Archivo de la etiqueta: Científicos

CINEMA PARADISO – La teoría del todo

Recientemente ha fallecido Stephen Hawking, físico teórico, astrofisico y cosmólogo, además de gran divulgador científico cuyos trabajos han cambiado el mundo científico y el concepto que de él se tenía. Fue diagnosticado de ELA cuando contaba sólo  21 años, con una reducida esperanza de vida pero que finalmente ha muerto con 76 años el pasado 14 de marzo.

Hoy quiero reseñar una película que se hizo sobre él en el año 2014. Se trata de “La Teoría del Todo”, un biopic en el que destaca especialmente su elegante  narrativa y  estilo y sus interpretaciones  más que notables.

La película se basa en un libro escrito por la primera esposa de Hawking, Jane Wilde, “Travelling to Infinity: My Life with Stephen” y de quien él mismo dijo que fue uno de los personajes más importantes de su vida. Refleja por tanto el lado humano del científico; ese que a menudo no conocemos.

“La teoría del todo” busca el equilibrio entre la faceta personal y la profesional  y en ella nos encontramos con potentes detalles que van desde la búsqueda de una única fórmula que explique el origen del universo… hasta la búsqueda de una tecnología que permita a Hawkins (lo que no le permite la ELA)  dar a conocer al mundo toda su erudición. Además, el romance, aunque pueda emplear más minutos de los deseados, está tratado con acierto, delicadeza y madurez.

Cuenta una historia de amor desde los ojos de una mujer que decidió comprometerse con un hombre que padecía una enfermedad degenerativa que, según los médicos, le quitaría la vida pronto. Y de cómo  una mujer se las puede arreglar para llevar adelante un hogar habitado por tres hijos y un marido con una severa discapacidad motriz.

Los momentos dulces de esa vida se fueron transformando en momentos de frustración y sacrificio y eso es precisamente para muchos, lo que hace empática a esta historia.

“La teoría del todo” nos narra la vida de Hawkins desde que es un vital, optimista y “friki” estudiante de Cambridge hasta que es recibido en audiencia por la reina de Inglaterra. Durante este periodo observaremos su romance con Jane, los síntomas degenerativos de su enfermedad, su diagnóstico, su evolución, su doctorado en Cambridge, la redacción de su libro científico-divulgativo “Una breve historia del tiempo” y su éxito y relevancia a nivel mundial y científico. Todos estos acontecimientos de la película están genialmente interconectados.

El guion es natural y está bien escrito y, gracias a él, la multitud de sentimientos y reflexiones que nos despierta, la rabia al observar la vida que pudo tener el protagonista y no tuvo, las alegrías del amor familiar que experimenta, los sentimientos de pena, de triunfo, etc., se transmiten magistralmente. La historia de amor se relata con sencillez y tacto pero también con complicidad; el compadreo universitario y la amistad se empapa en el espectador como algo encantador, las apuestas investigadoras de Hawkins  son llamativas, relevantes y trascendentes.  Así mismo, el drama de la ELA se convierte en una desventura multidimensional, cargada de momentos agridulces, con un protagonista que ya nos ha calado completamente como un joven, ignorante de cuál será su destino, un destino que le tiene preparadas muchas trabas y alguna que otra satisfacción, como el hecho de saber que el cerebro no está afectado por esta enfermedad y, aunque los médicos le dieron una esperanza de vida de 48 meses (y, como he comentado, ha vivido hasta los 76 años) decidió seguir con su vida como quiso y planeo: se casó, tuvo hijos y siguió con sus estudios e investigaciones.

 

Aunque la historia y el drama de amor puede resultar menos interesante, el punto fuerte de la película lo marca la manera en que Marsh nos explica la enfermedad de Hawking y cómo la llevó; además de la increíble actuación de Eddie Redmayne que hace de Stephen Hawking, quien con meses de ensayo junto con un bailarín, logró recrear el poco movimiento con el que Stephen vivió durante años, sin exagerar.

Realmente la transformación física de este actor británico es impresionante y su interpretación, que fácilmente podía rayar en la exageración, se mantiene siempre en el terreno de lo natural. Parte de ese logro se debe a que Redmayne preparó intensamente su cuerpo para evitar los efectos especiales y con ello sentir a su personaje y la descomposición física que ha ido sufriendo. Pero aun siendo Hawking el eje principal de la película, Felicity Jones es igual de importante interpretando a su primera esposa Jane Wilde. Pausada, amorosa, sometida a una situación extrema, sacrificada, valerosa o dudosa, esta actriz hace un papel fantástico. La química lograda entre ambos es muy buena y real. Definitivamente ambos llenan la pantalla, pero también hay otras interesantes presencias como las de Charlie Cox, Emily Watson y David Thewlis.

Narrativamente la película podría resultar lineal para algunos, sin mayores altibajos o giros que le cambien su ritmo, pero es el clasicismo con el que se aborda este biopic, otro de los aspectos que más  gustan de esta película, al igual que su extraordinaria banda sonora a cargo de Jóhann Jóhannsson, creando una de las piezas más exquisitas para una película de esta naturaleza, transmitiendo delicadeza, sencillez y emotividad.

La película en definitiva está bien dirigida, es  respetuosa con la vida privada de Hawking y su primera esposa, y  destaca en lo humano de una situación tan compleja, sin caer en el drama trágico, melancólico o depresivo, ni en el humor forzado.

La película tiene la aprobación del mismo Stephen Hawking y ha sido aclamada como una buena cinta por la crítica que la compara con producciones como El Discurso del Rey (2010).

Ha obtenido importantes premios como el Oscar a mejor actor en la edición 2014, obteniendo además 5 nominaciones. Así mismo obtuvo dos Globos de oro a mejor actor y mejor banda sonora original. Obtuvo así mismo los premios Bafta a mejor actor, mejor film británico y mejor guión adaptado. También fue galardonada por el Sindicato de Actores, etc.

En definitiva se trata de una historia real de superación y como siempre la podéis encontrar en la biblioteca DVD PE 4263

  Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – La teoría del todo

El pasado 14 de marzo falleció en su casa de Cambridge el físico Stephen W. Hawking, por este motivo mi propuesta para el día de hoy es su libro La teoría del todo: El origen y el destino del Universo, título que da nombre al maravilloso biopic que se realizó en 2014 y que también podéis encontrar en la biblioteca.

En este libro se reúnen un ciclo de siete conferencias en el que Hawking trató de dar una idea general de lo que se piensa que es la historia del universo, desde el big bang a los agujeros negros.

En la primera conferencia dio un breve resumen de nuestras antiguas ideas sobre el universo y de cómo hemos llegado a nuestra imagen actual. Lo que podríamos llamar la historia de la historia del universo. Para ello hace un recorrido desde Aristóteles hasta Edwin Hubble, cuyas observaciones sugerían que hubo un comienzo llamado el big bang en el que el universo era infinitesimalmente pequeño y, por consiguiente, infinitamente denso. En este recorrido también pasaremos por Ptolomeo, Copérnico, Kepler, Galileo Galilei, entre otros.

En la segunda conferencia describió cómo las teorías de la gravedad de Newton y Einstein llevaron a la conclusión de que el universo no podía ser estático, sino que tenía que estar expandiéndose o contrayéndose. A su vez, implicaba que debió de haber un momento hace entre 10.000 y 20.000 millones de años en que la densidad del universo era infinita. A esto se le llama el big bang.

En la tercera conferencia habló de los agujeros negros. Estos se forman cuando una estrella masiva, o un cuerpo aún mayor, colapsa sobre sí misma bajo su propia atracción gravitatoria. Según la teoría de la relatividad general de Einstein, cualquier persona suficientemente atolondrada para meterse dentro de un agujero negro estaría perdida para siempre. No podría volver a salir del agujero negro. Sin embargo, la relatividad general es una teoría clásica; es decir, no tiene en cuenta el principio de incertidumbre de la mecánica cuántica.

En la cuarta conferencia describió cómo la mecánica cuántica permite que escape energía de los agujeros negros. Los agujeros negros no son tan negros como se los pinta.

En la quinta conferencia aplicó las ideas de la mecánica cuántica al big bang y el origen del universo. Esto lleva a la idea de que el espacio-tiempo puede ser de extensión finita pero sin fronteras ni bordes. Sería como la superficie de la Tierra pero con dos dimensiones más.

En la sexta conferencia mostró cómo esta nueva propuesta de frontera podría explicar por qué el pasado es tan diferente del futuro, incluso si las leyes de la física son simétricas respecto al tiempo.

Finalmente, en la séptima conferencia describió cómo estaban tratando de encontrar una teoría unificada que incluya la mecánica cuántica, la gravedad y todas las demás interacciones de la física: «Si lo conseguimos, entenderemos realmente el universo y nuestra posición en él».

Stephen W. Hawking (Oxford, 1942 – Cambridge, 2018). A pesar de sus discapacidades físicas y de las progresivas limitaciones impuestas por la enfermedad degenerativa que padecía, es probablemente el físico más conocido entre el gran público desde los tiempos de Einstein. Luchador y triunfador, a lo largo de toda su vida logró sortear la inmensidad de impedimentos que le planteaba el mal de Lou Gehrig, una esclerosis lateral amiotrófica que le aquejó desde que tenía veinte años.

Su pasión por el estudio del origen del universo fue en aumento, y sus investigaciones se centraron en el campo de la relatividad general, particularmente en la física de los agujeros negros, descrita por primera vez por Robert Oppenheimer en 1939. Se planteó la ambiciosa meta de armonizar la relatividad general y la mecánica cuántica, en busca de una unificación de la física que permitiese dar cuenta tanto del universo como de los fenómenos subatómicos. En 1974 propuso, de acuerdo con las predicciones de la física cuántica, que los agujeros negros emiten radiación térmica hasta agotar su energía y extinguirse; ha explorado asimismo algunas singularidades del binomio espacio-tiempo. A diferencia de la mayoría de sus colegas, optó decididamente por la divulgación. En su propósito de hacer llegar el libro a un público amplio, renuncia a las fórmulas y a las exposiciones para especialistas, pero no abandona el tratamiento riguroso de la cuestión. Fue, sin duda, un caso particular de vitalidad y resistencia frente al infortunio del destino. (https://www.biografiasyvidas.com/biografia/h/hawking.htm)

Otros libros del autor, o sobre el autor, que podéis encontrar en las bibliotecas: Historia del tiempo : del big bang a los agujeros negros. Lo grande, lo pequeño y la mente humana (en colaboración con otros autores). Stephen Hawking: Una vida para la ciencia. El universo en una cáscara de nuez. A hombros de gigante: las grandes obras de la Física y la Astronomía. Brevísima historia del tiempo. Historia del tiempo, del big bang a los agujeros negros. El gran diseño.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized