RECOLECTURAS – Feminismo pasado y presente

«El precio de la libertad de la que disfrutan las mujeres hoy, es su responsabilidad personal en cuanto a vigilancia y autodefensa»

En la semana en que conmemoramos el Día Internacional de la Mujer, mi propuesta para el día de hoy es un libro que habla sobre el movimiento feminista, un movimiento muy cuestionado y poco o mal entendido: Feminismo pasado y presente de Camille Paglia.

Este libro reúne tres conferencias pronunciadas en distintas universidades norteamericanas y dos artículos publicados en Time.

Paglia es muy crítica con el movimiento feminista en la actualidad. Se considera una mujer de los años sesenta que vuelve como una aparición para atormentar al presente. Quiere es librar al feminismo de las propias feministas.: «Se puede criticar la fase presente sin criticar necesariamente al feminismo».

El feminismo tiene más de doscientos años, desde que Mary Wollstonecraft escribió el manifiesto en 1790. Con el feminismo que ella se identifica es con el de Amelia Earhart y el de Katharine Hepburn, mujeres independientes, que tenían confianza en sí mismas y que eran responsables de sus actos. En palabras de Camille, hay dos elementos relevantes que el feminismo ha excluido y que deben integrarse en él: la estética y la psicología.

Desde el principio hubo un problema con la estética, una dificultad para tratar con la belleza y el arte. No deberíamos tener que disculparnos por disfrutar de la belleza. El problema del feminismo con la belleza es un prejuicio provinciano. Por supuesto que cualquier adicción, como la cirugía plástica y la delgadez extrema (anorexia), es un problema, pero no debemos culpar de ello al sistema. La segunda deficiencia del feminismo está en el campo de la psicología. Desde el principio Kate Millett prohibió a Freud por ser sexista. El feminismo tratando de construir una teoría del sexo sin Freud, que es uno de los más grandes maestros de la historia, uno de los grandes analistas de la personalidad humana, es un error. Freud debe ser la base de cualquier interpretación psicológica. A estos dos elementos, se les uniría un tercero, el que culpa de todos los problemas humanos a los varones blancos imperialistas que han victimizado a las mujeres y a las personas de color. Para Paglia estos problemas se resolverían con una enseñanza sistemática de la ciencia política y de la historia.

Camille ha sido muy atacada por sus discursos acerca de la violación: «Tenemos que lograr que las mujeres acepten que son seres responsables y que su sexualidad es algo que les pertenece. También es algo que les aporta un enorme poder. De ellas depende que ese poder se use correctamente, decidiendo con prudencia dónde ir y qué hacer». En su opinión la violación se debería sacar del temario de los estudios de la mujer y trasladarlo al de la ética.La aseveración de que el feminismo es el primer colectivo que denuncia la violación es una calumnia grave para los hombres. Debemos volver la vista atrás y reconocer lo que los hombres han hecho por las mujeres. El hecho de que muchas mujeres no se identifiquen con el feminismo, se debe en parte, al absurdo tono castigador y antimasculino que todavía impregna buena parte del discurso feminista.

En la conferencia Mujeres del sur: mitos viejos y fronteras nuevas, presenta tres ejemplos relevantes de mitos tradicionales sobre las mujeres sureñas que, pese a haber sido duramente criticados o incluso rechazados de planos, se conservan por hallarse incrustados en la literatura, el cine, la televisión y la publicidad. Estos tres ejemplos son: la fiera anciana de las montañas Apalaches, la Mammy que luego evolució a la tía Jemima, y la bella damisela del sur. Paglia mantiene que las mujeres sureñas manejan una fórmula de conducta más lograda que la más militante, y en ocasiones marimandona, de las mujeres del norte, tal vez procedente del puritanismo de Nueva Inglaterra. Esta conferencia es muy interesante porque habla de mujeres muy influyentes e importantes del Sur, y de cómo se reflejan a través del cine o de la literatura, con grandes obras por todos conocidas: La cabaña del tío Tom, Lo que el viento se llevó, Tennesse Williams…

También habla de la importancia de la educación sexual en los colegios y de la importancia de entender el mal: «Los horrores y atrocidades de la historia occidental se han eliminado de la educación primaria y secundaria, salvo los hechos que puedan atribuirse al racismo, al sexismo y al imperialismo, tres toxinas incrustradas en unas estructuras sociales opresivas que se deben destruir y reconstruir».

El libro termina con una magnífica conferencia pronunciada en la universidad de Harvard en 2008 y de la cual se extrae el título: Feminismo pasado y presente: ideología, acción y reforma. En ella hace un repaso de la historia del feminismo. Entre las ideas pronunciadas cabe destacar el hecho de que el feminismo progresó asociado al proyecto de liberación de un grupo oprimido.

Las propuestas de Paglia para las reformas son las siguientes: En primer lugar, la ciencia debe ser una materia fundamental en todos los programas de estudios de género o de mujeres. En segundo lugar, cada uno de estos programas debe ser evaluado por un cuerpo docente cualificado (no por funcionarios ni políticos) para eliminar todo sesgo ideológico, y por último, desmontar por completo el sistema paternalista de los comités cívicos de las universidades y de esos inventos burócraticos que han convertido a los campos universitarios estadounidenses en albergues maternales dedicados a la atención al cliente: La libertad implica una responsabilidad individual.

Un libro sumamente interesante, que se lee en un par de horas a lo sumo (tiene 93 páginas) y que nos da una visión del feminismo desde otra perspectiva (dentro del movimiento hay distintos sectores). Aunque esté centrado fundamentalmente en el movimiento feminista en Estados Unidos, las ideas planteadas son universales y, por lo tanto, extrapolables a cualquier sociedad. La idea de un feminismo que ensalce y luche por la mujer, sin que para ello tenga que atacar al hombre, que es lo que defiende Camille, sería la corriente a la que yo me uniría.

Camille Paglia. Es profesora de humanidades y de estudios de comunicación de la Universidad de Artes de Filadelfia. Con su primer libro Sexual Personae (2001), revolucionó los estudios de género y la mirada feminista sobre la cultura popular. Vamps and Tramps (publicada en español en 2001) consolidó su fama de feminista «incómoda». Mantiene una gran actividad como conferenciante y columnista.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s