, porque de eso no entiendo. Yo aquí sólo os voy a hablar de lo que me trasmitió: dulzura, delicadeza, optimismo, esperanza… Era fácil, tenía varios ingredientes que para mí es casi éxito seguro: película francesa, personajes incomprendidos pero de gran corazón, una actriz que me encanta (decir que todos están fantásticos, en esta película descubrí al actor Lauren Stocker que no conocía y que ganó el premio César a mejor actor revelación por esta película), diálogos acertados, un cocinero entre sus protagonistas, ambiente intimista, París. En fin.

Os dejo con el tráiler en español, y ya sabéis, aquí podéis encontrar todos los libros de la autora.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?

 

Vuelve septiembre y con él esta sección. Para que la vuelta a la rutina sea un poco más llevadera, os traemos esta comedia francesa dirigida por Philippe de Chauveron y merecedora en 2014 del Goya a la Mejor Película Europea.

 

 

dios2

 

Por mucho que Claude y Marie Verneuil hayan tratado de educar a sus cuatro hijas según sus valores y principios católicos y conservadores, no les han salido las cosas como ellos esperaban. Sus hijas no hacen más que ocasionarles disgustos con sus matrimonios, a través de los cuales ingresan en la plantilla familiar un musulmán, un judío y un chino, cada uno por su respectivo rito. Queda por casar la hija menor, en ella están puestas sus esperanzas de tener una boda católica, en la iglesia, como Dios manda.

 

 

¿Hay que recordar que sus hijas no les dan nada más que disgustos? La pequeña entonces no iba a ser menos. Su historia de amor y sobre todo la preparación de su boda van marcando los tiempos en esta historia que además bucea en las diferencias étnicas, religiosas y de costumbres de los miembros de la familia. Y lo más difícil no ha llegado aún, Claude Verneuil encontrará en su último consuegro un hombre tan racista como él y chocarán desde el primer momento, aunque sus choques son hilarantes. Lo mismo que ocurre con las visitas de la hija artista a la familia, en que su padre tiene que hacer de tripas corazón para hablar de su arte. O en los distintos rituales de los que los Verneuil participan con sus familiares políticos.

Toda la historia está narrada con un humor políticamente correcto (no hay lugar a las irreverencias, abstenerse los que gustan de un humor más provocador) invitando a la conciliación entre las diferentes culturas sin dejar de reflejar las simpares situaciones que la multiculturalidad ocasiona, una crítica en forma de guiño a los valores tradicionales franceses frente a las nuevas relaciones interculturales.

Merece la pena verla y reírse un rato.

Puedes buscarla en la Biblioteca Miguel de Cervantes con la signatura DVD PE 4342.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones