PIRULETRAS – Sapo Manuel Quenorrana

Hoy en nuestra sección Sapo Manuel Quenorrana de José Campari e Inés Vilpi.

Esta es la divertida historia de una sapa, un sapo y su hijo, que tenía tal cara de rana que le llamaron Sapo Manuel Quenorrana.

Esta entrañable familia de sapos vive en la laguna del jardín de un palacio y, claro, en el palacio viven un rey, una reina y su hija la princesa.

Un día, mientras estaban sentados a orillas de la laguna, vieron a la princesa llorando. Sapo Manuel Quenorrana le pregunta a su papá: ¿Qué tendrá la princesa? A lo que el padre responde: seguramente llora porque ha perdido un anillo en la laguna y no lo encuentra. Desde aquel día, Sapo Manuel Quenorrana, pasaba las mañanas nadando y buceando para encontrar el anillo, sin ningún resultado. Hasta que un día, harto de tanto buscar, se lo dice a la princesa y ella le dice que no ha perdido ningún anillo, que lo que busca es a su príncipe encantado en forma de sapo para besarlo y quitarle el encantamiento.

Sapo Manuel Quenorrana y la princesa se miraron a los ojos, y, sin pensárselo dos veces, se besaron, pero nada de nada, seguía siendo un sapo.

Desde aquel día se hicieron grandes amigos. La princesa le hablaba de manzanas envenenadas, camas con guisantes, príncipes, sapos, brujas y muchas cosas más. El padre le dice que todo eso son tonterías, cosas de cuentos y que las brujas no existen, así que, Sapo Manuel Quenorrana, decide investigar por su cuenta para ver quién de los dos dice la verdad.

Durante su investigación se encuentra con la bruja de la que le habló la princesa, y le cuenta la historia de la princesa. La bruja le dice que hace mucho tiempo convirtió al príncipe Eugenio en sapo. Y… ¡Eureka! ¿Sabéis quién es el príncipe encantado? Pues el papá de Sapo Manuel Quenorrana, que también se llama Eugenio.

Al llegar a la laguna busca a su padre para contarle lo sucedido, su padre descansa plácidamente a la orilla del lago y la princesa la mar de contenta. ¿Imagináis por qué?, quizás ha encontrado a un príncipe…

Mira qué contenta está la princesa -dijo el sapo Eugenio-. Seguro que encontró el anillo. -Tan seguro como que las brujas no existen -dijo Sapo Manuel Quenorrana. Ambos se miraron y permanecieron en silencio.

El sapo Eugenio sonreía pensando que su hijo nunca conocería su verdadera historia. Sapo Manuel Quenorrana, sonreía pensando que su padre era un príncipe encantado… Encantado de ser sapo. Y ambos se quedaron tan anchos.

Con mucho humor y simpatía, y tirando de cuentos tradicionales, este libro nos habla de disfrutar de las pequeñas cosas y aceptar el lugar en el que nos ha puesto la vida. El sapo padre sabe que él es el príncipe por el que llora la princesa, pero prefiere contarle a su hijo que ha perdido un anillo. Una vez que Sapo Manuel Quenorrana conoce la verdad, respeta y entiende la decisión de su padre y prefiere no importunarle, ya que es muy feliz siendo sapo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s