RECOLECTURAS – El paraguas balcánico

«Los balcanes producen más historia de la que pueden consumir» Winston Churchill

Hoy en nuestra sección vamos a viajar a los Balcanes y vamos a conocer su singular historia de la mano de Enrique Criado con El paraguas balcánico. Un paseo sin protocolos.

«Cómo no sentirse confuso en un lugar donde todo parece conspirar para que uno no entienda nada: idioma dificilísimo, alfabeto propio, asentir con la cabeza significa que no y moverla de lado a lado, que sí… ¡Si hasta se santiguan al revés! Esta sensación de desconcierto fue la que me invadió al aterrizar en Sofía en julio de 2015. Tanto da que uno se tenga por viajado o que maneje varios idiomas de distintas familias: la llegada a Bulgaria asegura un cierto grado de confusión hasta al más pintado […] Esa polivalencia se la da su pertenencia a la familia de pueblos balcánicos, una familia numerosa en una casa no muy grande, que dicen no soportarse, pero no saben vivir los unos sin los otros; a esa identidad se le suma la no tan lejana —ni en el tiempo ni en el espacio— presencia bizantina, otomana o turca, más la unión de sangre —y en la mayoría de los casos, de religión— con los eslavos, que alcanza el paroxismo con los rusos (A Rusia les une además, el alfabeto cirílico y el haber luchado entre 1877 y 1878 en el mismo bando de la que en Bulgaria se conoce como Guerra de Liberación —del «yugo otomano», expresión que se escucha a diario— y en el resto del mundo como segunda guerra ruso­turca o guerra de Oriente)».

El diplomático Enrique Criado, amante de su profesión y de los viajes, hecho que su trabajo le facilita, nos hace un recorrido no sólo por Bulgaria y su capital Sofia, sino por toda la península balcánica y alrededores: Grecia, Turquía, Rumanía, Albania y todos los que un día formaron Yugoslavia-; así como, por países como Moldavia, Ucrania, Rusia, Chipre, Georgia e Israel, que ayudan como conjunto a conformar una imagen más completa de la zona; adentrándose en el complejo tapiz social y cultural de los Balcanes, área de confluencia de los imperios otomano, ruso y austrohúngaro; y mezclando con rigor elementos históricos, culturales, económicos, políticos y literarios con semblanzas personales y anécdotas vividas por el autor.

Además de entender un poco más  la idiosincrasia de esta zona tan compleja, nos vamos a divertir. Curiosas son las anécdotas que cuenta, como la del  origen del yogur, búlgaro y no griego (el nombre de Danone viene del apodo que daban al pequeño de la familia, Danon, oriundos de Bulgaria).  La cerveza Keo de Chipre, perteneciente a la Iglesia chipriota y cuya botella apareció en el fondo de una escena de una película porno estadounidense, lo que motivó una airada protesta de la Iglesia chipriota, enterándose la mayoría de la gente quiénes eran sus propietarios. Las vampiras lingüísticas: chicas con las que el extranjero creía haber ligado, pero cuyo único interés era practicar un idioma con un nativo. O el viaje que realiza junto a su amigo Víctor a Transnistria,  una región de terreno moldavo que está ocupado por Rusia y que se ha autodeclarado Republica Moldava de Pridnestrovia, la aventura está punto de pasarles factura, pero logran salir airosos.

En contraste, también vamos a conocer historias conmovedoras; como la de aquellos ciudadanos, en muchos casos anónimos, que ayudaron a salvar a muchos judíos de una muerte segura en la Alemania nazi, (a la que estaba aliada Bulgaria durante la Segunda Guerra Mundial, hasta la llegada de los comunistas en el 44) entre ellos el rey Boris II y el diplomático español Julio Palencia, al que el autor aprovecha para rendirle un pequeño homenaje.

Una zona muy diferente, pero con vínculos muy profundos. Lamentablemente este pueblo en muchas ocasiones se ha basado más en sus diferencias que en sus puntos comunes. Los casos más recientes los tenemos en la guerra de la antigua Yugoslavia y en el conflicto Ucrania-Rusia. El libro me ha servido especialmente para entender el conflicto yugoslavo que, por edad, me pilló muy de cerca y del que aún tenía numerosas lagunas.

Enrique Criado (Madrid, 1981) Estudió Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad de Viena. Siempre tuvo claro que lo suyo era la carrera diplomática, donde ingresó en 2007. Lector y viajero incansable, apasionado de la política y los idiomas, en 2012 le fue concedida la Cruz de Oficial de la Orden del Mérito Civil y en 2018 la Cruz de la Orden de Isabel la Católica. Anterior a este libro publicó, Cosas que no caben en una maleta (2016), sobre su experiencia en los tres años que estuvo destinado en la embajada de Kinshasa (República Democrática del Congo).

Para saber más:

https://literaturadeviajes.com/el-paraguas-balcanico-enrique-criado/

El paraguas balcánico, de Enrique Criado

Ficha bibliográfica:

Título: El paraguas balcánico

Autor: Enrique Criado

Editorial: Aguilar

Fecha de publcación: 2018

Páginas: 422 p.

Signatura: N* CRI Enr par

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s