RECOLECTURAS – El Guernica de Picasso

El 26 de abril de 1937 un pueblo vasco fue destruido por las bombas. Este año se conmemora el 80 aniversario de aquel episodio y desde la biblioteca nos queremos sumar a los numerosos homenajes que se están realizando, con  El Guernica de Picasso de Frank D. Russell,  un libro muy visual y didáctico.

¿Por qué la aviación de Franco eligió este pequeño pueblo? Guernica había sido la «ciudad sagrada» de los vascos, meta de peregrinaciones y lugar de emplazamiento de numerosas iglesias. Como capital de las cuatro provincias vascas, era escenario de una singular ceremonia. Desde el siglo XII al XIX los gobernantes españoles habían acudido a Guernica para, reunidos bajo un roble, confirmar sus antiguas promesas de autonomía para Vasconia. Cuando Guernica fue destruida en 1937, se había llegado a un acuerdo con la República española según el cual el país vasco, con su idioma y sus tradiciones, iba a ser reconocido como gobierno autónomo, y los dirigentes de la nueva república jurarían sus cargos bajo el árbol de Guernica. Guernica representaba el punto central desde donde los vascos contemplaban su pasado y su futuro.

Los vascos, luchadores de montaña y partidarios de las tácticas de guerra de guerrillas, permanecieron en su mayor parte leales a la República durante la guerra civil española. En un intento de doblegar la moral de la resistencia vasca, se eligió Guernica como objetivo del primer experimento mundial de bombardeo de saturación en gran escala. Corresponsales de periódicos de todo el mundo llegaron a Guernica cuando la ciudad aún seguía ardiendo.

Quizá ningún acontecimiento en los anales de la guerra mecanizada ofendió tanto a las democracias occidentales como este ejercicio militar en España de las fuerzas especiales de Hitler. Fue un momento en que artistas y gobiernos pudieron hablar claro de manera unánime y así lo hicieron. Dos años más tardes estallaría la segunda guerra mundial, en la que se procedió a arrasar grandes ciudades; sin embargo, la destrucción de aquel pueblo inerme de seis mil habitantes, con su parlamento provincial, su roble, y sus campesinos vendiendo y comprando cabras y quesos, seguiría siendo el símbolo de la insania de las guerras modernas y el cuadro de Picasso su referente.

Picasso nunca se había ocupado públicamente de la marcha de los acontecimientos mundiales, pero el estallido de la guerra civil española le conmovió de tal manera que exteriorizó públicamente sus simpatías como no lo había hecho en el pasado, y aceptó del gobierno de la República el cargo de director honorario del Prado, así como, pintar un mural para el pabellón español en la Feria Mundial de París de 1937; las noticias de la violación de Guernica aceleraron, en cumplimiento de aquella promesa, la realización del óleo de grandes dimensiones sobre el que el mundo no ha dejado de meditar desde entonces.

En 1939, con la caída de la República y el comienzo de la segunda guerra mundial, Picasso optó por dejar que el cuadro fuese custodiado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, aunque expresó su voluntad del que cuadro fuese devuelto a España cuando la democracia fuese instaurada. En 1981 el cuadro llegó definitivamente a España. Se expuso al público primeramente en el Casón del Buen Retiro y desde 1992 se encuentra en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Desde su aparición en 1937, el Guernica ha mantenido un lugar privilegiado en el conjunto de ideas básicas sobre la guerra y la paz, en cuanto imagen de la conciencia humana y del horror que inspiran al hombre sus propios actos. Desde entonces los críticos no han parado de escarbar en él y los poetas a hacer versos; reproducciones sin número.  Su interpretación en profundidad es objeto de controversia, ya que varias figuras son simbólicas y suscitan opiniones dispares; pero su valor artístico está fuera de discusión. No solo es considerado una de las obras más importantes del arte del siglo XX, sino que se ha convertido en un auténtico “icono del siglo XX”, símbolo de los terribles sufrimientos que la guerra inflige a los seres humanos. El cuadro más significativo del siglo ha conseguido ser también el más conocido.

El libro que hoy traemos ofrece un análisis amplio y detallado de la obra más emblemática del artista malagueño, que sin duda nos ayudará a entenderla un poco mejor.

De entre todos los homenajes que se están realizando con motivo del 80 aniversario, me quedo con Suena Guernica de Radio 3, en el que  artistas de reconocido prestigio actúan delante del mural; y como curiosidad os dejo un enlace a la controversia que hace poco se generó debido a que el tapiz del Guernica, situado la entrada del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), fue tapado con una cortina, cuando Blix presentó su informe sobre Irak:

El ‘Guernica’ de la ONU, tapado en tiempos de guerra

Ficha bibliográfica:

Título: El Guernica de Picasso

Autor: Frank D. Russell

Editorial: Editora Nacional

Fecha de publicación: 1981

Páginas: 323 p.

Signatura: 75 RUS gue

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s