Archivo de la etiqueta: Años 30

RECOLECTURAS – Sostiene Pereira

«La filosofía parece ocuparse solo de la verdad, pero quizá no diga más que fantasías, y la literatura parece ocuparse solo de fantasías, pero quizá diga la verdad».

Sostiene Elena, que hace muchos años, no sabe cómo ni dónde, conoció a un señor de mediana edad, gordo, de tensión alta, que padecía del corazón y que le cautivó. Sostiene; que desde entonces este señor comparte estantería con otros personajes que apresaron su alma lectora, a la espera de ser leído de nuevo. Esta ocasión se le presentó gracias al Club de Lectura que coordina. Sostiene, que Pereira le ha cautivado igual, o incluso más, que la primera vez y, que aquellas personas que lo han conocido, les están muy agradecidas por habérselo presentado.

Veamos de que va esta maravillosa novela.

Lisboa, 1938. Corren tiempos convulsos para Europa. Es época de totalitarismos. El nazismo y el fascismo están en auge (estamos en  vísperas de la Segunda Guerra Mundial). España está inmersa en la Guerra Civil y Portugal es una dictadura en manos de Salazar.

Pereira es un periodista entrado en años, católico, viudo, al que le gusta la literatura francesa, especialmente los escritores católicos de entreguerras, como Mauriac y Bernanos. Después de treinta años como cronista de sucesos, lo contratan para llevar la página cultural del periódico vespertino Lisboa: «Somos apolíticos e independientes, pero creemos en el alma, quiero decir que somos de tendencia católica». Obsesionado con la muerte, tras leer un artículo extraído de una tesina que versa sobre el tema, decide contratar como ayudante al autor, Monteriro Rossi, para que elabore las necrológicas anticipadas de autores consagrados. El contacto con este joven inexperto e idealista, que le trae textos «impublicables» sobre García Lorca, Marinetti, o Maiakovski: «Efectivamente el artículo era para tirarlo, pero Pereira no lo tiró, quién sabe por qué, lo conservó y por eso pudo aportarlo como documentación», le cambiará la vida. Lo que empieza siendo una relación «laboral», termina convirtiéndose en una relación paterno-filial; Pereira se ve reflejado en él cuando era joven y fantasea con la idea de ver en Rossi al hijo que nunca tuvo.

La relación con Monteiro y con su novia Marta, de la que Rossi toma sus ideas subversivas y revolucionarias, hará que empiece a cambiar su perspectiva sobre la situación que se vive en Portugal y en España. Es un hombre que por encima de todo ama la cultura y que no quiere verse implicado en política, pero ¿hasta que punto puede, o debe uno, mantenerse al margen? Además de Monteiro y Marta, son numerosos los personajes que le harán ver las cosas desde otro ángulo y ayudaran al cambio y evolución que Pereira sufrirá a lo largo de la novela; como su confesor, el franciscano padre Antonio al que mortifica con sus dudas sobre la resurrección de la carne; Manuel, el camarero del Café Orquídea que le da el parte de lo que los periódicos ocultan sobre lo que ocurre en Europa y Portugal; la señora Ingeborg Delgado, judía alemana de origen portugués, que conoce en el tren y le anima a usar su condición de periodista para alzar la voz contra la injusticia: «Usted es un intelectual, diga lo que está pasando en Europa, exprese su libre pensamiento, en suma, haga usted algo»;  y el doctor Cardoso, al que conoce en la clínica talasoterápica a la que va a hacer reposo, y con el que mantendrá conversaciones muy interesantes.

Pereira es un hombre de costumbres, un hombre acomodado en una vida rutinaria, sin sobresaltos, y cuya única compañía es el retrato de su difunta esposa. Para él no es fácil aceptar el cambio que percibe en su persona, piensa que es un rechazo a su pasado y a lo que representa: «¿Y qué quedaría de mí?, preguntó. Yo soy lo que soy, con mis recuerdos, con mi vida pasada, la memoria de Coimbra y mi mujer, una vida transcurrida como cronista de un gran periódico, ¿qué quedaría de mí?» Cardoso le anima a que deje paso en su Confederación de las almasa ese nuevo yo hegemónico que se está imponiendo, y que deje de vivir proyectado en el pasado, convertido en una especie de fetichista de los recuerdos: «Deje ya de frecuentar el pasado, frecuente el futuro».

La originalidad de la novela es que está contada a modo de declaración, como bien dice el subtitulo: Una declaración. El autor nos cuenta que el señor Pereira le visitó por primera vez una noche de septiembre de 1992. Era un personaje en busca de autor que le escogió a él para ser narrado. Para Tabucchi, Pereira era la trasposición fantasmagórica de un viejo periodista portugués al que conoció en París tras su exilio huyendo de la dictadura de Salazar, a la cual había plantado cara publicando un feroz artículo contra el régimen. En el verano del noventa y tres, cuando Pereira se había convertido en amigo suyo y le había relatado su historia, ya pudo escribirla. El resultado es esta pequeña obra maestra que tenéis disponible en la biblioteca Lope de Vega y Francisco de Quevedo.

Antonio Tabucchi (Pisa, 1943 – Lisboa, 2012), es conocido sobre todo por sus trabajos sobre el escritor portugués Fernando Pessoa. Enseñó Lengua y Literatura Portuguesa en la Universidad italiana de Siena, interés que le vino desde su juventud cuando, de viaje por París, encontró el poemario Tabacaria del poeta portugués. Como novelista, alcanzó éxito con Sostiene Pereira, que fue adaptada al cine, al igual que otra de sus obras, Réquiem. Sostiene Pereira obtuvo, además, el Premio Campiello, el Scanno y el Jean Monnet. Fue galardonado asimismo por su novela Notturno Indiano, con el premio francés Médicis étranger; y con el premio español de periodismo Francisco Cerecedo.

Escritor comprometido, consiguió con su novela La cabeza perdida de Damasceno Monteiro (1997) la revisión del caso que aparecía en la obra, resolviendo el asesinato de un ciudadano portugués. Tabucchi también practicó el género epistolar, como demuestra su compendio de cartas sin destinatario: Si sta facendo sempre più tardi(2001). Colaboró con diversos medios de comunicación, entre ellos Corriere de la Sera y el diario El País. (Fuente: Lecturalia)

Para saber más: 

Los principios que sostiene Pereira

Sostiene Pereira, de Antonio Tabucchi

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – Café Society

Encantada de estar de nuevo con vosotros después del impasse veraniego. Quiero retomar las reseñas cinematográficas con una película de uno de los grandes; tan grande como Woody Allen. La película en cuestión está ambientada en el Hollywood de los años 30, cuando la industria del cine florecía gracias a grandes figuras como  John Ford, James Cagney, Bette Davis o Ginger Rogers entre muchos otros; y todos ellos aparecen en la cinta. Y eso es debido a que Boby Dorfman, judío (que bien podría ser un joven  Allen) interpretado por Jesse Eisenberg, decide abandonar su vida en  la joyería familiar en Nueva York y probar suerte en Los Ángeles e intentar un hueco en la industria cinematográfica donde su tío  Phil Stern (Steve Carell) es un pez gordo que se codea con lo más florido y granado del sector en ese momento.  Una vez en Los Ángeles, conoce a la ayudante de su tío y el sueño que hasta ahora lo había movido,  cambia de repente;  ya no buscará hacerse un nombre en Hollywood, sino que su prioridad ahora será  conquistar a esta joven, interpretada por Kristen Stewart que, a su vez, mantiene un romance en secreto con cierta figura de la industria.

En “Café Society” Woody  Allen recurre a temas que están presentes en sus películas en la mayoría de las ocasiones, como su amor por Nueva York o su relación amor/odio con Hollywood, el judaísmo, las familias disfuncionales, y cómo no, las relaciones amorosas complicadas. Todo ello con un toque del glamour propio de la que fue llamada Café Society para denominar a los personajes relevantes de la industria cinematográfica que se reunían en los lugares de moda de la época.

 

 

Ya desde el comienzo de la película Allen da muestras de su más genuino estilo de hacer cine reflexionando sobre la existencia con ingredientes tan típicos como  la  fina ironía, el humor negro, las frases lapidarias y una crítica elegante pero contundente de la sociedad, la política, los negocios y por supuesto de la religión.

Es un retrato de dos de los lugares más populares de los Estados Unidos del momento, y la época elegida resulta tan evocadora como convulsa. La ley seca ha desaparecido, el cine sonoro va tomando auge y desde Europa llegan noticias del avance del nazismo..

Además de todo esto, el director  entremezcla la trama principal con una segunda que es la historia del hermano del protagonista, enmarcada en el crimen organizado con notas de humor negro que le dan el contrapunto a la historia.

Uno de los puntos fuertes de la película, además de la dirección, es el reparto. Eisenberg vuelve a ser el «otro yo» de Woody Allen que, además , actúa como narrador fuera de plano en la película. Su representación del joven e inexperto Bobby le convierte en una versión juvenil y pelirroja del propio Allen y al mismo tiempo lo aleja de interpretaciones recientes como el histriónico Lex Luthor en Batman contra Superman.

Sin embargo, quizás el gran descubrimiento de la película sea Kristen Stewart que borda el papel de Vonnie a pesar de haberse encasillado en papeles como el de Blancanieves o la saga Crepúsculo. Aquí sin embargo resulta bastante creíble.

En cuanto a secundarios hay que destacar a Steve Carell interpretando al triunfador que no está del todo conforme con sus orígenes y a Ken Stott y Jeannie Berlin como Marty y Rose Dorfman, los padres  de Bobby. Tambien merece mención especial el papel de Sheryl Lee como la esposa de Carell, difunta y misteriosa Laura Palmer en la conocida serie Twink Peaks.

“Café Society” es un episodio más dentro del mundo y de la vida que Allen ha decidido contar. Todo ello envuelto en una ambientación primorosa y una bonita fotografía llena de imágenes evocadoras. En definitiva, Allen ha conseguido realizar una de sus películas más hermosas y encantadoras rozando la perfección de clásicos como “Annie Hall” , “Manhattan” o “Poderosa Afrodita”. Una comedia romántica de verdad, como sólo él sabe hacerlas; de esas que le confieren dignidad a un género que normalmente se asocia con emociones vulgares y sentimentalismo barato. Altamente recomendable.

Y sólo tienes que pasar por la Biblioteca y llevártela a casa. DVD PE 4563

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Sofia Petrovna. Una ciudadana ejemplar.

sofia

Hoy os traigo un libro testimonio, como me gusta llamarlo, en el que, a través de unos personajes y una historia de ficción, la autora nos cuenta su propia experiencia.

Estamos en Leningrado, la actual San Petersburgo, a mediados de los años 30. Sofia Petrovna, viuda de un prestigioso médico, se ve obligada a trabajar como mecanógrafa en una de las editoriales más importantes de la ciudad, ya que su único hijo, Kolia, aún no se gana el sustento.

Como bien dice el subtítulo del libro, Sofia es una “ciudadana ejemplar” y, gracias a su diligencia y a su buen hacer, es nombrada jefa de las mecanógrafas, tarea que cumple con gran responsabilidad y ejemplaridad.

A pesar de las estrecheces que sufre desde su viudez, Sofia nunca se queja. Ama la herencia de la Revolución y el Partido, al igual que su hijo, que desde muy joven forma parte del Komsomol (Organización juvenil del Partido Comunista de la Unión Soviética). Su vida se reduce al trabajo en la oficina, el cuidado de Kolia, y apenas una relación de amistad con una compañera de oficina, Natasha. En unos años, Kolia, que se convierte en un apuesto ingeniero, abandona Leningrado para irse a trabaja a una fábrica en una población cercana. Hasta ahí todo bien, pero pronto todo cambiará…

Empiezan las detenciones, empezando por el director de la editorial, un joven al que Sofia admira profundamente. Sofia no comprende lo que está pasando, se producen arrestos sin pies ni cabeza, pero, el colmo de todo, es cuando detienen a su hijo. A partir de ahí Sofia verá como todo su mundo se desmorona; empieza un calvario, familiarizándose con un mundo que hasta ese momento desconocía: extenuantes colas ante las cárceles y jefaturas de policías, noches sin dormir…, para obtener alguna información sobre su hijo, el porqué de su detención, su paradero,o simplemente, entregarle un paquete. Calvario que durará meses.

Todo esto que vivirá la protagonista en primera persona es La Gran Purga, el nombre dado a la serie de campañas de represión y persecución políticas llevadas a cabo en la Unión Soviética en el final de la década de 1930. Cientos de miles de miembros del Partido Comunista Soviético, socialistas, anarquistas y opositores fueron perseguidos o vigilados por la policía; además, se llevaron a cabo juicios públicos, se enviaron a cientos de miles a campos de concentración, gulags, y otros cientos de miles fueron ejecutados. La Gran Purga no solo afectaba a los detenidos, sino también a sus familiares, que a partir de ese momento se convertirán en parias, intocables, no-personas. Muchos de ellos también serán deportados. La autora describe muy bien esta situación en la persona y el entorno de la protagonista.

Sofia Petrovna se escribió en secreto en un cuaderno escolar durante el invierno de 1939-1940. Tendrían que pasar cinco décadas para que pudiera ver la luz en su país. Su autora, la disidente Lidia Chukóvskais (San Petersburgo, 1907 – Moscú, 1996), dio expresión artística en esta obra a las trágicas vivencias que soportó durante la Gran Purga (detuvieron y ejecutaron a su marido, el físico teórico Matvéi Bronstein), que causó un millón y medio de víctimas, entre ajusticiados y deportados, y que fue perpetrada por ese gran estado policial y paranoico fabricado por Stalin.

Al principio del libro dije que para mí este es un libro testimonio, escrito de manera clandestina, en una situación difícil, y en el tiempo real en el que ocurren los hechos. Más libros de este tipo serían: El diario de Anna Frank y Una mujer en Berlín, por ejemplo, ambos en la biblioteca, y ambos buenísimos.

Estos libros son de un valor incalculable porque nos cuentan los hechos tal y como ocurrieron, sin el filtro o la tergiversación de los años. La autora dijo: “Pero, por grandes que sean los méritos de futuros relatos o informes, éstos se habrán escrito en otro periodo, separados de 1937 por décadas, mientras que mi obra se escribió con la huella de los acontecimientos aún fresca en mi mente. Aquí radica la diferencia entre mi relato y cualesquiera otros que estén consagrados a los años 1937-1938. En eso, creo, reside su derecho a obtener la atención del lector.” “Me habría ahorcado si no hubiera volcado en el papel lo que viví…” “Yo no pretendía salvar a nadie, hacer comprender. Me salvé a mí misma“.

Si te gusta este tema; hay libros buenísimos que hablan sobre él, entre otros,  ¡Tierra, Tierra! de Sándor Márai y Archipiélago Gulag de Alexander Soljenitsin, y como siempre aquí, en tu biblioteca.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

discurso

Esta semana quiero recomendar un película que es toda una historia de superación personal. La superación de un hombre que fue capaz de enfrentarse al mundo entero como una de las figuras más importantes de su tiempo a pesar del problema de comunicación que tenía. Su exagerada tartamudez.

Película dirigida por Tom Hooper, ganó el premio del público en el Festival de Toronto, recién estrenada. Fue la triunfadora de los Oscar en 2011 alzándose con 4 estatuillas de las más importantes (mejor película, director, actor protagonista y guion original). También ganó el Globo de oro al mejor actor, siete Premios Bafta (entre ellos mejor película), el Goya a la mejor película europea, además del Independet Spirit Award a la mejor película extranjera entre otros galardones.

Fue una de las películas más taquilleras del año 2010 y una de las que más recaudación ha obtenido en todo el mundo en comparación con su presupuesto. Y todo eso podría resultar impensable si tenemos en cuenta que la historia trata solamente de un rey tartamudo y de su peculiar logopeda. Pero “El discurso del rey” no es un retrato exclusivo de ciertas personas en un determinado momento histórico, sino que abarca temas tan generales y poderosos como la frustración y la superación personal, la amistad y el amor, la responsabilidad y el miedo.

Escrito por David Seidler, es un relato que se centra en un miembro de la realeza, bloqueado ante un micrófono, debido en gran parte a la frustración que le provoca su tartamudez. Ese bloqueo lo hemos sentido todos de alguna manera a lo largo de nuestra vida y ahí radica la genialidad del guion, tratar la superación de un conflicto que podemos sentir muy cercano, reforzado con la magnífica interpretación de Colin Firth dando vida a un complicado personaje.

discurso2

El guionista se inspiró en su propia vida cuando empezó a elaborar el guion de “El discurso del rey”. Sufrió tartamudez hasta su adolescencia y oyó en directo los discursos de Jorge VI, impactándole sobremanera. Ya de adulto pidió permiso a la Reina Madre para incluir la vida del monarca y de ese episodio concretamente en un guion, pero la viuda le contestó que esperara hasta su muerte, pues no deseaba reavivar sus recuerdos.

También se dice que Colin Firth tuvo que lidiar en su juventud con un nódulo en las cuerdas vocales, sufriendo durante un tiempo la impotencia de quien es tomado por un torpe al no poder expresarse como los demás. Estas experiencias son importantes y es seguro que se reflejan en el resultado final en la pantalla.

discurso3

La impecable labor de producción hace que  nos traslademos a la Inglaterra de los años 20 y 30 para asistir al drama del rey Jorge VI, que debe superar su tartamudez para poder dirigirse a su pueblo, para poder comunicarse con unas gentes que necesitaban desesperadamente un líder en un momento crucial, tras la declaración de guerra a la Alemania de Hitler. Como Duque de York que era, había llegado a tolerar la ansiedad que le provocaban los actos públicos amparado por las atenciones de su esposa (interpretada por Helena Bonham Carter), consciente de que su hermano mayor heredaría el trono de su padre Jorge V. Sin embargo la irresponsabilidad de Eduardo, envuelto en un escándalo por su relación con una estadounidense divorciada, le obliga a abdicar, cediendo la corona a su acomplejado hermano Jorge. Éste, necesitado de una voz que se resiste a salir, y guiado por su esposa, deposita su confianza en los inusuales métodos de Lionel (Geoffrey Rush), un australiano aficionado a interpretación y que demuestra mayor competencia  que los médicos de la nobleza en los problemas del habla.

discurso4

La interpretación de Colin Firth es portentosa en esta película, pero se apoya en la no menos magistral de Rush encarnando a Lionel Logue. Es con ellos que la película alcanza sus mejores momentos. Los eventos asociados a la pesada responsabilidad que debe asumir “Bertie” (como insiste en llamarle Lionel) es la excusa que hace avanzar la trama, si bien lo más interesante es la relación que se establece entre estos dos hombres de origen y carácter tan diferentes. La diferencia de clases, los complejos del británico y el desparpajo del australiano complican el acercamiento, pero poco a poco se asienta la confianza y el respeto, llegando a una amistad que, tal como nos aclaran en los créditos finales, se mantuvo firme con el paso del tiempo. Es curioso que solo se hable de cómo Jorge VI logró recuperar su voz (no del todo, pero lo suficiente para superar sus inmediatas obligaciones), cuando también Lionel experimenta una evolución interior a lo largo de la película, debiendo luchar contra los prejuicios ajenos y sus propias flaquezas, para poder ayudar al monarca.

discurso5

Resulta patente la solidez sobre la que se ha construido la película. Con un cuidado diseño, escrita con una mezcla de complejidad y sencillez que caracteriza a sus personajes, interpretada por formidables actores y con una música excelente de Alexandre Desplat,  la película cuenta con todos los atractivos para conquistar al público como así lo hizo en su día.

La podéis encontrar en la biblioteca, como siempre, DVD PE 3989

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

uvasEsta semana le toca el turno a un clásico tanto del cine como de la literatura. Se trata de “Las uvas de la ira”, novela escrita por John Steinbeck en 1939 y distinguida con el premio Pulitzer en 1940 y que narra de una manera magistral los fallos del sistema capitalista, que en su evolución acaba con un funcionamiento enfermo que produjo una corriente migratoria digna de estudio.

Narra la odisea que tuvo que pasar la familia Joad como consecuencia de la gran depresión. Relata la parte humana de esta gran depresión. La cantidad de gente que se quedó sin trabajo, que se quedó sin hogar, que tuvo que viajar engañada por la falsa concepción del sueño americano y de la maravillosa California.

La película es una adaptación bastante fiel de la novela y hecha con muchísimo acierto. No en vano, su director es John Ford que es el director más galardonado en la historia de los Premios Oscar, que si bien hoy día han perdido prestigio, siguen siendo los premios de la academia y han sabido reconocer una buena película.

John Ford es especialmente conocido por sus westerns como “La diligencia” o “Quien mató a Liberty Balance”, sin duda un gran maestro del género, pero el listado de películas que dirigió es inacabable y entre ellas, a parte de los westerns destacan “Un hombre tranquilo”, “Qué verde era mi valle” y “Las uvas de la ira”. Por las tres películas se llevó el Oscar al mejor director, por tanto, creo que podemos decir que John Ford es uno de los mejores directores de la historia.

uvas2

Igual que la novela retrata a las miles de familias anónimas que los años han dejado en el olvido como los Joad que después de que el banco se apropiara de su tierra, deciden ir a coger fruta a California. Vemos como verdaderamente lo único que se pierde es la esperanza. La lucha constante de una familia que a duras penas puede comer todos los días pero que sin embargo está unida. Y en la humanidad que destila cada fotograma rodada como una amarga desbandada, es donde residen las virtudes de la película. Cada escena de la película parece la historia de cualquier fotografía de Dorothea Lange.

uvas3

El personaje de Tom Joad representa a ese espíritu, a ese fantasma presente en todas las desgracias. El antihéroe que lucha en una pelea perdida de antemano y es encarnado por un magnífico Henry Fonda con una interpretación que pasará a los anales del cine personificando a todo un colectivo.
Jane Darwell interpreta a otro pilar de la familia; a la madre en un sufrido a la par que agradecido personaje que le valió un Oscar. Ambos personajes ofrecen diálogos sinceros y sin tapujos. Otro personaje interesante es Casey, un ex predicador. Un personaje cómico que nos gana el corazón, pero al mismo tiempo muy amargo, magníficamente interpretado por Carradine.

uvas4

“Las uvas de la ira”· aparte de estar magistralmente dirigida y muy bien interpretada es una de esas películas imprescindibles que por alguna extraña razón difícil de comprender el paso de los años la ha dejado en un escalón por debajo de películas clásicas como “Casablanca” o “Lo que el viento se llevó”, cuando la realidad es que pueden mirarse de tú a tú.

uvas5

Se trata de una historia desgarradora acentuada por una magnífica fotografía en blanco y negro y una banda sonora y unas interpretaciones memorables. Es recomendable tanto la novela como la película, y lo mejor de todo para poder disfrutarlas, es que las podéis encontrar en nuestra biblioteca. La novela en la sección de narrativa y la película DVD PE 2150 Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

RECOLECTURAS – Empieza la semana con un buen libro

bicicletaDespués de la resaca de los Oscar os traigo un libro de cine, del guionista de La reina de África y El viejo y el mar, Peter Viertel, Una bicicleta en la playa.

La California de la década de 1930 es el soleado paraíso perdido que el protagonista, Carl Woolf, un guionista cinematográfico de mediana edad, rememora al relatarnos, la sobrecogedora historia de su amor con Pamela Gordon, una mujer que casi le dobla la edad y esposa de un célebre actor de la época, con la que mantuvo una intensa relación clandestina. La luminosidad del paisaje idílico que enmarca este amor adolescente se verá ensombrecida por las alarmantes noticias que llegan de una Europa en la que resulta ya evidente el implacable avance de los fascismo, que afectará de manera especial a los Woolf por su condición de emigrados judíos, y el amor de Carl y Pamela, tortuoso y apasionado, será el reflejo del sueño dorado de California, un sueño que se antoja ficticio mientras el resto del mundo sucumbe a la guerra.

Una bicicleta en la playa transporta al lector al Hollywood de las grandes estrellas (Charles Chaplin, Greta Garbo, Marlene Dietrich…), pero también de los intelectuales europeos (Thomas Mann, Bertolt Brecht, Serguei M. Eisensteine, Aldous Huxley, Arnold Schönberg…) que buscaron refugio en Estados Unidos, algunos de ellos para escapar de la convulsión social y el terror previos a la Segunda Guerra Mundial. Una época y unos personajes históricos de los que el propio Peter Viertel fue testigo de excepción.

Viertel nació en la localidad de Dresde en 1920, si bien gran parte de su niñez y juventud transcurrió en Califorina, donde en 1928 se establecen sus padres, el poeta y director teatral Berthold Viertel, y la actriz y escritora Salka Steuermann Viertel.

Además de guionista fue un excelente escritor poco conocido en nuestro país, a pesar de que residió en Marbella durante más de 30 años (localidad donde falleció) con su mujer, la actriz Deborah Kerr. Entre sus novelas se cuenta el aclamado best-seller Cazador blanco, corazón negro, que fue llevado al cine de la mano de Clint Eastwood y con guión del propio Viertel. La novela cuenta la experiencia del propio autor en el rodaje de La reina de África de John Houston, de la que Viertel, como dijimos anteriormente, fue guionista. En su prosa, de depurada y luminosa elegancia, muy a la altura de las mejores páginas de la tradición novelística de Ernest Hemingway y Scott Fitzgerald, serán recurrentes, como veremos en el libro, el componente autobiográfico, las relaciones entre literatura y cine, el amor y la guerra, y las referencias a Hollywood y a España. A Viertel también se le conoce por su introducción del surf en Europa.

Este es un libro para amantes del cine de la época dorada de Hollywood, la historia de amor es casi algo secundario, lo importante es lo que se cuece en esas tertulias de intelectuales llegados de Europa en los albores del nazismo. Un libro con el que seguro disfrutarás.

¡NOS VEMOS EN LA BIBLIOTECA! Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

 

el_gran_hotel_budapest_27349

Estamos en una época del año cinematográfica por excelencia. No en vano ya se han fallado los Globos de Oro y próximamente se hará lo propio con los Goya y los Oscar.

Esta semana quiero reseñar una película que está nominada nada menos que en 8 disciplinas para los Premios Oscar, varias veces nominada y premiada también en los premios Bafta, así como, en otros certámenes de gran prestigio internacional como los mencionados Globos de Oro, AACTA International Award, Premio de la Sociedad americana de cinematógrafos, etc. Se trata de la película “El gran hotel Budapest”.

La película del genial director Wes Anderson cuenta con un gran reparto, un ritmo trepidante y una elegancia y poderío visual extraordinarios. Un deleite para los sentidos.

Se trata de una adaptación libre de textos del escritor austriaco Stefan Zweig, que en manos del genial Anderson se inicia con una especie de carambola que nos introduce en tres niveles narrativos diferentes para describir una ampulosa y estilizada farsa centroeuropea llena de personajes extraordinarios que merecerían por si mismos su propia película.

El protagonista es Ralph Fiennes en el papel de Gustav H., estricto y cuidadoso conserje del Gran Hotel Budapest, de modales impecables que se rige únicamente por dos principios: El cliente es lo primero y hacer las delicias de las clientas más ilustres y entradas en años del hotel, ofreciéndoles su cuerpo. Una de ellas es Madame D. (Tilda Swinton) que fallece en extrañas circunstancias y le deja un valioso legado. A partir de aquí, Gustav comenzará una disparatada odisea junto a Zero (Tony Revolori) para limpiar su nombre y hacer cumplir la última voluntad de la finada.

grand-budapest_2813768k

 Entre las otras estrellas que ofrecen giros cómicos están Willem Dafoe, como un matón de cinco anillos, Edward Norton, de militar de buen corazón, y un divertidísimo Adrien Brody, siendo el vástago resentido de una millonaria.

Como suele suceder con este director, sus colaboradores son parte inestimable y clave de su resultado. En este caso, la fotografía de Robert Yeoman, la deliciosa y elaboradísima banda sonora a cargo de Alexander Desplat y el diseño de objetos de Anne Atkins son parte fundamental de su trabajo.

Traiciones, crímenes, persecuciones, fugas de prisión, historias de amor e incluso encontronazos con algo parecido a los nazis se van sucediendo en este cuento de entreguerras en el que Anderson maneja con destreza y brillante eficacia todas las herramientas que han hecho de sus formas un estilo inconfundible, una marca.

Anderson alcanza un nivel extraordinario gracias al poderío visual y elegancia aristocrática con la que viste su nueva historia, y, sobre todo, a un ritmo narrativo y una intensidad que hacen imposible que la idea de mirar el reloj cruce siquiera la mente de los que, con una perenne sonrisa en sus labios, ocupan sus butacas.

Perversa, melancólica, divertida, ácida, artesanal, ingeniosa, sofisticada… todos éstos y más son los adjetivos que encuentran acomodo en esta caricatura histórica, mezcla de sueño y recuerdo, en la que todo queda distorsionado y exagerado, como ocurre con esas viejas batallitas que se han contado ya demasiadas veces. Pero sin duda alguna con un encanto fuera de lo común.

el_gran_hotel_budapest_in

“El Gran Hotel Budapest” es, quizás más que cualquier otra cosa, un homenaje a las historias, a los que saben contarlas, a los que saben escucharlas, a los que las protagonizan, a sus escenarios, a todo lo que ya no existe salvo en la memoria de los que han vivido en esas historias y, sobre todo, a los que las imaginan sin haberlas vivido porque alguien se las transmitió para que fuesen suyas para siempre. Es, de manera coherente, una experiencia visual pura y lo es porque de las historias bien contadas no surgen reflexiones ni discursos, sino imágenes y aromas.

Estoy segura de que continuará siendo premiada en los certámenes que quedan por fallar, pues sin duda es una película de las que hacen historia.

Y lo mejor, como siempre es que la podéis encontrar en nuestra biblioteca. DVD PE 3984

Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones