Archivo de la etiqueta: Cantautores

RECOLECTURAS -Bob Dylan

bob-dylan-letras-completas

El pasado mes de octubre conocíamos el Nobel de Literatura que este año ha recaído en el cantante Robert Allen Zimmerman, más conocido como Bob Dylan (Duluth, Minnesota, 24 de mayo de 1941). Este hecho ha suscitado gran controversia y debate en las redes sociales entre los partidarios y detractores del músico norteamericano. Para muchos es descabellado darle un premio de literatura a un cantautor; para otros es merecedor del premio porque sus letras destilan auténtica poesía.

Más allá del debate, lo que es incuestionable es que  este compositor  cambió como nadie el concepto de canción popular en el siglo XX, añadiendo una particular dimensión poética a la música cantada. Y tan importante como ese determinante hecho: su influencia, reconocida por los Beatles, los Rolling Stones, Bruce Springsteen y cualquier icono del rock y el pop que venga a la cabeza, no ha hecho más que crecer a medida que ha pasado el tiempo. Ahora, con este premio, y tras haber recibido antes el Pulitzer o el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, su leyenda sigue creciendo.

No sé de qué lado os posicionáis. Quizás el libro que hoy traemos a esta sección os ayude a inclinar la balanza hacia uno u otro lado, ya que presenta la edición integral de su cancionero completo en edición bilingüe; y nos ofrece la posibilidad de explorar el vastísimo -casi inconmensurable- universo poético del bardo de Minnesota, desde sus primeros tientos profesionales como cantautor contestatario e ídolo de su generación, hasta el día de la revelación en el que se obró el milagro -sacrilegio para muchos- que le llevó a abrazar las armas del rocanrol y electrificar su imaginario musical, despojándolo de las esencias folk que hasta entonces lo habían caracterizado. Con esa transformación también llegaría un nuevo lenguaje poético y su inclusión definitiva en el olimpo de los grandes del rock. De sus fugaces conversiones religiosas a otros credos y otros tantos desvaríos también da noticia el propio cancionero, una obra que deviene en hoja de ruta lírica de la singladura vital de Bob Dylan.

Este volumen contiene todos los versos escritos hasta la fecha por un creador que ha revolucionado la canción popular destilando las tradiciones más diversas, desde el blues al country, desde la balada británica al góspel negro, desde el rock a la música vodevil. Estamos, pues, ante unas obras completas que incluyen el material descartado en los sucesivos discos, y por primera vez, todas las composiciones posteriores a 1985. Esta obra ofrece al fin la  posibilidad de explorar en inglés y castellano el casi inabarcable universo creado por la imaginación poética de Dylan: su temeridad verbal, sus extravagantes metáforas, sus aforismos imposibles, su lenguaje privado, su humor, su épica, su ingenio, su ingenuidad, su sarcasmo, su lirismo, y , por encima de todo, su omnívora mirada.

Yo tengo que reconocer que no soy de Dylan, no lo escucho, supongo que porque no soy bilingüe y soy incapaz de apreciar las canciones en todo su esplendor. Sin embargo, he querido leer una de las canciones que más me gustan de él, Like a Rolling Stone, como si de una poesía se tratase. Esto es lo que dice:

Hubo un tiempo en que ibas muy trajeada

En la flor de la vida arrojabas moneditas a los mendigos, ¿recuerdas?

La gente ya te avisaba: “Ojo, niña, vas a acabar mal”

Tú pensabas que bromeaban

Y te reías

De todo bicho viviente

Ahora ya has bajado el tono

No pareces tan orgullosa

De tener que rebuscar tu próxima comida

¿Qué se siente

Qué se siente

Vagando sin hogar

Por todos ignorada

Como un canto que rueda?

Sí, doña Soledad, fuiste al mejor colegio

Pero no nos engañemos, te pasabas el día mamada

Y nadie te enseñó a vivir en la calle

Y ahora te toca acostumbrarte a eso

Dijiste que jamás transigirías

Con el vagabundo misterioso, pero ahora entiendes

Que él no vende coartadas

Mientras contemplas el vacío de sus ojos

Y le preguntas si quiere hacer un trato

(Estribillo)

Nunca te volviste a ver el ceño de malabaristas

y payasos

Cuando acudían a hacerte sus números

Jamás comprendiste que no conviene

Dejar que otros vivan en su piel tus emociones

Montabas el caballo cromado con ese diplomático

Que llevaba a un gato siamés al hombro

Debió de ser muy duro descubrir

Que no era tan estupendo

Cuando te sopló todo lo que tenías

(Estribillo)

Princesa en el campanario y toda esa gente guapa

Que bebe convencida de su éxito

E intercambia preciosos obsequios

Pero más vale que te quites y empeñes el anillo de diamantes

Te hacía mucha gracia

Aquel napoleón andrajoso y cómo se expresaba

Ve ahora con él, te llama y no puedes rechazarlo

Cuando no tienes nada, nada tienes que perder

Ya eres invisible, no tienes secretos que ocultar

(Estribillo)

Ahora vamos a ponerle música:

¿Os parece poesía? Ahí lo dejo.

Para saber más: elpais.com/tag/bob_dylan/a

 Fuente: http://cultura.elpais.com/cultura/2016/10/13/actualidad/1476344926_683109.html)

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Once

once

Hoy os traigo una película muy musical, Once (una vez), de John Carney.

¿Por qué es muy musical? Por los intérpretes, músicos que se interpretan a ellos mismos. El director, bajista a comienzos de la década de los 90 de la banda The Frames, liderada precisamente por Glen Hansard, el actor protagonista. Y por la estupenda banda sonora que casi vemos como se va creando a lo largo de la película. Pero entremos en situación:

Glen es un músico callejero irlandés que se gana la vida arreglando aspiradoras en la pequeña tienda de su padre. Marketa es una joven inmigrante checa, madre de una niña de dos años que vende rosas por la calle y limpia casas para poder vivir humildemente, junto a su hija y su madre, en una de las zonas más desfavorecidas de la ciudad. Ambos se conocen en una de las calles de Dublín, donde Glen está interpretando magistralmente una de sus canciones, y casi inmediatamente surge una complicidad entre ambos. Son dos corazones solitarios y atormentados. Él está destrozado por una infidelidad de su novia de toda la vida que ahora vive en Londres, y ella no tiene demasiada buena relación con el padre de su hijo, mayor que ella y que se ha quedado en la República Checa. Además les une su pasión por la música, Marketa es una fabulosa pianista pero debido a que no puede permitirse tener un piano en casa, sólo puede practicar cuando el dueño de una tienda musical le deja hacerlo durante las horas de cierre.

Veamos una de las interpretaciones en dicha tienda de la canción Falling Slowly, merecedora del Oscar:

Pero ante todo es una historia de amor. Del amor que vemos va germinando y creciendo entre estos dos músicos a través de las canciones. Un amor sencillo y puro, como la película, que tal vez sólo ocurre una vez (once). Un amor no consumado en esta historia, pero sí en la vida real. Los intérpretes protagonistas se hicieron pareja y se fueron de gira con las canciones que les hicieron famosos, compuestas en su mayoría por él, Glen Hansard. De esta gira hay un documental, “The Swell Season”, que narra las vivencias de la pareja tras alcanzar la gloria, y cómo se enfrentó a las mieles y a las miserias del éxito y al triste, pero quizás inevitable, deterioro de su relación. También dio el salto a Broadway, cosechando un enorme éxito y arrasando en  los Premios Tony.

La película triunfó además a su paso por el Festival de Sundance, ganó el premio a la mejor película extranjera en los Independent Spirit Awards de 2007, y como dijimos anteriormente, se llevó ese mismo año el Oscar a la mejor canción con “Falling Slowly”. Además supuso el despegue profesional de los músicos protagonistas.

Aunque pequeña: en metraje, apenas 87 min., en presupuesto, 150.000 dólares, en la duración del rodaje, tan sólo dos semanas y con escasos medios, sin apenas actores profesionales; es a la vez grandiosa: por la sencillez de su historia y por su espectacular banda sonora, que ya por sí solo justifica esta película.

A la ya citada Falling Slowly, se unen estupendas canciones como Say It To Me Now, When Your Mind’s Made Up, Leave, Lifes, All the way down, Falling from the sky, o la magistralmente interpretada por Irglová If yo want me, entre otrasUna delicia para los oídos. Por quedarme con una, elijo la del estudio de grabación, cuando después de terminar exhaustos tras una interminable noche de grabación, deciden coger el coche para escuchar la maqueta, acompañados por el maravilloso paisaje irlandés.

once3

Y para cerrar el ciclo, una maravillosa película merece un fantástico final y ésta lo tiene, pero no digo nada para no desvelar la sorpresa. Así que ya sabes, si quieres disfrutar de un maravilloso musical, no lo dudes, esta es tu película.

(Fuente: https://elcadillacnegro.com/2012/07/24/once-un-viaje-musical-y-sentimental/)

Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones