Archivo mensual: mayo 2018

PIRULETRAS – Jugando con Europa

¿Qué tal europeos?

¿Sabéis por qué os saludo así, verdad?

¿No?

¡Ay, ay, ay!

Vale, pues… Vamos a arreglar eso.

Os he saludado de esta manera porque el miércoles fue el Día de Europa.

¿Europa sí que sabréis lo que es, no? Por si no, te lo voy contando:

El rapto de Europa. Valentin Serov

Europa fue una chica fenicia que vivía en Tiro y de la que Zeus se encaprichó, se convirtió en toro, la secuestró y la llevó a la isla de Creta . Su familia recorrió todo el continente buscándola. Y por ello, el continente recibió el nombre de la chica: Europa. Esto lo sabemos gracias a la mitología.

A partir de esta idea, y con muchos años de historia a sus espaldas, Europa ya no es aquella jovencita. No vamos a llamarla vieja, diremos sólo que es veterana. Y, sin embargo, aún muchos no tienen clara su historia pasada ni su presente. Y no me refiero a los muchos niños y niñas que leéis este blog, no, que va, me refiero a los mayores: ni siquiera muchos mayores saben de qué va Europa.

Para que esto no os pase a vosotros, para que sepáis qué es Europa y qué significa ser Europeo, puedes encontrar en las Bibliotecas de Fuengirola mucha información al respecto:

– Libros de mitología

-Libros de historia

-Atlas

-Páginas webs

-Documentales

-Revistas

-Y lo mejor, unas magníficas personas que trabajan allí y que os echarán una mano para encontrar esta euroinformación.

Y esta vez, creo que es la primera vez que lo hago, no te voy a recomendar un libro, ni una película, ni una revista. Esta vez mi recomendación es una página web en la que puedes encontrar, además de información sobre Europa, un montón de juegos con los que aprender de forma divertida, ¡hasta la Oveja Shaun está allí!

Échale un vistazo, a ver si sabes tanto como crees o puedes descubrir algo más:
Juegos y pasatiempos sobre la Unión Europea

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Noticias, Recomendaciones, Sección infantil, Varios

CINEMA PARADISO – 14 Kilómetros

Hoy se celebra el “Día de Europa” en recuerdo de la denominada Declaración Schuman, en la que el ministro francés de exteriores, Robert Schuman, dio el primer paso para la integración de los estados europeos al proponer que el carbón y el acero de Alemania (entonces República Federal Alemana) y Francia (y los demás países que se adhirieran) se sometieran a una administración conjunta, impulsando la creación de la primera Comunidad Europea: la del Carbón y Acero,​ siendo por tanto el origen de la actual Unión Europea. La importancia de esta propuesta realizada en 1950, cinco años después de la rendición del régimen nazi y ante una Europa devastada por la II Guerra Mundial, radica además en que al someter las dos producciones indispensables de la industria armamentística a una única autoridad, los países que participaran en esta organización, encontrarían una gran dificultad en el caso de querer iniciar una guerra entre ellos. La conmemoración de esta fecha tiene lugar desde 1985, tras su aprobación por los Jefes de Estado y de gobierno reunidos en el Consejo Europeo.

Europa es la tierra prometida para millones de personas que huyen de la miseria, de las guerras etc. y buscan refugio en el viejo continente. Hoy día especialmente desde Siria, envuelta en una devastadora guerra que dura ya demasiados años, pero también desde otros países. Hace ya mucho tiempo que venimos contemplando cómo los desheredados del mundo pugnan por abrirse paso al primer mundo, arriesgando con ello su vida (perdiéndola en muchos casos). Por eso hoy quiero recomendar la película “14 kilómetros”, porque con ella debemos detenernos a pensar. El mundo está viviendo momentos muy difíciles, está convulso y hay millones de personas que sufren las consecuencias. Las consecuencias del hambre, de las guerras, del abandono más absoluto de sus gobiernos, que no saben, no pueden o no quieren poner remedio, y a veces también de la comunidad internacional que mira para otro lado mientras millones de personas viven sin esperanza.

14 kilómetros es exactamente lo que separa Europa del continente Africano, pero también son 14 kilómetros la barrera que separa los sueños de millones de personas que ven en occidente su única salida para escapar del hambre y de la miseria.

De la mano de tres de estos jóvenes africanos, Violeta, Buba y Mukela, recorreremos un largo y peligroso viaje a través del Sahara para conocer lo que nunca enseñan los medios de comunicación.

Las repetidas imágenes en televisión de cayucos llegando a las costas de Canarias o Andalucía han acabado por insensibilizarnos ante un drama que solo muestra la punta del iceberg. Esas imágenes de rostros exhaustos dan buena fe de la dureza del viaje, un viaje que tiene su origen a miles de kilómetros de distancia y que puede durar años.

Es la primera película española que gana la Espiga de Oro en el Festival de cine de Valladolid. Quizás el propósito del director al hacer esta película es mostrar, a través de éstos tres jóvenes el camino que hay entre la miseria del tercer mundo y la meta de alcanzar el mundo próspero y desarrollado. Todo lo que no vemos, lo que hay detrás de esos rostros desencajados que llegan en pateras a las costas españolas. La piel no se la juegan solamente en los 14 kilómetros que separan los dos continentes sino que durante los meses previos, su vida es un valor en constante peligro. El director acompaña a estos tres jóvenes a través de la dantesca odisea que supone el viaje, con un tono que pretende estar lo más cerca posible de la realidad. La magnífica música de la película suaviza la dureza del relato.

Las interpretaciones quizás adolecen de profesionalidad pues se ha trabajado con personajes autóctonos que para nada son actores, y eso se nota, ya que da la sensación de que están recitando un texto en lugar de interpretar un guion.

Si bien es cierto que el objetivo principal que busca el autor es enseñar la dureza del camino, es un acierto mostrar cómo las dificultades del mismo se multiplican durante todo el trayecto en el caso de la mujer. La prostitución se revela como una amenaza constante de la que es difícil escapar, aunque también se pone de manifiesto la solidaridad, el afecto y el compañerismo. En definitiva la invariable dualidad del ser humano.

La película vuelve a abordar temas ya presentes en el cine contemporáneo, como los muros levantados por el primer mundo, las abismales diferencias entre ricos y pobres, y las diferentes formas de supervivencia que, con desesperación buscan para saltar esos muros y eliminar esas diferencias.

También tiene valor por mostrar de forma estremecedora toda la belleza del paisaje unida a su terrible dureza.

Hoy día, este problema no se circunscribe a esos 14 kilómetros sino que se ha generalizado de forma brutal y en casi toda Europa existen estos puntos en dónde se hacinan millones de nómadas que, con desesperación emprenden este estremecedor viaje huyendo de la miseria y en busca de una oportunidad para sobrevivir arriesgando como ya dije al principio, su propia vida. Y es que la vida tiene un valor muy diferente dependiendo del sitio en dónde te haya tocado nacer.

La podéis encontrar en nuestra biblioteca DVD PE 4002

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – La familia Karnowsky

Hoy en nuestra sección un libro espectacular, La familia Karnowsky de Israel Yehoshua Singer.

Los Karnowsky de la Gran Polonia eran conocidos como hombres obstinados y polemistas, aunque también estudiosos y cultivados, sin duda unas mentes de hierro.

En su despejada frente de estudiosos y en los ojos negros como el carbón, hundidos e inquietos, llevaban inscrito su genio. La obstinación y el espíritu polemista se reflejaban en sus apéndices nasales: unas narices poderosas, de gran tamaño, que sobresalían como un asomo de burla e insolencia de su enjuto y huesudo semblante, como queriendo advertir: «Cuidado, no tocar». A causa de esa obstinación, ninguno de los Karnowsky llegó a convertirse en rabino, aunque podían haberlo logrado con facilidad.

Así de esta manera tan fascinante comienza esta novela, imposible no querer leer más después de este comienzo, al que no desmerece el resto del libro a lo largo de sus 547 páginas.

A través de tres generaciones de una familia judía, los Karnowsky, Singer nos ofrece un fresco extraordinario de la primera mitad del siglo XX.

La novela está divida en tres partes, una por cada miembro varón (abuelo, hijo y nieto). En la primera vamos a conocer a David, el patriarca, que en los albores del siglo abandona el shtetl polaco donde nació (Melnitz) para instalarse en Berlín (ciudad hacia la que sentía inclinación por ser la de su maestro, el sabio Moses Mendelshon). En unos pocos años, David Karnowsky alcanza considerables logros en la capital: aprende a hablar un alemán correcto, prospera en el negocio de la madera y se convierte en un importante empresario del sector, y en sus ratos libres, con la única ayuda de manuales, completa los estudios de bachillerato, algo que aspiraba desde su juventud y nunca había podido realizar. Finalmente, gracias a sus conocimientos de la Torá y a su erudicción, se relaciona con los más influyentes miembros de la nueva sinagoga a la que asiste.

En Berlín nace Georg. David Karnowsky, fiel a los principios aprendidos de sus maestros, puso gran empeño en conseguir que su hijo único creciera siendo judío en casa y un hombre más en la calle. Los vecinos no judíos, por su parte, no veían al pequeño Georg como uno más, sino como un judío. Pronto empieza a darse cuenta, en el patio de vecinos donde viven, que los demás niños le tratan diferente por este motivo. Después de una adolescencia y juventud “rebelde”, Georg, que en un principio decide estudiar filosofía, termina convirtiéndose en médico, la profesión que su padre quería, pero no por consejo de su progenitor, sino por amor, el que siente por Elsa Landau, hija del doctor Landau, y estudiante de medicina. Esta carrera le dará prosperidad y un nombre, comienza a trabajar en la clínica de maternidad del profesor Halevy, clínica de que la que se hace cargo cuando el doctor se jubila, y donde conoce a Teresa Holbeck, joven gentil (término usado por los judíos para referirse a los pueblos e individuos no judíos) y aria, con la que terminará casándose.

Georg y Teresa tendrán un hijo, Joachim Georg, al que llaman Yegor. El pequeño Yegor, un niño que desde siempre tiene problemas de salud: no se desarrolla bien, es pequeño para su edad y enferma constantemente; desde siempre tira hacia la parte alemana de su familia, siente fascinación por su tío materno Hugo,  fascinación que hace que cada vez odie más a su padre, al que culpa de todos sus males y de su parte judía, y se obsesione con su madre. Las humillaciones que sufre Yegor en su instituto por parte de su profesor (al que exhibe en público para enseñar las diferencias físicas entre un judío y un «ario»), el odio creciente hacia los judíos desde que se instala en Alemania el «Nuevo Orden», y sobre todo, los estragos que están produciendo en su hijo, en cuya alma se había alojado el sentimiento de inferioridad y el odio a sí mismo, hace que el doctor Karnowsky decida ir por un visado para dejar el país que tanto le dio, y poner rumbo a Estados Unidos.

En su tierra de adopción se ven abocados a empezar de cero: nuevo idioma, intentar buscarse la vida (allí no le reconocen el título de médico), pasan del estatus elevado que tenían en su país natal, a la humillación de tener que pedir trabajo como buhonero a Salomon Burak (judío comerciante al que despreciaron cuando vivían en Alemania). No obstante, desde que los judíos son judíos, la chusma ha quemado sus libros, les ha obligado a llevar un parche de tela en la ropa, les ha expulsado de sus comunidades y ha torturado a sus estudiosos de la Torá (pues odiaba sus enseñanzas y su sabiduría); por lo tanto es un pueblo que está acostumbrado a sobrevivir y a reinventarse. Yegor, sin embargo, no se adapta al nuevo país, sólo siente desprecio hacia la ciudad de Nueva York y, como siempre que algo lo amarga, él refuerza esa amargura y la cultiva en su interior, a fin de que crezca cada vez más, para irritación propia y del resto. Esa amargura le llevará a un desenlace fatídico, que no por esperado, es menos doloroso.

Esto es a grandes rasgos el argumento del libro, en el que el autor, con gran maestría, se sirve de esta saga familiar para hablarnos del mundo judío (su mundo), y las diferencias existentes entre judíos alemanes y judíos procedentes de otras partes de Europa, con el consiguiente desprecio que sienten unos por otros. También nos habla de la barbarie nazi y de cómo se gestó, siempre de una manera sutil, sabes que está ahí,  pero no la hace protagonista, jamás la menciona, sino que alude a ella con palabras como Nuevo Orden, soldados de botas altas,  y hombre colérico con botas, bramando con la boca abierta bajo el oscuro bigote (sabéis de quién habla, ¿no?).

Una gran novela para comprender un poco mejor a este pueblo y los odios provocados por el nazismo. Para ver cómo la locura de esos histéricos ofendidos, en parte por complejo de superioridad, y en parte por manía persecutoria, hace que se transformen en alimañas; y de como las promesas de felicidad, victoria y tiempos de abundancia que prometen los hombres de las botas alta, en cuanto se libren de los estafadores y traidores que robaron al país, vaciaron los bancos y quitaron las casas a sus propietarios (véase judíos), cala no sólo en la pequeña burguesía de las aldeas y los campesinos, sino también en multitud de obreros y una amplia ciudadanía, que participan de esta locura colectiva que, como desgraciadamente sabemos, desencadenó la Segunda Guerra Mundial y el genocidio judío.

Israel Joshua Singer (1893, Bilgoraj, Polonia – 1944, Nueva York)hermano del Premio Nobel de Literatura, Isaac Bashevis Singer, empezó a escribir a los 18 años. Sus primeros escritos aparecieron en 1916 en la prensa europea en yiddish. En 1921 empezó a trabajar como corresponsal para el destacado diario norteamericano Forverts, y en 1927 publicó su primera novela, Shtol yn Ayzn. En 1934 emigró a Estados Unidos, donde publicó entre otras, Los hermanos Ashkenazi (1937), y La familia Karnowsky (1943).
Para saber más:

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

PIRULETRAS – Perrock Holmes

Os presentamos a los exitosos detectives juveniles que andan por los estantes de la Biblioteca Lope de Vega:

Julia: No se arruga ante nada. Dice lo que piensa sin cortarse un pelo y es tan convincente que podría venderle una nevera a un esquimal. Adora los libros de misterio y le apasionan los casos peligrosos.

Diego: Es un genio de la informática y la tecnología. Usa tabletas, ordenadores y móviles con la misma facilidad con la que se hurga la nariz. Para él, la bruja de su medio hermana es peor que un grano en el culo.

Doctor Gatson: Los osos perezosos parecen hiperactivos al lado de este gato gordinflón. Gatson nació cansado y no suele moverse mucho a menos que le ofrezcan comida de la buena. Sus grandes pasiones son comer y dormir, pero aunque parezca mentira, a veces se le da bien investigar. Es capaz de hablar con Perrock y sus amos, y tienen una imaginación muy retorcida.

Perrock: es capaz de comunicarse con sus amos y detectar sentimientos en los humanos, algo que lo convierte en uno de los investigadores más eminentes del mundo. Travieso – casi gamberro-, es un ligón pese a ser tan pequeñito. Su mayor debilidad son las perras altas, a las que trata de seducir sin excepción.

No serían unos buenos detectives si no llevaran ya ocho libros publicados, que es lo mismo que decir que llevan ocho casos resueltos …y los que les quedan, porque este equipo, partiendo de unos hechos y analizando muy bien las pistas, no temen a la hora de meterse en divertidas ye intrigantes aventuras hasta dar con la solución a los misterios.

Isaac Palmiola, el autor de esta estupenda serie, es filólogo, escritor, profesor de lengua y literatura… y un apasionado de las historias.

 

 

 

Núria Aparicio, alias La Pendeja, es la ilustradora de sus aventuras, sus dibujos son muy expresivos y le encantan los gatos, así que imagino que habrá sido todo un placer darle forma al Doctor Gatson.

Si tenéis espíritu de detective y tenéis ganas de pasar un buen rato entre divertidas aventuras, esta serie es para vosotros.

Como os dije al principio, la tenéis disponible en la Biblioteca Lope de Vega con la signatura I-3 PER.

¡Vamos! ¡Estos misterios no van a resolverse solos!

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – La La Land – La ciudad de las estrellas

Esta semana quiero reseñar una película que arrasó el pasado año en todos los certámenes de cine del mundo. Se trata de “La La Land. La ciudad de las estrellas”,  una versión moderna de los musicales al más puro estilo de Hollywood. Obtuvo catorce nominaciones en los Premios Oscar y finalmente se alzó con seis galardones entre los que se encuentra Mejor Director, Mejor Actriz, Mejor Guión Original,  Mejor Banda Sonora o Mejor Canción Original. Igualmente triunfó en los Premios Bafta, o en los Globos de Oro en dónde obtuvo siete galardones. En el Festival de Venecia se alzó con el León de Oro a la mejor película y la Copa Volpi a la mejor actriz.

Protagonizan la cinta Emma Stone y Ryan Gosling y cuenta  la historia de Mía, una camarera de Hollywood y aspirante a gran actriz y Sebastian, un pianista de jazz desempleado con grandes ambiciones. A pesar de sus diferencias y de tener personalidades muy distintas, gracias a una serie de acontecimientos, sus caminos acaban entrecruzándose. Los dos protagonistas tienen formación musical y de danza desde pequeños y eso se nota a la hora de interpretar un musical como éste. Emma Stone estudió ballet  y música desde pequeña y en su vida real pasó por experiencias similares a la audición que le toca vivir en la película y eso hace que su interpretación sea magnífica. Ryan Gosling interpreta el papel de un pianista de jazz que se gana la vida tocando en fiestas y en bares de mala muerte y sueña con poder abrir su propio club y convertirse en un músico de éxito. A él también le ayudó su amplia experiencia en la vida real.

Dirige la película Damien Chazelle, quien también escribe el guion y que fue premiado como Mejor director por ésta película en tres de los Certámenes más reconocidos a nivel mundial Oscar, Bafta y Globos de Oro. Lo hace de manera magistral y los premios lo confirman como uno de los grandes talentos del cine actual con poco más de treinta años. El guion está muy bien construido e introduce varios géneros para culminar con una escena final absolutamente maravillosa.

La película es una historia clásica, de las que ya casi no se hacen, y tiene un toque a las grandes películas de antaño, aunque al mismo tiempo nos sorprende con una bocanada de aire muy fresco y ambas características la hacen muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en el Hollywood de los últimos tiempos.

El amor es la temática central de la película, pero no solo el amor entre los protagonistas sino también el amor que sienten por sus sueños, por la ciudad y en general por todo lo que los rodea. El comienzo de la película ya es un canto a la ciudad de Los Ángeles, incluso el propio título es un homenaje a la misma.

La fotografía es única y maravillosa y potencia la magia que la película logra transmitir. Tiene escenas antológicas de las que se te graban en la retina y que crean escuela.

La música, de Justin Hurwitz, habla por sí sola. Es absolutamente magistral. Cada verso, cada nota cobran un significado especial en su relación con la trama y logra transmitir de forma muy directa las emociones que sienten los actores, tanto que a veces se siente que roza la perfección. Las escenas musicales fluyen de manera natural y se complementan bien, al tiempo que son un placer para la vista. Las luces, los colores, el movimiento, todo está dotado de una estética especial y absolutamente espectacular.

Bajo mi punto de vista se trata de una obra original de pies a cabeza, despojada de cualquier fórmula o cliché preestablecido. Funciona a la perfección en una mezcla ideal entre el diálogo, el drama y cómo no, la música maravillosa.

Para mí, lo mejor de la película es el principio y el final. El principio, el número musical que presenta la película, por la frescura que derrocha y  la parte final, el epílogo destaca por ser mágico e inigualable. Te hace enamorarte y sufrir al mismo tiempo. Y la mirada y la sonrisa final que se dedican Mía y Sebastian, pasará a la historia del cine. Emociona.

En definitiva creo que es un clásico de nuestros días, una obra de las que dejan huella en la historia del cine musical, de lasque, además transmiten y nos hacen creer de nuevo en el CINE, ya que a pesar de que las ilusiones se pierdan y determinados sueños fracasen siempre la tendremos ahí,  para hacernos soñar e ilusionarnos de nuevo.

Altamente recomendable para pasar una buena tarde. Y lo mejor de todo es que sólo tienes que pasar por la biblioteca y llevártela a casa. DVD PE 4545 y DVD PE 4546

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized