PIRULETRAS – Inmaculada de Miguel

Cuando a una persona le gusta su trabajo, se nota.

A Inma se le nota.

Disfruta, le brillan los ojos, se le escapan las sonrisas y apura para colar otra historia más, aunque los profesores se preocupen por el tiempo y desoigan las súplicas de los alumnos, que quieren quedarse a oír otra historia más.

Profesora y artista. Pero sobre todo (o eso me parece) Narradora.

Ya veis que esta vez no os traigo un cuento a esta sección. En vez de eso os traigo a una cuenta-cuentos magnífica, de la que ya hablamos aquí en una ocasión: Inmaculada de Miguel.

Un año más, Inma ha hecho posible que los jóvenes de Fuengirola disfruten, durante una hora, del placer de oír historias. En esta ocasión han podido escucharla los alumnos de 1º de Bachillerato del Instituto Número 1 de nuestra localidad.

Antes de entrar a la sala donde los cuentos cobraron vida, les fuimos preguntando ¿Cuánto tiempo hacía que no les contaban cuentos? Las respuestas eran predecibles:

“puffff, ni me acuerdo”

“ojú, por lo menos diez años”

“ummmm, a mí es que no me gustan los cuentos”

“desde que era chico”

En fin, toda una retahíla de expresiones que no me dejaron claro el por qué se va perdiendo esa maravilla de tradición oral que hasta hace poco tuvimos en nuestro país.

Siguiendo con lo nuestro: los primeros grupos en llegar venían con bastante escepticismo ¡Cuentos a ellos, qué disparate se les había ocurrido a los bibliotecarios y sus profesores! Pero Inmaculada en seguida les enganchó, hubo risas, silencios, escucha atenta y luego la manifiesta sensación de que la hora había pasado muy rápida y no querían volver aún al instituto.

Luego, los demás grupos, ya venían más expectantes, sus compañeros les habían dicho que los cuentos “estaban bien”, “molaban”. ¡Punto para Inmculada!

¿Y qué cuentos fueron los que se narraron?

Pues para que veáis que hay historias que no tienen edad, estos son algunos de los títulos que podéis buscar en Internet para disfrutarlos vosotros también:

  • Sopa de piedra, una magnífica historia sobre lo tacañas y ruines que pueden ser algunas personas.
  • El pájaro de la libertad, un cuento árabe en el que la libertad y la astucia para ganarla, van de la mano.
  • El tigre o la dama, magnífico cuento de Frank Stockton. Fundamental para quienes quieran indagar en el corazón y la mente de una joven enamorada. No os llevéis a engaño, quizás sea el amor lo menos presente, aquí lo que importa son las pasiones.
  • Y original como ninguno es Sinónimos, un cuento muy gracioso y que refleja el vocabulario tan amplio y rico de nuestro idioma.
  • Aunque para gracioso, el de El padre sustituto, hay qué ver que equívocos más tontos se dan a veces. Este arrancó bastantes risas.
  • Mi preferido fue sin duda El portero del prostíbulo, admiro a la gente que se hace a sí mismas, que no se pone límites y que enfrenta los contratiempos con imaginación y ganas. ¿Quién dijo que todos teníamos que tener las mismas habilidades?
  • Y lo bueno, si breve, dos veces bueno. De Historia del pobre pollito aprendimos todos una magnífica lección, bueno tres lecciones para ser sinceros.
  • Y cerramos con El botijo, un cuento con moraleja sobre la vida, el trabajo y las riquezas que poseemos.

Al salir también les preguntaba a los jóvenes asistentes qué les había parecido. La respuesta más común fue “ta guapo”.  Así que olé, conseguido, les gustó.

# lashistoriasgustan                 #loscuentosoralesgustan                 #escucharhistoriasnotieneedad

Pero aquí no queda todo, porque esta mujer y su acompañante son incombustibles y vienen cargados con todo lo necesario, no sólo para hacer cinco sesiones de cuentacuentos a chicos y chicas de entre 17 y 18 años, sino que en un hueco que quedó, no le faltaron tablas, ni ganas, para regalarles a los participantes de los clubes de lectura y algunos amigos, un monólogo.

Monólogo que nada tenía que ver con lo anterior, que supuso un importante cambio de registro, con el que pasamos de oír risas a escuchar sollozos. “Tengo algo que decir” es una historia dura, desgarradora y trágica. Un relato que duele en lo más hondo, una madre en el banquillo de los acusados, unos hechos que a nadie mortifican más que a ella.

 

 

Si tenéis ocasión de escucharla alguna vez, no lo dudéis, cualquiera de sus historias os va a gustar. En su blog podéis seguirle la pista.

http://www.inmademiguel.com

Quizás en esta foto no parezca todo lo alegre que os dije que era, os dejo esta de su blog para que veáis lo polifacética que puede llegar a ser:

Desde aquí sólo me falta darle las gracias a Inmaculada (& Co.) , por su energía, por dos días de historias, por hacernos reír y llorar, y sobre todo por darle vida a tantos cuentos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentacuentos, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s