Archivo mensual: mayo 2017

RECOLECTURAS – Buenos días, guapa

«Me interesa cómo viven su historia las mujeres, cómo se imaginan sus historias. Quizá este libro haya surgido sólo porque yo quise escuchar».

Ayer celebramos el Día de la madre, por este motivo mi recomendación para el día de hoy es un libro que habla sobre mujeres, muchas de ellas madres.

A mediados de los años setenta, Maxie Wander se reúne, una a una, con diecinueve mujeres y conversa con ellas, las escucha atentamente. «Lo decisivo para mí cuando empecé este proyecto era si una mujer tenía las ganas o el valor de contar cosas de sí misma». Wander —hasta entonces escritora, secretaria, reportera y fotógrafa— se hizo famosa instantáneamente al publicar este extraordinario libro sobre la vida de las mujeres de su país. No sólo cómo eran aquellas vidas, sino cómo hubiesen querido que fuese cada una de ellas: con qué soñaban, qué deseaban y qué tenían que soportar día a día. Sus respuestas trazan un mapa fascinante.

Lo que distingue Buenos días, guapa no es tanto el interés intrínseco de sus historias como el tratamiento de sus voces. Wander no tiene empacho en manipular lo grabado para perfilar mejor a un personaje: no sólo selecciona y reordena, sino que retoca e inserta partículas orales, frases propias, sueños y recuerdos de su infancia (A Maxie Wander  no la legitimaban sino la curiosidad intelectual y el interés sincero. No venía a juzgar, sino a ver y a escuchar).

El libro de Maxie Wander, prueba sin proponérselo, un fenómeno muy significativo: sólo cuando el hombre y la mujer ya no discuten por el sueldo, por si la mujer puede «ir a trabajar» y quién se ocupa entonces de los niños; sólo cuando la mujer cobra por su trabajo lo mismo que el hombre; cuando se representa a sí misma ante el juzgado; cuando, al menos en la educación pública, ya no es adiestrada para la «feminidad», ni despreciada por la opinión pública como madre soltera; sólo entonces comienza a tener experiencias relevantes que no la conciernen sólo en general, como ser humano de género femenino, sino personalmente, como individuo.

La apelación a participar en los asuntos públicos ha transformado la vida privada y el sentir de muchas mujeres en la RDA. Ahora se enfrentan a una gran variedad de posibilidades, y también de riesgos y errores posibles. Este libro brinda ejemplos de cómo las mujeres mayores y las jóvenes reaccionan de manera muy diferente ante esta situación.

Habrá hombres a los que se les hará incómodo ver cómo las mujeres se deshacen de su tradicional  impronta «femenina», examinan al hombre, pueden prescindir de él, barajan «despedirlo», se ponen « en modo receptivo», aspiran más al« roce anímico» que al físico, y se burlan de él en determinadas circunstancias.

Este libro fue un acontecimiento y una revelación a ambos lados del Muro. Decenas de miles de lectoras, en el Este y el Oeste de Alemania, pudieron reconocerse en la frescura de sus testimonios y confirmar que, en cuanto a emancipación femenina, la República Democrática Alemana llevaba una considerable ventaja sobre la Federal. Vendió más de 60.000 ejemplares solo en su primer año, su adaptación teatral fue uno de los mayores éxitos en el país, y reportó a su autora una avalancha de cartas (hasta cincuenta diarias) de mujeres que le agradecían nada menos que haber cambiado su vida. Para toda una generación, encarnó como muy pocos libros el poder redentor del relato, del encuentro consigo mismo y con sus semejantes.

La desinhibición en el ámbito erótico ayuda a entender el éxito del libro, pero es sólo una parte del programa utópico que encarna Maxie Wander. Su mensaje político es de gran audacia, y ha trascendido la desaparición del país tan singular en que surgió.

El libro me ha gustado muchísimo, y más si pienso en el contexto en el que se escribió, mediados de los años 70 en la República Democrática Alemana, bajo ocupación soviética. Estamos ante un texto de gran modernidad, que ha envejecido muy bien, ya que los comentarios vertidos por muchas de las entrevistadas son sumamente interesantes. Estos son sólo algunos ejemplos que he extraído del texto: «A mayor agresividad de los hombres disminuye su inteligencia». «Si crees que ya no puede pasarte gran cosa, tu mayor peligro pasa a ser la indiferencia». «Espero el roce anímico: te he reconocido, te necesito justamente a ti en esta fase común de nuestra vida». «Sólo las personas fuertes son capaces de mostrar su inseguridad y llevarla tan tranquilos, como ropa vieja». «Cuestionarte a ti mismo es el punto de partido para cualquier cambio. Sólo si te vacías de todo lo antiguo tienes sitio para algo nuevo y mejor». «Como he tenido una educación religiosa, siempre he tenido algo a lo que aferrarme». «Igual la emancipación es eso, que cosas que antes terminaban en catástrofes hoy ya no supongan un problema. Que una mujer pueda decir: si tú no quieres, lo hago sola».

Es un texto ágil y fácil de leer. Los testimonios que se exponen pueden leerse como capítulos de una novela, mejor dicho, cada testimonio podemos considerarlo como un relato en sí mismo. Están representados varias clases de mujeres, desde las más humildes, como campesinas y obreras, hasta las más intelectuales, científicas y profesoras. Casadas, solteras, con hijos y sin hijos, separadas, viudas, jóvenes, ancianas …, un microcosmo de la feminidad. Una de las cosas que más me ha llamado la atención es que la mayoría de las mujeres entrevistadas no tienen amigas, sienten a las mujeres como una amenaza.

Publicado en la República Democrática Alemana en 1977, fue desde el momento mismo de su publicación un libro de culto en ambas Alemanias y vendió millones de ejemplares: nunca antes se había publicado un texto semejante. Lo que aquí se cuenta no se había contado nunca de este modo, y, sorprendentemente, sigue siendo muy actual.

(Fuente: Algunos datos han sido extraídos del prólogo de Ibon Zubiaur y del epílogo de Christa Wolf, amiga de la autora).

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

PIRULETRAS – Mil hogares

Carson Ellis ya era conocida por ser la ilustradora de la serie Las crónicas de Wildwood, además de la artista oficial de la banda de rock The Decemberists. Este es su primer libro en solitario, un adorable tributo a las posibilidades del hogar.

Hay tantos tipos de hogares como personas para habitarlos, todas las casas son diferentes, algunas muy pero que muy diferentes, y otras algo menos, incluso pueden parecer iguales a simple vista, pero en cuanto cruzas la puerta, es fácil comprobar que la aparente igualdad acaba en la fachada.El hogar, que no la casa, también es algo muy diferente. El hogar de cada uno está… ¿en su casa?, ¿en casa de la abuela?, ¿en un hotel?, ¿en un camping? Seguramente estará allá donde se sienta seguro, a gusto, tranquilo, donde pueda ser él o ella misma. Donde haya olores que le traen recuerdos, cicatrices en los muebles provocados por antiguos acontecimientos, tazas desconchadas… O no, quizás algunos tienen su hogar donde todo sea nuevo, brillante y minimalista, porque no quieren arrastrar con ellos nada y es así como más a gusto se sienten.

En este libro podréis ver ejemplos de muchos hogares diferentes, reales y fantásticos, además de únicos. Quizás alguno se parezca al tuyo.

 

¿Dónde está tu hogar?

¿Dónde estás tú?

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CINEMA PARADISO – El sueño de Ellis

La isla de Ellis, también llamada “la puerta del paraíso” es una isla situada junto a la Estatua de la Libertad en Nueva York, por la que millones de inmigrantes pasaban antes de iniciar una nueva vida en Estados Unidos, que no siempre fue mejor que la que dejaron en Europa. Movidos, unos por la aventura, otros por no pasar hambre…, todos compartían el mismo objetivo, tener más calidad de vida y un futuro para ellos y sus familias.

Apenas una hectárea de tierra fue la puerta del sueño americano de aproximadamente doce millones de europeos entre 1892 y 1954 y que ya en 1890 se había convertido  en el Centro Federal de Inmigración, el gran filtro para el flujo migratorio transatlántico.

A principios del siglo XX, los emigrantes comenzaron a ser un negocio para las grandes compañías navieras que entraron en una competencia feroz por reducir el precio del pasaje. En 1904 el pasaje de tercera clase costaba sólo 10 dólares, por lo que viajar a América estuvo al alcance de los más pobres, aunque hubiera que sumarle dos dólares de “derechos de entrada”. Cientos de familias no dudaron en aventurarse a pesar de tener que vivir hacinados durante más de una semana de viaje en la cubierta y bodegas de los buques.

Aunque la Estatua de la Libertad era lo primero que veían los  inmigrantes, el trato a los viajeros de tercera clase dejaba mucho que desear. Colas de entre tres y cinco horas esperando la carta de admisión a una nueva vida que solo se concedía si se superaban los exámenes médicos, además de…”no ser un delincuente convicto ni retrasado mental, ni anarquista, ni epiléptico, ni promiscuo, ni mujer de mala reputación”.  En 1917 se impuso un nuevo filtro, había que saber leer y escribir. Y aun así, tanta restricción no pudo evitar la entrada masiva de inmigrantes de los que sólo uno de cada cien tomó el barco de vuelta. Estos inmigrantes contribuyeron en gran medida a la construcción de los Estados Unidos durante los siglos XIX y XX.

La película que recomiendo ésta semana, “La isla de Ellis” trata un tema de máxima actualidad en el mundo, de la mano de las medidas que la era TRUMP está imponiendo en el asunto de la inmigración en Estados Unidos. Narra la historia de algunos de estos inmigrantes de finales del siglo XIX y principios del XX y de las penalidades que hubieron de pasar precisamente en esta isla antes de entrar en la tan ansiada América. Me vuelvo a volcar en un tema histórico pues como muchos sabéis, me apasiona la historia.

Ewa, encarnada por Marion Cotillard, es una joven recién llegada a la isla de Ellis desde Polonia. La acompaña su hermana Magda, enferma de tuberculosis muy probablemente contraída en el barco, que es puesta en cuarentena antes de permitirle la entrada y Ewa hace lo que sea por salvarla, incluso depositar su confianza en Bruno (Joaquin Phoenix), un proxeneta a su manera, hasta que aparece Orlando ( Jeremy Renner), un mago primo de Bruno que le devolverá la esperanza de alcanzar algún día su sueño. Se trata de un melodrama que habla de prostitución y de engaño, de explotación y de salvación.

“El sueño de Ellis” utiliza recursos de un melodrama pero a ello le añade el gusto por los personajes imprevisibles y salvajes. De nuevo, el poco prolífico director James Gray (cinco películas en 20 años), le deja a uno con la sensación de estar ante un tipo de cine demasiado olvidado (en pro del desmesurado abuso de la acción y los efectos especiales en detrimento de un buen guión, de una buena historia); ese cine que solemos identificar con los grandes nombres de los setenta.

Tan sólo por eso, “El sueño de Ellis” vale la pena. Y como siempre, sólo tenéis que acercaros por la biblioteca para poder disfrutar de la película DVD PE 4264

  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones