RECOLECTURAS – La tierra herida

El pasado viernes, 27 de septiembre, hubo una Huelga Mundial por el Clima con numerosas manifestaciones alrededor del planeta; promovida, en la mayoría de los casos, por movimientos estudiantiles muy concienciados con este problema gracias a la labor de la jovencísima Greta Thunberg.

España se unió a esta convocatoria con numerosas concentraciones a lo largo de nuestra geografía, como la Manifestación de Málaga. Por este motivo, hoy traigo un libro que se publicó hace ya catorce años, pero que desgraciadamente, sigue de plena actualidad: La tierra herida. ¿Qué mundo heredarán nuestros hijos? de Miguel Delibes y Miguel Delibes de Castro.

En los últimos decenios se han ido sucediendo una serie de indicios alarmantes sobre la transformación de las condiciones de vida en la Tierra: el aumento del agujero de la capa de ozono, el cambio climático, el efecto invernadero, el deshielo de los polos, el aumento de huracanes y otros fenómenos naturales extremos, la desertificación, la desaparición de especies…

A través de un diálogo entre padre e hijo, un padre escritor, que se define a sí mismo como ciudadano preocupado por estos temas pero profano en la materia; y un hijo científico, que lleva años trabajando sobre el terreno los problemas ecológicos. Padre e hijo intentan dar respuesta a numerosas preguntas: ¿Qué futuro le espera a nuestro planeta? ¿Qué mundo heredarán nuestros hijos? ¿Hasta qué punto es el ser humano el responsable de estos inquietantes cambios? Y, sobre todo, ¿estamos a tiempo de evitarlos o de paliar sus efectos?

En su conversación abordan los grandes retos que en este aspecto tiene planteados nuestro planeta y las posibilidades de actuación que, frente a ellos, tiene la humanidad. Este diálogo comprometido con nuestro presente y nuestro futuro, combina sabiamente el rigor con la capacidad de hacer accesible este candente tema a todos los ciudadanos preocupados por la salud de la Tierra.

Miguel Delibes (1920-2010), uno de nuestros novelistas más célebres, con obras maestras en su haber como Los santos inocentes, El camino o El hereje (todas en nuestra biblioteca) fue, además de un excelente novelista, una persona comprometida con la naturaleza y su entorno (numerosos son sus libros y crónicas sobre caza y pesca).

En su ingreso en la Real Academia de la Lengua en el año 1975, aprovechó el auditorio más intelectual y cultivado, para dar salida a su angustia sobre el futuro de la tierra. El discurso que pronunció entonces dio lugar a un libro titulado SOS primero y Un mundo que agoniza después (disponible en la biblioteca).

Ya por aquel entonces alertaba del futuro que nos esperaba si no poníamos remedio. Desgraciadamente, más de cuarenta años después, la situación no ha mejorado, sino todo lo contrario. Lo único que quizás le despertaría una sonrisa si levantara la cabeza, sería el hecho de ver cómo los jóvenes son los que están encabezando estas revoluciones para salvar el Planeta. Aunque si los grandes contaminantes: Estados Unidos, China y Brasil, dan la espalda a la realidad, poco podremos hacer.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s