RECOLECTURAS – Sofia Petrovna. Una ciudadana ejemplar.

sofia

Hoy os traigo un libro testimonio, como me gusta llamarlo, en el que, a través de unos personajes y una historia de ficción, la autora nos cuenta su propia experiencia.

Estamos en Leningrado, la actual San Petersburgo, a mediados de los años 30. Sofia Petrovna, viuda de un prestigioso médico, se ve obligada a trabajar como mecanógrafa en una de las editoriales más importantes de la ciudad, ya que su único hijo, Kolia, aún no se gana el sustento.

Como bien dice el subtítulo del libro, Sofia es una “ciudadana ejemplar” y, gracias a su diligencia y a su buen hacer, es nombrada jefa de las mecanógrafas, tarea que cumple con gran responsabilidad y ejemplaridad.

A pesar de las estrecheces que sufre desde su viudez, Sofia nunca se queja. Ama la herencia de la Revolución y el Partido, al igual que su hijo, que desde muy joven forma parte del Komsomol (Organización juvenil del Partido Comunista de la Unión Soviética). Su vida se reduce al trabajo en la oficina, el cuidado de Kolia, y apenas una relación de amistad con una compañera de oficina, Natasha. En unos años, Kolia, que se convierte en un apuesto ingeniero, abandona Leningrado para irse a trabaja a una fábrica en una población cercana. Hasta ahí todo bien, pero pronto todo cambiará…

Empiezan las detenciones, empezando por el director de la editorial, un joven al que Sofia admira profundamente. Sofia no comprende lo que está pasando, se producen arrestos sin pies ni cabeza, pero, el colmo de todo, es cuando detienen a su hijo. A partir de ahí Sofia verá como todo su mundo se desmorona; empieza un calvario, familiarizándose con un mundo que hasta ese momento desconocía: extenuantes colas ante las cárceles y jefaturas de policías, noches sin dormir…, para obtener alguna información sobre su hijo, el porqué de su detención, su paradero,o simplemente, entregarle un paquete. Calvario que durará meses.

Todo esto que vivirá la protagonista en primera persona es La Gran Purga, el nombre dado a la serie de campañas de represión y persecución políticas llevadas a cabo en la Unión Soviética en el final de la década de 1930. Cientos de miles de miembros del Partido Comunista Soviético, socialistas, anarquistas y opositores fueron perseguidos o vigilados por la policía; además, se llevaron a cabo juicios públicos, se enviaron a cientos de miles a campos de concentración, gulags, y otros cientos de miles fueron ejecutados. La Gran Purga no solo afectaba a los detenidos, sino también a sus familiares, que a partir de ese momento se convertirán en parias, intocables, no-personas. Muchos de ellos también serán deportados. La autora describe muy bien esta situación en la persona y el entorno de la protagonista.

Sofia Petrovna se escribió en secreto en un cuaderno escolar durante el invierno de 1939-1940. Tendrían que pasar cinco décadas para que pudiera ver la luz en su país. Su autora, la disidente Lidia Chukóvskais (San Petersburgo, 1907 – Moscú, 1996), dio expresión artística en esta obra a las trágicas vivencias que soportó durante la Gran Purga (detuvieron y ejecutaron a su marido, el físico teórico Matvéi Bronstein), que causó un millón y medio de víctimas, entre ajusticiados y deportados, y que fue perpetrada por ese gran estado policial y paranoico fabricado por Stalin.

Al principio del libro dije que para mí este es un libro testimonio, escrito de manera clandestina, en una situación difícil, y en el tiempo real en el que ocurren los hechos. Más libros de este tipo serían: El diario de Anna Frank y Una mujer en Berlín, por ejemplo, ambos en la biblioteca, y ambos buenísimos.

Estos libros son de un valor incalculable porque nos cuentan los hechos tal y como ocurrieron, sin el filtro o la tergiversación de los años. La autora dijo: “Pero, por grandes que sean los méritos de futuros relatos o informes, éstos se habrán escrito en otro periodo, separados de 1937 por décadas, mientras que mi obra se escribió con la huella de los acontecimientos aún fresca en mi mente. Aquí radica la diferencia entre mi relato y cualesquiera otros que estén consagrados a los años 1937-1938. En eso, creo, reside su derecho a obtener la atención del lector.” “Me habría ahorcado si no hubiera volcado en el papel lo que viví…” “Yo no pretendía salvar a nadie, hacer comprender. Me salvé a mí misma“.

Si te gusta este tema; hay libros buenísimos que hablan sobre él, entre otros,  ¡Tierra, Tierra! de Sándor Márai y Archipiélago Gulag de Alexander Soljenitsin, y como siempre aquí, en tu biblioteca.

Ficha bibliográfica:

Título: Sofia Petrovna. Una ciudadana ejemplar

Autora: Lidia Chukóvskaia

Editorial: Errata Naturae

Fecha de publicación: 2014

Páginas: 187 p.

Signatura: N CHU Lid sof

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s